Hay que penalizar a las mujeres cómplices. Para el joven Serra

¡Qué tal, camaradas! Siempre lleno de pasión revolucionaria, por mi mismo y por el liderazgo de Chávez. Por más nada. 

Nuevamente el presidente Chávez ha tenido que echarse una campaña al hombro. Sabe que sin él la situación es harto cuesta arriba. Aunque crea, si es que lo cree, que todos los dirigentes y patrulleros andan casa por casa haciendo su trabajo proselitista. 

Igual cuando en un mitin Chávez expresa: ¡Bien, hay que dormir poco, visitar más a nuestros compatriotas para mostrarles nuestra obra de gobierno en revolución! Nos causa tristeza que eso no ocurra, como tampoco cuando se dirige a los presentes, en especial a los que tienen responsabilidades de campaña y los despide: ¡De aquí a recorrer las calles diariamente; a contactar a los compatriotas directamente, a hablarles!  

Después, muchos se van a sus casas y más de uno a echarse unos palos. Sin embargo, pido excusas a los comprometidos que cumplen sus tareas y obligaciones partidistas. Entre ellos algunos candidatos, como Roberto Serra,  entre otros, y a quien le escuché que velaría por legislar medidas contra el flagelo de la delincuencia callejera. La elitesca, la gubernamental con la Contraloría ¿? y con Indepabis la privada. 

Bravo por ellos. Por todo eso aplaudimos a Chávez que está defendiendo su Revolución a capa y espada y así defiende la nuestra, que es la misma. 

Bien. Aunque latinoamericano y mundial en muchas ciudades, es gravísimo el asunto de la inseguridad por excesos de delincuencia. Desatada, pues. Digo excesos porque, como otras situaciones humanas como drogadicción, corrupción, etc., son sumamente difíciles que se superen por completo. Bastaría con reducirlos.  

No volveré a recordar detalles de los orígenes de la masiva delincuencia en Venezuela, salvo que fue producto del descuido democrático que por años nos aplicaron en la IV. Abandono a las provincias con el consabido éxodo hacia donde se encuentren, y ni siquiera mejores, simplemente oportunidades y generaron los cordones de marginalidad con sus angustias y miserias, hoy en atención permanente, pero cuya superación será muy lenta.  

Como una síntesis de mi vieja proposición para solucionar el problemón de la delincuencia –por ello solicito disculpas por lo extenso ya que, pienso, lo amerita– en complementación a las varias acciones y esfuerzos gubernamentales, recordaré que la baso en la participación de las comunidades en todos en sus sectores, y su exportación a otros sectores y al resto de las ciudades. 

Parto de que todos los habitantes de una comunidad conocen a los delincuentes con sus actuaciones detalladas: asesinos y matones del barrio con número de muertes, jefes de bandas y sus integrantes con récord de asaltos y atracos, capos de drogas, vendedores y mulas y métodos de venta (casa tal, bar tal, discoteca tal, etc.) 

Por solidaridad, por miedo, etc. no los denuncian. En especial por lástima con sus mamás, sus abuelas, quienes los acogen maternalmente. La propuesta define que los vecinos los denuncien, inclusive los mismos familiares, pero a conciencia de que estarán en sitios especialísimos para recuperación integral de mujeres y hombres. Ah, y de jóvenes, preadolescentes y niños (hasta ahí la influencia de malignidad, apoyada en la perdida de valores) 

Bien lejos y al olvido las actuales cárceles, universidades del delito. Salvo cárceles de extrema seguridad para los incorregibles, que los hay a montones. Y que se establezca, por complicado que sea, un sistema que evite, evite no, que reduzca el delito dirigido desde los penales.  

Nos entra la duda de ¿cómo se escapan los malandros? ¿Cómo entra la droga? ¿Cómo aparecen tantas armas?, etc. De ahí a que insista en que deben realizarse tests psicológicos por equipos de profesionales especializados para conocer el comportamiento de todos los funcionarios.  

Y pruebas a todos los funcionarios públicos en las diferentes ubicaciones y niveles del Poder Ejecutivo y…, como lo he planteado, a todos nosotros para medio conocernos, lo que evitaría grandes problemas y menores, también. Hasta en los hogares. 

Y a los delincuentes desde la primera detención, chamitos inclusive. 

Lo de las cárceles –en lo personal he escuchado, igual que muchos, cuentos de cuentos– y los mecanismos de poder interno, según, lo conocen las autoridades hasta de los más altos niveles. ¿Por qué no actúan? Y el resto de los reos, una gran mayoría, aparece sin uniformes jodiendo, sin hacer casi nada, etc. 

Bueno, en esos sitios de recuperación prevalecerá entonces que sean psicológicamente tratados, con afecto, hasta estar aptos a su reinserción en la sociedad. Pero serán sitios bien ordenados y ambientados para una buena calidad de vida durante el proceso. Y con permanentes controles posteriores hasta su completa normalización.  

Quiero complementar esta proposición publicada hace unos meses esperando que puedan estar de acuerdo conmigo, mejor si lo evalúan los responsables directos, y si no, por favor, no olviden en mi caso, que “errare humanun est”: 

Primero, de las tantas maneras como el gobierno revolucionario viene atendiendo dicha problemática con el mejoramiento de los penales, llevando cultura, deportes, etc., que exija al Poder Judicial que mejore la eficiencia: varios jueces por caso para evitar parcializaciones o amañamiento de juicios, agilización y publicación permanente por Internet del estado de cada juicio, salvo a los que en verdad aplique lo del secreto sumarial.  

Ahora espero que esta próxima propuesta no la consideren como antiderechos humanos, sino que es producto de la desesperación que se ha desatado en cuanto a la inseguridad personal. 

Bien. Sabemos que cuando alguien se salta las leyes en grandes proporciones como asesinatos, reiterados robos, violaciones de menores y/o ancianas, etc., vulnerando los Derechos Humanos de cientos de algunos compatriotas, pierde los privilegios que el vivir en sociedad, respetando, representa, 

Por ello, y como son causa de conflictos, de tráfico de variado tipo, según hemos escuchado, etc., con sus respectivas excepciones, claro, y como a los penados no los aíslan parcialmente de sus afectos, que de paso a veces ellos no los cuidan mientras están libres delinquiendo, sino que “la cárcel los une”, estimo que las visitas de familiares deben ser reducidas al máximo. Es un privilegio que también se pierde.  

Por otra parte, nos preguntamos por qué esas mismas abuelas, madres, esposas, concubinas, hermanas, primas, tías –porque vemos más mujeres en las visitas– no se preocuparon e hicieron alguito por evitar el delinquir de sus “queridos” familiares. Aunque sabemos que algunas sufren en silencio, otras, por el contrario, fueron cómplices, por lo menos aguantadoras, como llaman a los que esconden artículos robados. O cómplices ante asesinatos. O por esconder armas de todo calibre, o drogas, etcétera. Que me disculpen las preocupadas y hasta víctimas. 

Exceptuando casos como asesinatos por respuesta emocional incontrolada, no premeditada. 

Entonces, además de continuar con la fuerte campaña antidelincuencial y aplicar –si vale– mi propuesta para la recuperación que mencioné, habrá que legislar –tomando en cuenta la participación comunitaria que velará por su cumplimiento- para que todos los cómplices, en mayor o menor grado, tengan penas proporcionales: entre otros, distintos tipos de trabajos comunitarios, imposibilidad de visitar a quienes mataron y enlutaron hogares, que angustiaron a familias enteras con asaltos y robos a viviendas, a sus vehículos, o produjeron traumas y tristeza por la vejación por violación a menores o ancianos. ¿Derechos Humanos?  

No destaco la soterrada complicidad en los secuestros porque son más elaborados y creo que ocultados.  

Hasta podrían ser enjuiciados y ser llevados a sitios de recuperación. 

No sé si me medio expliqué porque es un tema delicado y porque de una tragedia delincuencial grupal, con influencia externa muy negativa, pasa a ser un problema “familiar” de unas personas que ven a sus niñotes, a sus papis, mal tratados aun cuando contribuyen a llenar las morgues y, para más vainas, se convierten en alimento del terrorismo mediático (Pudretv, Pudrecanal, Pudrerradio)) 

Otro detalle, ¿por qué no copiamos lo que aplican en algunas de las otras ciudades del mundo, lo vemos en las películas y en documentales, que forman parte de una acción preventiva y/o acusatoria, como es dotar de cámaras que captan sonidos y graban, fijos en los vehículos policiales, en los propios agentes. Y lo extendemos a la vigilancia de tránsito en las tres versiones, terrestre, aire y mar?.  

La finalidad, como se puede entender y se sabe, es para chequear procedimientos tratando de reducir los abusos, la lenidad y el matraqueo que dicen se utiliza.  

Para reducir, recuerden que nada se elimina, para reducir asaltos y secuestros en los vehículos conformar un gran sistema de comunicaciones directas con micrófonos en autobuses, busetas, taxis, en los camiones de transporte y en general en autos particulares. Con centrales de control sectorizadas y de respuesta inmediata. Hasta cámaras con micrófonos, que son pequeñitas, imperceptibles. 

Todos los vehículos controlados por satélite, no como un lujo sino como una respuesta al agobiante mundo del delito, por algunas bandas y por unos que otros delincuentes que actúan aisladamente.

Así como los taxistas pagaron un taxímetro VinicioCarrera-Herrera, les financiamos sus equipos preventivos o justicieros. 

Hasta sirenas que activemos cuando apenas ocurra o vean que ocurra un delito y alerte a todos los usuarios de las vías.  

¿Que es costoso? Costoso es el luto en el alma, o la arrechera en el corazón o la angustia familiar cuando roban, asaltan, secuestran o asesinan a algún pariente o amigo.  

Por cierto, en las patrullas no hemos visto instalados computadoras con pantallas que faciliten la identificación de vehículos denunciados, placas, marca y color, etc., porque muchos robos, cuando se investigan aparece involucrado un vehículo robado. Por decir en un asalto en Cumaná apareció involucrado un carro denunciado robado en Barquisimeto.  

Y las alcabalas, que con buena intención los gobiernos colocan a diario por todas partes, no cumplen con su cometido antidelitos –las estadísticas mundiales mencionan sólo un 3% de efectividad– que cambien de horarios para las noches y madrugadas que es cuando proliferan los malandros, que sí conocen su trabajo y no van a pasar armados o a llevar droga a plena luz; no, esperan la oscuridad o, mejor, a que llueva, donde todos estamos guarecidos. 

Ni siquiera cuentan con perros antidrogas que deberían vigilar desde los colegios –al azar si no hay muchos perros– hasta las discotecas y restaurantes, especialmente los de lujo, donde cuentan que siempre han ido algunos “señorotes” a consumir su coca. 

He propuesto evaluar la posibilidad de adiestrar a los perros callejeros, resolviendo dos problemas: callejeo y delincuencia.

Ah, y las avenidas y paseos y parques con cámaras por todas partes, sirven además, para atender los problemas de tránsito terrestre. Vigilancia total. 

Pensarán que soy un idealista, o un nazista o un anti derechos humanos de los delincuentes y sus víctimas, no sé. 

Ah, ya sé, dirán que ya se inventarán las trampas y los trucos para evadirlo, pero seguro que se reducirá la delincuencia en un alto porcentaje mientras tratamos de educar y revertir la situación que por años generó el desequilibrio social y sus antivalores.  

En cualquier caso eso se basa la Revolución bonita hacia el socialismo que apoyamos y defendemos, aunque se arrechen los escuálidos.

edopasev@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3503 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social