Conciencia-Divinidad y Mundo-Universo; La trascendencia del ser humano en el sistema universal

Definir el pensamiento de la raza humana en su conjunto e individualidad, a partir de la ciencia, del conocimiento y la construcción del conocimiento científico, bien sea desde la parcela natural o social, pasa por un proceso de interpretación deductiva e inductiva, o cualquier otra estructura de pensamiento, a saber: la analítica, reflexiva, sistémica, convergente, crítica, estructural e integral, entre otros. Que permita avanzar en la decantación de los fenómenos desde las causas, hasta el devenir de las consecuencias. Todo esto problematiza la percepción pero también aporta a la resolución de aspectos fundamentales para la evolución y/o transformación de la civilización, de cara a un nuevo mundo.

En esa búsqueda incesante, se puede resaltar la aportación de Muir citado en Puleo (1985) dice "Cuando tratamos de tomar algo, siempre lo encontramos unido a algo más en el Universo". (p. 26). Con esta aseveración propia de la Teoría General de Sistemas, enfoque de Karl Ludwig von Bertalanffy (1901-1972), reconocido biólogo y filósofo austríaco, se establece un vinculo innegable en todo cuanto rodea y subyace a la especie humana, por tanto no existe ningún aspecto físico e inmaterial desligado o independiente de la denominada «realidad». Así como la historia posee una relación intrínseca con la geografía, donde la comprensión de los eventos históricos también va a depender de una perspectiva más amplia, acusando el contexto geográfico, sujeto y objeto representan un binomio perpetuo para la interpretación de la razón dialéctica.

De la afirmación anterior se desprende, que el sujeto tiene la capacidad de transformar la realidad y esa misma realidad suscribe una interpretación distinta para cada sujeto, por cuanto la realidad no es absoluta, sino que va a variar en la medida que el sujeto la someta a la dinámica de sus actos, en consecuencia la realidad u objeto no existe, sino en presencia del sujeto que la materializa. Ahora bien, esa realidad posee matices exclusivos, inherentes a la inteligencia racional e inteligencia emocional del sujeto, así como sus experiencias de vida, influencias sociales y educación, entre otros. El pensamiento crítico del filósofo alemán Friedrich Nietzsche (1844-1900) quien postula "no hay hechos, hay interpretaciones", va a enfatizar y enriquecer tal afirmación, pero abstrayéndose en un nivel amplísimo de la conciencia.

De la misma manera, se encuentra la interpretación y estudios de los fenómenos naturales y sociales de la mano de la investigación cuantitativa y cualitativa, la primera inmersa en el positivismo y la epistemología; la segunda apuntando al estructuralismo y la ontología; sin olvidar la dicotomía sujeto-objeto, lo cualitativo y cuantitativo mantienen relación estrecha e interdependiente. Visto que el materialismo se sirve del idealismo y viceversa, para identificar, caracterizar, analizar y sistematizar los fenómenos desde la generalidad hasta la particularidad, haciéndose eco de las causas que le dinamizan, junto con las consecuencias que de ellos se deriva, por lo tanto cuanto circunda y compone al sujeto-objeto obedece a un orden multidimensional, perfectamente coexistente en la complejidad mayéutica de Sócrates y holística de Aristóteles, pertenecientes a la cosmovisión de la filosofía antigua (Grecia).

En último lugar, es sustantivo enfatizar el papel determinante del hecho histórico sobre las ideas y la materialidad concreta, en Friedrich Hegel (1770-1831) filósofo alemán, influenciado por las obras de Platón, Aristóteles, Descarte, Kant y Rousseau, », presente en el idealismo y la dialéctica, autor de la «Fenomenología del espíritu; va a decir "La historia humana en un largo desarrollo de la conciencia, por tanto historia, conciencia, pensamiento y ser, forman parte del mismo fenómeno, porque la razón es la que hace la historia", al igual que "la historia es el autodesarrollo del conocimiento del hombre sobre sí mismo, hasta llegar al momento de este conocimiento total". Así que en Bertalanffy, Nietzsche y Hegel, o cualquier corriente interpretativa de la conciencia-divinidad y mundo- universo, la impronta siempre será la trascendencia del ser humano en el sistema universal.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1496 veces.



Wilman Bernal

Lcdo. Administración, organización y sistemas. Profesor universitario

 wilmansanz@gmail.com

Visite el perfil de Wilman Bernal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: