Refugiados en Venezuela. Hipocresía diplomática

El menosprecio, el desconocimiento de los compromisos firmados por el gobierno revolucionario bolivariano en derechos humanos desde el 31 de octubre del 2001 solo sirve como hipocresía diplomática.

Desde el gobierno hasta la sociedad venezolana originan actos ultrajantes con los refugiados para la conciencia revolucionaria. Seres humanos que llegan a una tierra de nadie, se aparenta con la actitud egoísta y discriminatoria.

Con el numero 37296 se publico en la gaceta oficial la ley orgánica sobre refugio y asilo. El numeral 1 de los principios fundamentales dice:

Tosa persona puede solicitar refugio de la Republica Bolivariana de Venezuela, debido a fundamentados temores de ser perseguido por los motivos y condiciones establecidos en el protocolo de 1967 sobre el estatuto de los refugiados.

El artículo 5 manifiesta: No se permitirán discriminaciones fundadas en la raza, sexo, credo, opiniones políticas que, tengan por objeto anular el reconocimiento goce o ejercicio de igualdad. Y, más bla, bla, bla. Lo cierto es que, ningún artículo garantiza en la práctica, nada, para el mayor porcentaje de la población en calidad de refugiados que prefieren el anonimato al maltrato.

En noventa días se informara si el solicitante es reconocido o no con el status de refugiado dicen, pasan uno o dos años sin poder trabajar o explotado sin los beneficios de ley ni garantía de ningún tipo hasta que la oficina técnica de la cancillería le informa si o no. Una vez reconocido debe hacer los tramites tendientes a solicitar la cedula de transeúnte. En la antigua ONIDEX, el refugiado se preguntaba ¿Para que tanto embrollo, si por otro lado, sin tanto papeleo se obtiene la cedula de ciudadano venezolano?

En el proceso, los mas brutales vejámenes a la dignidad humana. La oficina técnica para el refugiado de la cancillería es la autoridad máxima encargada de reconocer el status de refugiado o asilada o asilado. Sin embargo el solicitante puede pedir el refugio en Caritas de la Iglesia católica, ACNUR de Naciones Unidas o en el sistema de los jesuitas, pero todas ellas conducen a la comisión técnica para el refugiado del gobierno.

Entonces, ¿para que el ACNUR, CARITAS o los Jesuitas?, representan un contraste total con las realidades de la masa refugiada que huye para preservar la vida. Caritas esta a cargo de la ayuda disgregada no integral a las familias solicitantes del refugio. Una vez que usted realiza el trámite, obligatoriamente pasa por un interrogatorio de un personero que funge de juez, la mayoría estudiantes que realizan practicas de derecho, pobre de ti si es escuálido, para que por una vez le entregue una ayuda mientras consigue trabajo... Si es una familia con niños, comentan que, le entregan la cocineta pero no el cilindro de gas, realmente es inhumano, y lo que es peor, la humillación a la dignidad de los derechos humanos de esas personas que, la mayoría de las veces cruza la frontera a penas con la vida y con lo que llevan puesto. Es que a veces mienten: “Yo soy un experto en detectarlos” me dijo el jefe de caritas Sn. Cristóbal en el 2007 tomando atribuciones que no le competen, pero como son críticos del gobierno, dificultar mas las cosas es su emblema.

ACNUR, otro cuestionado actor de este proceso que no tiene razón de ser. En un artículo del 2006 relate lo sospechoso de la ONU cuando en 1997 y principio del 98 empezaron en Washington cursos y talleres para desplazamiento humano antes de que se conociera la creación del plan Colombia en el gobierno de Pastrana. ACNUR esta controlado por europeos en sus direcciones generales, uno que otro latino ¿por que desde México hasta Chile no es administrado por latinos? Llego en el momento preciso que se iniciaron las pruebas de las fumigaciones en el Putumayo y cuando los paramilitares se habían consolidado en ese departamento ¿Por qué? Bueno, supongamos que es una coincidencia.

El secretario del ACNUR con motivo del día del refugiado declaro. Que existían 200 mil refugiados, puede ser cierto, la cuestión es, la mayoría de los que cruzan la frontera prefieren la invisibilidad por miedo a ser descubiertos por los perseguidores una vez que entregas los datos en ACNUR. Miles de voces, el doble de la cantidad como refugiados, la acusan de trabajar con el DAS y no acuden al tramite para el refugio, algo de difícil verificación, pero que sin embargo esta latente, por algo será. Existen denuncias al respecto contra ACNUR en ese sentido. Si el gobierno no toma cartas en el asunto, es parte de la hipocresía diplomática, aun en esta revolución.

Por un lado el sistema inhumano, individualista del capitalismo que se pretende terminar, por otro lado la revolución y sus polaridades, la constante contradicción por los cuestionamientos con organizaciones como la ONU y OEA que lo único que han hecho es, daño a los pueblos en Latino América por estar arrimados a los Estados Unidos, enemigo potencial de cualquier nación que pretenda cambiar el capitalismo. Estas organizaciones continúan tan campantes en nuestros países como si nada, brindando “asesoramiento a nuestros funcionarios en derechos humanos”. Dios, tremenda ironía, bestial despropósito e inaudita contradicción revolucionaria.

Cuando la gente no tiene muchas oportunidades, lo de la desestabilización cobra sentido. El mismo director del ACNUR en la misma entrevista declaro: Hay que dar gracias que en Venezuela no existan campos de refugiados, y la población se mezcle con los vecinos. La pregunta es: esa población de la que habla ¿es paramilitar? ¿Como saberlo? Ellos, el ACNUR lo podrían saber. Es cuestionable su actividad en países revolucionarios, ni siquiera para la reubicación en otro país si tus antecedentes son socialistas.

No basta con entregar el status de refugiado y la cedula de transeúnte para decir que se cumple con los derechos humanos contraídos por Venezuela. El refugio es una vida muy dura en donde se pierde la vida con facilidad, motivo por el que se solicita la protección del país que te acoge. No basta tampoco publicar en carteles la dignidad y el valor del que hace gala el refugiado por la justicia y la libertad colgada de las oficinas aparentando solidaridad. Esta, la del refugiado es otra forma de apoyar la revolución, ya que si estas en estas circunstancias es porque te enfrentas al opresor capitalista o imperial dejando la familia y la comodidad de tu hogar, y hay que respetarla mostrando solidaridad.

Nacemos iguales y libres en dignidad, valores socialistas por siempre. Pero la verdad es que los derechos políticos, económicos, culturales y sociales, también son derechos humanos que los sistemas no respetan. Al contrario los usan para prostituir la democracia.

En Latinoamérica estamos tratando de construir una nación socialista con el paradigma de la justicia y la igualdad con la inclusión del pueblo, a pesar de la crisis cultural, moral, económica, política, producida por el capitalismo. Nos enseñan las profundas desigualdades de todo tipo, aun vigentes en nuestra revolución, maquiavélicas y enfermizas, retrasan la evolución del poder en el pueblo, único garante del verdadero cambio.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6958 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas