Preguntas y respuestas sobre la historia de Cuba

Memorabilia contra cipayos

En derecho internacional, anexión es todo tipo de sumisión de un territorio a la soberanía de otro. El proceso es generalmente violento y la anexión se impone por la coercion o la fuerza al territorio más débil. Anexionista es el partidario de la anexión. Si pertenece como ciudadano al territorio más fuerte o “anexionante” es simplemente eso: un anexionista. Si pertenece como ciudadano, por el contrario, al territorio más débil o presuntamente “anexionable” es, además, un cipayo.

El anexionismo es la hidra multicéfala, el monstruo de numerosas cabezas. El anexionismo anterior a las guerras de independencia de Cuba, por ejemplo, no tuvo el mismo carácter ni las mismas motivaciones que el que tuvo lugar durante la primera intervención norteamericana, o el que existe actualmente en ciertos sectores de la población cubana residente en Estados Unidos, y principalmente en Miami. El primero de los citados fue tal vez el más perverso porque su principal motivación fue la defensa infamante de los intereses esclavistas; el segundo, llevó la marca del oportunismo; mientras que el tercero, el actual, sumiso y prostituido, es sin duda, el más abyecto. En algunos, las veleidades anexionistas se mezclan con el deslumbramiento ingenuo ante las instituciones supuestamente democráticas del vecino; en otros, con complejos freudianos inconfesables.

A continuación, en forma de preguntas y respuestas breves, expongo algunos de los hechos principales en la ya demasiado larga historia –más de 200 años- de la voracidad yanqui con respecto a Cuba, con la esperanza de que sea útil a los que todavía escuchan los vetustos cantos de sirena anexionistas, debido tal vez a una candorosa ignorancia de la historia patria.


¿Cuándo un presidente de los Estados Unidos expresa por primera vez la intención de anexar a Cuba?
-El 23 de junio de 1783, el segundo presidente de los Estados Unidos, John Adams, en carta dirigida a Robert Livingston, representante por New York al Congreso Continental.
¡Hace más de 200 años!.

¿Cuándo comenzó en Cuba el movimiento anexionista?
-Alrededor de1810, cuando algunos hacendados, motivados por sus intereses esclavistas que consideraban en peligro, se reunieron con el Cónsul de Estados Unidos, William Shaler.

¿Qué se conoce como la teoría de la fruta madura?
-Se origina en la carta que dirigió el Secretario de Estado, John Quincy Adams, el 28 de abril de 1823, al Embajador de Estados Unidos en España, Hugh Nelson, en la cual se manifestaba que era indispensable la anexión de Cuba pero que era necesario esperar hasta que, separada de España, la Isla cayera, como una manzana separada del árbol, en manos de la Unión Norteamericana.

¿Qué objetivo perseguía la Doctrina Monroe?
- La Doctrina Monroe, que se resume en la frase “América para los americanos” tenía por objetivo el de convertir a toda la América Latina y el Caribe en el patio trasero de los Estados Unidos.

¿Por qué se opuso Estados Unidos al proyecto bolivariano de libertar a Cuba?
-Porque Estados Unidos optaba por la anexión, y el presidente en aquella coyuntura histórica, John Quincy Adams (1825-1829), era el autor de la teoría de la fruta madura.

¿Qué se conoce como Destino Manifiesto?
-El intento de explicar (1845) las ambiciones expansionistas de Estados Unidos y de justificar, mediante un supuesto mandato divino, las reclamaciones de nuevos territorios.

¿Cuál era el curriculum del general William J. Worth, contratado en 1848, por tres millones de dólares, por los anexionistas cubanos del Club de La Habana, dirigido por Miguel Aldama, para contratar mercenarios e invadir a Cuba?
-El hombre que desalojó a los indios cheroquis de sus tierras, que aplastó la insurrección de los indios Seminoles, y que, como segundo al mando en la guerra con México, dirigió la masacre de los mexicanos y arrió, personalmente, la bandera de México en el Palacio Nacional.

¿Por qué el general Worth no invadió a Cuba?
-Porque antes de que pudiese organizar a sus mercenarios, murió de cólera, el 7 de mayo de 1849, en San Antonio, Texas. El jefe de la expedición sería Narciso López.


¿Quién era Narciso López y qué objetivo tenían sus expediciones?
-Narciso López, nacido en Caracas, Venezuela, luchó al servicio de España en Carabobo y otras batallas, contra las fuerzas independentistas de Simón Bolívar. Con el derrotado ejército español, se trasladó a España donde alcanzó el grado de coronel en las guerras carlistas. Fue gobernador militar en Madrid y designado después en Cuba, en 1840, como asistente del Capitán General Jerónimo Valdés hasta el cambio de administración en 1843. Casado con la hija de un gran terrateniente cubano, después de fracasar en varios negocios comenzó a conspirar contra el gobierno español por lo que tuvo que huir a los Estados Unidos, donde se puso en contacto con John L. O’Sullivan, autor del término “Destino Manifiesto”, vinculado al Club de La Habana a través del matrimonio de su hija con el rico hacendado criollo y dirigente del Club, Cristóbal Madan, y acérrimo partidario del expansionismo norteamericano, así como con otros políticos influyentes que deseaban la anexión de Cuba.
Partidario de la esclavitud, sus expediciones tuvieron como objetivo incorporar a Cuba a los Estados Unidos en calidad de un estado esclavista más. En el manifiesto entregado a sus mercenarios en abril de 1850, cuando navegaban hacia Cuba, están claramente expuestos los objetivos anexionistas de la expedición y en su primer párrafo se presentan como paradigmas del heroísmo las batallas de Palo Alto y Churubusco, en las cuales mexicanos mal armados fueron masacrados en la guerra de rapiña contra el país hermano.

¿Encontraron apoyo en Cuba las expediciones de Narciso López?
-El 19 de mayo de 1850 desembarcó en Cárdenas pero, al no encontrar apoyo alguno, tuvo que reembarcarse. La segunda expedición, al año siguiente, también resultó un fracaso. El 1o. de septiembre de 1851, Narciso López y muchos de sus compañeros murieron en el cadalso.

¿Qué se conoce como Manifiesto de Ostende?
-Comunicación dirigida a la Cancillería de Washington, el 18 de octubre de 1854, por los embajadores de Estados Unidos en España, Francia y Gran Bretaña: Soulé (el favorito de los anexionistas), Masson y Buchanan, respectivamente, reunidos en Ostende y luego en Aquisgrán, en que se concluye que para Estados Unidos era indispensable la compra de Cuba y se propone iniciar cuanto antes las gestiones oportunas.

¿Al estallar la Guerra de los Diez Años, reconoció Estados Unidos la beligerancia de Cuba?
-No, ¡Nunca!. Mientras México, Colombia, Bolivia, Chile, Venezuela, y otras repúblicas latinoamericanas reconocían la beligerancia de los cubanos, Estados Unidos mantuvo no solo una actitud pasiva sino frecuentemente hostil a la insurgencia.

¿Cómo explicó José Martí el origen de sus Versos Sencillos?
-En el Prólogo de sus Versos Sencillos, escribió José Martí:
“Mis amigos saben como me salieron estos versos del corazón. Fue aquel invierno de angustia, en que por ignorancia o fe fanática, o por miedo, o por cortesía, se reunieron en Washington, bajo el águila temible, los pueblos hispanoamericanos… y el horror y la vergüenza en que me tuvo el temor legítimo de que pudiéramos los cubanos, con manos parricidas, ayudar el plan insensato de apartar a Cuba, para bien único de un nuevo amo disimulado, de la patria que la reclama y en ella se completa, de la patria hispanoamericana.”

¿Cuál fue la posición de Antonio Maceo con respecto a la injerencia extranjera?
-Maceo, con palabras proféticas, alertó acerca de los peligros de la “ayuda” norteamericana:
“…Tampoco espero nada de los americanos; todo debemos fiarlo a nuestros esfuerzos, mejor es subir o caer sin ayuda que contraer deudas de gratitud con un vecino tan poderoso.”
Y con palabras que tienen actualmente más valor que nunca, advirtió sobre la feroz resistencia del pueblo cubano ante una invasión de su territorio:
“El que intente apoderarse de Cuba, solo recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre
si no perece en la lucha.”

¿Qué escribió José Martí en Dos Ríos, a solo horas de su muerte, en su carta a Manuel Mercado, considerada su testamento político?
“Ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber –puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo- de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, será por eso…La guerra de Cuba…ha venido a su hora en América, para evitar la anexión de Cuba a los Estados Unidos.”

¿Qué opinión expresa el gobierno de Estados Unidos sobre los cubanos en el famoso Memorandum Breckenridge?
El Memorandum Breckenridge fue enviado por el Subsecretario de Guerra de Estados Unidos, J. C. Breckenridge, al jefe del Ejército norteamericano, Nelson A. Miles y contenía instrucciones sobre la conducta a seguir con relación a Cuba, Puerto Rico y Hawaii. Con respecto a Cuba decía, entre otras cosas, lo siguiente:
“Los habitantes son generalmente indolentes y apáticos. En cuanto a su ilustración, varía desde lo más refinado hasta lo más vulgar y abyecto. Su pueblo es indiferente a la religión, y la mayoría es por consiguiente inmoral… Como solo poseen una vaga noción del bien y del mal, la población tiende a buscar satisfacción no a través del trabajo, sino mediante la violencia. Como consecuencia lógica de esta ausencia de moralidad, hay un gran desprecio por la vida.”
Para Breckenridge sería una completa locura (“sheer madness”) anexar a una nación tan virtuosa como los Estados Unidos a un pueblo tan depravado si antes no se siguen los pasos apropiados: “debemos limpiar el país, aunque ello signifique usar los métodos que la Divina Providencia utilizó en las ciudades de Sodoma y Gomorra. Tenemos que destruir todo lo que esté al alcance de nuestros cañones. Tenemos que imponer un riguroso bloqueo de manera que el hambre y su constante compañera, la enfermedad, minen a la población pacífica y diezmen al ejército cubano.”
Y Breckenridge terminaba diciendo:
“En resumen, nuestra política tiene que ser siempre el apoyar al débil en contra del fuerte, hasta que hayamos obtenido el exterminio de ambos, a fin de anexar la Perla de las Antillas.”

¿Permitió Estados Unidos que los patriotas cubanos residentes en este país ayudaran con hombres, armas y municiones a los insurgentes cubanos del 95?
¡No!. Los persiguió implacablemente. Más de la mitad de las expediciones organizadas por los patriotas cubanos fueron abortadas por Estados Unidos. Concretamente, de las 60 expediciones organizadas: 28 fracasaron por la intervención del Departamento del Tesoro, 5 fueron capturadas por la marina de Estados Unidos, 4 capturadas por las fuerzas navales españolas, 2 naufragaron, 1 tuvo que regresar a causa del mal tiempo, 1 se desconoce su destino, y solo 19 arribaron con éxito a las costas de Cuba.

¿Cuál fue la causa del hundimiento del acorazado Maine?
Las investigaciones de 1976 determinaron que la explosión del Maine no tuvo una causa externa, por tanto, solo restan dos alternativas: la combustión espontánea de los depósitos de carbón o una autoprovocación. Esta última no se descarta, sobre todo teniendo en cuenta que Estados Unidos ha iniciado siempre sus conflictos armados utilizando un incidente real o fabricado, con el fin de movilizar a la opinión pública (Golfo de Tonkín, Pearl Harbor, El Alamo, etc.). Además, el Maine era considerado por la Marina como un barco de guerra de segunda clase porque presentaba serios problemas de diseño y concepción, entre ellos: ángulos muertos para el tiro de los cañones y el tener contiguos los pañoles de carbón y municiones. Era, por tanto, un barco desechable.
El examen del expediente del Capitán Sigsbee, al mando del acorazado, revela que siendo capitán del Kearsarge (1885-86) se le hicieron cargos por desorden y suciedad, los cuales en la Armada eran cargos graves. Con posterioridad al hundimiento del Maine, y ejerciendo el mando del crucero St. Paul, se le acusó de negligencia en las operaciones de bloqueo a Santiago de Cuba (ni siquiera vio pasar a los barcos enemigos); y de nuevo le presentaron cargos por desorden y suciedad cuando estaba al mando del Texas (1898-1900). Otro elemento que despierta suspicacias es que solo un oficial murió y otro desapareció debido a la explosión del Maine.

¿Predijo alguien el incidente del Maine?
-Un mes antes de los acontecimientos, el senador demócrata Mark Hanna comentó que enviar el Maine a La Habana era “como mover un fósforo sobre un pozo de petróleo por entretenimiento”.
Dos semanas antes, el poderoso senador Henry Cabot Lodge, expresó: “Podría haber una explosión cualquier día en Cuba que solucionaría muchas cosas.”

¿A qué se dedicaba en Key West el acorazado Maine, mientras esperaba la orden de zarpar hacia Cuba?
-Como el propio Capitán Sigsbee explica en su informe de 1899, el Departamento de Marina le dio instrucciones de cooperar con las autoridades locales para impedir que salieran expediciones “filibusteras” hacia Cuba. “En una ocasión –relata Sigsbee- cinco barcos empleados en la vigilancia de los filibusteros estaban en contacto por telégrafo con el Maine; y las lanchas de vapor del Maine, así como las lanchas del Marblehead zarparon de noche a la captura de barcos que salían de la bahía de Cayo Hueso. Realizamos nuestro trabajo escrupulosamente.”
Triste destino el del Maine: captura de expediciones de patriotas cubanos y pretexto falaz para iniciar la primera de las guerras imperialistas.

¿Para qué sirvió la Resolución Conjunta?
Para justificar hipócritamente una guerra de rapiña en la que Estados Unidos se apoderó de Puerto Rico, Guam y Filipinas, y a la Cuba “liberada”, ocupada militarmente, se le impuso un presidente títere y la Enmienda Platt.

¿Qué significado tuvo en realidad el célebre “mensaje a García”?
-El 9 de abril de 1898, unas dos semanas antes de comenzar las hostilidades, la Secretaría de Guerra de los Estados Unidos envió al teniente Andrew S. Rowan con un mensaje verbal para Calixto García. El hecho fue rodeado de una aureola romántica, pero su objetivo real fue el de iniciar la coordinación con las fuerzas mambisas sin tener que reconocer al gobierno insurrecto. En otras palabras, asegurar la cooperación del ejército
mambí, de vital importancia para los planes de Estados Unidos, sin dar absolutamente nada a cambio.

¿Notificó el gobierno de los Estados Unidos al Ejército Libertador la suspensión de las hostilidades?
-No, porque dicha notificación, aunque evitaba la pérdida inútil de vidas humanas, podía entenderse como un reconocimiento de los Estados Unidos a la República en Armas. Para la maniobra se prestó Estrada Palma, quien mediante un cable comunicó al general Bartolomé Masó que había aceptado, en nombre del Consejo de Gobierno, el armisticio proclamado por los Estados Unidos.

¿Por qué Estados Unidos no permitió a Calixto García entrar en Santiago de Cuba al terminar la guerra?
-Porque desconocer al Ejército Libertador era parte de la política de Estados Unidos que tenía como fin último apoderarse de Cuba. Los “liberadores” no permitieron que celebrasen la victoria los “liberados”. Calixto García presentó dignamente su renuncia al cargo de Lugarteniente y escribió una enérgica protesta al general Shafter que ha quedado, para vergüenza de Estados Unidos, como documento histórico revelador de los atropellos del naciente imperio contra la nación cubana.

¿Era el general Shafter el único culpable del agravio a Calixto García?
No. Shafter seguía instrucciones de su gobierno, como él mismo lo confiesa en su breve respuesta a Calixto García: “Yo no puedo discutir la política del Gobierno de los Estados Unidos”.

¿Fue la de Shafter la única afrenta que tuvieron que sufrir los cubanos?
-No, la política imperial se hacía evidente ya por muchas y diferentes vías. Los cubanos fueron igualmente excluídos de la negociación del Protocolo de Paz, suscrito en Washington el 12 de agosto de 1898, y excluídos también de las negociaciones del Tratado de París, de 10 de diciembre de ese mismo año.

¿Que postura asumió Estrada Palma con respecto a la protesta de Calixto García?
-Estrada Palma, en ese momento Delegado en los Estados Unidos del Consejo de Gobierno de la República de Cuba en Armas, sostuvo que la opinión del general García no reflejaba la opinión del pueblo cubano y se negó a publicar la carta.

¿Qué escribió Máximo Gómez en su Diario cuando el ejército español se retiró de Cuba?
“Tristes se han ido ellos y tristes hemos quedado nosotros; porque un poder extranjero los ha sustituido. Yo soñaba con la paz de España, yo esperaba despedir con respeto a los valientes soldados españoles, con los cuales nos encontramos siempre frente a frente en los campos de batalla; pero la palabra paz y libertad, no debía inspirar más que amor y fraternidad, en la mañana de la concordia entre los encarnizados combatientes de la víspera. Pero los americanos han amargado con su tutela impuesta por la fuerza, la alegría de los cubanos vencedores; y no supieron endulzar la pena de los vencidos. La situación, pues, que se le ha creado a este pueblo, de miseria material y de apenamiento, por estar cohibido en todos sus actos de soberanía, es cada día más aflictiva, y el día que termine tan extraña situación, es posible que no dejen los americanos aquí ni un adarme de simpatía.”

¿Por qué se negó Máximo Gómez a participar en la ceremonia de izar la bandera de los Estados Unidos en el Morro el 10 de diciembre de 1898?
-Porque no era la bandera cubana, y sobre este hecho escribió:
“La nuestra es la bandera cubana, aquella por la cual tantas lágrimas y sangre han sido derramadas. […] debemos mantenernos unidos para poner fin a esta injustificada ocupación militar.”

¿En el Tratado de París, firmado el 10 de diciembre de 1898, participaron de algún modo los cubanos?
-No, los cubanos no fueron consultados, no participaron en las negociaciones, no firmaron el tratado, ni fueron invitados a la ceremonia de la firma. Al igual que en ocasiones anteriores, los cubanos fueron totalmente ignorados. Ni siquiera hubo, en los discursos oficiales, una frase de reconocimiento a la heroica lucha de treinta años de los insurrectos cubanos.

¿Por qué si el objetivo –“liberar a Cuba”- estaba cumplido, Estados Unidos prolongó la guerra?
-De acuerdo a la Resolución Conjunta, la guerra del 98 fue desatada por Estados Unidos para la “liberación” del pueblo cubano. El 16 de Julio de ese año se firmó la capitulación de Santiago de Cuba y solo dos días más tarde Práxedes Mateo Sagasta, presidente del gobierno español, solicitó los buenos oficios de Francia para iniciar con Estados Unidos las negociaciones de paz. La prolongación de la guerra es una prueba más de que la guerra del 98 no fue una guerra de liberación sino una guerra de conquista, una guerra de rapiña, una guerra imperialista para no solo adquirir el dominio sobre Cuba sino completar el botín apoderándose de Puerto Rico, Guam y Filipinas. Por eso la guerra se prolongó hasta el 12 de agosto y luego hasta 1902, causando la muerte de más de un cuarto de millón de patriotas filipinos que habían hecho posible el triunfo norteamericano en 1898.

¿Recuerda usted los versos de Bonifacio Byrne, escritos cuando regresaba a Cuba en 1898 y recitados por Camilo poco antes de su desaparición física?

“Al volver de distante ribera,
con el alma enlutada y sombría,
afanoso busqué mi bandera,
¡y otra he visto, además de la mía!.

¿Dónde está mi bandera cubana,
la bandera más bella que existe?
¡Desde el buque la vi esta mañana,
y no he visto una cosa más triste!…

[…]

Aunque lánguida y triste tremola,
mi ambición es que el Sol, con su lumbre,
la ilumine a ella sola, -¡a ella sola!-
en el llano, en el mar y en la cumbre.

Si deshecha en menudos pedazos,
llega a ser mi bandera algún día,
nuestros muertos, alzando los brazos
la sabrán defender todavía!…

¿Estuvieron presentes los cubanos en la ceremonia de trasmisión de soberanía el 1o. de enero de 1989?
-El gobernador militar, general John R. Brooke dispuso, con el pretexto de evitar disturbios, que no se permitiese la presencia de fuerzas cubanas en la capital. Por esta nueva afrenta al Ejército Libertador, Máximo Gómez se negó a viajar a La Habana, y los festejos quedaron totalmente deslucidos al cancelarse el desfile de las fuerzas mambisas y por la indiferencia de la población.

¿En los funerales de Calixto García, el 11 de febrero de 1899, pudo el Ejército Libertador rendirle honores?
-Cuando el cortejo fúnebre se puso en marcha, el séquito del gobernador militar, John R. Brooke, incluyendo su estado mayor, con jefes y oficiales a caballo, usurpó el lugar que, por Protocolo, correspondía a la Asamblea Legislativa de la República de Cuba en Armas. El general Freyre de Andrade, ante la grave ofensa, se retiró del lugar, junto con los demás miembros de la Asamblea y ordenó a las tropas mambisas que hiciesen lo mismo. La soberbia del ejército de ocupación privó, una vez más, al héroe cubano, de los honores que merecía.

¿Por qué se produjo en los Estados Unidos una campaña para impedir que Carlos J. Finlay se quedara con la gloria de ser el descubridor del agente trasmisor de la fiebre amarilla?
-Porque Carlos J. Finlay era cubano, es decir, ciudadano de un país que en los Estados Unidos se consideraba una semicolonia o un protectorado y esa gloria era demasiado grande para un nativo no anglosajón. Pero existía otra razón más importante: el genio de Finlay constituía una amenaza para la esencia misma del sistema imperial. El dominio sobre otros pueblos se fundamenta en la supuesta incapacidad de estos para gobernarse y organizar un sistema de salud y de educación. ¡Cómo admitir entonces que un cubano pudiese ser capaz de dictar normas sanitarias que salvarían la vida de millones de seres humanos!.

¿Las normas impuestas por el gobernador Leonard Wood para las elecciones municipales del 16 de junio de 1900 eran excluyentes de sectores de la población?

Ciertamente. Solo podían votar los ciudadanos cubanos mayores de veintiún años que supiesen leer y escribir y que, además, fuesen dueños de alguna propiedad con un valor mínimo de 250 dólares oro o hubiesen servido en el Ejército Libertador. La Ley Electoral excluía de este modo, a las mujeres y a la mayor parte de los negros y los pobres, restándole amplios sectores sociales a los independentistas.
El Secretario de la Guerra de los Estados Unidos, Elihu Root, se manifestó muy complacido por la exclusión de los comicios de “tan alta proporción de los elementos que han traído la ruina a Haití y Santo Domingo”. En otras palabras, lo importante para Mr. Root era que se había excluido del derecho al voto a los negros.

¿En qué fecha puede situarse el “punto de no retorno” en el sentimiento antimperialista del pueblo de Cuba?
-Cuando, a fines de febrero de 1901, el gobernador militar Leonard Wood, comunicó al presidente de la Asamblea Constituyente, Domingo Méndez Capote y a los miembros de la Comisión encargada de abordar la difícil cuestión de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, que por instrucciones del Secretario de Guerra, Elihu Root, el pueblo de Cuba debía desear que en su Ley Fundamental se incorporasen ciertas prescripciones que mutilaban la soberanía de Cuba. El disgusto se extendió por todo el país y hasta los más ingenuos comprendieron que Estados Unidos intentaba convertir a Cuba en una especie de protectorado o colonia.

¿Qué fue la Enmienda Platt?
-Una enmienda al proyecto de ley de presupuestos del ejército de Estados Unidos, propuesta por el senador Orville H. Platt, que se impuso como anexo a la Constitución cubana de 1901. La Enmienda Platt imponía a Cuba condiciones vergonzosas que practicamente reducían a cero la soberanía de Cuba, como el supuesto derecho de Estados Unidos a intervenir militarmente en Cuba, la omisión de Isla de Pinos de los límites territoriales y la cesión a Estados Unidos de territorios para bases navales o carboneras. Estados Unidos solo dio a Cuba dos alternativas: la Enmienda Platt o la prolongación, por tiempo indefinido, de la ocupación militar norteamericana. Desde entonces, los términos plattismo y plattista pasaron a significar la claudicación y el que claudica, ante los intereses foráneos.

¿Qué puntos importantes contenía la ponencia de la Comisión designada por la Asamblea Constituyente el 7 de marzo de 1901, para responder al gobernador militar en relación con la Enmienda Platt?
-En la ponencia, redactada por Juan Gualberto Gómez, se destacan los siguientes aspectos:
Sobre la cláusula tercera –el derecho a intervenir- señalaba que “Reservarse los Estados Unidos la facultad de decidir ellos cuando está amenazada la independencia y cuando, por lo tanto, deben intervenir, equivale a entregarles la llave de nuestra casa, para que puedan entrar en ella, a todas horas, cuando les venga el deseo, de día o de noche, con propósitos buenos o malos.”
Sobre la cláusula sexta relativa a Isla de Pinos, afirmaba que “No se ve razón ninguna para pedir que la Isla de Pinos no siga comprendida dentro de los límites de Cuba, a que pertenece geográfica, histórica, política, judicial y administrativamente”.
Sobre la cláusula séptima, relativa a las estaciones navales, exponía que “…hiere tanto los sentimientos del país la pretension de que se arrienda o venda parte del territorio nacional, que de todas las cláusulas de la enmienda a la Ley de Presupuestos, la que más ha desagradado a nuestro pueblo es la que se refiere a las estaciones navales. El grito de ‘Nada de carboneras’ es el que ha dominado en todas las manifestaciones populares celebradas contra la enmienda referida.”
Sobre la cláusula octava, la obligación de insertar en un tratado permanente las disposiciones de la Enmienda Platt, señalaba que “Consignar esas disposiciones en un tratado permanente, sería subyugarnos para siempre.”
Sobre estas cuatro cláusulas en su conjunto la Comisión entendía “que atentan al principio de independencia y soberanía del pueblo de Cuba, a la par que mutilan injustificadamente el territorio de la patria.”
En sus conclusions, la ponencia destacaba que “se ha debido verificar un cambio lamentable en el concepto que de sus derechos y obligaciones respecto a Cuba abrigan actualmente los Poderes de los Estados Unidos, comparándolo con el que manifestaban hace tres años al declarar que Cuba era y debía ser un pueblo independiente. Hoy parece Cuba un país vencido, al que el vencedor para evacuarlo, impone condiciones que tiene que cumplir precisamente, pues de lo contrario seguirá sometido a la ley del vencedor.”

¿Quiénes apoyaban abiertamente la aceptación de la Enmienda Platt?
-El Círculo de Hacendados de Cuba, la Unión de Fabricantes de Tabacos, y la Sociedad Económica de Amigos del País, o sea, la burguesía dependiente cuyos intereses estaban ligados a Estados Unidos.

¿Cuál fue el ultimo intento de la Asamblea Constituyente de oponerse a la Enmienda Platt?
Nombrar una nueva Comisión, presidida por Domingo Méndez Capote, que viajó a Washington y se entrevistó con el presidente McKinley, Root, el senador Platt y otras figuras políticas, pero el gobierno norteamericano no modificó un ápice de su posición.
Al regreso de la Comisión, el 7 de mayo de 1901, solo había en Cuba desaliento y desesperanza, y muchos patriotas consideraron que, frente a una ocupación militar permanente, era preferible que se instaurara la República, aunque fuera con la Enmienda Platt.

¿Reconoció Estados Unidos que había arrebatado a Cuba su independencia?
Sí, por boca del gobernador Leonard Wood. El 28 de octubre de 1901, en carta al presidente Theodore Roosevelt, Wood resumió la situación con estas palabras: “Poca o ninguna independencia le queda a Cuba, por supuesto, bajo la Enmienda Platt y lo único indicado ahora es buscar la anexión…Durante el período que Cuba mantenga su propio gobierno es muy de desear que tenga uno que conduzca a su progreso y a su mejoramiento. No puede hacer ciertos tratados sin nuestro consentimiento, ni pedir prestado más allá de ciertos límites, y debe mantener las condiciones sanitarias que se le ha preceptuado, por todo lo cual es evidente que está en lo absoluto en nuestras manos y creo que no hay un gobierno europeo que la considere por un momento como otra cosa sino lo que es, una verdadera dependencia de los Estados Unidos y como tal es acreedora de nuestra consideración. Con el control que tenemos sobre Cuba, un control que sin duda pronto se convertirá en posesión, en breve controlaremos el comercio de azúcar en el mundo. Creo que es una adquisición muy deseable para los Estados Unidos. La isla se norteamericanizará gradualmente, y a su debido tiempo contaremos con una de las más ricas y deseables posesiones que haya en el mundo.”

¿Quiénes fueron excluídos como votantes en las elecciones presidenciales de diciembre de 1901?
Al igual que en las elecciones municipales del 16 de junio de 1900 y para asegurar que solo votara “la gente de clase superior” (“the better class of people”), al decir de Leonard Wood, fueron excluidos los negros y los pobres, además de las mujeres.

¿Qué representaba, como candidato a la presidencia, Tomás Estrada Palma?
-Estrada Palma vivía en los Estados Unidos desde 1878. Era ciudadano de Estados Unidos. En 25 años no había estado en Cuba y tampoco estuvo presente durante la campaña electoral. Fue elegido en ausencia. No le afectaba el secuestro de la soberanía nacional por la Enmienda Platt. Era el candidato del gobierno de Estados Unidos y, en particular, del gobernador militar en Cuba, Leonard Wood.

¿Qué representaba Bartolomé Masó?
-Bartolomé Masó poseía un brillante historial de lucha por la independencia y gozaba de enorme prestigio entre los miembros del Ejército Libertador. Se pronunció contra la Enmienda Platt. Ante las irregularidades del proceso electoral retiró su candidatura.

¿Se cometió fraude en las primeras elecciones presidenciales en Cuba?
Sin duda alguna. Los partidarios de Estrada Palma coparon las Juntas de Escrutinio, manipularon las listas de votantes y cometieron todo tipo de fraudes. Se argumenta que estos fraudes fueron innecesarios porque Estrada Palma no tenía opositor, pero lo cierto es que la República nació de un turbio proceso electoral y con un candidato impuesto por Estados Unidos, lo cual sentó un funesto precedente que se repitió durante todo el tiempo que duró la República mediatizada.

¿Quiénes escogieron la fecha del 20 de Mayo para inaugurar la República?
Los empleados norteamericanos de la oficina de la Secretaría de Guerra de los Estados Unidos.

¿Por qué la bandera cubana, izada en la ceremonia oficial el 20 de mayo de 1902, solo estuvo ondeando al aire quince minutos?.

-Porque el general Leonard Wood ordenó bajarla para llevársela como trofeo, y tuvieron que sustituirla por una segunda bandera. Nunca devolvieron a Cuba esa primera bandera que pertenece al patrimonio nacional.

¿Qué significó la Orden Militar 62 o Ley de Deslinde de las Haciendas Comuneras?
-Este engendro jurídico iba dirigido contra un tipo de propiedad muy común en la parte oriental del país, que consistía en la tenencia y usufructo de una parte de la hacienda por campesinos individuales. Este tipo de propiedad era un obstáculo para la compra-venta de tierras y el consiguiente crecimiento de los latifundios. Esta ley permitió el desalojo de la inmensa mayoría de los campesinos, casi siempre analfabetos y sin recursos para defenderse en los tribunales creados por la Orden Militar, de las tierras que poseían o usufructuaban.

¿Qué estableció la Orden Militar 139 o Ley de los Ferrocarriles?
-El Gobierno Interventor, para proteger los intereses de la Cuba Company, empresa de ferrocarriles perteneciente a William Van Horne, dictó esta Ley mediante la cual se otorgaba a la empresa extranjera el derecho de expropiación y el de reprimir las huelgas con medios propios.
Como la Enmienda Platt legalizaba todas las acciones realizadas por el gobierno militar, la Ley de Ferrocarriles era otro engendro jurídico que heredaba la República y que concedía a un sector privado extranjero poderes por encima del Estado.
El periódico El Mundo, en su edición del 2 de abril de 1902, en un artículo titulado “El Poder de la Cuba Co.”, la calificó como “una ley para salvar intereses extraños y consagrarlos como invulnerables e inextinguibles”.

¿Por qué Leonard Wood ordenó la promulgación de la nefasta Orden Militar 155, o Ley de Inmigración, el 15 de mayo de 1902, a solo cinco días de la retirada del ejército norteamericano de ocupación y de la creación de la República?
-Para entender sus motivos tenemos que ver primero algunos antecedentes:
Debido a la destrucción causada por la guerra y a la política de reconcentración de Weyler, Cuba perdió un 12 % de su población, según el Censo de 1899, y se consideró necesario, para favorecer la inversión de capitales, principalmente norteamericanos, una política de inmigración de braceros.
Por otra parte, los intereses azucareros norteamericanos estaban divididos en dos grupos antagónicos: los productores de azúcar de remolacha, que abogaban por una protección arancelaria que los protegiese de la competencia del azúcar cubano, y la American Refining Sugar Co., o Trust del Azúcar, que se oponía a las restricciones. Los remolacheros, además, abogaban por la implantación de una política de inmigración en Cuba que no permitiese a los hacendados obtener mano de obra suficiente para la fabricación de azúcar en grandes cantidades. El Trust, por el contrario, interesado en garantizar la materia prima para sus refinerías situadas en Estados Unidos, abogaba por la entrada libre en Cuba de trabajadores extranjeros. De este modo, la política de inmigración quedó vinculada a las discusiones en torno al Tratado de Reciprocidad Comercial.
Los remolacheros, representados por los republicanos, tenían mayoría en el Congreso, por lo que, el 18 de abril de 1902, la Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley conocido como “Bill Payne”, que concedía un 20 % de rebaja arancelaria a los productos cubanos con la condición de que Cuba aceptara la Ley de Inmigración (restrictiva y discriminatoria) vigente en los Estados Unidos.
Estrada Palma no aceptaba las normas restrictivas, pues entendía que la inmigración era indispensable para el desarrollo económico, pero sí las discriminatorias, de acuerdo a sus declaraciones a la prensa, el 19 de abril de 1902, donde afirma que los cubanos han demostrado su oposición resuelta a la inmigración de razas inferiores.
La Orden Militar No. 155 resuelve esta contradicción. Mediante su Sección III prohibe la contratación de braceros en el país de origen, cerrando el paso de este modo a las “razas inferiores”, mientras que mediante la Sección V, abre la brecha para la entrada en Cuba de inmigrantes españoles.

¿Qué representó para Cuba el Tratado de Reciprocidad Comercial?
-El Tratado, firmado el 11 de diciembre de 1902, fue un mecanismo jurídico que permitía a Estados Unidos el control absoluto del comercio cubano. El Tratado concedía a Cuba un 20 % de reducción en los aranceles de sus productos de exportación a Estados Unidos, pero otorgaba, al mismo tiempo, hasta un 40 % de reducción en los aranceles de importación de las mercancías procedentes de ese país, o sea, una “reciprocidad” al estilo imperio. Aún así, tardó un año en ser ratificado por el Congreso de Estados Unidos, debido a los diversos intereses azucareros en juego.

¿Qué expresó Manuel Sanguily en el Senado en contra del Tratado?
De sus intervenciones en el Senado extraemos los siguientes párrafos:
“Nosotros recibimos de los Estados Unidos el beneficio de un 20 % y ellos reciben, en cambio, de nosotros, una serie progresiva de beneficios, y como la totalidad de lo que nos conceden es sorprendentemente inferior a la totalidad de lo que les concedemos, no puede negarse la incorrección de considerar a éste como un tratado de verdadera y equitativa reciprocidad.”
“…han convertido, por tanto, nuestra nación en una colonia mercantil, y a los Estados Unidos en su metrópolis.”
“Primero poco a poco, y ya con rapidez alarmante, nos invaden esas asociaciones, como pulpos inmensos que se empeñan en recoger en sus tentáculos, para ahogar nuestra personalidad, cuantas manifestaciones reales y posibles consienten nuestra vida general y nuestra vida económica.”

¿Terminó realmente la ocupación norteamericana en 1902?
-No, más bien comenzó. Salieron los soldados pero continuaron entrando a saco abierto los capitalistas, apropiándose de las mejores tierras, de los ingenios azucareros, y de todas las propiedades que les pareció bien adquirir. Puede afirmarse que en muy pocos años se hicieron dueños del país, pagando por cada propiedad solo una pequeña fracción de su verdadero valor.
Esto fue posible por dos causas principales: la ruina de pequeños y grandes propietarios debido a la destrucción causada por la guerra, y la política del gobierno interventor que bloqueó sistemáticamente cualquier posibilidad para los cubanos de obtener el financiamiento necesario para su recuperación.
Citemos solo algunos ejemplos:
La NipeBay Co., subsidiaria de la United Fruit, adquirió 200,000 acres en Banes y 40,000 en Puerto Padre; la Cape Cruz Co., 16,000 en Manzanillo; la Taco Bay Co., 20,000 en Baracoa; una compañía de New York, 180,000 en las márgenes del Cauto; la Herradura Land Co., 23,000 en Pinar del Río; la Carlson Investment Co., de Los Angeles, 150,000 en Nuevitas. Hacia 1905, siete octavas partes de las tierras adyacentes a Sancti Spiritus pertenecían a norteamericanos. Centenares de firmas y miles de ciudadanos de Estados Unidos adquirieron, a precios irrisorios, títulos en Cuba. Sumando las propiedades que permanecían en manos españolas, hacia la fecha citada poco había quedado para los cubanos.

¿Qué incidente provocó Herbert G. Squiers, Ministro de Estados Unidos en Cuba?
-Squiers pretendió ignorar el Protocolo diplomático, el cual establecía que las visitas al Presidente de la República tenían que solicitarse previamente al Secretario de Estado.
Squiers, inaugurando la tradición de los embajadores norteamericanos en Cuba, de actuar como procónsules imperiales, se consideró poseedor del privilegio de visitar directamente al Presidente. Con actitud digna, el Secretario de Estado cubano, Carlos de Zaldo, le señaló a Squiers el procedimiento protocolar que le correspondía.
Sin embargo, Estrada Palma desautorizó a su Secretario de Estado y le ordenó enviar una Nota a Squiers comunicándole la suspensión de lo prescrito en el Protocolo y que podía visitar al Presidente cada vez que lo desease. Ante la actitud servil de Estrada Palma, Zaldo presentó su renuncia irrevocable.

¿Ocurrieron otros incidentes provocados por Squiers?
Sí, numerosos. Squiers, por ejemplo, trató de imponer a Estrada Palma la disolución del Cuerpo de Artillería, creado por el Presidente, debido a que contrapesaba, hasta cierto punto, a la Guardia Rural, hechura de la Intervención. Al frente de la Guardia Rural estaba el general Alejandro Ramírez, persona adicta al Ministro Squiers.
Squiers dirigió, además, una intensa campaña contra la firma del Tratado Anglo-Cubano de Comercio y Navegación, que hubiera representado para los cubanos una apertura al comercio mundial.
Pero el mayor incidente provocado por Squiers tuvo lugar cuando los norteamericanos residentes en Isla de Pinos se declararon “separados de Cuba” y proclamaron su adhesión a los Estados Unidos (14 de noviembre de 1905). Squiers exigió a las autoridades cubanas que abandonaran esa isla y cablegrafió a su gobierno solicitando una cañonera. No contento con eso, declaró a la prensa que “el gobierno cubano debe entregar a los Estados Unidos la Isla de Pinos para resolver la cuestión que en ella se ha planteado”. Estas declaraciones delirantes obligaron al gobierno cubano a declararlo “persona non grata” y fue retirado del país el 29 de noviembre de ese año.

¿Qué se conoce como “Corolario Roosevelt”?
-La proclamación del presidente Theodore Roosevelt, en su mensaje del 6 de diciembre de 1904 al Congreso, basándose en la Doctrina Monroe, del supuesto derecho de los Estados Unidos a ejercer en América Latina funciones de policía internacional.

¿Por qué es ilegal la ocupación por los Estados Unidos de la base naval de Guantánamo?
-Porque la ocupación de la base tuvo como fundamento jurídico el séptimo párrafo de la Enmienda Platt, impuesta a Cuba por un ejército de ocupación. Ningún acuerdo, convenio o tratado es legal cuando se ha ejercido coerción sobre una de las partes contratantes.
De acuerdo al texto de los artículos de la parte de la Convención de Viena que se ocupa de los Tratados, en su Sección 2: “Invalidez de los Tratados”, todo Tratado o parte de un Tratado obtenido mediante coerción, violencia o amenazas, es ilegal.
Existen otras muchas razones que pueden invocarse para demostrar la ilegal ocupación de la base naval de Guantánamo, pero la señalada es suficiente e inobjetable. El Tratado fue impuesto a Cuba con base en la Enmienda Platt, y las tropas norteamericanas amenazaron con prolongar la ocupación militar de Cuba por tiempo indefinido si los representantes cubanos no aceptaban dicha Enmienda. Es obvio, por tanto, que el Tratado está viciado de origen y es, por consiguiente, nulo.

¿Quiénes se beneficiaron del bochornoso episodio de la liquidación de los haberes del Ejército Libertador?
El gobierno de Estrada Palma efectuó un empréstito con la casa bancaria “Speyer and Company” por la suma de $35 000 000 para la liquidación de los haberes del Ejército Libertador y (¡qué casualidad!) el representante financiero de “Speyer” en La Habana era el Cónsul General de los Estados Unidos, Frank Steinhart y, además (¡qué casualidad!) el Secretario de Guerra en la administración de Theodore Roosevelt, Elihu Root, era el Consejero de esa casa bancaria.
Se sabía que el empréstito no beneficiaría para nada a los veteranos, pues los documentos necesarios para el cobro de sus haberes estaban ya en manos de garroteros y prestamistas que, aprovechándose de la pobreza de los Libertadores, habían comprado sus créditos por cantidades ínfimas. Obraban en manos de especuladores norteamericanos más de
$16 000 000 de estos valores.
El infame decreto 114, firmado por Estrada Palma, el 17 de mayo de 1905, autorizó a los apoderados a cobrar en lugar de los Libertadores.

¿Permitió Estados Unidos el libre comercio de Cuba con otros países?
No, como lo demuestra su oposición al Tratado Anglo-Cubano de Comercio y Navegación, suscrito por los gobiernos de Cuba y Gran Bretaña, el 4 de mayo de 1905, y que era de vital importancia para romper el dominio absoluto de Estados Unidos sobre el comercio de la Isla.
Washington ejerció toda su presión para evitar que el tratado con Londres fuese ratificado por el Senado cubano. Estrada Palma, que había facilitado este acuerdo comercial, se convirtió entonces, dócilmente, en el principal agente para lograr su modificación.

¿Cómo afectaba a la soberanía de Cuba el “Proyecto de Modificación del Tratado Anglo-Cubano?
El Proyecto de Modificación fue presentado ante el Senado el 23 de marzo de 1906 por la Comisión de Relaciones Exteriores, presidida por un bien conocido anexionista: Antonio Sánchez de Bustamante. El Proyecto, en la práctica, ampliaba al terreno comercial el alcance de la Enmienda Platt.
Estrada Palma, como lo demuestra su carta a Gonzalo de Quesada, realizó una intensa labor de zapa contra el Tratado con Londres. El presidente cubano le expresaba a los senadores su temor de que la aprobación del Tratado no fuese del agrado del Presidente Roosevelt ni del Secretario Root.
La aprobación de las enmiendas al Tratado Anglo-Cubano fue una de las páginas más vergonzosas en la historia de los legisladores de la República mediatizada, con algunas excepciones, principalmente la de Manuel Sanguily.
Los Estados Unidos concretaron así sus aspiraciones de mantener el monopolio sobre el comercio y la navegación de Cuba.

¿Qué expresó en el Senado Manuel Sanguily con respecto a las intenciones del gobierno norteamericano?
-“Yo creo –expresó Sanguily- que positivamente en la política de los Estados Unidos está arraigado el propósito de acaparar, de dominar, en absoluto y exclusivamente, desde luego, todo el comercio de la Isla de Cuba.”

¿Cuándo comenzó Estados Unidos a manifestar sus intentos de apoderarse de Isla de Pinos?
-Desde la firma del Tratado de París, en 1899, redactado ambiguamente de forma que Isla de Pinos no se reconociese como parte del territorio cubano y su status resultase similar al de Puerto Rico y Vieques y se convirtiese automaticamente en posesión de Estados Unidos.

¿Qué condición impuso la Enmienda Platt a Cuba en relación con Isla de Pinos?
-La cláusula número 6 del apéndice constitucional expresaba que:
“Isla de Pinos será omitida de los límites de Cuba propuestos por la Constitución, dejándose para un futuro arreglo por Tratado la propiedad de la misma.”
Después de un primer convenio, no ratificado por los Estados Unidos, se firmó en Washington el tratado definitivo por el embajador cubano Gonzalo de Quesada y el Secretario de Estado de los Estados Unidos, John Hay. El Tratado recibió el nombre Hay-Quesada pero, durante más de veinte años, fue ignorado por el Senado norteamericano que debía ratificarlo.

¿En qué consistió la conspiración de noviembre de 1905 en Isla de Pinos?
-Colonos y aventureros yanquis, con apoyo del Ministro Squiers, conspiraban abiertamente en Isla de Pinos, teniendo como centro el Hotel Pearcy, en Nueva Gerona. En ese lugar se reunieron, en noviembre de 1905, unos cien conspiradores que proclamaron la sublevación. Los pineros, sin embargo, se unieron en torno al alcalde Juan Manuel Sánchez, dispuestos a defender la soberanía de Cuba y neutralizaron a los sublevados.
Meses después, los conspiradores se dirigieron a Washington solicitando “el restablecimiento de la bandera de las barras y las estrellas en el suelo estadounidense de Isla de Pinos”.
(En septiembre de 1906, los pineros lograron abortar otra conspiración en la que participaron aventureros y mercenaries yanquis).

¿Cómo respondió el Dr. Juan Guiteras Gener a las acusaciones del senador Cullom, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos?
-El Dr. Juan Guiteras (1852-1925) uno de los médicos más prominentes en la historia de la medicina en Cuba, de ideas anexionistas en sus primeros tiempos, por la influencia de la prédica martiana fue cambiando su posición hasta convertirse en un ferviente partidario de la independencia. Hombre honesto y sabio, en numerosas oportunidades defendió la verdad de Cuba frente a las calumnias de funcionarios norteamericanos.
Uno de los pretextos con los que se invocaba la anexión, era una supuesta incapacidad de los cubanos para mantener las condiciones sanitarias en la Isla. Con este fin, el senador Cullom hacía llegar al presidente de los Estados Unidos informaciones alarmistas sobre supuestos brotes epidémicos en Cuba. El Dr. Juan Guiteras no solo desmintió las acusaciones sino que expuso los errores metodológicos de la salubridad en el Sur de los Estados Unidos. “Intereses monetarios en su país –escribió el Dr. Guiteras- obran constantemente contra nosotros.” […] “…Esta es la razón por la cual el Sur de su país ha tenido la fiebre dos veces contra una nosotros. El Herald y los informantes del Senador Cullom no permitirán que el Sur conozca que si tenemos fiebre amarilla hoy es simplemente porque un caso ha surgido entre nosotros de repente; y que si mañana detenemos la enfermedad será porque hemos aniquilado todos los mosquitos infectados.”
El tiempo demostraría que la tesis del Dr. Guiteras de eliminar el vector, acorde con los descubrimientos de Finlay, era la correcta.
Años más tarde, cuando el Dr. Guiteras fungía como Secretario de Sanidad y Beneficencia (1921-22) tuvo varios enfrentamientos con el general Enoch H. Crowder, enviado especial del gobierno de Estados Unidos. El incidente más grave tuvo lugar cuando Crowder entregó al Presidente una Nota en la cual, basándose en datos, según él obtenidos extraoficialmente, denunciaba una supuesta epidemia de paludismo en toda la Isla, que consideraba una seria amenaza para las relaciones con Estados Unidos. El Dr. Guiteras no solo reveló la falsedad de las acusaciones sino que demostró al embajador americano, con datos oficiales de Estados Unidos, que en ese país existía mayor número de enfermedades trasmisibles y menos controladas sanitariamente que sí constituían un verdadero peligro para Cuba; y terminaba recomendando al gobierno de Estados Unidos que aceptara la ayuda de un grupo de brillantes médicos cubanos, especialistas en medicina tropical, para sanear a esa nación.
Poco tiempo después, el procónsul norteamericano exigió y logró que el presidente Alfredo Zayas destituyese al Dr. Guiteras de su cargo.

¿Qué dio lugar a la segunda intervención norteamericana?
-La decisión de Estrada Palma de reelegirse como presidente. Para ello formó un nuevo Gabinete llamado “Gabinete de Combate” formado por miembros del Partido Moderado. Los nuevos Secretarios obligaron a todos los empleados del Estado a inscribirse en el Partido so pena de perder sus empleos. Se dictaron decenas de cesantías de empleados que no aceptaron la consigna “a moderarse”. Una porra imponía el terror y no permitía votar a los liberales.
En agosto de 1905 fue asesinado en Cienfuegos el dirigente liberal y coronel del Ejército Libertador, Enrique Villuendas. El 23 de septiembre, la Asamblea Nacional del Partido Liberal decidió no concurrir a las elecciones. El general José Miguel Gómez retiró su candidatura. El 1o. de diciembre, sin oposición, los moderados obtuvieron una victoria ilegítima. El 19 de marzo de 1906 se reunieron los compromisarios (se imitaba el modelo norteamericano) y reeligieron a Estrada Palma como Presidente, quien tomó nuevamente posesión del cargo el 20 de mayo de 1906.
En agosto de 1906 estalló la insurrección con el alzamiento del líder liberal Faustino (Pino) Guerra, Representante a la Cámara por Pinar del Río. La insurrección se extendió, se produjeron varios intentos de mediación pero Estrada Palma se mantuvo intransigente y el 13 de septiembre solicitó una nueva intervención militar norteamericana en Cuba.

¿Cuál fue la actuación de Frank Steinhart, Cónsul General de los Estados Unidos en Cuba?
-Cuando comenzó la rebelión liberal, el Cónsul General, Frank Steinhart, envió un telegrama a Washington (8 de septiembre de 1906) solicitando a Roosevelt el envío de dos barcos de guerra, uno para La Habana y otro para Cienfuegos. Este telegrama, al igual que otros que envió diariamente, eran mensajes alarmistas, que exageraban los peligros y trataban de forzar la intervención describiendo una situación desesperada: “Las fuerzas del Gobierno son incapaces de sofocar la rebelión. El gobierno es incapaz de proteger vidas y propiedades. El presidente Estrada convocará al Congreso el próximo viernes, y el Congreso demandará nuestra intervención obligatoria.”
Téngase en cuenta que para esa fecha ya el gobierno de los Estados Unidos había obtenido de Cuba todo lo que deseaba obtener y solo necesitaba paz y tranquilidad para disfrutar del botín; por tanto, contemplaba la intervención militar como un último recurso. El Cónsul Frank Steinhart, quien sería posteriormente uno de los principales protagonistas en la corrupción establecida por Charles Magoon, trató de forzar la intervención porque convenía a sus negocios fraudulentos.

¿A qué se llamó “Legión Extranjera de Artillería” ( “Foreign Legion of Artillery”)?
-Un cuerpo de mercenarios norteamericanos, ingleses y alemanes, reclutados por el gobierno de Estrada Palma para hacerle frente a la rebelión liberal. No resultó de utilidad pero refuerza la calidad de cipayo del primer presidente impuesto.

¿Quiénes integraban la llamada Comisión de Paz?
-La Comisión de Paz (“United States Peace Commission”) nombrada por el presidente Theodore Roosevelt, estaba integrada por el Secretario de Guerra, William H. Taft, y el Subsecretario de Estado, Robert Bacon.
Taft y Bacon, al cabo de numerosas entrevistas, llegaron a la conclusión de que las elecciones de 1905 habían sido fraudulentas. Consideraron además que, con algunas modificaciones, las propuestas del general Menocal y de los veteranos para un arreglo eran satisfactorias. La Comisión propuso, básicamente, la renuncia de los “electos”, con excepción del presidente y del vicepresidente, la reposición de los liberales cesanteados y una fecha para la celebración de nuevas elecciones.

¿Aceptó Estrada Palma la propuesta de la Comisión de Paz?

No. Estrada Palma creyó, equivocadamente, que continuaba siendo el hombre de Washington en Cuba y confiaba en el respaldo militar norteamericano contra la rebelión liberal.

¿Por qué se decidió el Secretario de Guerra Taft por la intervención?
-Porque el apoyo militar a Estrada Palma iba a ser resistido por los alzados liberales con gran pérdida de vidas y propiedades cubanas y norteamericanas, sin que fuera predecible la duración del conflicto. Esta opción iba contra los intereses de Estados Unidos y no convenía a Taft que era candidato a la presidencia de su país.
Por el contrario, una intervención temporal, con la bandera cubana ondeando en los edificios públicos y la perspectiva de unas nuevas elecciones en que ganarían con toda seguridad los liberales, podía lograr –como logró- la pacificación del país.

¿Por qué, en un primer momento, Theodore Roosevelt se opuso a la intervención en Cuba?
-Porque en ese momento, las relaciones con las demás potencias y, en particular, con Japón, tenían absoluta prioridad para Estados Unidos. Existía una lucha por “esferas de influencia” en el Oriente. Aunque se logró el acuerdo Taft-Katsura de Julio 29 de 1905, mediante el cual Japón negaba cualquier intención sobre Filipinas, a cambio de la aceptación norteamericana del control japonés sobre Corea, la desconfianza mutua se mantenía. En los Estados Unidos comenzó el temor al llamado “peligro amarillo” representado por Japón.
Además, las recientes intervenciones militares de los Estados Unidos, desmembrando a Panamá de Colombia, y en República Dominicana y Honduras, habían causado gran conmoción en los países sudamericanos y no convenía a Roosevelt, por el momento, echar más leña al fuego con un nuevo desembarco de tropas en América Latina.

¿Cuál era –con relación a Cuba- el contenido de la carta de Theodore Roosevelt a su amigo Henry White, embajador en Italia?
-En ella Roosevelt se quejaba de que los acontecimientos en Cuba podrían obligar a los Estados Unidos a intervenir y se confirmarían así las sospechas de los sudamericanos.
Pero la carta contiene –además- un párrafo que es digno de una antología de la prepotencia imperial:
“ESTOY TAN ENOJADO CON ESA INFERNAL REPUBLIQUITA DE CUBA QUE DESEARIA BORRAR A SU PUEBLO DE LA FAZ DE LA TIERRA”
(“I am so angry with that infernal little Cuban republic that I would like to wipe its people off the face of the earth.”)

¿Fue Estrada Palma el culpable de la segunda intervención?
-Sin duda. Su intento de reelegirse, la creación del “Gabinete de Combate”, que tantos abusos cometió para facilitar la reelección presidencial y, sobre todo, el fraude cometido en las elecciones, provocaron la rebelión de los liberales y, con ello, el pretexto para la aplicación de la Enmienda Platt. El gobierno de los Estados Unidos, por otra parte, no muy convencido de la oportunidad de enviar tropas a Cuba, debido a la coyuntura internacional, se vio inducido a la intervención por el vacío de poder creado por la renuncia del presidente, del vicepresidente y de todo el Gabinete.
Pero, además, Estrada Palma, “el anexionista tapado de Central Valley”, como le llamó Enrique Collazo, era un plattista confeso, que veía la solución de los problemas internos de la República en la tutoría de un poder extranjero.
Su carta del 10 de octubre de 1906, dirigida a un amigo, dice en su ultimo párrafo:
“Jamás he tenido empacho en afirmar, y no temo decirlo en alta voz, que es preferable cien veces para nuestra amada Cuba una dependencia política que nos asegure los dones fecundos de la libertad, antes que la República independiente y soberana, pero desacreditada y miserable por la acción funesta de periódicas guerras civiles.”
Puede afirmarse en su favor, que no derivó de su cipayismo ganancias personales, aunque si permitió que lo hicieran varios de sus amigos.

¿Fue Estrada Palma el único culpable de la segunda intervención?
-No, fueron también culpables el Cónsul General de los Estados Unidos, Frank Steinhart, los anexionistas del patio, y muchas figuras políticas de la época. Los congresistas del Partido Moderado dejaron pasar la última oportunidad de evitar la intervención, al no concurrir a la sesión del 28 de septiembre de 1906 para nombrar su presidente provisional, mientras que Alfredo Zayas se oponía a toda solución con tal de impedir que un moderado accediese a la presidencia. Al día siguiente, 29 de septiembre de 1906, el Secretario de Guerra de los Estados Unidos, William Taft, decretó la Segunda Intervención y asumió el cargo de Gobernador Provisional.

Cronología del comienzo de la Segunda Intervención:
• Mientras el Secretario de Estado Elihu Root viajaba por América del Sur tratando de convencer a los políticos de las buenas y pacíficas intenciones de los Estados Unidos, dos barcos de guerra, el Denver y el Marietta, zarparon hacia Cuba. El 12 de septiembre, el Denver ancla en la bahía de La Habana.
• El 13 de septiembre, 125 hombres desembarcan del Denver e izan la bandera de los Estados Unidos en La Fuerza. Una contraorden de Washington los obliga a reembarcarse.
• El 14 de septiembre, el cañonero Marietta ancla en Cienfuegos y desembarca una parte de sus tropas para proteger las propiedades norteamericanas.
• El 18 de septiembre, dos compañías de marines llegan a Cienfuegos a bordo del buque de transporte Dixie.
• El 19 de septiembre viajan a La Habana el Secretario de Guerra, William Taft, y el Subsecretario de Estado Robert Bacon para valorar la situación.
• El 21 de septiembre, fondean en el puerto de La Habana los siguientes buques de guerra: Louisiana, Virginia, Cleveland, Tacoma, New Jersey, Minneapolis y Newark.
• El 28 de septiembre, presenta su renuncia Estrada Palma y con él todo el Gabinete.
• El 29 de septiembre, Taft se proclama Gobernador Provisional de la República de Cuba. Al mismo tiempo, 2000 marines desembarcan en La Habana.
• El 12 de octubre, Taft transfiere el cargo de Gobernador al general Charles E. Magoon.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2769 veces.



Salvador Capote


Visite el perfil de Salvador Capote para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Salvador Capote

Salvador Capote

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales