¡Investigar en Venezuela, en ciencias sociales o humana, es casi imposible!

Durante más de 10 años me he dedicado a estudiar, de manera sistemática, los usos sociales de las tic en Venezuela. He abordado, entre otros, los temas relacionados con la Ciberpolítica, como un nuevo escenario del quehacer político, la búsqueda de inclusión social, mediante la instalación de los Infocentros en todo el país; el gobierno electrónico como una propuesta para ahondar en la realización de una democracia participativa y protagónica, la brecha digital, el hipertexto. En el área de la gobernanza, he investigado el uso de los dominios como expresión de la soberanía digital; el uso dominante del inglés en los foros internacionales en detrimento de otras lenguas, y la necesidad de cambiar esta situación.

También he investigado el uso del SW libre como una propuesta de soberanía tecnológica, las tic y sus contribución a una mayor visibilidad de las mujeres; la urgencia de crear leyes más puntuales para proteger a la niñez del lado oscuros de la red. Últimamente, analicé el uso de los celulares por parte de los jóvenes zulianos. Todo esto, bajo el marco de una construcción teórica denominada Usos sociales de las TIC, como una propuesta para convertir a estas tecnologías en verdaderas palancas para el desarrollo nacional.

Soy periodista, profesora de LUZ e investigadora adscrita al PEI, programa desarrollado por el ministerio de Ciencia y Tecnología, lamentablemente hoy en suspenso.

En los últimos años ha sido muy difícil realizar investigaciones, especialmente en el área humanística, por cuanto las dificultades financieras a duras penas, permiten pagar los sueldos de los docentes universitarios. En las otras áreas, sé que se han hecho algunos esfuerzos, en especial en los relacionado con el COVID. También en agricultura y áreas circunvecinas.

Recientemente, Clacso y el Ministerio del Poder Popular para la Ciencia y la Tecnología (MPPCT) publicaron un concurso sobre el efecto de las medidas sobre Venezuela, denominado : Impacto integral de las sanciones políticas, económicas y financieras aplicadas a la República Bolivariana de Venezuela, una mirada desde las ciencias sociales y económicas, dirigida a los centros Clacso de Venezuela.

Señala la convocatoria que actualmente, el país " se encuentra bajo el asedio por sanciones económicas que profundizan los límites de generación de bienes y servicios orientados a la seguridad y bienestar social, lo que plantea varios retos y desafíos: el diseño y la planificación de políticas para la ciencia; la producción e innovación científica y tecnológica aplicada a la producción de bienes y servicios; la centralidad de la universidad como institución del conocimiento y su rol en la actual sociedad; la emigración del talento humano; el intercambio de estudiantes, académicos e investigadores como parte de un estrategia para la formación y difusión del conocimiento; entre otros". El trabajo debe estar dirigido a estudiar a tres sectores: Salud, Educación y alimentación y orientado a cinco temas.

Enseguida me interesé y procedí a buscar las bases. Pensaba que era un oportunidad única para los y las investigadoras venezolanas. Me equivoque. Primero piden que los participantes pertenezcan a un centro CLACSO. En LUZ solo hay dos y hoy no es posible conseguir ningún tipo de acreditación, dado el estado de abandono y saqueo en el cual se encuentra nuestra querida universidad. Luego, debe ser un equipo de 4 investigadores, donde todos deben ser asociados a Clacso.

Me resulta por demás insólito que siendo un tema de esa envergadura, haya tantos problemas para participar por parte de los investigadores del país, máxime que según tengo entendido, el dinero lo pondrá Venezuela, por medio del Ministerio del Poder Popular para la Ciencia y la Tecnología (MPPCT) . Son 5 mil dólares.

Por otra parte, Conatel ofrece también una oportunidad para investigar en el área de las comunicación, sin embargo, las bases no aparecen explicitada, se debe enviar un correo a proyectosfrs@conatel.gob.ve para pedirlas. "Las solicitudes, para los interesados en formar parte del proceso, se recibirán a través del correo".

Le he escrito a Conatel, no menos de 10 correos y nada. Igual o más números de tuiter y llamadas, ya perdí la cuenta. Solo me contestaron una vez y me suministraron un correo que jamás contestan. En el directorio, ninguno de sus miembros aporta un correo. Ya sabemos que el gobierno electrónico es un entelequia, pero ahora, cuando más hace falta, no hay modos de comunicarse con casi ninguna institución del Estado. Nadie, salvo alguna excepción que no conozco, suministra un correo y mucho menos, lo contestan.

Finalmente, en resumen, son muy pocas, por no decir que casi ninguna, las oportunidades en Venezuela para hacer investigación en el mundo de las ciencias sociales, estas dos son de las pocas oportunidades, pero en términos reales, son casi inexistentes por no decir imposibles. Una entelequia. Qué pena por mi país.





 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1007 veces.



Morelis Gonzalo

Periodista y Docente Universitaria

 morelisgonzalo@gmail.com      @mgonzov

Visite el perfil de Morelis Gonzalo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ciencia, tecnología e innovación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad