El orden de los factores no altera el producto

Batman, Linterna Verde y Capriles

Si el Tío Sam, necesita un sobrino octavo nosotros se lo tenemos aquí,

¡que buen sobrino para el tío!

Asumimos con tristeza la muerte, aunque la entendemos  por su oposición dialéctica  a la vida. La entendemos, pero nos inquieta cuando “la señora con sombrero” se hace lugarteniente  de intenciones innobles que cortan la vida de manera drástica, brutal. Hago referencia a las muertes que infringió el capitalismo y su modo denigrante  de SER dentro de lo que ha dado en llamar el american way of live. Lo digo asumiendo que nadie mejor para desempeñarse como lugarteniente de la muerte que el capitalismo: un modo de producción en descomposición.

La muerte brutal, dantesca en un cine de Colorado (EEUU) se presentó  sin invitación, quizá el ticket  normal de entrada pero si con… armas  de mucho calibre. Batman el caballero de la noche no pudo hacer nada, batman nunca ha podido hacer ni ser nada que no sea su función de icono de una sociedad de consumo que fenece en un mundo que el capitalismo quiere convertirlo en un  a shopping center, y donde la muerte se presentó para hacer más concreto el luto de muchas familias de la tierra del tío Sam.

Batman es un icono de la comic-sación de los pueblos. Tiene identidad secreta puede conocerse como Bruce Wayne o también puede ser renombrado como Bruno Díaz en algunos países como el nuestro. Identidad secreta que no nos toma por asalto  en la duda, total lu única identidad secreta que ha mantenido es el capitalismo. Éste es un empresario multimillonario y filántropo. (como no los hay dentro del capitalismo) Después de ser testigo en su niñez de la muerte de sus padres, jura venganza y, tras someterse a un riguroso entrenamiento físico y mental, se dedica a combatir la delincuencia en Gotham City. Pero esta noche, la noche de Colorado, Batman pudo ser un testigo mudo y terriblemente imbécil de una masacre anunciada. El “caballero de la noche” le toco ser a otro norteamericano disociado James Holmes, sicario de un capitalismo decadente que no es otra cosa que el primer asesino de la humanidad ya sea buscando armas químicas en Afganistán (aunque no encuentre ni un pote de insecticida) o  extirpando la vida en el barrio chorrillo de Panamá ese ha sido su signo.

Batman, esta noche sirvió a su mentor y le tocó  desde el celuloide presenciar la muerte. Muerte que no cesa aquí, lamentablemente, sino que se va a reproducir en cualquier centro comercial, en una escuela, una universidad quizá, porque la muerte  ha jugado incluso a ser una mercancía, un espectáculo. No bastará ahorita alguno que este escribiendo el guión y la música para vender esa masacre.

Ante el ineficaz Batman, el capitalismo tiene también a Linterna Verde, otro personaje ficticio para muertes reales. Linterna verde no es uno solo hombre, puede haber todo un cuerpo de Linternas Verdes. Los linternas verdes en el mismo deseo de poder imperial son creaciones para tener el control  del mundo a través de los anillos de poder. No cualquiera puede ser un Linterna verde, sólo aquel que tenga la fuerza suficiente para ponerse por encima del mundo y lo domine. ¿Podrán los linternas verdes frenar tantas muertes en los predios de Tío Sam? Es posible que algún héroe ficticio del tipo Batman o Linterna verde puede frenar esa escalada de degradación de tanta muerte, de tanta droga, de tantas armas?. En el mundo irreal, no hay duda que puedan hacerlo. Acaso no se han valido de Hollywood para parecer héroes en batallas  y guerras que en la vida real las han perdido. No se ha metido el mismo Stallone dentro del mismo infierno para rescatar a la hija del presidente de los EEUU. O en Vietnam para comprobar si quedan prisioneros. Estas realidades tan irreales son las que venden, quizás tras de ellas fueron muchos de los que quedaron como cadáveres en Colorado.

En Venezuela, donde afortunadamente no ocurren masacres como la antes nombradas (Yumare, Cantaura son apenas dos de las creaciones  heroicas  de políticas asesinas del imperio) difícilmente puede buscar empleo estos héroes mucho menos hoy cuando se ha catalogado al país como uno de los más felices. Debe ser inútil, entonces emplear a un conjunto de linternas verdes como una especie de policía intergaláctica que en el mundo del comic idiotizante son conocidos como los Green Lantern Corps (Cuerpo de Linternas Verdes).

Eso lo sabe la derecha y sabe también que el único escenario que le queda  es el de la violencia, de allí buscarse un tipo de linterna verde tropical  que para estas elecciones lo han conseguido. En efecto, el candidato de la derecha es el que resume, en la época oscura de los linternas verdes, la mejor opción, no para presidente sino para linterna verde. Su perfil es idóneo para un rol como el de este héroe ficticio  que incluso el mismo no se cree. No tiene los anillos de poder que distinguen a los linternas verdes, pero en cambio es dueño de las llaves del futuro que es un instrumento de mayor eficacia. Le queda al imperialismo en aras de una Faja del Orinoco para  mal repartirse la opción de reunir con urgencia todo un cuerpo de linternas verdes. Un Lopéz Sisco, un J.J. Rendón, un Mancuso podrían llenar los requisitos para un nuevo Green Lantern Corps (Cuerpo de Linternas Verdes). 

espanel7@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3677 veces.



Nelson España

Miembro del Frente Antiimperialista de la Zona Sur - Anzoátegui

 espanel7@gmail.com

Visite el perfil de Nelson España para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson España

Nelson España

Más artículos de este autor