K. Marx. “El Moro” Crítico de El Libertador

Moro es apellido del representante del comunismo utópico entre el siglo XVI y XVII, es decir de Tomás Moro, quien escribió la obra “Utopía” para plantear la idea de una República o Estado donde se procede a la “abolición de la propiedad privada”, una sociedad sin clases”, idea que  que le costara ser decapitado en 1535 por el orden del Rey. (Ver Claude Willard, “Problemática del Socialismo”, p.35). Marx como compartió tales ideales, entonces también corrió en parte la suerte de Moro, excepto la decapitación, fue estigmatizado y apodado “El Moro” para referirse, al “comunista”, al “utópico”, como aquella persona que sigue las ideas de una sociedad sin clases, privilegios e igualdad contrario a las ideas monárquica feudalístas y republicana burguesa.

La sociedad de Marx es muy distinta a la de Bolívar. Mientras que la sociedad feudal-colonial hispanoamericana era dominada por el imperio atrasado de Europa, España y Portugal, contexto histórico del Libertador, la sociedad que le corresponde a Carlos Marx es el transito del absolutismo al capitalismo. Las tareas revolucionarias a las que se enfrentaron históricamente son distintas, pero ambas animadas por el ideal de la Revolución Francesa de “Igualdad, Soberanía, Libertad, Propiedad y Fraternidad”. Sin embargo,  ¿De dónde provienen, las diferencias ideológicas de Bolívar y de Marx?, ¿Hasta dónde es prejuiciada la crítica de Marx a Bolívar, así como las opiniones infundadas que se han hecho de Marx, sobre el polémico artículo de “Simón Bolívar juzgado por Carlos Marx?. (Ver; Rómulo Betancourt, “Hombres y Villanos”, P.25-47).

 El Libertador atestigua de sí mismo algunas de sus raíces ideológicas: “…no es cierto que mi educación fue muy descuidada, --además de excelentes maestros como Simón Rodríguez, Andrés Bello--,…puede ser que Mr. Mollein no haya estudiado tanto como yo a Locke, Condillac, Bufón, D`Alembert, Helvetius, Montesquieu, Mably, Filanger, Lalande, Rousseau, Voltaire, Hollín, Bertot y todos los antiguos clásicos de la antigüedad, así filósofos, oradores, poetas y todos los clásicos modernos”, (Arequipa, 20-05-1825, carta de Bolívar a P. Santander). Llama la atención la influencia de autores de espíritu monárquico constitucional o de inspiración antimonárquica  En cambio a la muerte del Libertador, el 17-12-1830, Marx contaba con 12 años, estudiaba en el Liceo de Tréveris (1830-1835), su influencia ideológica básicamente era: Cicerón, Tácito, Horacio, Platón, Homero, Tucídades, Shiller, Klospstok, Montesquieu, Racine, aparte de sus conocimientos de Historia de Roma, de la Edad Media, de Prusia,  además de idiomas entre otras materias, (ver, Augusto Cornu, “Carlos Marx y Federico Engels”, T-1, p. 94-95).

Pero Marx y Engels no se quedan anclados en el pensamiento liberal antimonárquico, van más allá, lo trascienden “a partir de esta época (donde) Marx se muestra desligado como su padre, de toda creencia dogmática, y la filosofía racionalista predominante en él por encima de la idea sobre la religión” (Ibíd., p. 96). Por otra parte, Marx aún, “no era una notoriedad”, no habían aparecido algunas de sus obras: “La Sagrada Familia”, “La Ideología Alemana”, “Los Manuscritos-Económico-Filosóficos de 1844”,“Contribución a la Critica de la Economía Política” y menos “El Capital” para citar algunas obras significativas del comunismo científico en donde Federico Engels y en particular, Carlos Marx, se deslindan ideológicamente de las ideas liberales monárquicas-feudales así como capitalistas y socialistas utópicas en los años 40 y postrimerías del siglo XIX.

 En 1857, el Director del New Cork Daily Tribune, Charle Dana, quien preparaba la Nueva Enciclopedia, solicitó a Carlos Marx y Federico Engels la preparación de algunos temas históricos y biográficos. En suerte, le tocó la biografía del Bolívar. La aptitud predominante en dicho artículo de Marx sobre Bolívar era la de un crítico por las posturas ideológicas “liberales” iniciales del Libertador al asumir las banderas de la revolución francesa en tierras tropicales, --aún el capitalismo no existía en Tierras Hispanoamericanas-. (Bolívar en carta escrita al General P. Santander, Lima, 10-10-1823)  reconoce: “Soy liberal por egoísmo; deseo la independencia de todo el continente por evitar la guerra en lo futuro”. Marx no se opone a las ideas de la independencia de las colonias, sino de lo que degeneró después, a causa de la inspiración liberal, la traición a la revolución, de allí su crítica contra El Libertador, Marx al parecer creyó en “la simpatía pasajera” de Bolívar por el genio militar de Bonaparte: “Hoy no soy más que un rico, lo superfluo de la sociedad, …el brillante de un puño de la espada de Bonaparte, la toga del orador”, (Carta a Denis de Trobriand, Paris, 1804).

Marx pensó que Bolívar aspiraba no a coronarse como tal “Emperador” así como Bonaparte, sino a “Dictador”, de allí sus juicios errados que le granjearon la antipatía o el “odio de Marx”, despreciaba a Bonaparte a causa de la traición la revolución francesa republicana en nombre de “pacificar las facciones” de la Montaña (pequeño-burguesa), Girondinos, (burguesía ilustrada), Jacobinos (radicales y extremistas)”, se perdió todo esfuerzo revolucionario para ver coronado al Tirano de Europa”. Igual desprecio sentiría Bolívar tiempo después, por igual tragedia, pero no menos le sucedería  a “la revolución de la independencia” hispanoamericana en el umbral de la muerte del Libertador. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2506 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a193089.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO