La conciencia como poder popular

Que sabroso es decir que el pueblo no tiene o que le falta conciencia y él en su actividad como funcionario público no hace nada al respecto. Desde el sector comunicacional, ese que tanto menciona el presidente Chávez, no se están tomando las medidas pertinentes, las muestras están a la vista.

Si escuchamos la radio, si vemos la televisión, si leemos la prensa no encontramos ningún material o en muy poca proporción, con el fin antes mencionado. El despertar de una conciencia nacional tiene que ser prioridad de todos los ministerios, ya que cada uno de acuerdo con su área de trabajo lo pueden emprender. Porque se necesita crear conciencia en el campo de la salud, en educación, en la comunicación, en el tránsito, en la vida diaria, etc.

Si hablamos de impresos, es mucho el material divulgativo que no llega a la mayoría de la población, bien porque son publicaciones lujosas, muy extensas o con un contenido no decodificable por las comunidades, esto sin mencionar las deficiencias en su distribución. Son publicaciones extremadamente excluyentes. En estos casos se requiere de folletos, trípticos sencillos o volantes, delicadamente resumidos e ilustrados de manera ágil, para cumplir con su misión comunicacional.

Esto tiene que ser una prioridad de este gobierno revolucionario, ya que hasta el momento no se han logrado los objetivos. Ahora bien, como dicen los teóricos publicitarios, estas campañas no pueden ser sólo con fines electorales, transitorias, espasmódicas o coyunturales, sino de forma permanente, de manera que constituyan una lección sólida en el logro de esa conciencia que tanto hablamos por allí.

En la vida contemporánea venezolana se pueden conseguir algunos ejemplos, que por diferentes factores, principalmente el señalado anteriormente, han tenido una vida útil muy corta. También es digno destacar que en muchos ministerios e instituciones tienen dinero para derrochar en otras cosas, pero “para eso no hay presupuesto”. Entonces si es así, no sigamos desentendiéndonos de la situación diciendo que no hay conciencia o que con ella si podemos lograr la revolución, cuando no estamos haciendo nada o muy poco por enseñarla, exaltarla o estimularla.

jopinco@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1516 veces.



José Alberto Pinto Coronado


Visite el perfil de José Alberto Pinto Coronado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Alberto Pinto Coronado

José Alberto Pinto Coronado

Más artículos de este autor