A propósito de terrorismos y holocaustos en el Medio Oriente: estos son los bárbaros que señalan el terrorismo, como pecado ajeno, en este planeta…

Bush como criminal de guerra según sus propios compatriotas

Con el argumento de que la globalización es ineludible, los estadounidenses

están imponiendo una nueva forma de dominación planetaria.

        Causas e impactos de una Guerra Imperialista, Camilo Valquicachi, Coordinador, Universidad Autónoma de Guerrero, México.

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

No es fácil definir eso que se expresa en el mundo de hoy como imperialismo... ni siquiera recurriendo a analogías históricas, como podría ser la representada por el Imperio Romano, acertaríamos a caracterizar esa trasnacional del poder que es el imperio hoy, apenas iniciado el Siglo XXI, Imperio cuya cabeza visible es el gobierno de la ex-república de los Estados Unidos, dominado por los llamados halcones o neoconservadores, pues este neo imperio exhibe unas características muy particulares, no sólo por su capacidad de destrucción sino porque, gracias a los medios a su servicio, principalmente la televisión, con sus cadenas mundiales y sus aduladores en casi todos los países, posee una inimaginable capacidad para manipular y desinformar, creando `realidad` cada vez que necesita lavarse las manos (ver “La Plusvalía Ideológica” de Ludovico Silva) o exterminar física/moralmente a alguna nación o alguien que no responda a sus intereses.

Hasta derechistas como Lyndon Larrouche, ex candidato a la Presidencia de la ex-república, Economista y Físico Nuclear, ha denunciado repetidas veces una oligarquía anglófona que, junto con lo que él denomina el sionismo trasnacional, han venido conduciendo a la República de los Estados Unidos hacia su negación y la destrucción de su propia institucionalidad democrática, haciéndola empantanar en una guerra, tanto o más perversa que la de Vietnam.

La destrucción sistemática de la nación irakí, ante la indiferencia del resto del mundo, ha alcanzado ya proporciones inconcebibles, con bajas que superan el millón de ciudadanos y el saqueo hasta de las tablillas cuneiformes del Museo de Bagdad… no le bastó a Occidente, representado por la colonialista Inglaterra, el haberse robado en su mejor pasado, para sus museos, cientos de estas valiosas piezas, algunas de ellas, según se afirma, contenedoras de informaciones que podrían tener repercusión en áreas de interés para la tecnología mundial, piezas que reposan, entre otros, en el Museo Británico.

Sergio Morales Carmona, de la Universidad Autónoma de Guerrero, coautor del trabajo arriba citado, propone una salida: “Lo que a mi juicio debemos hacer, es intensificar las movilizaciones en el mundo, dándoles contenido y dirección, utilizando los avances científicos y tecnológicos como la Internet y todos los medios informativos al alcance de las masas populares, para que Estados Unidos detenga la injusta guerra contra el hermano pueblo de Irak, exigiendo a todos los gobiernos del mundo que presionen, de manera que sea la Organización de las Naciones Unidas, única y exclusivamente, el organismo que dirija la reconstrucción de Irak”.

Esta vez hemos tomado y traducido de www.rense.com y http://www.arbuthnot4iraq.blogspot.com/ un valioso trabajo de denuncia, escrito por Felicity Arbuthnot, conocido periodista y reportero, que ha visitado, escrito y radiado ampliamente sobre Irak desde 1991, fecha en que se inició la guerra hace 17 años. Su cobertura de los acontecimientos ha sido nominada para varios premios importantes y su grito es patético, como podrán ver… algún día, no perdemos la esperanza, la justicia los alcanzará.

 

27 de Enero de 2008, día del holocausto...

El Holocausto de Bush en Irak o la

Operación Carnicería en el Desierto

By Felicity Arbuthnot
GlobalResearch.ca
1-28-8

Hace siete años, los Estados Unidos e Inglaterra se embarcaron en su `solución final` para el pueblo de Irak.

El bombardeo continuo durante cuarenta y dos días, secundado por treinta y dos naciones además de los EU e Inglaterra, contra un país de tan sólo veinticinco millones de almas, con un ejército compuesto principalmente por jóvenes conscriptos, con una amplia mitad de la población bajo los diez y seis años y sin Fuerza Aérea, fue sólo el comienzo de un estado de sitio global, conducido por las Naciones Unidas y marcado por una ferocidad casi medieval, habiendo reducido a Irak, como lo anunció James Baker, a un país de la era preindustrial, negándosele toda normalidad: comercio, asistencia, telecomunicaciones, energía eléctrica, sanidad, agua potable, semillas, alimentos, medicinas, equipos médicos…

Como lo escribo, hace diecisiete años, el 28 de Enero de 1991, Irak habría estado entrando en la segunda semana de un bárbaro bombardeo continuo de casi 24 horas diarias que, entonces , como ahora (no sea que lo olvidemos – aun de nuevo), fue escrupulosamente ignorado… Protocolo 1, adendo a la Convención de Ginebra de 1977: “SE PROHIBE ATACAR, DESTRUIR, RETIRAR O INUTILIZAR AQUELLOS OBJETOS INDISPENSABLES PARA LA SUPERVIVENCIA DE LA POBLACIÓN CIVIL, TALES COMO ALIMENTOS O CULTIVOS PARA LOS ALIMENTOS, COSECHAS, GANADO, INSTALACIONES PARA EL SUMINISTRO DE AGUA POTABLE, CANALES DE RIEGO, NEGÁNDOLE SUS BENEFICIOS, TANTO A LA POBLACIÓN CIVIL COMO AL ADVERSARIO, POR LA RAZÓN QUE SEA”.

Este ataque continuo sobre Irak, destruyó, deliberadamente, todo aquello considerado “indispensable para la supervivencia”.

A las 24 horas de bombardeo casi todo eso que es considerado indispensable para convivir estaba destruido. La electricidad desapareció a las dos horas, impactando de muerte a los pacientes en los hospitales y a los bebés que se encontraban en incubadoras, tanto como a los que dependían del suministro de Oxígeno. Los refrigeradores se descongelaron, por lo cual se destruyeron las medicinas que requerían refrigeración, los bancos de sangre y la solución salina vital para los heridos. Los alimentos se pudrieron, y entre el bombardeo y la ausencia de bancos (estos últimos por miedo al saqueo), los repuestos se volvieron inobtenibles.

En Najav, declaró la enfermera a cargo, murieron setenta pacientes de diálisis, viejos amigos, por falta de energía eléctrica. LAS FUENTES DE SUMINISTRO DE AGUA POTABLE, FUERON DELIBERADAMENTE DESTRUIDAS, lo cual fue negado, subsecuentemente, por un patético Comité de Sanciones dominado por el dúo Estados Unidos-Reino Unido (¡vaya unión!), comités por demás desarticulados, que aún prevalecen letalmente.

Todo esto fue planificado por el Comando Central de los Estados Unidos… La destrucción de la s fuentes de agua en Irak, ha sido descrita por los profesores Nagy y Stephanie Millar, como “un holocausto en cámara lenta”: pocos lo habrían calificado de mejor manera.

Ver: Cómo los EU destruyeron deliberadamente los acueductos de Irak - ( http://www.globalresearch.ca/articles/NAG108A.html ), por Thomas J Nagy.

La torre de telecomunicaciones fue también una de las primeras bajas, una elegante y encumbrada estructura al borde del Distrito Mansur de Bagdad… hoy desluce, rota y apilada, como los restos de quienes trabajaban en ella. Irak fue separado así del resto del mundo, sin que este pudiera enterarse de la magnitud del bombardeo ni de las atrocidades, que permanecerán desconocidas (o habilidosamente ocultadas por los medios que cooperan con el imperio) por considerable tiempo. Los irakies dispersos por el mundo no hallaban cómo averiguar la suerte de sus seres queridos. La estaciones de radio y TV, inutilizadas, no podían advertir al pueblo de nada (los periodistas también tienen protección especial en las guerras, pero quienes deciden, igualmente no solo obran como analfabetas virtuales, sino que ignoran las legalidades).

Fueron, igualmente, bombardeados, los hospitales y las clínicas, las escuelas y los jardines para infantes… los centros donde se almacenaban los materiales para los estudiantes tampoco escaparon al bombardeo. La agricultura, bajo todas sus modalidades fue, de la misma manera, deliberadamente seleccionada como blanco preferencial: granjas avícolas, rebaños enteros de búfalos, ovejas y cabras, todos fueron asesinados y las fábricas de productos lácteos borradas de la superficie. Las cosechas y las fábricas de alimentos fueron arrasadas: un crimen de guerra descomunal, por el cual ningún asesino, ningún genocida, ningún comandante ni piloto ha sido juzgado.

Las fábricas de medicinas fueron bombardeadas y la industria que producía inyectadotas destruidas. Y bajo una política especialmente psicótica, las instalaciones y factorías que habían sido construidas por los países que eran aliados de Irak fueron bombardeadas, incluyendo la Coca-cola y la Pepsicola: actuaron como verdaderos retardados mentales.

Debido al uso de substancias desfoliadoras y al NAPALM, la mitad de los árboles del país, incluyendo las grandiosas y antiguas palmeras, murieron. Lo que quedó no dio sus suculentos frutos sino hasta cinco años después. En el interín, las mujeres y las hembras de los rebaños pertenecientes a los asentamientos de familias campesinas instalados en medio de esos palmares, abortaron y – a menudo – murieron. LOS SOBREVIVIENTES CONSISTENTEMENTE, DESCRIBIERON UNA ESPECIE DE “VAPOR” PROVENIENTE DE LOS AVIONES, con lo cual podemos asociar el mortífero impacto sobre quienes habitaban en esos refugios de palmeras, tratando de refugiarse de los veranos de Irak. Y, por supuesto, en esta amenaza procedente del cielo, que los castigó diaria y efectivamente con más bombas que las lanzadas en la Segunda Guerra Mundial, portando cinco veces más fuerza explosiva que la lanzada sobre Hiroshima.

Usaron como arma el URANIO EMPOBRECIDO, que continua irradiando al país y la región, a la gente, la flora y la fauna - y continuará haciéndolo por cuatro mil quinientos millones de años más. “LA PROTECCIÓN DEL AMBIENTE NATURAL CONTRA DAÑOS SEVEROS SOSTENIDOS POR TIEMPO PROLONGADO”, representa otro dictamen absoluto bajo la Convención de Ginebra; la misma proscribe absolutamente “… el daño al ambiente natural, perjudicando la salud y la sobrevivencia de la población”. Las contravenciones no son más graves que el hecho de condenar a inestimables generaciones aun sin nacer, a la muerte y a la deformidad. Los principios establecidos en Nuremberg se ejercitan según el tratamiento que se de tanto a los civiles como a los prisioneros y al “… asesinato o maltrato… de prisioneros de guerra… su exterminación posterior a la captura… y cualesquiera actos de inhumanidad en contra de la población civil”.

Los actos inhumanos cometidos contra la población Irakí en 1991 constituyen crímenes de guerra ante los cuales, puesto que nadie ha sido llevado en presencia de justicia alguna, uno sólo podría esperar que los responsables sean indefinidamente perseguidos, hasta ser detenidos.

La carnicería que tuvo lugar en la carretera de Basra, después del cese al fuego (fue bárbara): los civiles que huían y las tropas en retirada, descuartizados en pedazos, o incinerados mediante los procedimientos (“Turky shoot”) del General Norman Schwartzkop. Sadan Hussein había ofrecido, ciertamente, comenzar la retirada de Kuwait antes de que comenzara la carnicería, pero – como siempre – para los Estados Unidos la conciliación era “demasiado tarde” Buses, desplazamientos, carros, todo lo que se movía era apuntado durante la masacre de cuarenta y dos días… camiones con medicinas, carne, alimentos esenciales, todo fue incinerado con todo y conductores. Las tropas Occidentales tomaros sus fotos “de trofeo”, con los remanentes patéticos de los quemados y desmembrados.

Cuando el observador (Reino Unido), para su crédito, imprimió las imágenes que se convirtieron en símbolo de las atrocidades cometidas en 1991, el soldado irakí, con su rostro semiderretido pegado al parabrisas de su vehículo, hubo un grito al cielo. La sensibilidad de los lectores no debería exponerse a tales horrores. Maggie O'Kane, escribiendo en el “Guardian Weekly” (16 de Diciembre de 1995) describe a secas la realidad. Los parientes orando, esperanza contra esperanza, para que sus seres queridos hayan sobrevivido, milagrosamente, al infierno que fue la masacre de la carretera de Basora. “El día en que finalizó la guerra, en la estación de autobuses al sur de Bagdad, caía la noche mientras la calle se cubría de mujeres que lloraban”.

 … El Sargento Joe Queen, de Bryson City, al Norte de California, recordaría, cinco años después, en su base de Georgia, los procedimientos que empleaba:

“La arena era tan blanda que una vez la pala mecánica la ha golpeado, deja un hueco perfecto, de manera que no hay que insistir mucho para penetrarla, llegando a viajar a cinco, seis o siete millas por hora, moviéndose a través de una trinchera… No lo ves. Estás ahí y sólo sabes lo que tienes que hacer. Lo hacías tantas veces que bien podías cerrar los ojos. No creo que se lo imaginaran, porque la expresión de sus rostros cuando nos aproximábamos era de shock. Mientras les echaba la arena encima, veía que algunos de ellos trataban de rendirse, pero quedaban sepultados. Había dos clases de “bulldozers”: los reales y los tanques armados con una especie de pala de tractor en frente. Algunos soldados caminaban hacia las tropas con las manos en alto en ademán de rendirse, pero esos tanques avanzaban y los mataba; luego cavaban una zanja en la arena y los sepultaban, pisando el terreno después. Un sobreviviente describió cómo sus amigos, con quienes había reído, con quienes había comido los alimentos, eran sepultados vivos… “No sé, realmente, cómo describirlo. Éramos amigos, había compartido y hablado con algunos de ellos. No puedo expresar lo que sentía en aquellos momentos… Vi un soldado mientras su cuerpo era apartado por un bulldozer: su parte superior yacía en un lado y su parte inferior en el otro”. 

Espero que tus pesadillas y las de tus colegas (no sé si las de Bush, no sé si ese señor tendrá conciencia…)  te persigan por el resto de tus días, Joe Queen… Que el espectro de aquellos de cuyas tumbas vivientes tu y tus colegas asesinos fueron responsables, les sigan los pasos por el resto de sus días.

Estas tumbas masivas llevan, también, los nombres de los líderes que ordenaron la matanza de Irak en 1991, de algunos de sus comandantes y soldados… Irónicamente las tumbas masivas de Sadán Hussein, al parecer, no se han descubierto, pero sí las sepulturas masivas resultantes de la guerra y aquellas de la insurgencia alentada por la matanza que ordenaron los Estados Unidos e Inglaterra en 1991, conjuntamente con sus comandos militares y sus soldados. La guerra, por supuesto, no terminó ahí. El costo de los trece años subsecuentes de embargo puede ser de un millón y medio de vidas humanas.

Adicionalmente los Estados Unidos e Inglaterra, bombardearon (ilegalmente) a Irak hasta la invasión (ilegal) del 2003. Durante el 2002, ellos adelantaron su destrucción de toda vida, despedazando conjuntos de vivienda con sus familias adentro, niños jugando, haciendo trabajo hogareño, rebaños de ovejas y cabras con todo y sus muchachos pastores. Hasta la Wikipedia nos informa que “Aproximadamente un año antes de que los EU iniciaran la Operación ´Southern Focus´ (Foco Sureño), como un cambio en su estrategia de respuesta, incrementaron el número total de misiones y la selección de blancos a través de las zonas donde los vuelos no estaban permitidos, para fracturar la estructura de los comandos militares en Irak. El peso de las bombas lanzadas aumentó, a partir de Marzo de 2002, alcanzando un 30% más en Abril, hasta un promedio de 8 a 14 toneladas por mes entre Mayo y Agosto, alcanzando un pico de preguerra de 54,6 toneladas en Septiembre de 2002”.

… Un estudio reciente adelantado por el Centro por la Integridad Pública (Centre for Public Integrity) ha descubierto mentiras imputables, que condujeron a la invasión por la Administración de Bush, contando hasta 935 declaraciones falsas, al menos en 532 ocasiones, con respecto a las armas de destrucción masiva el “terrorismo”, 259 por boca del mismo Bush, sin contar las 244 declaraciones falsas pronunciadas por Powells. Ver:

(<http://www.publicintegrity.org>http://www.publicintegrity.org )

La mortalidad en Irak después de la invasión (2003-2007) se ha estimado en más de un millón de personas, mientras en Afganistán (2001-2007) la cuenta roza ya los 1,9 millones.

“No dejamos a nadie sin matar”, declaró el General Norman Schwartzkopf, después del baño de sangre de Basra, durante el cual, hasta quienes portaban banderas blancas y los médicos que les acompañaban fueron barridos. “Moralmente ganamos” me dijo un médico Irakí poco después de la matanza… “estamos reemplazando a los judíos”, es una frase que se escucha ya en muchos pueblos árabes.

* * *

Hasta aquí la barbarie descrita por el periodista Felicity Arbuthnot,  apenas el 28 de Enero de 2008. Las mayúsculas y las itálicas en paréntesis son del transcriptor. Se han obviado algunos párrafos del original.

mpb@bonells.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1576 veces.



Miguel Paz Bonells


Visite el perfil de Miguel Paz Bonells para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Paz Bonells

Miguel Paz Bonells

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a50692.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO