¡Goooooool del presidente Macri!

Macri se adelanta, sigue, sigue y va tomando mucho terreno en el campo americano de los EEUU y, con una forma precisa de jugar a la política entreguista se lleva por delante a sus diez compañeros de América Latina pues, el primer ministro de Canadá está fuera de juego por depender de otro idioma diferente (no spanish) que no encaja en sus realidades por no ser pluricultural, ni mestizo, ni aborigen, ni negro, ni afroamericano, ni euroasiático, ni mapuche, pero sí sumiso a los gringos como lo son todos los países que ahora están en el terreno del juego de desestabilizar a Venezuela y meterla por la misma alfombra roja que ellos pisan cuando se bajan la bragueta de la inmoralidad de irrespetarse delante su pueblos como naciones independientes que, como neoliberales más bien se venden fácilmente al gobierno de turno de los EEUU y, como jugadores en busca del dólar se caen a patadas a ver quien juega mejor en pasar el balón de las injusticias por un mismo sector que le agrade a la Casa Blanca con el visto bueno del Departamento de Estado, guiado desde la OEA, por el técnico uruguayo Luis Almagro quien a la vez es asesorado desde Venezuela por la MUD y, Pepe Mujica lo que hace es sudar la gota fría desde el Uruguay por su culpa de proponerlo como secretario de la OEA y con él cayeron ellos.

Se nos olvidó decir en el párrafo anterior que, en este caso el balón que Macri trata de patear como eurodescendiente a su gusto es Venezuela y, con mucha agilidad trata de demostrar que él puede si el gobierno de Trump se lo permite acabar con el gobierno de Maduro que lo tiene harto de no hacerle caso a la comunidad de naciones latinoamericanas, que juegan a la entrega como él actualmente lo está haciendo vendiendo a su país a las compañías y capitalistas americanos gringos que después de hacer contratos millonarios con los EEUU por ahora se dedica a poner con sus pies la confianza que no le demuestra al pueblo argentino y, con rigor de político comprometido con la derecha mundial se alza contra otro país que nada tiene que ver con sus malas intenciones que los gringos nos acaben como lo hicieron con Cuba y, nos cierren las compuertas de la economía de nuestras entradas y divisas y, como un desaforado sigue tras del balón a ver cómo nos mete el gol del zarpazo con la pierna derecha de su entusiasmo que, lo ponga a valer lo que no vale en Norteamérica y lo desprecian muchos argentinos.

Desde una de las tribunas que como expresidente de un país avasallador como imperio, que consideró a Venezuela un peligro para su nación el afroamericano Barack Obama que, como premio nobel de la paz, le gritó a Macri: ¡no te canses, corre, corre, dale con fuerza al balón que Maduro está que se cae solo, empuja duro y con fuerza, que no saques la lengua del arrepentimiento, ve para los lados y a quién tienes atrás! Piensa en Maradona cuando lo hizo contra Inglaterra en México. ¡No te enconches, mastica mate que si no metes el gol de la esperanza contra Venezuela y sus indios, no juego más golf contigo!, todo eso bien gritado a través del parlante de su galillo mientras que, Julio Borges y su AN veían el juego internamente y Julio pensativo como estaba. Se consolaba internamente y, creía que le había llegado la hora a Maduro y a su ANC que nomás anotar lo que se esperaba por los EEUU, él mismo haría al tomar la digna representativa misión de meter presos a todos los constituyentistas y al TSJ, menos a Delcy Rodríguez que se la entregaría a los yanquis a ver si la condecoran con la cruz del encierro, mandándola, para Guantánamo y, Freddy Guevara encuevado como estaba en el cobijo chileno. Saltaba de emoción cuando Macri corría por televisión y gritaba sin ser oído: ¡con Macri no se juega chavistas flojos! ¡Qué somos tan valientes como que sabemos meter el pase sin doliente a cualquier hora como los ídolos que somos sin temores! ¡Bravo Freddy, te sale diploma!

-¡Señoras y señores! -Dijo el locutor colombiano desde CNN y NTN24-: vamos al primer descanso sin goles, pero sí con mucha acción y expectativas que nos mantienen con la bandera de la injerencia internacional en alto que, nuestra canciller Holguín -mujer de principios y estrategias muy parecidas a las de Uribe Vélez- que las sigue de cerca le, podemos asegurar que hemos visto al presidente de Colombia Juan Manuel Santos muy quedado, muy retraído que no pasa el balón a tiempo cuando se lo piden. Parece que tuviera Trumpcado, lo mismo que el presidente del Perú que anda mal cuando no está en una alfombra roja que se le nota guabinoso y malcriado con ojeras de flojeras muy a su pesar y, por lo demás vemos que el técnico don Luis Almagro como que habló antes del juego con Luis Alberto Suárez, por lo que ha estado impertérrido como secretario de la OEA. Sin regalar ningún costado y siempre lleva a sus presidentes hacia adelante y quiere acabar temprano con la furia de Maduro que no se entrega, pero él insiste, ¿si es que Pepe no le tuerce el pescuezo... antes?

¡Vamos al segundo tiempo! Suena el pitazo y otra vez Macri a la delantera cuando Bachelet le pasa el balón y se interna ahora por el costado derecho y muy cerca de él está el presidente méxicano Enrique Peña Nieto quien aparece como un terremoto dislocado por unos nueve grados de interferencia injerencista como seguidor de Trump se planta a ver quién viene tras de él que, no sea el presidente Tabaré Vázquez que es muy lento y perezoso, pero no se da cuenta que falta un minuto para finalizar el juego y, que Macri sigue con el balón enfilado hacia el guardameta contrario, pero antes le pasa el balón de la victoria a Juan Manuel que quiere anotar de cabeza y no puede y, sin pensar se lo devuelve pero, esta vez a Michel Temer que también quiere anotar y pasar a la Historia al pretender entregar cómo sea su país a los gringos y, no sabe qué hacer ahora cuando oye que Macri le grita corrupto-ladrón pásame el balón, que ya Macri está frente a la portería bailando un tango, viendo con qué pie le pega al balón con la zurda que más bien le suena a izquierda y decide a última hora pegar con la derecha y pegó y el balón entró envuelto en letras enormes que todos leyeron que decía: "Donald Trump macho, realiza un embargo petrolero contra Venezuela y después un bloqueo completo como a Cuba", lo que de inmediato le dio derecho al galardón que lo realza por sus extraordinarios logros y liderazgo transformador que no se merece Maduro ni de vainas y, casi al instante con un respiro alejado de la vida, vino el respirar del anuncio bien alargado del locutor cuando dijo: ¡gol, gol! ¡goooooooooooooool! de Macri contra Venezuela y cuando los doce países de Latino América con Almagro a la cabeza hinchado de fertilidad política celebraban con postín de vencedores de ultrajar la dignidad de un país y de un pueblo que, no se entrega ni se arrodilla delante nadie como una salva del cielo envuelta de bondades fue que salieron como ángeles de la CEV, varios senadores republicanos que advirtieron a Trump que establecer un bloqueo petrolero contra Venezuela "podría provocar un gran daño a esta industria y poner el costo en los contribuyentes estadounidenses". Lo que enfrió y puso el guarapo de la inquina al grupo de traidores que al igual que el de Canadá andan perjudicando a nuestro país sin atenerse a las consecuencias como viles y patios traseros de los EEUU.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1797 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a255082.htmlCd0NV CAC = Y co = US