Dilema existencial de los Chavistas que no perciben la Lucha de Clases

Entre amar a Chávez y odiar a Maduro

Aquí no hay medias tintas. Con esa burguesía apátrida, con esos grupos fascistas no hay acuerdo posible. Es una lucha profunda, es una lucha de clases. Carlos Marx tiene razón, toda la historia de la humanidad está signada por la lucha de clases. Cristo murió en la cruz como producto de la lucha de clases, Bolívar que nació en la clase rica se pasó para los pobres, y murió también crucificado pero murió en su ley y leal a sus principios,…, cada quien escoja el bando, esta es una lucha de clases, no hay reconciliación posible cuando se trata de una revolución bolivariana verdadera"
Hugo Chávez (Aló 7/2/2010, descargar audio  http://revolucionomuerte.org/index.php/contacto-con-el-socialismo/send/2-audios/6-comandante-chavez-la-lucha-de-clases)

Lo que ha hecho diferente a la especie humana al resto de las especies animales es su evolución esencialmente social fundamentada en la asociación en el trabajo para transformar la realidad y el desarrollo de la comunicación que le ha permitido crear cultura que avanza de generación en generación. Desde sus orígenes hace una centena de millones de años (o cerca de un millón de años que apareció el homo sapiens) el origen biológico de la especie humana lo impulsa a la supervivencia del más apto en contra del desarrollo de una cultura de vida en colectivo que ha dominado su origen biológico animal en casi todo su periodo, identificándose en la era primitiva rasgos culturales donde prevalece la inexistencia de clases sociales, ni privilegios, ni explotación de su misma especie.

Es apenas hace menos de 15 mil años cuando el desarrollo de medios de producción, almacenamientos y transporte permitieron el origen de grandes ciudades dependientes que provocaron la diversificación del trabajo y la segmentación de las sociedades creando castas que degeneraron de nuevo en la “supervivencia del más apto” pero en este caso no biológicamente sino socialmente pues conocimientos, riquezas y tierras resultan en la mayoría de los casos heredados por descendientes que no necesitan ser competitivos. Está distorsión en la evolución de la especie humana permitió crear clases sociales históricamente irreconciliables pues el poseedor de los mayores privilegio jamás cederá voluntariamente  su “poder” utilizando todas las armas que ha ido desarrollando a través de las estructuras del estado creadas para tal fin, principalmente la super estructura económica, militar y educativa. Los oprimidos en su afán de redención históricamente han abierto brechas en estas superestrucuras que han sido corregidas y aplastadas por la clase dominante dando forma a los períodos de esclavismo, el feudalismo y por ahora el capitalismo en los que la fuerza militar y la educación ha sido determinante para la imposición de una cultura de sumisión y aceptación fatal de la explotación como modo de vida “natural” provocando en todos estos períodos el síndrome de Estocolmo en los que los oprimidos se vuelven defensores de las acciones de sus opresores.

En resumen historia de la humanidad está signada por la lucha de clases entre opresores y oprimidos en el que las clases intermedias están conformadas por los oprimidos más alienados que se creen parte de los dueños del mundo cuando solo tienen unos dulces como premio a su “trabajo sucio” de servir de explotadores sin serlo pues la verdadera clase rica no trabaja, cuando mucho solo se entretiene con sus negocios. El que ha internalizado esta verdad absoluta es capaz de emprender una lucha histórica que va mucho mas allá de su brevísima existencia que se convierte en la máxima expresión del amor al prójimo como así mismo, algunos lo llaman cristianismo, otros humanismo, comunismo, nosotros en Venezuela hoy lo llamamos Chávismo, Bolivarianismo o socialismo del siglo XXI con objetivos que van más allá de individuos, grupos o sectores.

Por eso me arrecha que camaradas que dicen entender la lucha de clases se digan Chavistas pero contra Maduro y le hagan el juego a la derecha con la excusa de la corrupción, ineficiencia y burocrátismo que envuelve a la revolución bolivariana como si estos fenómenos no tienen su origen en el mismo sistema que combatimos y que mantiene intactas todas sus superestructuras de dominación, como si la cultura se vende en frascos y se le puede inyectar a los venezolanos formados en capitalismo para que con tres dosis manifiesten una cultura revolucionaria perfecta. Si no pueden seguir defendiendo a Maduro dedíquense en las bases a construir esa nueva cultura colectiva hasta que se vuelva mayoritaria sin confrontar esta corriente que con sus errores sigue abrazando la misma bandera de la lucha de clases en lugar de jugar para el otro bando considerando al gobierno su enemigo.

Ahora, si el pueblo chavista no ha internalizado la lucha de clases es culpa de los que consiente de que no habrá revolución sin ideología política no hemos sido capaces en 17 años de crear este nivel de conciencia, así que no lo podemos culpar si se dicen así mismos Chavistas pero no Maduristas o terminan diciendo “que revolución ni que coño, yo lo que quiero es comida, que haya lo que necesito” pensando individualmente como lo enseñó el sistema capitalista porque están arrechos al no consiguir los productos básicos de alimentación, salud e higiene personal. Por más que nos empeñemos en recordarles todo lo que la revolución les ha dado en salud, vivienda, alimentación, educación pero sobre todo en dignidad y autoestima, no es su culpa que aun no entiendan que lo que ofrece la revolución es mucho más que comida para hoy y hambre para mañana, que le ofrece es redención, verdadera libertad sin opresión, paz sin desigualdades, es la distribución justa de nuestras riquezas, es amor al prójimo como a ti mismo y para lograrlo estamos desafiando a una superestructura de poder que tiene más de 15 mil años de perfeccionamiento y que jamás entregará su poder si pelear y que hoy valiéndose de nuestros errores en la creación de lo nuevo nos han atacado despiadadamente  ocultando su culpa en la acción de gobierno.

Es nuestra tarea urgente enseñarle al pueblo llano que la pelea es peleando, que puede que no veamos los frutos de nuestras luchas pero que algún día otros escribirán nuestra historia como los héroes que nos atrevimos a enderezar el curso de la historia y acabamos con la lucha de clases.

Mientras esto sucede presidente Maduro, déjese de pajas y atienda a la brevedad la emergencia porque Chávez sembró en tierra buena pero la tempestad ya está terminando de erosionar estás tierras cultivadas. Ejerza el poder constituido y llévele soluciones inmediatas al pueblo pobre que seguro le sabrá agradecer. Para mañana es tarde



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2461 veces.



Noel Peralta Barreto


Visite el perfil de Noel Peralta Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: