Denuncia sobre la detención arbitraria de Lisbeth Soto en Lara

¡Con mis mafias no te metas!

Si hay algo que las mafias no perdonan, es el valor de quien les denuncia y les enfrenta, por eso es que su respuesta ante está acción, es la muerte moral de quién asume esta digna posición. Tal parece ser el caso ocurrido este 18 de junio del 2021 en una estación de gasolina en el este de la ciudad de Barquisimeto, de esas que llaman "dolarizadas" o "Premium", que es de la esposa de uno de esos Generales que ocuparon altos cargos de gobierno y que son una especie de "vacas sagradas" (cómo las de la canción de Frank Delgado) que nadie puede tocar ni denunciar porque... sencillamente sale jodido, preso o muerto.

La historia en cuestión tiene que ver con una muchacha que tiene por nombre Lisbeth Soto, que además de dignidad tiene un enorme problema: es Chavistamente Honesta, es de un colectivo de su zona y, pa más arrechera, andaba formando peos a las mafias que inventaron la modalidad de colas VIP, que no es otra cosa que la cola de las personas que pagan una mordida (de hasta 40$) para pasar por encima de los "pendejos" que tienen hasta tres semanas en las "colas Premium", porque en el estado Lara, lo que llega de gasolina, es para venderla dolarizada, porque la subsidiada apenas es para los organismos de seguridad, empleados públicos y para que algunos alcaldes toñecos y concejales avispaos hagan también su negocio.

Resulta que Lisbeth Soto se arrechó y alborotó el avispero. Como los usuarios de la cola de otra bomba (que está en la esquina diagonal a la bomba dónde detuvieron a Lisbeth y que forma parte de 3 de 7 estaciones de combustible que son propiedad de la "Señora Luisa", que es la esposa del General), habían osado a emitir una denuncia vía redes sociales, se activaron los mecanismos de terrorismo psicológico, implacablemente efectivo, para demostrar lo que le pasa a la gente que se "pone de sapa", parafraseando la forma coloquial de decirlo, y como ella (Lisbeth) era el flanco más débil y menos organizado de las acciones de denuncia y enfrentamiento de las *"Mafias de las colas VIP"*, procedieron a joderla.

Al principio todo el mundo denunció un secuestro, porque a Lisbeth que estaba de "salía" poniendo el ojo para que las mafias no metieran a la gente que paga para pasar, de repente llegó un Arauca Azul, sin placas y con unos tipos en bermudas y sencillamente violando todo el debido proceso, la agarraron y la obligaron a montarse en el carro, y no fue hasta las 4 de la tarde que se supo que "funcionarios de inteligencia" adscritos al destacamento 123 de la GNB, la habían detenido por los delitos de "boicot y tráfico de gasolina", según una minuta que apareció en las redes sociales.

Tal acción generó preocupación de amigos y familiares de Lisbeth, así como de las personas que vienen soportando la burla de ver cómo de la cola que tiene días y más de 1000 carros, solo pasaron 100, mientras que de la VIP pasaron 300; preocupación que se convirtió en denuncia de "secuestro" por las redes sociales, que imaginamos fué lo que le salvó la vida a la compañera, porque a todas luces eso no fue una detención ajustada al ordenamiento jurídico venezolano, ni fue en flagrancia, porqué estar en una bomba gasolinera, no está tipificado como delito en Venezuela.

En tal sentido:

Denunciamos publica y enérgicamente dicho procedimiento propio de la política adeca de Rómulo Betancourt de "disparen primero y averiguen después" porque es violatorio de los derechos fundamentales a la protesta y al debido proceso.

Exigimos a los organismos competentes, Fiscalía, Poder Judicial de abstenerse de acusar a dicha compañera, pues evidentemente el procedimiento es nulo pues no estuvo ajustado a derecho.

Exigimos a la Defensoría dé Pueblo y a la Fiscalía que procese la denuncia realizada por los familiares de la compañera y procedan con la respectiva averiguación por violación de los derechos de la compañera, por simulación de hecho punible y por asociación para delinquir, ya que a todas luces esa acción fué realizada "supuestamente" para combatir la corrupción en la estación de servicio, como si los pendejos de la cola tuvieran la posibilidad de meter gente! (si la tuvieran no harían la cola).

Condenamos está y todas las actuaciones que estén orientadas a reprimir y amedrentar la acción de lucha, protesta y denuncia del pueblo.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1068 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social