A 16 años de Aló Presidente

¡Aló, Presidente! un programa informativo, ameno, entretenido y noticioso dirigido por el presidente Hugo Chávez, cumplió sus diez y seis años. Salió, por primera vez, al aire desde la sede de Radio Nacional de Venezuela (RNV), en Caracas, el 23 de mayo de 1999. Y estrenó su transmisión conjunta por radio y televisión el 27 de agostó de 2000, en el programa número 40, a través de la señal de Venezolana de Televisión. Desde entonces, cada domingo visitó los hogares de todos los venezolanos.

Siendo su único motivo, informar sobre los programas, planes y realizaciones del Gobierno Revolucionario, el programa dominguero brindó la oportunidad de interactuar con el Jefe de Estado. El circuito Unión Radio, Radio Continente, Radio Capital y YVKE Mundial, entre otras emisoras, hicieron posible su transmisión para todo el país.

De acuerdo con registros del Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información, tan solo en sus primeros cuatro años, trató más de 500 temas de interés nacional e internacional, hizo más de 800 anuncios, sin mencionar los denominados “tubazos”.

Por ello, el género de la noticia fue un elemento constante en ese programa.
La primera entrega en usar señal satelital fue desde la Isla de Aves, el 22 de octubre de 2000. Es importante resaltar una transmisión en vivo en movimiento, que se hizo el 4 de febrero de 2001 a bordo de una caravana de carros que recorrió tres estados, más de 300 kilómetros, en la edición número 61.

Más de 350 periodistas internacionales vinieron a Venezuela, sólo para ver el programa y, en oportunidades, Aló, presidente se trasladó al exterior para hacer sus transmisiones.
Si no hubiera sido por el Aló Presidente que se transmitía todos los domingos, el pueblo de Venezuela no se hubiera enterado de la situación y de la cantidad de obras que estaba realizando diariamente el gobierno.

Chávez se convirtió en un extraordinario comunicador y brillante polemista, sin embargo esto no significó que dichas cualidades se transfirieran automáticamente al aparato informativo y propagandístico del gobierno; tal como el mismo presidente Chávez lo reconoció en su momento.

El presidente Nicolás Maduro hijo político del Comandante Supremo de la revolución Hugo Chávez ha tratado de emular al presidente Chávez, y tiene su programa todos los martes ‘Contacto con Maduro’, pero no ha podido revertir esta situación y los medios privados nacionales e internacionales siguen haciendo de la suya, mintiendo sobre la realidad del país y calumniando a personalidades vinculadas con el Proceso Revolucionario. El caso más reciente es el del camarada Diosdado Cabello a quien lo acusan de ser el Jefe del ‘Cartel de los Soles’, organización delincuencial inventada por el Imperialismo y sus lacayos; esto con la finalidad de neutralizarlo como Presidente de La Asamblea Nacional y a la vez desacreditar los poderes del Estado.

Los ataques han arreciado, después del fracaso electoral que obtuvo la oposición en sus elecciones internas, donde solo acudieron a votar tan solo el 7% del electorado Nacional, esto lo utilizan como una cortina de humo, para ocultar su derrota. Los ataques en contra de Venezuela y sus instituciones se realizan mediante una triangulación de la información, entre Colombia, España y los EEUU, con la complicidad de la oposición y algunos medios venezolanos.

Respaldamos las acciones legales emprendidas por este camarada en contra de ‘los periódicos’: Tal Cual, El Nacional, y al editor Alberto Federico Ravell, por difamación, injuria y violar el Derecho al Honor de una persona, basta ya de impunidad, hay que darle un escarmiento a estos tarifados de la comunicación.

No pocos periódicos, se ven convertidos en refugio de lo que se ha dado en llamar ‘denunciadores de oficio’; valga decir, en sujetos irresponsables que prevalidos del derecho a la libertad de expresión, ofenden y calumnian impunemente.
Hay que recordar, que el periodista tiene la verdad como norma irrenunciable, y como profesional está obligado a actuar de manera que este principio sea compartido y aceptado por todos. Ningún hecho deberá ser falseado y ningún hecho esencial deberá ser deliberadamente omitido, como lo establece el Art. 4 del Código de Ética del Periodista Venezolano.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1337 veces.



Raúl Ramirez

Abogado, profesor y escritor. Ex-guerrillero.

 rauljoseramirez@hotmail.com

Visite el perfil de Raúl Ramirez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Ramirez

Raúl Ramirez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /medios/a208000.htmlCd0NV CAC = Y co = US