El “sueño americano”: ¿desvelo o pesadilla?

Hacia 1931, James Truslow Adams publicó un libro titulado American Epics. Es desde ese momento que comienza hablarse del concepto de “sueño americano” como una experiencia individual del hombre que con esfuerzo y determinación, y en el marco de oportunidades de libertad e igualdad, posibiliten la consecución del bienestar y la riqueza en los Estados Unidos. Estas dinamicas individualistas, sin duda alguna, forma parte del conjunto de instrucciones que hacen posible poner en funcionamiento la racionalidad del capitalismo.

Este sueño americano a lo largo de muchas décadas, y hasta nuestros días, ha dejado una estela de frustraciones para inmigrantes y estadounidenses. Alguien en los Estados Unidos podría contar su historia de éxito, e inclusive ser promovido por lo medios de comunicacion que les interesa mantener esa idea viva. Pero la realidad es otra y pesa como una lapida.

Actualmente las alternativas para mejorar económicamente y conseguir el “éxito” se ha tornado ilusorias. La idea de perseguir el sueño americano, que en el caso de los migrantes apuestan, entre otras cosas, a la adquisición de una vivienda digna, es un sueño inalcanzable. Generaciones de hispanos completas perecen tratando de abrazar esa ilusión.

Recientes estudios hechos por un instituto de investigaciones en los Estados Unidos que investiga este tema han sido divulgados por profesores de la Universidad de California, quienes demuestran que solo 600 mil propietarios de viviendas han recibido ayuda para no perder sus viviendas, mientras que 10 millones de personas esperan algún auxilio financiero. Los afectados, en su mayoría, son hispanos y afroamericanos grupos vulnerables de ese país.

La crisis hipotecaria estadounidense pone en evidencia la inexistencia de discriminación positiva en los Estados Unidos. Ejecuciones hipotecarias y desalojos empacan al sueño americano. La desocupación laboral de los migrantes, en su mayoría latinos, afectan directamente su capacidad de pago crediticio. Pero lo más grave aun es que los recursos de subsidios provenientes del Estado privilegian a los blancos de forma discriminatoria.

El Centro para un Prestamos Responsable, organización que trabaja para este asunto, estima que 2.4 millones de viviendas serán ejecutadas este año y su proyección para el 2012 será de 9 millones de viviendas, lo que estaría representando aproximadamente el 12% de las propiedades residenciales en los Estados Unidos.

Como consecuencia adicional a esta circunstancia se ha originado, en muchas regiones hispanas de los Estados Unidos, la disolución de las comunidades que se habían establecido y conformado como una manera de preservar la Latinidad y su integridad moral ante esa vorágine capitalista depredadora. Comunidades latinas desintegradas del Bronx o Brooklyn migran a destinos inciertos donde su situación económica y social se agravará aun más.

El sistema funciona así. La crisis mundial del Capitalismo ha llegado a las orillas de los Estados Unidos y los sobrevivientes son los que detentan los recursos económicos. El sueño americano se ha convertido, para quien la persigue, en una verdadera pesadilla.


gemz_92@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4628 veces.



Guillermo Moreno

Economista, mención Formulación y Evaluación de Proyectos.

 guimor56@gmail.com      @guimor56

Visite el perfil de Guillermo Moreno para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad