Imperio EEUU en caída progresiva

EE. UU, a la cabeza del Sistema Imperialista Occidental, atraviesa por la peor crisis de su historia.

Esta crisis se ha tornado crónica e impacta severamente las economías, los sistemas políticos-institucionales, el medio ambiente, la salud, la educación, la alimentación y la propia vida del planeta y la humanidad.

Su guerra global a cargo del Pentágono y la OTAN, capítulo tras capítulo, ha sido desplegada a lo largo de 21 años; imponiendo terribles destrucciones y enormes sufrimientos.

Su dinámica neoliberal, esencialmente neo-conservadora, ha generado los más altos niveles de desigualdad social en la historia planetaria.

Elites capitalistas voraces han pretendido dominar, explotar y manipular al resto de la población mundial por siempre y para su insaciable opulencia: usurpando para sus fines egoístas los espectaculares avances tecno-científicos registrados en el curso de su largo, violento y decadente reinado.

A finales del Siglo XX las cúpulas de esa superpotencia llegaron a creerse que la única soberanía de las innumerables identidades nacionales era la propia y que podrían darse el lujo de jugar solos en la cancha.

Sin embargo, su crisis, -especialmente la que estremece su centro estadounidense- ha asumido todas las características de una crisis sistémica, integral y de progresiva decadencia.

Es, a la vez, una crisis de hegemonía: su poderío declina en términos comparativos y su sistema global se fracciona y empantana.

EVOLUCIÒN DESFAVORABLE DE LA CORRELACIÔN DE FUERZAS

Pierden países, territorio, fuerza…

Su dominación declina.

· China y Rusia se fortalecieron con energías propias, sumando aliados pese a la intensa hostilidad de EEUU contra ambas súper potencias emergentes.

· El polo mundial de los BRICS, con China y Rusia en su centro, está en proceso de ampliación. Brasil apoya el ingreso de Venezuela, Túnez, Turquía, Arabia Saudita, Emiratos Árabes y Egipto están en tren de ingresar.

· El Banco BRIC está en funcionamiento y la idea de una moneda propia del conjunto toma fuerza.

· La tendencia a la autodeterminación en la periferia dependiente de las potencias capitalistas norteamericanas y europeas, crece, se extiende.

· EUROPA OCCIDENTAL se compromete cada vez más con el guerrerismo estadounidense y el fascismo ucraniano y le va mal, lo que ya provoca significativas disidencias.

· En EEUU rebrota la crisis interna con nuevos bríos.

· Pensaron que ampliando y fortaleciendo la OTAN, desatando la guerra contra Rusia, sacrificando a Ucrania, y amenazando a China, le iría mejor; y ha sido al revés.

· Rusia dosifica su poderío para vencer el plan de la OTAN en su contra en territorio ucraniano, con la lógica de prolongar la guerra, convirtiéndola en una guerra de desgaste del Imperialismo occidental, que acentúa lentamente las diferencias internas en el campo político-económico y militar adverso(EU-UE-OTAN); con la importante ayuda del crecimiento de la poderosa economía china, su fortalecimiento tecnológico y su expansión comercial en todos los continentes; algo que EU no logra contener, mucho menos revertir.

· La multipolaridad es un hecho difícil, sino imposible, de aplastar.

· En Nuestra América no logran detener la pérdida de control, ni el avance de los BRICS.

· La expansión comercial de China parece indetenible.

· Lula, por fin, ha metido de lleno a Brasil en la lógica de la independencia de esa potencia emergente Suramérica. La reunión de los 11 países de América del Sur en Brasil ha erosionado aún más el poder hegemónico de EEUU sobre la región.

· Los socios de EEUU en ese espacio, Lacalle de Uruguay y Gabriel Boric de Chile, quedaron de feo en ese debate, mientras avanza la influencia de los BRICS y la tendencia a la autodeterminación en el Continente.

· La Colombia de Petrus -todavía amarrada por 9 bases militares gringas y por la OTAN- estuvo presente. Ya no puede actuar con el servilismo de los Uribe y Duque, mucho menos ser hostil a Venezuela.

· Maduro, después de volver trizas a los Guaidó y salir airoso de las confrontaciones con Trump y Biden, fortalece sus relaciones con Brasil y en el Continente, con China, Rusia, Irán y los demás países de polo anti imperialismo occidental.

· Bukele, caso singular, podrá ser todo lo atolondrado que aparenta, pero la realidad es que es potro difícil de domar.

· Fernández de Argentina, con muchas ambigüedades e inconsistencias, tampoco puede correrse totalmente para el otro lado.

· Cuba y Nicaragua enfrentan con renovada firmeza antimperialista la guerra de cuarta generación, desatada contra ambas naciones y contra Venezuela por las agencias gringas. Bolivia por igual luego de revertir el Golpe el Estado de Elon Musk y la Casa Blanca

· Las justas rebeldías de los pueblos de Perú y Haití colocan a sus gobiernos serviles e ilegítimos al borde de la ingobernabilidad.

· En Ecuador, la respuesta popular y congresual al ultra neoliberalismo pro-imperialismo de Guillermo Lasso, está en vía de desplazar su gobierno.

· En Honduras, Xiomara Castro asume una política exterior independiente, algo también presente en una parte de las pequeñas naciones del Caribe Insular.

· La nota más alta de independencia y antimperialismo la de López Obrador, desafiando la prepotencia gringa con una alta dosis de dignidad y solidaridad internacionalista.

· A escala continental crecen y se politizan cada vez más los movimientos sociales en lucha, a la vez que el neofascismo toma cuerpo en los Estados todavía colonizados y desde las nuevas derechas.

· La pérdida progresiva de hegemonía e influencia de EEUU en la región y el mundo han potenciado su esencia agresiva; mientras su crisis sistémica y sus carencias aumenta su voraz saqueo de la Madre Tierra y violenta contraofensiva.

· La lluvia de drones contra Moscú, raya en una locura sumamente peligrosa, porque desconoce el poder de sus adversarios y la existencia de un mundo multipolar.

· Tales reacciones, sin embargo, no han podido ni podrán variar su ruta decadente. La soberbia los traiciona y sus guerras, si bien resultan buenos negocios para su complejo militar-industrial-financiero, no logran detener su declive.

· Los países que se zafan de la tutela de EEUU sufren sus crueles represalias, mientras los retrocesos de derecha y ultraderecha duran poco.

· El tránsito hacia la nueva independencia y las transformaciones sociales asume las características de resistencias y ofensivas heroicas.

· En ese contexto, el progresismo, cuando está despojado del antiimperialismo y del poder reformador, es muy vulnerable y bastante inestable. Montado sobre las viejas instituciones se desgasta más fácilmente, que cuando auspicia procesos constituyentes o ciertas transformaciones estructurales.

· El abanico de esa corriente y de la llamada izquierda reformista es muy diverso y sus limitados resultados en la gestión, también. Coexiste con una izquierda transformadora anticapitalista, también diversa, pero todavía muy débil

· La contrapartida revolucionaria-transformadora es bastante embrionaria, en tanto no pocas de las fuerzas que han logrado por la vía electoral ser gobierno sin la bendición imperialista, a lo sumo asumen el antiimperialismo sin incorporar a su accionar de Estados transformaciones anticapitalistas; lo que limita la profundidad de los cambios y la necesaria radicalización y consolidación de los procesos en marcha.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Hay que destacar que todo esto está generando un valor político trascendente: el miedo al imperialismo decadente pierde fuerza y se va disipando, lo que puede ayudar a ampliar las posibilidades reales de la autodeterminación de los pueblos; capaz a su vez de acelerar la superación del determinismo geográfico y el escepticismo que alimenta la tradicional insumisión.

La muestra esperanzadora de los países que se salen del corral imperialista se expande y amplía a escala mundial, y presenta una significativa vitalidad en lo que EE. UU ha definido como su "patio trasero".

Los Abinader, Lasso, Ariel Henry, Lacalle, Boric, Rodrigo Chávez… Los presidentes de Uruguay y Panamá…son la vergüenza continental.

A Abinader le favorece que aquí el miedo a las represalias del imperio todavía arropa el sistema tradicional de partidos y el llamado progresismo. Es misión revolucionaria desafiarlo y debilitarlo al máximo.

En fin, ¡SE PUEDE! y se debe desafiar la dominación estadounidense donde impere y hay que atreverse, dada que la premisa fundamental para procesos transformadores de diferentes calados, es reconquistar las respectivas soberanías y sumarlas en dirección a la Patria Grande insumisa, que debe liberarse totalmente.

Tales procesos alternativos exigen más antiimperialismo, más anticapitalismo y más fuerzas de vanguardias revolucionarias comprometidas con una suma de revoluciones que apunten hacia una revolución continental de profundo contenido socialista.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2790 veces.



Narciso Isa Conde


Visite el perfil de Narciso Isa Conde para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: