En los 200 años de las Independencias

Homilía del Nazareno de San Pablo

Al Cardenal Urosa Sabino

Y la Conferencia Episcopal Venezolana:

(Traducción del Arameo por el Proyecto Libre e Intercultural Guaicaipuro, sin la interferencia académica, real y pontificia del Padre Ugalde, Rector Vitalicio de la Universidad Católica Andrés Bello))

 ¿Sabían ustedes que soy el Nazareno de San Pablo, el Hijo de José el Carpintero y de María/Chinita, aquella mujer de pueblo?. La misma de siempre, la chinita de Maracaibo, La del Valle del Espíritu Santo en la isla de Margarita, La  Koromotana de los indios kospes en nuestros llanos, Patrona de Venezuela, La Divina Pastora de los guaros-jiraharas, La Guadalupe, la Chinita/Morenita de México. Mi madre siempre es la misma: la Madre India, primera Madre de América, que se levantó con el padre Hidalgo, con los indios, los mestizos y blancos de orilla contra la opresión del imperio español hace exactamente 200 años. La Madre África, primera madre del planeta. La Pachamama, la que nos amamantó con el trigo de maíz y que hizo a sus hombres y mujeres de maíz divulgado en más de150 especies en todo el continente adaptadas a los ecosistemas locales. Con la papa, el boniato, la yuca, el amaranto, el jitomate, el pimiento, la auyama y el cacao. En conucos, andenes, terrazas, varzeas y chinampas.

 Muchas veces han olvidado que el Hijo del Hombre es también el Hijo de una Mujer.

NO VINE EN LOS BARCOS DE COLÓN

 Tengo ya muchos años como Guardián de la Ciudad del Guaraira Repano. La Caracas ancestral, de ayer y de hoy del pintor, muralista y poeta César Rengifo. Aunque dice Amalivaca que el dios de los tamanacos creó al hombre del moriche, después de la edad de las aguas, como reza el mito en el Centro Simón Bolívar.

Y para que sepan ustedes, no vine en los barcos de Colón, de Cortés, de Pizarro o de Losada. Vine en la cruz de los indios del Guaraira Repano, de Guaicaipuro y de Apacuama, de Tamanaco y Sorocaima,  a quienes llamaron los “indios sin alma” con el propósito de esclavizarlos y  exterminarlos con la llamada “justa guerra” del siglo XVI, que hoy prosigue con Obama en el mundo.  Vine también de África en los barcos negreros, colgado  en la cruz de los esclavizados. Obama venía conmigo, pero me abandonó muy pronto, cuando abandonó al África…Y cuando recibió el Nóbel de la “Justa Guerra” del siglo XVI…  contra los pueblos del mundo.

Vean bien este,  mi guayuco indígena, que detesta Ramos Allup y que me ve como un terrorista palestino. Abran completo los ojos del ALBA y verán que no soy tan blanco, como ustedes me pintan:  no nací en Europa, nací en Palestina, en la boca de los desiertos del África.   Anacoreta del desierto Soy: en el destierro y sin patria otra vez. Ahora soy palestino sin patria…indio sin patria…

- El látigo con el que saqué a los mercaderes del templo ustedes se lo entregaron a los encomenderos españoles y a los esclavistas para arrear hacia la cruz del nuevo calvario a esos esclavizados indios, negros, pardos y blancos de orilla en las haciendas y plantaciones de “los grandes cacaos”. Que Fray Bartolomé llamó ¡Esos cristos azotados de Las Indias!

AHORA VENGO EN LA CRUZ DE LA PACHAMAMA

Vengo ahora también en “La Cruz del Planeta Tierra”, en el vientre de la Pachamama, en la Cruz del Sur que los poderosos han puesto sobre su cabeza polar de norte a sur, una corona de espinas. Y los polos se derriten para dar paso a la guerra del agua y del petróleo. Al asalto de las Malvinas argentinas.

¡El que tenga ojos que vea y oídos que oiga! Porque ya los profetas y libertadores han vuelto a desenvainar sus espadas. Y la suerte está echada: ¡Profetas o Lacayos! ¡Libertador o muerto!

 Ya no habrá nueva Arca de Noé, ni La Gran Canoa de Los Caribes del Orinoco para protegerse de los nuevos diluvios y sequías. Deben llevar encima la Cruz de la Tierra como  la querida, contaminada y única nave espacial.

 Los llamo a restablecer el equilibrio del cosmos frente a la voracidad de los depredadores de los recursos del suelo y del subsuelo, de sus ríos y montañas, de sus mares y océanos. Pero ante el llamado de la Pachamama y la voz de Evo, ustedes se hacen los locos y entierran la cabeza en la arena como el avestruz.

EVO: EL HIJO DE LA PACHAMAMA

-Y Quién es Evo? Me preguntarán

-¿Sabían ustedes que Evo es el hijo de Eva? Claro ¿No es hijo de la Pachamama?

Advierto que ocultan la Buenas Nuevas de la Liberación y manipulan  las profecías, no para animar el Amor más alto en San Pablo sino para provocar la indiferencia y la parálisis de los pueblos, las falsas caridades que humillan ante nuestro llamado quemante por la salvación de la especie humana y de la Madre Tierra.

Claro, son muchos los compromisos de esos Sepulcros Blanqueados con los depredadores del planeta y  sepultureros  de la vida y de todos los elementos que la sustentan. Los témpanos de hielo de los polos se derriten como lágrimas de la Pachamama ante vuestra  indiferente mirada. 

Les dije, que me buscaran entre los pobres. ¿Y qué hicieron?

 Ustedes fueron a buscarme en las misas privadas hechas en las grandes mansiones de los ricos y poderosos. Y dejaron solas a las iglesias de base y a los curas y monjas de las barriadas y de los campos lejanos. Se escondieron en el Lagunita Country Club a jugar golf y te canasta con las doñas Cucú de Los Palos Grandes, bajo el cuidado de sus sicarios, paramilitares y narcopolíticos. Para salir al día siguiente en los medios hondamente consternados, junto con Fedecámaras, dándose golpes de pecho por la inseguridad y la indiferencia oficial. Para luego regresar al whiski y a la gula de los grandes banquetes.

RECORDANDO LOS PETITORIOS  DEL LIMONERO DEL SEÑOR

 Se que ustedes han vivido siempre de petitorios a mi Padre, con la finalidad de no dar nada de lo suyo y siempre, llevarme de nuevo a multiplicar los peces y los panes, curar las pestes y hacer los demás servicios de sanación, humanos y religiosos a mi pueblo. Aquí antes en Abya Yala, los gobernantes incas, aztecas, mayas, los gobernantes caribes, arahuacos y chibchas siempre disponían de graneros y otras reservas para los tiempos de sequía. Y ellos, repartían entre los suyos, entre las viudas, los huérfanos, los ancianos y ancianas y los inválidos la mejor porción para remediar tragedias, causados por terremotos, pestes, sequías, vaguadas, volcanes y otros imprevistos.

Ustedes en cambio, escribas y fariseos, viven de mí, del pueblo y de los gobiernos de turno y sobre todo, de los gobiernos imperiales  al servicio de los poderosos. Nada dan a su pueblo y toda la responsabilidad  la transfieren a mí y a mi Padre y  a mi Madre mediante los más pesados y funestos petitorios.

Aunque siempre escucho lo que está en justicia, permítanme expresarle mi profunda sorpresa:

 Para mi horror y tristeza, el año pasado el templo de Santa Teresa donde sigo crucificado por ustedes día a día, lo convirtieron en un Altar al Nuevo Becerro de Oro para implorar al cielo por RCTV, los Granier y los Botoome y sus perros de la guerra, sus “Nuevas Tribus”, “Alas del Socorro”, “Instituto Lingüístico de Verano, la General Dinamic y sus famosos F16, por el culto a la pornografía y la prostitución de niños y niñas con programas de la más alta  cursilería novelera y fueron ustedes -¡qué vergüenza!- parte de las tele-novelas de calle en mis procesiones. Como antes lo habían intentado en Barquisimeto en una misa y procesión de la Divina Pastora. Quisieron abusar del pueblo creyente y el pueblo creyente –aquella vez- se  levantó en mi nombre. Y los puso en su sitio. ¡Queremos Misa! Dijeron.

¿Y qué es misa? Preguntaron ustedes desconcertados. Y la gente de Lara les respondió:

¡Misa es el poder de la asamblea! ¡Iglesia es Asamblea, no sólo jerarquía! Porque han convertido mi evangelio en una homilía política de dominación en contra de la liberación de los pueblos.

 Ahora, cuidado si son capaces mañana de manipular nuevamente a ese pueblo para crucificar a sus profetas y libertadores.. Basta ya de Judas, de los Poncio Pilatos y de las dudas de los Pedro.

Y ahora: ¿por quién doblan las campanas?

  Por quién serán vuestras plegarias en la Semana Mayor de este año ¿por Globovisión y la invasión del Faraón del Norte, solicitando las siete plagas de Egipto para Venezuela? He visto sus ojos y sus labios, sus pantallas y pantallerías, su holgazanería en júbilo y retozo, cuando a mi pueblo lo amenaza algún peligro, alguna tragedia, alguna escasez. Y donde los mismos que tiran la piedra, esconden la mano. En este país, los monopolios económicos se despachan y se dan el vuelto, con el aval de Fedecámaras y la bendición de la Conferencia Episcopal. Cuando no el azúcar, el café o el aceite. También lo hicieron en 40 años. Pero ahora lo hacen con mayor descaro.

 Voy a ponerle algunos ejemplos. Ante cualquier sequía, ustedes como autoridades de la iglesia, me sacaban en procesión. Y el petitorio era para que lloviera. Y yo salía de nuevo con mi cruz a cuestas, sudando  en los brazos del pueblo: crucificado y ante tanto ruego, ante tanta oración, le pedía a mi Padre que les anunciara la Buena Nueva de copiosas lluvias para llenar ríos, lagos y embalses.

 Mi sorpresa, cuando me encuentro con el mundo interior de ustedes, como alta jerarquía de la iglesia, es que los veo y los siento como actores de una iglesia sin cuerpo y alma de Juan-pueblo, sólo de élites y cogollos, que ahora me ruegan en su vida íntima y en voz baja :

-¡que no llueva!, ¡que se sequen los ríos!, ¡los lagos, los embalses!

 y que caiga sobre Venezuela las siete plagas de Egipto. …

¡Ay de vosotros! De pavosas sotanas y del mundo al revés que denuncia Galeano:

 - La voz de ustedes, no es la voz del alma mía, ni la de Moisés, ni la de mi Padre que está en los cielos. Es la voz del Faraón del Norte, globomisionera, que mantiene a mi pueblo esclavizado…en los medios y en  la dictadura del poder mediático global. Ahora entiendo por qué en cada Semana Santa, ustedes trasladan a la Iglesia Santa Teresa a los Judas Iscariotes del poder mediático imperial, que vuelven a venderme cada año por menos de 30 denarios

 Me asombra y no salgo de mi asombro, que durante este año, no exista ningún petitorio de ustedes de sacarme en procesión por la lluvia, por el juyá de los wayuu, por el jordán de mi bautizo, por el Caroní de mis venas y el Guri de los mil luceros apagados en la ancha geografía de Venezuela.

¡Saquen mejor en procesión al Nuevo Becerro de Oro! La nueva traición a Moisés y  sus mandamientos.

 Y cuando el pueblo de Caracas les pregunta cuándo saldrá con nosotros en procesión el Nazareno para pedir la lluvia sobre las cabeceras del Parque Nacional Canaima… Y en todos los sombreros de los  bosques del Caroní, si es que todavía le quedan….

Ustedes se burlan,   llaman ahora al pueblo superticioso, que antes no lo era, cuando les prestaba los mejores servicios; bajan la frente, siguen de largo en su cinismo y dejan a mi pueblo con las palabras entrecortadas en los  labios. ¡A pueblo idólatra, este! Que antes, no lo era!. expresan entre la risa, el desprecio y el cinismo.

¿POR QUÉ MONSEÑOR Y EL CARDENAL NO QUIEREN QUE LLUEVA?

-¿Y por qué será que ahora, el Cardenal y Monseñor no quieren sacar al Nazareno en procesión para que llueva? Pregunta el pueblo/pueblo creyente desde la calle, con su vela prendida de esperanza. ¿Y por qué ayer el Cardenal de Tegucigalpa en Honduras pedía un baño de sangre si regresaba Zelaya y ahora pide un baño de paz y la bendición democrática de los Michiletti? Pero la vela del pueblo y el ruego del Nazareno es para que vuelva Zelaya, por el retorno de la democracia y el poder originario del pueblo.

 El pueblo que ustedes ven como “las ovejas”, obedientes y ciegas, ya está despertando ante Mi Llamado desde los cielos. Tanto opio le han dado ustedes a los pueblos del mundo en mi nombre y en el nombre del Padre y del Espíritu Santo. ¿Quieren peor blasfemia?

Encima de que un desarrollo falso, contra la naturaleza y antihumano ha acabado con los recursos del planeta, incluyendo el agua y sus ríos, hoy me niegan hasta el petitorio de mi pueblo para que llueva sobre las cabeceras del Guri.

Y sin embargo, dicen ahora, que la misa la hacen en la oscuridad y hacen el baño bautismal con totumitas.¡ Por que Chávez los llamó al  racionamiento energético!. Pero en Maracaibo, casi siempre la gente se bañaba con totumitas. Porque el agua, era como la novia indecisa. Cuando la llamaba a la cita, casi nunca venia.

 En verdad, en verdad os digo:

-¡que cada vez que negastes a mi pueblo el pan amasado con el sudor de su propia frente, cada vez que robaste al obrero los frutos de su trabajo,

-cada vez  que me hicistes religión oficial del Faraón turno,

-cada vez que trasladastes la eucaristía, de mi iglesia como asamblea de pueblo a las quintas y  los palacios de los ricos y poderosos de este mundo donde nunca dejaron entrar a Lázaro -Pueblo para entregarle en la puerta sólo las migajas, la misa la hicistes en la  oscuridad del alma, en la oscuridad más absoluta!.

-Y todas tus ofrendas, las tomé como ofrendas y tentaciones del Nuevo Belial en mi ayuno de cuaresma.

 No hicistes la misa -y el bautismo- en el Jordán-Caroní,  Jordán-Orinoco: pero sí la hicistes en la extremaunción del Guri para complacer a los depredadores del planeta. Y al fascismo de turno.

¿Acaso no viven invocando sobre Venezuela las siete plagas de Egipto en el misal terrorífico de Globovisión?.

Y por sus frutos los conocereis…

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas que de nuevo habeis convertido mi casa de oración en una cueva de ladrones!

En algún lugar del Valle del Guaraira Repano y de la Tierra de Guaicaipuro…

 Mientras tanto Juan Pueblo nos llama al amor y la esperanza. Ahorrar agua y energía. Tres Credos y Tres Ave María para que llueva. Y una Salve por la salvación de la especie humana y del planeta.

PD. Con licencia del Nazareno de San Pablo

Y de Juan Pueblo. (infinitas indulgencias al que esto leyera y multiplicare con creces)..

Valle del Guaraira Repano y Altos Mirandinos, Tierra de Guaicaipuro,  tiempo de cuaresma de 2011


guaicaipurosrr07@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3778 veces.



Saúl Rivas Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: