Ruralidades

Posada Carriles, El Yahvé de Baduel

Antes de hablar del súbdito, tenemos que decir que Yahvè es el “dios” de la guerra “justa” contra los egipcios, cuando no se habían inventado las pistolas mata gente, pero sí las dagas que sirvieron para degollar niños, madres y padres en pleno sueño de media noche, porque éstos habían cometido el “pecado” de negarse a acompañar al ambicioso hebreo en su campaña de exterminio de aquellos pueblos para apropiarse de las riquezas naturales de esa región del mundo.

¿Quién es el moderno émulo?. Claro que no es Baduel, en cuanto a las ejecuciones se refiere. Pero éste yahveriano fue a la escuela mater del terror y la muerte. Se empapó de conocimientos en las páginas del Talmud, hasta donde dice que “… al mejor de los gentiles mátalo”. Que no hay compasión con amistades rotas, de manera de poner en ejecución esa práctica en Venezuela.

Aventajado el alumno, caracha. Tanto, que el profesor de las espoletas, el asesino Luis Posada Carriles le otorgó un reconocimiento simbolizado en un medallón con la cruz gamada y el garfio particular de los Bush, acompañado de un pergamino con la orden pía de los pederastas, con bendiciones y todo, como lo hizo Pío XII con los cañones que salieron a matar abisinios. Entonces Baduel gozoso, con su “diploma” bajo el brazo, regresó a dirigir su contingente del terror; que matan venezolanos a mansalva y aspiran el premio mayor con la muerte del primer gentil.

Probablemente ya el señor Baduel escaló otro peldaño en la temblorosa escalera del crimen. Pero que no se le ocurra. Que no se atreva a poner en práctica las aberraciones del imperio, dictadas en Miami. No es un secreto que ya le prepararon un contingente de paramilitares en los barrios de Caracas y en varias otras zonas del interior del país, con un “acuartelamiento” en el Zulia, donde reanudaron la matanza de compatriotas. Los que ordenan están en Miami pero pagan con largueza a los que saltan talanqueras, por creerlos conocedores del santo y seña del manager. Ya están confeccionando la banda para mostrársela a Baduel como un espejismo, de manera que se lance al abismo. Ramos Allup, Ledezma, el filosofo Rosales y otros adecos tocan fanfarria para animar la aventura. Los otros hacen muecas.

Por nuestra parte (léase con Hugo Chávez), en un supuesto que fue negado un día 13, ¿qué haría el pueblo venezolano, y mas allá, el suramericano si Baduel, en cumplimiento de las ordenes del imperio, matara en el líder la revolución venezolana? Y otra interrogante: ¿vendría a la patria de Simón Bolívar y Luisa Cáceres de Arismendi, el asesino de los 73 deportistas de la hermana República de Cuba; de cientos de venezolanos y venezolanas, entre estos criaturas en el vientre de la madre; más miles de centroamericanos?

No volverán, carajo. Aunque sí queremos al papá de los terroristas y asesinos acá. De manera que rinda cuenta ante la justicia venezolana. No pedimos mucho. Además no somos retaliativos hasta el extremo. Seguros estamos que las venezolanas que hoy administran justicia de verdad, en su convicción de socialistas, le conseguirán un transitorio domicilio para que complemente la cana o la vida. Cualquiera de las dos que se le venza primero, dada la cantidad de años de vida inútil ya cumplidos. Fidel dice que son 81, los años cumplidos por Luis Posada Carriles, y desperdiciados 65 matando inocentes.

Pero no pudo con Fidel Castro, mucho menos con un pueblo en revolución como el cubano. Quedó para entrenador, que es lo que pretende hacer con Raúl Baduel para mandarlo a que haga lo que él no ha podido hacer acá, desde que Hugo Chávez Frías preside la República Bolivariana de Venezuela.

Patria, Socialismo o barbarie. Venceremos

Pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1944 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor