EEUU: “bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos”…

El velo o la “Verdadera Cara de la Bestia”

Los Estados Unidos país todopoderoso, arrogante, prepotente, vanidoso, ególatra, banal, megalómano, etc. Es, o lo que queda de ella “un tigre de papel”, gobernado mayoritariamente por una élite de hombres blancos cuyas mentes están obscurecidas por la enfermedad del ego, su visión es de absoluta miopía y es limitada la cantidad de luz que puede pasar por sus mentes.

El velo o la “Verdadera Cara de la Bestia”, o de aquel que gobierna con plenos poderes el actual imperio más poderoso del planeta, difiere una enormidad de aquellos que sí le dieron brillo y  gloria a los EEUU. Tal es el caso de aquel humilde ciudadano, Abraham Lincoln, insigne y buen presidente que en justicia se le reverencia porque se preocupo y fue férreo defensor de los derechos humanos de todos sus conciudadanos. Fue vilmente asesinado por una bala asesina el 14 de abril de 1865.

Esta nación durante largo tiempo se ha considerado a sí misma como una nación “bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos”… puesto que así reza la Constitución de los Estados Unidos, desde que ella entró en vigencia el 17 de septiembre de 1787… En tal sentido, no es una casualidad que esta nación se haya elevado al mismo cielo hasta convertirse en la más próspera de la Tierra. A la vez no es sorprendente que esa nación esté perdiendo gradualmente todo lo que ha trabajado tan duro para crear, ya que parece que este país ha perdido su visión.

Es bueno traerles un extracto muy interesante respecto a lo que es actualmente los Estados Unidos, visto desde el contexto de las naciones que han perdido el rumbo de la historia. Por tanto, veamos lo que nos dice el escritor norteamericano Neale Donald Walsch desde su best seller “Conversaciones con Dios”. 

… Los términos “bajo Dios, indivisible” significaban justamente eso: expresaban la “Verdad Universal de Unidad”; Unicidad: una Matriz muy difícil de destruir, sin embargo, la Matriz se ha debilitado... La libertad religiosa se convirtió en una arrogancia religiosa que se acerca a la intolerancia. La libertad individual casi se ha desvanecido, y la responsabilidad individual desapareció por completo. El concepto de responsabilidad individual se distorsionó para significar “cada hombre para sí mismo”. Ésta es la nueva filosofía que se imagina a sí misma como el retorno a la tradición “Early American” del individuo acentuado. Sin embargo, el sentido original de responsabilidad individual, en el cual se basaron la visión y el sueño estadounidense, encontró su significado más profundo y su expresión más elevada en el concepto de Amor Fraternal.

…Lo que hizo grande a EEUU no fue que cada hombre luchara por su propia supervivencia, sino que cada hombre aceptara una responsabilidad individual de la supervivencia de todos. Estados Unidos fue una nación que no le daba la espalda al hambriento, que nunca decía no al necesitado, que abría sus brazos al abatido y al que carecía de hogar, y que compartía su abundancia con el mundo. Sin embargo, cuando EEUU alcanzó su magnitud, sus habitantes se volvieron codiciosos. No todos, pero sí muchos. Y, con el transcurso del tiempo, fueron más y más. Cuando los estadounidenses vieron la facilidad con que podían tener todo lo que deseaban, buscaron que sus posesiones fueran mayores. No obstante, sólo había una forma de tener más y más y más. Alguien debía quedarse con menos y menos y menos.

…Cuando la codicia reemplazó a la grandeza en el carácter estadounidense, hubo menos cabida para la compasión por los menos importantes entre la población. A los menos afortunados se les dijo que, si no tenían más, era por su “propia culpa”. Después de todo, EEUU era la Tierra de la Oportunidad, ¿no era así? Nadie, excepto los menos afortunados, se dio cuenta de que era posible que la oportunidad en Estados Unidos estuviese limitada, institucionalmente, para los que ya habían sido favorecidos. En general, éstos no incluían a muchas minorías, como aquellas de cierto color de piel o género.

…Los estadounidenses también se volvieron arrogantes internacionalmente. Mientras millones se morían de hambre en todo el globo, los estadounidenses cada día tiraban suficiente comida como para alimentar a naciones enteras. EEUU era generoso con algunos, sí, pero crecientemente su política externa llegó a ser una extensión de sus propios intereses creados. Estados Unidos ayudaba a otros cuando obtenía algún beneficio. (Es decir, cuando era útil para la estructura de poder de EEUU, la élite más rica, o la maquinaria militar que protegía a esos privilegiados y a sus bienes colectivos).

…El ideal fundador de EEUU, el Amor Fraternal, se erosionó. Ahora, cualquier alusión a ser el “guardián de tu hermano” se tropieza con una nueva clase de nacionalismo, una mente aguda hacia lo que se requiere para encerrarse en sí mismo, y una palabra áspera para cualquiera entre los menos afortunados que se atreva a pedir su participación justa, que se reparen sus agravios.

joseagapo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2566 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad