Las alas de la Iglesia

Después de la segunda guerra mundial, el Vaticano ayudo a los asesinos nazis a escapar hacia otros países, Sudamérica especialmente. Odessa, fue creada con la ayuda del Vaticano, para ese propósito.

Sería una muestra de ingenuidad creer que Nixon Moreno, voló sin las alas de la Iglesia. El resultado de la historia bíblica, con la Iglesia, es que la jerarquía eclesiástica rechaza la enseñanza de la cristiandad. Almas inhumanas, inmorales, politizadas, acostumbradas a entregar a los pueblos el tormento eterno de un infierno individual y egoísta. Con Nixon Moreno, adiestrado previamente en el seminario, para volar, volvieron a faltar a la verdad, así, no quieren regresar a los orígenes humildes del cristianismo, habituados como están los obispos y la mayoría de los curas, al poder político y económico del capitalismo. Único sistema que les interesa, por la desigualdad practicada que les permite subsistir y del cual son parte importante en la globalización.

El siglo XXI será como el siglo XVI, tiempos de cambio. La agitación social Sudamericana requiere de reformas en la Iglesia, en su estructura jerárquica. Las doctrinas reformistas de Martin Lutero, Erasmo, Maquiavelo, Jan Hass, Jhon Wicleff, ex curas y ex rectores de universidades están más vigentes que nunca, predicaban desde ese entonces, la teología de la liberación en base a la corrupción de la Iglesia. Las revoluciones de los pueblos necesitan una nueva religión en una nueva Iglesia, para que culturalmente se desarrollen y crezcan con toda la sociedad. Y, el conocimiento de la palabra de Dios no sea manipulado, más bien practicado con moral y principios éticos colectivos. Deben entender que esa es la voluntad de los pueblos, la cual deben aceptar, no rechazar.

Sus constantes confesiones de culpabilidad, viejos obispos espías y conspiradores, levantan sus prácticas desestabilizadoras contra el camarada Chávez, despreciando la voluntad del pueblo, deseo que no quieren respetar. Miserables nulidades, quieren destruir la revolución y el gobierno del pueblo embarcándose en otras de sus aventuras políticas, promoviendo las cruzadas contra las revoluciones en Latinoamérica.

Su mayor culpa, desde la aparición del manifiesto comunista de Marx y Engels, la oposición al socialismo como alternativa social-económica, ya que va contra sus intereses de poder. La historia les atribuye oposición calculada, empequeñeciendo la religión, engrandeciendo la Iglesia y su jerarquía de Papas y obispos, disputándoles a las monarquías europeas el poder de los imperios. Histórico culto de clases, los hizo adictos al dinero, al poder político y a la explotación de pueblos enteros, sosteniendo la esclavitud social. Iglesia divisiva, culpable de la deserción de feligreses a otras religiones.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3293 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad