Le dejaron la tetilla en el cuello, dentro de las fallas en el sistema de salud

¡Qué tal, camarada! Contentos por dos motivos: Chávez se está recuperando, ¡gracias médicos cubanos, gracias médicos venezolanos! y la vinotinto demostró su crecimiento sostenido, gracias Richard Páez, gracias César Farias, ¡gracias equipo! 

Una molestia, junto con la familia, así como de miles de habitantes en Anzoátegui, fue estar sin energía eléctrica hoy domingo 17 desde las 7 am. -programado hasta las 12- hasta las 3 pm., y listos para ver el partido crucial contra Chile -con sus emisoras de TV que se expresaron muy mal de nosotros- y cuando se iba a iniciar el segundo tiempo, zás, nuevamente se fue “la luz”, y tuvimos que escucharlo, con la ceguera a millón, en el radiecito de un celular.  

Luego regresó la energía y pudimos ver la entrevista a Farias, muy equilibrado y bien hablado, e inicié este artículo, pero no me lo van a creer… lo estoy retomando luego de otro apagón de tres cuartos de hora.  Lo voy a decir a lo criollo: esta vaina de los cortes, de los apagones, la vamos a pagar eleccionariamente, además de las malas gestiones de alcaldes y gobernadores “y que” revolucionarios 

Para más cosas, estoy pensando a dónde ir para enviarlo ya que estoy sn Internet ABA desde el lunes pasado. Incomunicado. Claro que lo reportamos. Tres veces, y en cada uno sólo para que te digan que debes esperar 48, o 24, o 12 horas para reparar la avería, y que no son técnicos para aclararla. Sigo esperando. 

Para iniciar el tópico del título, reproduzco estos datos: “El Ethos médico, traduce la calidad de miembro de una profesión entendida como una vocación en el sentido de un servicio irrevocable a la comunidad y una dedicación de "valores" más que "ganancia financiera". Fragmento de Texto del CODIGO DE DEONTOLOGIA MEDICA aprobado durante la LXXVI reunión extraordinaria de la Asamblea de la Federación Médica Venezolana, Caracas 20 marzo 1985. 

Para reír, ¿no? 
 
 

Por cierto, hablando como los locos, quedé impresionado cuando en el ínterin al partido puse Globoterror y transmitían un programa de CÑN, algo así  como conociendo destinos turísticos y ¿saben qué?, increíble, era desde Cuba. Imaginan, CÑN desde Cuba. Y lo más increíble la presentadora es la colombianita bonita, casi pariente, pienso, Claudia Palacios con un programa viajando por Cuba y entrevistando, cubanos y turistas internacionales de todas partes, mostrando las maravillas de la isla y, por supuesto, los adelantos en atención en salud, las clínicas-hoteles. 

Claudia mencionó  que los presidentes Correa, Evo se habían tratado algunas dolencias y una tendinitis el paraguayo Lugo. ¡Menos mal que Chávez está pa´llá! 

Quede impresionado con lo hermoso de muchos parajes recuperados por la Revolución cubana, dijeron que por órdenes de Fidel, y cada entrevistado expuso su admiración por la isla, por qué la había escogido como destino turístico y que lo mejor había sido el trato de su gente, todos, hasta los más populares, medianamente cultos dijeron en alemán, en inglés, y desde canadienses, norteamericanos, hasta argentinos, españoles, italianos, portugueses y chinos. 

No hablaré de todo el programa, pero sí que Claudia -quien con de vez en cuando con algunas preguntas a visitantes y naturales buscaba una “respuestica” que no consiguió- concluyó con algo así: “no dejen que se lo cuenten, vengan a visitar esta maravillosa isla”  ¿qué tal!  

Bien. Qué compleja ha sido la situación de enmendar los entuertos de la cuarta república, que son, además, la acumulación ampliada de las fallas de las anteriores repúblicas y parte de la quinta. 

Para mí la acción más descuidada ha sido la concienciación, buscando formar a un venezolano integral de cara al siglo que comienza. De ahí tantos problemas para alcanzar resultados. 

Gracias al mierdero que se formó en los Rodeos, con la mortandad y heridos a montones, se comenzará a sanear la situación de los viejos penales, ya que hay varios nuevos de primera que nuestro gobierno promueve muy poco. Esa es otra falla nuestra, sin una política comunicacional audaz y firme. 

La incógnita de todos, aunque haya sido una solución, es cómo se realizó la fuga ante los ojos de tantos funcionarios. Funcionarios especializados debían conocer los perfiles de los “pranes y sus carros” e intuir, como vemos en las películas, que estaban tramando su fuga amparados en la dilación y la conversadera. Dando tiempo, pues.  

Otras temáticas siguen en el aire. Unas con mejoras espasmódicas, otras como las olas en la orilla, que van y vienen. 

Una de las más delicadas, y a la que pensamos no se le ha metido el pecho de frente, es la relativa a la salud. 

Es más, es difícil comenzar el análisis. Veamos por donde lo hago, si ahondar mucho, porque ya lo han hecho otros. Lo haré contando algunos casos de atención médica, que incluye junto a los galenos al personal de apoyo. Claro, sólo de casos de Anzoátegui, donde resido.  

Me contó anteayer una amiga peluquera que hace unas noches tuvo una especie de ataque como epiléptico y su marido la manipuló y la llevó a tiempo al Hospital Razetti -central y universitario- donde la evaluó una médica. Que al igual a casi todo el que asiste a los hospitales, tuvo que comprar todo menos la jeringa y que se une al comentario de todos. ¿Será posible ordenar esa situación? 

Ellos pensaban que la iban a dejar hospitalizada, dado el estado en que llegó, para ver su evolución pero la médica, que la calmó con un analgésico, dijo que se fuera a su casa.  

A las dos de la mañana le provino otro ataque mayor y decidieron llevarla a una clínica privada donde fue atendida y ordenaron una tomografía y y el médico preguntó si tenían suficiente dinero para las medicinas, por pena dijeron que sí, y le recetó un medicamento que dijo costar Bs.F. 2.000,00. Se vieron las caras y se marcharon.  

Buscaron a otro profesional y este le ordenó lo que debió ser primero, un encefalograma. A todas estas, hubo maltrato por parte de algunas enfermeras, en lo público y en lo privado, que es lo mismo porque nuestras abnegadas trabajadoras, para poder subsistir, hacen guardias en ambos y aunque echan su dormidita andan “mamadas”. Igual a los médicos jóvenes. 

Luego el caso de mi hermano y trataré de no extenderme, aunque es muy largo: le detectaron una inflamación de parótida -de las más grandes glándulas salivares-, en una clínica en Barcelona, a los meses en otra consulta, fue punzada y le dijeron que era cancerosa. Que debía operarse. Comenzó el vía crusis para obtener los recursos. Pasaron meses y, a todas estas, por una mala costumbre, ni el doctor, ni la secretaria por orden de él, ni de la clínica, llamaron a preguntar cómo sigue. Simplemente esperando que venga a operarse. Hay que humanizar la medicina. 

Tuvo una crisis que casi lo llevó a la tumba ya que para calmar el dolor tomaba analgésicos sin protegerse el estómago y lo encontramos en su casa, tirado en el piso por el debilitamiento. Lo llevamos a un CDI y la buena atención cubana hasta que dijeron que no tenía equipos para atenderlo mejor y sugirieron llevarlo al Razetti.  

Luego de los contactos para una cama, que cuesta una bola conseguir, el proceso en el Razetti fue traumático, discutimos con los médicos de allí que comenzaron desde que observaron que el médico que nos acompañó desde el CDI era cubano. ¡Qué horror! 

Por fin, por intermedio de amigos se obtuvo un monto por parte de los donativos de la gobernación de Tarek que cubría la operación Bs.F. 24.000,00. ¡Gracias Tarek! El tumor había crecido y para completar el tejido el oncólogo tuvo que quitarle piel del pecho, un colgajo lo llaman.  

A los días de curas en su casa por parte de su esposa, indicadas por el médico quien por lo delicado debió hacerlas, se observó que el colgajo no “había pegado completamente” -para mí hubo falta de asepsia- y el galeno dijo que era por la piel a esa edad, 74 años, y que requería otra operación. Pregunté, casi seguro, que su costo entraría en la factura anterior y me comunicó que no, que simplemente él no cobraría honorarios.  

El monto fue de Bs.F 14.000,00, a los 11 días -y con lo traumático que es una operación, más a esa edad-, que cancelamos con un pote entre la familia y amigos. Requería de radioterapia y quimioterapia. La quimio le afectaría el único riñón que le queda y mi hermano no quiso hacérsela, asentimos, y le practicaron 32 radioterapias interdiarias, canceladas, gracias a la ayuda de Miraflores, por intermedio de un amigo. ¡Gracias a Chávez! 

Al final, motivo del título del artículo, un día cuando vi a mi hermano sin una gasa que siempre usaba para cubrir toda el área desde la oreja hasta el cuello, por lo feo, -por pérdida del nervio facial (obligado en esas intervenciones) le lagrimea el ojo, permanentemente abierto- y me asombré al verle un redondito marroncito y es la tetilla.  

Con buen humor de ambos le dije que al saludarlo le podrían dar un beso en la tetilla, ja,ja. Que menos mal no se lo pusieron de una nalga, ja, ja. Pero así anda el pobre, un ingeniero brillante, con post grados en USA y Holanda, sin ser tomado en cuanta por los dirigentes profesionales de la cuarta, ni de la quinta (prevalece la envidia, el miedo por creer que les van a pisar la manguera. Un venezolano integral vinculado siempre al pueblo, en fin.  

No  seguiré  exponiendo porque de eso todos tenemos un rollo. Si cuento los míos recientes se caen pa´tras, relacionados con sinvergüenzuras de profesionales de la medicina que te ven como cliente-objeto de un seguro al que hay que exprimir y con quien ni siquiera entablan una conversación médico-paciente, primordial en el trato curativo.  

Diversos especialistas (entre ellos un cardiólogo) me ordenaron exámenes innecesarios, comentados por otros más honestos. Uno de los exámenes de tiroides (aun mis valores y aspecto normal) era para ayudar a una doctora, su conquista, que los hace. 

Igual con mi esposa, con tener que recurrir a otros médicos, luego de investigar cuáles son más decentes. Y tampoco describiré las barbaridades. Siempre nos preguntamos ¿cómo harán los pobres ante esas agresiones, si uno medio enterado tiene que estar reclamando y sacudiéndonos de la explotación a uno mismo y al seguro y su póliza? 

Dentro de todas las propuestas mencionaré una que se refiere al desequilibrio profesional, como es la diferencia de los honorarios que generan molestias. Ustedes saben que los que sólo pasan consulta privada ganan menos –aunque las consultas han subido mucho- que los que pasan consulta y operan, como es lógico.  

Y ni pensar en compararlos con los médicos públicos. Y hay los que van a los hospitales y luego a sus consultas y operaciones privadas. Gana aquí y allá. Algunos negocian la atención hacia lo privado. Aunque es válido porque se cuenta con ellos en los hospitales. Sólo que sus experiencias deben transmitirlas permanentemente a los más jóvenes. Garantizado. 

Lo primero es mejorar, de una vez por todas, el funcionamiento de los hospitales. Debe haber un organigrama profesional para la correcta atención y comportamiento eficiente de médicos y enfermeras (os), con supervisión constante de recorrido, preferiblemente con familiares de algunos pacientes para mejor contraloría social. Y un organigrama administrativo y para el mantenimiento, a sabiendas de que no existe un programa de mantenimiento en ningún espacio de salud. Hasta lo confirmé en un CDI de Puerto la Cruz, donde pensamos todo es superior a los hospitales. Que no falten insumos y que funcionen  la perfección todos los equipos, hasta aires acondicionados y pocetas.  

Otra, perfeccionamiento en las especializaciones de muchos médicos públicos, acompañando  los expertos y actuando bajo su supervisión. La excelencia se consigue con la práctica. Un buen cirujano, además de conocimiento y alma, opera casi con los ojos cerrados de tanto hacer lo mismo (con sus complicaciones donde hay que ponerle).  

Y que los médicos, en función de sus capacidades, según una tabla de valores, obtengan beneficios lógicos.  

Con esto mejorado podremos invertir la millardaria suma en nuestra red hospitalaria, en el sistema de salud, que se va en pólizas de seguros privados de los entes del Estado, de Pdvsa, inclusive de todas sus empresas consultoras.  

Pero, aunque se arrechen todos porque es comunismo, según, hay que limitar las ganancias de los profesionales privados “exitosos” porque no es lógico que un doctor que haga consultas, de 12 a 20 a Bs.F. 400,00 y opera dos o tres o cuatro veces a la semana  ganando Bs.F 6.000,00, o más, por cada intervención .  

Los niveles de ingresos -sin evasiones- deben ser de montos lógicos acordes con sus capacidades, pero los hay que ganan más de Bs.F 25.000,00 diarios.  

No ocurre con otras profesiones. Bueno, sí con los abogados “exitosos” que, además de muchos con trampas, inclusive “pagando a algunos jueces”, según, se hacen de un billete. Pero eso será de otro análisis.  

O que los “exitosos”, además de los impuestos, paguen un mayor impuesto cuando superen los 50.000 mensual –buen sueldo- en base a una escala. 

El mayor desequilibrio lo generan los médicos y la medicina privada. 

Igual será el aporte de las clínicas. Hasta que logremos socializar la medicina como en países como Inglaterra, por no nombrar solo a Cuba, o a los países escandinavos, donde para los más exclusivos, los nobles o Sirs, hay clínicas privadas. 

Por eso pensamos que esta revolución hermosa, con magníficas intenciones, está en pañales.

edopasev@hotmail.com
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3748 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social