El experimento es un fracaso

Sesenta años después de PROFUNDIZAR el experimento, este es una decepción en el mundo convertido en una aldea global, donde la brecha entre ricos y pobres va en aumento, al comentar las iniciativas capitalistas para construir una economía globalizada.

Este sistema neoliberal ha empujado al planeta al borde de una catástrofe ecológica. Al borde de un conflicto social sin precedentes, a un caos económico en todos los países, al aumento de la pobreza, la inanición, la emigración, el abandono de las tierras agrícolas. Hoy podemos decir que el capitalismo ha fracasado rotundamente.

Es un sistema que persigue metas egoístas, por lo tanto causa daño; el mercado de este sistema convierte todo, incluso al ser humano y la naturaleza en mercancía, ha eso agreguémosle la imperfección humana, tiene parte de esa culpa, nuestra comprensión es inherentemente defectuosa. La verdad absoluta, la construcción de una sociedad perfecta, excede nuestras posibilidades, las desigualdades económicas, surgen con el hombre mismo, ocho siglos antes de Cristo, un escritor bíblico ya hablo de los que perjudican a los humildes, están aplastando a los pobres dijo. Pueden los sistemas creados y orientados por los gobiernos equilibrar estas dantescas desigualdades económicas, mediante la cooperación internacional, sin anteponer sus intereses, a las libertades individuales, los derechos humanos, la conservación natural, la justicia social trabajando para la paz. Las Naciones Unidas son incapaces de cumplir las promesas formuladas en su carta, terminaron arrimándose al imperio imperial para poder sostenerse, de ahí en mas, solo era cuestión de tiempo, para formar parte de las oficinas mundiales del pentágono. Es tal el fracaso político y económico, que los imperios norteamericanos y europeos se unen para por la fuerza militar sostener el sistema de injusticia, ya que no conocen otro que no sea el apocalípsis, el cual pretenden sostener para siempre, así la pobreza, la opresión, continuara para los pobres y oprimidos del mundo, de no sostener el capital político construido por Chávez en estos años, oportunidad en este siglo, para que empecemos por Latinoamérica, ha construir un mundo mejor.

Sistema practicado por los Estados Unidos desde 1830, cuando expulsaron de sus territorios del sur este a las naciones indias, los Cheroqui, los Crichoctaw, Chichasaw y los Seminola; usando mentiras, amenazas, y el uso de fuerza militar, se obligo a estas grandes naciones a recorrer 1600 km, hacia el oeste, dejando en el camino, miles de niños, ancianos, mujeres y enfermos en tumbas a lo largo de lo que se llamo “el camino de las lagrimas”.

Antes utilizaban el alcohol para dañar la mente y el cuerpo de los indígenas, propagaban deliberadamente enfermedades, así como la carnicería de mujeres y niños, hoy hacen lo mismo, utilizan la droga para acallar las protestas por sus operaciones militares, guerra sucia encubiertas, masacran poblaciones civiles con armas biológicas y químicas, desplazan poblaciones enteras, con proporciones dantescas, que es imposible descartarla como consecuencia inevitable de enfrentamientos de estilo de vida, en ese entonces, o por la libertad democrática como la llaman hoy.”Simplemente no saben hacer otra cosa”, destruyen todo lo que sea indio, latino y negro, sometiendo a los pueblos a maltrato emocional, psicológico y físico ha muertes y mutilaciones de pueblos enteros.

Ya han pasado 200 años, en este tiempo la humanidad no ha podido establecer un sistema que frene al capitalismo, se han probado todo tipo de gobiernos, revoluciones y códigos de conducta, ¿será que no hemos encontrado el sistema político-social adecuado? la respuesta obvia es que no. Lo cierto es que las guerras, el hambre, las catástrofes naturales, impulsadas por una explotación desenfrenada que no respeta la naturaleza, las enfermedades, la violencia por la pobreza, han azotado la humanidad, poniendo de manifiesto la vanidad del imperio norteamericano, llenando el mundo de gemidos y dolores.

Este sistema se lo practico en el pasado, se lo esta haciendo en el presente, desde niño se crece conviviendo con las injusticias, como el delito, la mala educación, la falta de humanismo en la atención medica, la falta de vivienda, de trabajo, para casi todo el mundo. La historia, la propia experiencia, nos enseña que las monarquías, sus imperios y sistemas neoliberales implantados, dominan a los pobres, nos han causado mucho sufrimiento; así se llega a las armas y luchar. Llega la clandestinidad, la rebelión violenta, para establecer un gobierno que trajera bienestar, oportunidades de igualdad para todos, así las actividades subversivas están presentes para lograr justicia en los pueblos.

Si este sistema capitalista modelo neoliberal no desaparece, el dolor, las lágrimas, los corazones rotos, nunca desaparecerán.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3198 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI