Obama, Trinidad y los 5 heroes cubanos

Coincidente en Trinidad la presencia del nuevo mandatario de la nación norteamericana que tiene presos injustamente a 5 héroes de la hermana Cuba. Obama vino, vio y se marchó a tratar de domar la bestia desenfrenada de la crisis desbocada en su propio país.

Por supuesto, no es comparable la importancia y valentía de esos 5 cubanos, privados de la libertad por la influencia que ejercen sobre el gobierno más poderoso los disidentes y descendientes de los antiguos tratantes ahora mayameros, con esas endebles pirámides de papel, que solo hacen bulla de cumbre en cumbre. La de Trinidad no podía ser la excepción. Los lobistas del imperio lograron borrar de la agenda el “caso” Cuba y, de paso, ponerle una cortina de silencio al secuestro durante más de diez años de desesperación para los seres queridos de esos cinco héroes, cuyo único delito fue su celo por la integridad de la Patria Grande y su Cuba bella.

Es que, de cumbre en cumbre y en otros actos acorralados por su dominio, cuando al imperio se le ocurría hablar de Cuba, era para demonizar al líder de la Revolución, Camarada Fidel Castro. Y, para complacencia de sus vasallos mayameros, exigir (¿) la libertad de los “presos políticos” de Bahía de Cochinos y sus cómplices.

Deducción, ¿desacertada?, dado el razonamiento del nuevo inquilino de la Casa Blanca al asomo histórico-criminal, por parte de los gobiernos de anteriores administraciones norteamericanas contra Nicaragua, cuando dijo: “agradezco al Presidente Daniel Ortega que me haya eximido de culpas por esas acciones desagradables que sucedieron cuando yo apenas cumplía 6 meses de nacido”. Por lo que intuimos que el Barak Obama presidente, desconoce muchos de los actos de barbarie cometidos por sus antecesores cuando era uno más de los ciudadanos desinformados de ese acicateado país.

Así los acontecimientos, es posible que el abogado presidente no esté enterado que los fariseos incrustados como un incordio en el estado de Florida, con la anuencia de otro de la dinastía Bush, tienen secuestrados a cinco compatriotas de los centenares de miles de médicos cubanos como los humanistas Maribel Mora y Daniel Quintana, a quienes aprendimos a querer dado su esmero por la salud de los desposeídos, con lo que sólo testimoniamos un ejemplo entre millares.

De esa pasta vienen los 5: René González, Antonio Guerrero, Fernando González, Gerardo Hernández y Ramón Lavañino. Y aunque no figuren sus nombres y epopeyas en la prensa empresarial del siglo pasado, fue oportuno el gesto del presidente Hugo Chávez Frías cuando le obsequió a Barak Obama la cartelera informativa de los crueles acontecimientos que hirieron casi de muerte a nuestro continente hasta dejarle “las venas abiertas…” como testimonio inolvidable de las heridas que nos causaron.

Luego entonces, desde estas serranías del oriente nos sumamos a los millones de venezolanos y venezolanas, hombres y mujeres jóvenes y viejos del mundo que desde ya se están dirigiendo al pueblo norteamericano en la persona de su nuevo presidente para que se avoque, en el caso de los 5 cubanos, al conocimiento de la causa, por lo demás sin fundamentación válida, mucho menos que su actuación haya devenido en contravención con las normas legales de ese país.

Presidente Obama, por esos héroes anónimos como son los médicos cubanos regados por casi todo el planeta con el sólo acompañamiento del esculapio y llevando salud a los desposeídos de la madre tierra, le pedimos (no rogamos y suponemos que usted no se hace rogar) la LIBERTAD plena de esos 5 camaradas, injustamente presos en más de una cárcel de los Estados Unidos de Norteamérica, durante casi 11 de los mejores años de su vida útil que debieron estar al servicio de la humanidad.

Claro que estamos conscientes de que el presidente Obama sabrá diferenciar entre la gestión solícita de un mandatario como el de Venezuela, franco y con el deseo de aprovechar los cambios para mejorar las relaciones diplomáticas, y esta también importante solicitud de un campesino de la Patria de Simón Bolívar. Los agoreros deben abstenerse con sus cizañas y la intriguilla a Barak Obama a que “evite la calidez con su colega venezolano…”. En todo caso, tráguense la necedad que, suponemos, no hará mella en las decisiones del abogado Presidente Barak Obama.

Por nuestra parte, siempre con Rosa Luxemburgo: Patria, Socialismo o barbarie.

*pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1791 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor