¡Carajo! ¿qué "me iría demasiado" de este país?...¡Ni de vaina! ¡Aquí cabemos todos!

"El desarrollo es un viaje, con más náufragos que navegantes".

Eduardo Galeano

BREVE INTRODUCCIÓN A LOS PARAISOS MEDIÁTICOS MADE IN USA

En las malas, como el mal hijo, digo me voy. …"¡Que me iría demasiado!"…(1)

  • ¡Adios mi patria querida! ¡Adios todos mis quereres!...

- ¿Pero en las buenas?

- ¡Ah! Me pego a la teta del excremento del diablo/A la vaca lechera del subsuelo petrolero/

Imito la pereza que devora ansiosa los cogollos del yagrumo a la sombra de la falsa cultura del facilismo/cultivo el rentismo y abandono el conuco, el andén, la terraza, los terraplenes del llano, los humedales en los caños y sus morichales, los manglares y el nenúfar y la siembra de temporada en los islotes del río abajo, bajo el verano inclemente que secó las canillas de agua del Soberbio Orinoco, del Caroní o del Paragua y las dejó colgadas sobre su piel de arena y sus huesos de piedra sobre el rostro del tiempo; el Guri presentó su cara desnuda, lavada por donde pasó el diluvio de Amalivacá con el pincel de Rengifo y en sus turbinas, la oscurana llegó bajo el aplauso del Niño, del Decreto de Obama, que de un solo coñazo nos bajó los precios del petróleo para joder a Rusia, a Irán y a Venezuela. La degracia de la oscurana venía vestida con la seda amarga de Tumeremere, sus hilachos ensangrentados de oro y diamante sobre las refulgentes alfombras del viejo imperio español, los protocolos de los sabios de Sión, el Opus Dei y la Falange, la Conferencia Episcopal, Fedecámaras, Consecomercio y los sirvientes criollo-mantuanos de Wáshington, la nueva Asamblea Nacional y sus cantinflallupadas, valientemente secundadas por la Santa Alianza en el apartheid del parlamento europeo. En la OEA de Almagro, el vasallo del Tío Sam. Mientras hasta ahora se asoma, otra voz disidente ante aquel torcido mundo de intereses: ¡la del Papa Francisco!

¡Pido perdón a la pereza y al niño, por esa horrible y arbitraria comparación con la flojera y la sequía!. (Capaz será el obispo de Coro, de sugerir que la pereza no trabaja porque tiene ancestro caribe, pero el Papa Francisco ya denunció con voz profética a los obispos lacayos apoltronados y poco creativos. Arahuacos y caribes inventaron el cultivo de la yuca y la maravilla del casabe, pero el obispo de Coro solo inventa guarimbas, cantinflallupadas con el oso Polar, los López-Mendoza y los Capriles). Sólo inventa alianzas con especuladores del pueblo y sus narco-paramilitares, para luego quejarse, como los fariseos, de las colas, del hambre y la inseguridad. Amén.

¡Aprendamos de la inocencia del niño y de la pereza, de su trabajo manual creativo, para ver si entramos en el reino de los cielos!

Eso si acaso abre la puerta el Cardenal Urosa y los asesinos de Luther King, de Mons. Romero y el padre Camilo, los ocupantes de Palestina, de Haití y de Guantánamo, los enemigos de los Estados Plurinacionales de Bolivia y Ecuador (o en todo caso, los enemigos de los Pueblos Originarios y de Los Sin Tierra del Brasil, que desde su charca imperial y judicial, condenan a Dilma y a Lula al destierro). Entrarán el niño y la pereza al Reino de los Cielos. Si es que lo permite el Microbio en Argentina(2) y los ten-ta-culos de las transnacionales que se cogieron hasta los cargos públicos y condenaron aquel pueblo en pocos meses al hambre y al desempleo. Y ahora persiguen a Chávez y a Néstor hasta en sus retratos, a la Cristina de carne y hueso y a la india Milagros Salas. Los mismos que en Honduras asesinaron a la india Berta Cáceres y le dieron el golpe a Zelaya. A Lugo en el Paraguay, a Aristides en Haití. Fusilaron a Bishop en Granada. Y prosiguieron con sus asesinatos selectivos en Venezuela.

Estoy seguro, que Walt Whitman nos abrirá las compuertas del Cielo y nos convocará a la comunión de los santos y el perdón de nuestros errores, cuando entre invitados a la cena estén presentes el sapo, la oruga y el guijarro. Y llegará la hormiga, el niño y la pereza en su ocio creativo y en su trabajo y juego, montada sobre el yagrumo. Entonces los jóvenes no tendrán que irse de Venezuela, ni abandonar sus países de origen y las transnacionales no seguirán buscando El Dorado porque el oro no valdrá sobre la vida. El tiempo que vendrá será inusual y extraordinario por otros mundos posibles en el socialismo del siglo XXI.

No habrá en el Caribe otro mar de sangre como el que ahora se desdibuja sobre el Mediterráneo. ¡Porque el desarrollo ha sido un viaje con más náufragos que navegantes!.

Ahora nuestros jóvenes, ni aquí, ni en Cuba, ni en Palestina, sentirán el llamado íntimo de los padrastros y de las madrastras de los paraísos fiscales, los papeles de Panamá, las vidrieras yanquis de Mayami Nuestro, los cielos borrachos de Nueva York y la magia del dólar dopados en los paraísos mediáticos y sus redes demenciales.

-¡Carajo! ¿Qué ya me voy de este país?¨¡Qué me iría demasiado!.. ¡Ni de vaina!…Muchacho… ¿No caes en la cuenta de que aquí cabemos todos?

DESDE LA MEMORIA, HABLAN LOS PUEBLOS

…Y en cada crisis, me levantaré de las cenizas y vuelvo hecho millones, con la fuerza descomunal de los siglos, sobre las alas de ese Cóndor milenario, remontando la cresta de los Andes, dijo Chávez recordando la sentencia de Túpac Katari. Ni los profetas, ni los libertadores, se espantan de las crisis para salir corriendo, cocinados en su propio fuego, despavoridos y atrapados en su propio miedo. Lacayos o libertadores, lacayos o profetas, la suerte está echada. La lucha sostenida y no la huida es el hilo que ilumina el tunel para dejar de ser la sombra de una sombra y retomar nuestras identidades y banderas. El patriota resiste, pero el que está derrotado y despatriado antes de salir al ruedo, sale corriendo, dejando a su paso la cáscara como la serpiente en la orilla del camino. Abandona el país, y lo deja en manos de los viejos y nuevos conquistadores: no hemos aprendido del medio milenio de resistencia indígena, que encuentra –consciente o inconscientemente- alguna relación de continuidad en nuestra indodescendencia, en nuestra afrodescendencia cimarrona y en la de los mismos hijos de europeos, nacidos o radicados en América, desconocidos –nuevamente-, por sus padrastros y madrastras del otro lado del océano: sea como indios o indias, sea como negros o negras, sea como sudacas, sea como "el polo excéntrico de Occidente, que baila fuera de compás". Miranda, Bolívar y Manuela Sanz, San Martín, Abreu de Lima, Artigas y Martí, ya eran sudacas.

Y ENTRE LOS ANDES Y EL CARIBE, NACIÓ LA ABOLICIÓN DE LA ESCLAVITUD EN AMÉRICA

…Y aquel que quiera seguirme… coja su propia cruz (y ya sabemos todo lo demás, que dijo en aquel momento el Hijo del Hombre, también Hijo de una Mujer, todavía acusado de socialista, incluso de comunista). En la semilla del Alba de la primera independencia, José Gabriel Túpac Amaru y Micaela Bastidas tomaron aquella cruz de las cuatro direcciones del Incanato como "Los Hijos del Sol", en un diálogo sobre el terreno con "los Hijos del Cielo" para instaurar el primer ecumenismo americano, en el contexto de una insurrección, que 9 años antes de la Revolución Francesa, decretó la abolición de la esclavitud por vez primera en el continente y ya proclamaba la igualdad, la libertad y la fraternidad (16 de noviembre de 1780). Que lo asume plenamente en 1804, la democracia anti-esclavista de Haití. No sólo como proyecto sino como la concresión histórica de una República de Negros.- Que luego, el 2 de junio de 1816, desde el Cuartel General de Carúpano nuestro Libertador Simón Bolívar decretara la abolición de la esclavitud, en correspondencia de la solidaridad a la causa de nuestra Independencia por el Presidente Alejandro Petión (hace exactamente 200 años).

Breve introducción a los paraísos mediáticos Made In USA o los nuevos ladrones del futuro

En el mundo al revés denunciado por Eduardo Galeano, el Occidente capitalista, autodenominado "cristiano", en vez de llamar a los viejos y nuevos Estados Nacionales a garantizar el pleno y efectivo derecho de sus pueblos y de su juventud en particular a permanecer con dignidad en sus territorios de origen, por el contrario, les propone el viaje al revés; les incita a que abandonen sus territorios ancestrales –ayer y hoy- como candidatos a ser luego rechazados con profundo desprecio, racista, eurocéntrico, patriarcal y clasista, en las grandes metrópolis norteamericanas y europeas: sea por indios, por negros o por-sudacas. Destaquemos que además de clases privilegiadas hay también nacionalidades privilegiadas y de segunda, de tercera y cuarta categoría, como sombra de la vieja sociedad de castas. Veamos hoy en el espejo de agua del Mediterráneo, si es que acaso la tormenta de una diáspora forzada, nos permite identificar los rostros que se ahogan en su propia sangre al abandonar sus países de origen destruidos por la OTAN y el Pentágono y a quien Europa niega acogida, respeto a su dignidad humana y la correspondiente hospitalidad. El mismo Papa Francisco, en fecha reciente en Alemania al recibir una condecoración, expresó sus dudas sobre "la humanidad" y el "sentido cristiano" de una Europa envejecida y decadente, cada vez más alejada de sus propios principios. Aunque sus principios imperiales, señoriales y monárquicos, están presentes –ayer y hoy- en la nueva Santa Alianza del siglo XXI.

VACIAR A LA JUVENTUD, DE ELLA MISMA PARA FORZARLA A UNA VEJEZ PREMATURA

No es inocente el cruel envenenamiento mental, moral y espiritual, el odio inducido hasta por los poros, que mediante la guerra mediática sostenida de sectores privados transnacionales se le infunde a nuestra juventud: ¡Carajo, ayer Chávez, ahora Maduro, me roban el futuro!…(el adoctrinamiento, llega a los niños y niñas hasta en las comiquitas del sistema). Ello ocurre también con la juventud de otros países en proceso de descolonización cultural y educativa de nuestro continente. Pero no todo es mediático. El servicio del secuestro de jóvenes y robo de cerebros en nuestros países –y en Venezuela en particular- cuenta también con una planificación sostenida y de laboratorios, con un servicio de embajadas extranjeras operando en nuestros países, en conexión con transnacionales económicas y el imperialismo, con la mano oculta de la CIA, nexos religiosos de algunas iglesias de las teologías de la dominación y de algunas ONG al servicio de la opresión, la explotación, el saqueo y el desarraigo de poblaciones enteras en función de la globalización del capital y de la llamada "desterritorialización" de sus niños y jóvenes. Es parte del mismo proceso de disecación de la memoria y del estrangulamiento del futuro. Sabemos que los sucesores de las Nuevas Tribus y el Instituto Lingüístico de Verano están formando en los países del norte "nuevos pastores" con la juventud indígena, quienes volverán a sus tierras de origen ya con otro discurso y otros intereses ajenos, a la sombra de una prédica que nada tiene de evangélica, para luego pasar al ruedo político. Especialmente en zonas estratégicas como Guayana y Amazonas para garantizarse el control de sus riquezas. Es la misma continuidad de la conquista y colonización por unas vías más sutiles, legitimadas en una autoctonía desnaturalizada y perversa.

No se trata de oponernos al derecho legítimo y sano en principio de la juventud a viajar y estudiar en el exterior. El mismo gobierno bolivariano tiene programas de becas y otros mecanismos para ampliar nuestros conocimientos en el exterior y promueve el intercambio cultural igualitario, con el resguardo de las diferencias horizontales legítimas de lengua, cultura, nacionalidad, religión para la convivencia ecuménica y pacífica (interculturalidad). Lo que denunciamos es el propósito ideológico oculto de las transnacionales y de algunos Estados reaccionarios para desmoralizar a nuestra juventud e inducirle el rechazo a su propia patria y sus símbolos, a su cultura de origen y a su misma gente: endorracismo, vergüenza étnica, vergüenza de clase. Incluso, al privarla del estudio de su geografía y de su historia, se propician falsos antagonismos generacionales que les impida restablecer el diálogo con su propia cultura y en toda la vitalidad de su idioma local y nacional, para trasmitir su herencia cultural y lingüística a las nuevas generaciones. Algo que no ocurre solamente con la juventud indígena sino con todos los componentes de la nacionalidad. En sus diversos orígenes y sus múltiples mestizajes.

EL PROCESO DE DOMINACIÓN ENDÓGENO DE NUESTRA JUVENTUD PARA DESTERRITORIALIZARLA

Todo ello pasa por un viejo y largo proceso de adoctrinamiento –y lavado de cerebros- contra los idiomas maternos, la geografía y la historia propia, la cultura propia y la educación propia para obstaculizar el acceso real y concreto a la interculturalidad de la convivencia y la interculturalidad del conocimiento.(2) Contradictoriamente se les adoctrina contra sus patrias de origen, la patria chica y la patria grande bolivariana; al mismo tiempo se le presentan madrastras imperiales e imperialistas, que reniegan de sus hijastros(con claros antecedentes en la primera independencia:1810-1824). Este adoctrinamiento –de fondo desindianizante- viene desde los primeros días de la conquista, la colonia y la resistencia indígena a la conquista. Por eso ahora el 12 de octubre es el Día de la Resistencia Indígena. Los lavados de cerebro comenzaron en los internados misionales indígenas, que separaban al niño y niña indígena de sus padres y abuelos, de la comunidad, los idiomas maternos, de su cultura originaria y de los variados ecosistemas como vehículos contra la trasmisión de la cultura propia a sus descendientes y para estrangular procesos civilizatorios enteros, en nombre "de Dios" y de "la civilización", el "progreso" y el "desarrollo". La relación indestructible de la cultura con la naturaleza es parte de la base fundamental para el equilibrio ecológico planetario y la reproducción de la vida, contrario a la velocidad y tiempo de reproducción del capital. Es la línea occidental de "dominar la naturaleza" que nos trae hoy a la destrucción del planeta. El primer paso, al negar a la Madre Tierra y la Madre India, es individualizar al extremo, sembrar el trigo del egoísmo, la competencia y explotación, la exclusión del otro y de la otra. Hasta llegar a la autonegación de la juventud, para vaciarla de ella misma y conducirla al autosuicidio, a la autodestrucción personal y colectiva. En el vacío psicológico, para hacerla presa fácil de la drogadicción y el adormecimiento sobre la pantalla y el tecleteo incesante. Ha sido un proceso, que vino con las misiones religiosas, continuó con la escuela, luego con los medios, hasta llegar al paraíso neoliberal de "la Era digital". A finales de la década del 50 del siglo pasado, hubo un intermedio de la película: el capitalismo monopólico y transnacional ya se planteaba la eliminación de la enseñanza de la historia y la geografía y de todas las llamadas humanidades, para sustituirlas por las materias y carreras "científicas" o de "ciencias duras", con sus antecedentes en el pensamiento de la ilustración, que configuró a nuestros líderes de independencia. Es el recorrido de un largo proceso histórico de medio milenio que nos lleva a la separación del mundo real, incluso de nuestra propia subjetividad para convertirnos en extraños a nosotros mismos.

DESCABEZAR LA PATRIA AL DEJARLA SIN JÓVENES

Una patria sin niños y sin jóvenes, se convierte en tierra de nadie, en pasto facil de conquista y colonización. En desierto sin parques, sin hadas, sin pájaros y sin nidos, en el decir del poeta y escultor tequeño Edgar Corrales.

No es un secreto para nadie que dejar a un país sin jóvenes, es descabezar una patria, más si esa patria –como Venezuela- tiene una posición geoestratégica al pie del Caribe y el Atlántico, de las Guayanas y el Amazonas, de Los Llanos y de Los Andes; acompañada de una larga y sostenida tradición de resistencia, de lucha, emancipación e independencia, siendo además portadora en su vientre materno de inmensas riquezas codiciadas por el imperialismo, los viejos y nuevos imperios coloniales y las transnacionales. De los 17 elementos estratégicos que hoy necesitan las transnacionales, nosotros tenemos 15, aparte de las reservas de petróleo más grandes del mundo. Se trata de que los viejos y nuevos conquistadores nos involucran en una nueva búsqueda del Dorado.

Entendamos además que el desprecio por la Madre Tierra, por el país y su gente, por el paisaje y su historia, se viene movilizando en cinco siglos desde afuera, pero articulado con la organización endógena en el aparato cultural y educativo colonial y republicano. Primero, la educación privada, religiosa o laica, salvo algunas excepciones lúcidas, está al servicio de la formación de los nuevos dirigentes de las castas y clases dominantes, que operan como elementos de bloqueo cultural y educativo con su propio pueblo y que vende en los niños y jóvenes la falsa ilusión por vivir en las grandes metrópolis occidentales como la gran vidriera de los modelos exógenos, los nuevos territorios mediáticos como paradigmas de civilización humana, acentuando el racismo, el endorracismo, el imaginario de la limpieza de sangre, el patriarcalismo y el clasismo. Dentro de la visión aristotélica en "que unos pueblos nacen para vender y otros para obedecer", todo el aparato educativo, cultural y espiritual, se ha articulado a fin de presentarnos como un pueblo nacido para obedecer, con la pretensión de algunas élites de educar a sus hijos para mandar sobre los supuestos "salvajes" y "bárbaros". Incluso nuestro Estado petrolero inventó en la cuarta república universidades públicas tecnoburocráticas como la Simón Bolívar, con propósitos también elitescos, con sus miras hacia los paraísos mediáticos del norte de América o de Europa, acompañado de la vieja orientación de los becados de Funda-Ayacucho. Con prioridades al margen de nuestro proyecto de país, de localidad, de región o continente. Esto aunado a un proceso de elitización y neo-privatización progresiva de las mismas Universidades Autónomas en Venezuela (elitizando la estructura de clases en la matrícula universitaria, estrechando el cuello de botella a los sectores más oprimidos para entrar en la Universidad Autónoma). De allí la necesidad de saltar del colegio o la universidad privada del país para proseguir estudios superiores o de postgrado en el exterior. Luego, lo ideal es que regresen formados a imagen y semejanza de los intereses del gran capital transnacional y de las grandes metrópolis occidentales, con un profundo desprecio por su tierra y cultura de origen y por su gente. Por supuesto, quienes soportan las pruebas y se reindianizan; los que se mantienen como revolucionarios y se radicalizan al cuestionar de fondo la decadencia de Occidente y sus eco-etno-genocidas modelos de desarrollo, son víctimas de grandes hostigamientos, cuando no exclusiones, tanto en las grandes metrópolis occidentales como en sus países de origen. Pero ello siempre está sujeto a las grandes políticas de recluta y selección para el robo de cerebros y de liderazgos significativos a fin de fortalecer la occidentalización compulsiva y unilateral. ¿Qué se busca en definitiva? Servir allá o aquí al servicio de los mismos intereses de la globalización del capitalismo financiero al margen de la vida como totalidad.

LAS MENTIRAS DE "LA GLOBALIZACIÓN" Y SU ILUSORIO "MUNDO SIN FRONTERAS"

Se nos dice cínicamente, "que no hay fronteras", "que todos somos hijos de Dios". Que todos somos "iguales", que no hay razas…para ocultar el racismo y otras modalidades de discriminación y exclusión. Casi se nos presenta la diversidad antropofísica de los grupos humanos como si estuviéramos negando el origen común del género humano. En la práctica, se niega la soberanía y la independencia de nuestros países, se desconoce nuestra geografía y la estética de sus hermosos paisajes y de su gente, la autonomía cultural y educativa, para imponernos el espejismo de una ilusoria territorialidad de las grandes metrópolis del norte de América y de Europa como falsa universalidad eurocentrista, como modelos ideales del capitalismo neoliberal. Se dice que "la música no tiene fronteras", pero ellos le ponen sus propias fronteras a nuestra proteica y diversificada música popular en nuestros mismos países, privando a nuestras juventudes del derecho a conocerla, amarla, sentirla y vivirla en su propia existencia; se crean mecanismos subjetivos de rechazo a los idiomas y culturas maternas en nuestros propios territorios, desterritorializando ideológicamente nuestras mentes y nuestras específicas espiritualidades. Vale decir, no sólo matan el cuerpo sino que también nos quieren matar el alma, parodiando el evangelio. Y así, en el "Estado de Israel" aparece el gran muro del sionismo en una ciudad de territorio común de las tres religiones monoteístas: el cristianismo, el judaísmo y el islam, mientras criticaron el Muro de Berlín o la Muralla China. Se habla de un nuevo muro de Estados Unidos frente a México, como nuevo símbolo del apartheid anglo norteamericano contra Indoamérica y el Caribe y ante la Europa Latina, Asia y África. Pero ellos quieren destruir a Petro-Caribe para convertirlo en otro mar Mediterráneo de nuevas diásporas sin brújulas en todo su enloquecimiento… Se habla de un nuevo apartheid lingüístico, cultural, educativo y espiritual con 50 millones de hispanohablantes en Estados Unidos, para negar la interculturalidad, comenzando por el desconocimiento de la personalidad y la identidad lingüística y cultural del castellano y de los hispanohablantes (spanglish), como de otros idiomas indígenas y europeos. El imperialismo y los imperios europeos "no quieren fronteras", pero nos imponen sus rancias fronteras de castas, clases, estamentos, de nacionalidades privilegiadas en nuestros propios países sobre los pueblos que constituyen nuestras nacionalidades históricamente más arraigadas; convirtiendo a los nativos en los descastados, comenzando por los pueblos originarios, que llegan a ocupar el último escalón de nuestras sociedades, promoviendo su invisibilización total para satisfacer los derechos del capital sobre los pueblos. Y proseguir el ecoetnogenocidio en todo un continente. Y en todos los continentes.

EN NUESTROS PAÍSES, LA SITUACIÓN ES MÁS COMPLEJA CUANDO LLEGAN LAS REVOLUCIONES INDEPENDENTISTAS

Sin embargo, la situación se hace más compleja cuando en países como el nuestro, con el proceso revolucionario bolivariano, se crea más de una docena de nuevas universidades públicas, inclusivas y solidarias, que abre el abanico de sus matrículas a los sectores más excluidos de la población, incluyendo los pueblos originarios y sectores afrodescendientes; apertura que va más allá de la inclusión de una matrícula; es necesaria la inclusión lingüística, socioeconómica, cultural y espiritual pasando por el toque con la Madre Tierra con la siembra rural y urbana. Estos centros de educación universitaria bolivariana, pretenden andar en la búsqueda de otra orientación radicalmente distinta, con una formación que no se quede sólo en lo grecorromano y lo judeocristiano de las universidades clásicas, lo cual constituye un verdadero apartheid humano, sociocultural y del conocimiento en el Occidente racista y colonialista. Sin embargo, su personal inicial en estas nuevas universidades viene de la misma formación a cuestionar de fondo, como víctimas del mismo bloqueo cultural y educativo, lo cual impone, casi obligados retardos en la formación de los nuevos formadores de formadores, aparte de comprender la inclusión de la totalidad del sistema educativo bolivariano, con sus múltiples subsistemas y especificidades. De allí sus dificultades para acceder a una verdadera educación intercultural e intercivilizatoria, que cuestione de raíz el sistema dominante, pasando por desentrañar la naturaleza de su estructura de clases, nunca divorciada de otros procesos de sometimiento cultural y educativo: racismo, patriarcalismo, lingüicidios, eurocentrismos, logocentrismos, pasando por el ecocidio como lo captó la creación artística del maestro César Rengifo, sobrepasando en muchos casos la visión antropológica y cultural de su propia ensayística. La vieja formación de lo cultural y educativo dominante tiene su asiento más esclerosado en las grandes metrópolis colonialistas de Norteamérica y Europa, pero también en las metrópolis colonizadas y neocolonizadas, refugiándose en la provincia las identidades históricamente más arraigadas y las juventudes menos dislocalizadas por la llamada "era digital", lo cual le permite un sólido contacto con la educación familiar y comunitaria y una mayor fluidez de la escritura con la oralidad viva en el diálogo de civilizaciones y en el diálogo inter-generacional. Que permita diferenciar nuestros procesos culturales y educativos de los procesos de idiotización en gran escala que adelantan los grandes centros capitalistas de la globalización neoliberal.

Un profesor chileno bastante crítico, llegó a definir una universidad norteamericana como el exabrupto de un Mac Donald montado sobre una catedral gótica. Aquí sería el equivalente de un injerto de morrocoy con guacharaca. De paso, hay que recordar que la empresa Mac Donald en Gran Bretaña, desde 2010 tiene facultades para formar "académicamente" su propio personal para entrar en la Universidad. ¿Sería confiable una transnacional de esta naturaleza que conspira contra la salud humana y del planeta? Alguien que coma una semana seguida en un Magdonald, se le alteran todos sus valores, más si en la recta final se tira como postre una cocacola y un pastel de chocolate (alterado en su naturaleza indígena, con leche y azúcar refinada).

Volviendo a nuestro país y la guerra no convencional, unido a múltiples factores anteriormente señalados explicamos en parte que una buena porción de los jóvenes egresados de las nuevas universidades creadas por la revolución, tampoco escapen a las tentaciones de los espejismos mediáticos de las grandes metrópolis occidentales. Incluso puede pasar en Cuba. No olvidemos que estamos inmersos en la sociedad capitalista y la nueva orientación de las universidades de la quinta república, todavía no se ha asentado en los nuevos entramados pluri-paradigmáticos que han justificado sus procesos de inclusión y de revolución cultural y educativa. Segundo, la guerra total, no convencional y sostenida, el "tiempo-apresurado" del capital y el pragmatismo gubernamental y social, ha conspirado contra la voluntad política para el proceso de formación y de reformulación de todo el aparato educativo en el marco de la refundación del Estado Nacional, de la Cultura Nacional y los nuevos procesos de integración bolivariana. Tercero, el bombardeo mediático, educativo y cultural del sistema-dominante, incluyendo el atrapamiento del proceso del tacatacatá de la mega-manía esclavizante de la digitalización y de la proliferación de las redes en sus múltiples modalidades conspiran constantemente contra la posibilidad real de ver, pisar tierra, vivir, sentir, pensar, reflexionar y llover sobre una cotidianidad, vinculada a la coyuntura, a la compleja estructura del sistema que nos domina. Cuarto, el ensañamiento político del sistema contra los procesos revolucionarios y de cambio, insisten constantemente en la idea de que "los jóvenes no tienen futuro en sus países de origen", que los procesos de cambio le están "robando el futuro", abriendo matrículas universitarias sin piso sólido para los puestos de trabajo que garanticen su realización plena en la vida social y profesional. Pero ¿encontraremos en Estados Unidos y en Europa la encarnación de las demandas fundamentales de la juventud del planeta?¿Qué pasa actualmente con la juventud en esos países de la cocacola, las hamburguesas y los perros-calientes?¿Qué destino les depara el capitalismo global? Se parte de la idea excluyente de que la Universidad, por su propia naturaleza, no es para todos sino para unos pocos iluminados enchufados en el sistema. Luego, los pocos "iluminados"¿tienen un futuro garantizado? No siempre…USA tiene 50 millones de pobres, para no hablar de Europa… ¿La juventud de esos países no está sufriendo la crisis del capitalismo en distintos sentidos?..Quinto, las causas reales del desempleo de la juventud, en los llamados "países desarrollados", está entre otras múltiples causas, en la robótica, que desplaza constantemente mano de obra o ya en la devaluación del trabajo del inmigrante de los países colonizados en los países, clases y culturas dominantes. Sexto, la necesidad de los países industrializados de disponer en forma gratuita de personal ya formado por nuestros países, ¡que papaya! reclutando ejércitos de médicos, odontólogos, ingenieros, arquitectos, entre otras múltiples profesiones como parte del saqueo de nuestras reservas y potencialidades culturales y educativas. Séptimo, dejar a nuestros países sin juventudes y nuevos liderazgos para apoderarse de nuestros territorios y sus riquezas, manipulando el desarraigo de diásporas sucesivas y de diversa procedencia para fomentar nuevas formas de esclavitud y servilismo y de devaluación progresiva de la mano de obra inmigrante y marginada en los países llamados desarrollados. Olvidando que al estallar la crisis en esos países del llamado "Primer Mundo", el primero que paga los platos rotos es el "ciudadano a medias" de nuestros países, señalado como indeseable sudaca en esos "paraísos mediáticos". Octavo, cambiar cualitativamente y cuantitativamente la correlación de fuerzas políticas, sociales, económicas y culturales, ocultando con la voracidad del capital la destrucción del planeta y el fracaso del modelo capitalista neoliberal mediante la manipulación digital y mediática. Desconectando al joven y la joven de su propia savia, divorciando sus manos del pulso de su sistema circulatorio y de la totalidad de la vida. De su propia mismidad y del reconocimiento del otro y de la otra. Sincretizando sus identidades para masificarlo y despersonalizarlo a distintos niveles en lo individual y en lo social.

Noveno, la llamada "adolescencia" no es una categoría biológica sino cultural para manipular a la juventud por parte del capitalismo occidental. Para condenarla a la eterna infancia, sin sentido de su geografía y de su historia total y de su tiempo, de su espiritualidad, de su sentido en el mundo y de su ubicación ante el universo. Un joven, no es "un niño grande"; en una sociedad radicalmente distinta, aprende pronto a valerse por sí mismo y ocupa el lugar que le corresponde en su universo social, cultural y espiritual, en diálogo permanente con la familia, la comunidad y su región. Esto es algo que ha sido comprobado históricamente, desde milenios, en múltiples sociedades originarias. Tanto aquí en América como en todos los continentes.

Décimo, exportar sus crisis a nuestros países como lo han hecho en otras épocas. Convertir la guerra y sus aparatos bélicos, el terrorismo, la desestabilización y destrucción de nuestros Estados y sociedades, en los instrumentos fundamentales para resolver sus crisis. Como lo han hecho en Libia, Irak, Afganistán, Siria y algunos países de África.

Undécimo, en el caso de Venezuela en particular hay una serie de condicionamientos históricos y culturales colonialistas para no ver nada positivo en el país, en su geografía y en su gente, con un problema crónico de identidad que ha propiciado un bloqueo cultural. Aparte de ello, se ocultan todas nuestras potencialidades creativas para presentarnos como un país y un pueblo lleno de carencias, de miserias, de fealdades, de defectos incorregibles: teniendo como común denominador el racismo, el euro-centrismo, el patriarcalismo y el clasismo encastado bajo el imaginario de la limpieza de sangre y la endogamia cultural de Occidente.

CUANDO "EL GORILA SUBE AL ÁRBOL", TODOS LOS VENEZOLANOS SOMOS GORILAS SOBRE LOS ÁRBOLES

"El gorila sube al árbol", muy usado hoy por los medios españoles para decirle mono, indio y negro al Presidente Nicolás Maduro, es algo que va más allá de gobierno y oposición. Implica a toda la población venezolana en su conjunto, porque es la manera como el viejo y nuevo colonialismo europeo nos sigue viendo: incluyendo a sus propios hijos y nietos nacidos aquí. Recordemos que Ramos Allup en 2001 expresó textualmente: "Es que este Chávez cree que todavía somos indios y que nos va a mantener como monos, con un guayuco sobre los árboles de hace 2000 años". Ya vimos lo que opina la mujer de Ramos Allup sobre nuestras mujeres. La oligarquía mantuana-criolla, habla a imitación de sus amos norteamericanos y europeos. Los mismos indianos o europeos radicados en América, -lo hemos dicho varias veces-, cuando vuelven a Europa, les gritan: ¡Este se volvió mono! ¡También come cambur sobre los árboles! (conversación personal con Esteban Emilio Mosonyi). El obispo de Coro dice que somos una pereza de ancestro caribe. Vale decir, nuestra flojera es de origen caribe… De tal forma que las afirmaciones racistas y colonialistas de Occidente, nos implican a todos: ¡así nos ven ellos, como monos sobre los árboles!

EN SINTESIS:

Frente a la actual crisis política, económica, social, cultural y espiritual, ecológica y civilizatoria del capitalismo neoliberal, que afecta y pone en riesgo a todo el planeta, los sectores más conscientes y resteados de nuestra juventud, tendrán suficientes motivos para entramar sus sueños y esperanzas en la salvación de la Madre Tierra, desde la patria chica y la patria grande bolivariana para promover otros mundos posibles en el socialismo del siglo XXI. Construyendo países y sociedades distintas donde podamos convivir pacíficamente creyentes, agnósticos y ateos. Sin discriminaciones etarias, raciales, religiosas, de género, de nacionalidades y sin las odiosas discriminaciones sociales y de intolerancias ideológicas y políticas. Altos de Guaicaipuro 10 de junio 2016.

  1. Que "¡me iría demasiado!"…¿Orgasmo prematuro? No. Es una expresión coloquial, que des-construye hasta el castellano usado por algunos jóvenes de clase media: Ante la pregunta, ¿te quieres ir de Venezuela? La respuesta es: "¡me iría demasiado!". Podría decirlo mucho mejor en inglés… pero no me van a entender, me comentó Peter. Es como quien dice: ya estoy harto de este insoportable país y de su gente. Cuando falta algo en los anaqueles dice quien despacha: ¡Tu sabes dónde estamos!¡Aquí puede pasar cualquier cosa! Pero es una conducta aprendida de los de arriba, de la rancia oligarquía. El comportamiento, como todo lo aprendido de otros, no es original. Es caldo de cultivo en las redes…de la in-comunicación humana. ¿Y por qué no" me iré demasiado" de los tantos apocalipsis que entonan las teologías de la dominación?

  2. Interculturalidad de la convivencia e interculturalidad del conocimiento. Diferenciamos estas dos concepciones. La interculturalidad educativa debe servir para resolver problemas concretos de convivencia entre comunidades y pueblos, entre gentes de distintos pueblos y culturas en una misma localidad, región o país.

En cambio, la interculturalidad del conocimiento, alude la necesidad de salir del discurso único de Occidente. No existe la ciencia sino las ciencias, las tecnologías, las filosofías, las artes, las distintas espiritualidades más allá del monoteísmo. Sin la interculturalidad del conocimiento no será posible arribar a un diálogo de civilizaciones, a una revolución cultural y educativa, que debe tener como base una interculturalidad del conocimiento como posibilidad de los pueblos y culturas de intercambiar para conocerse recíprocamente, sin anular y descalificar el patrimonio de otras civilizaciones distintas a la herencia grecorromana y judeocristiana. Esto es clave para promover también el diálogo entre generaciones y el diálogo con la naturaleza en una época de crisis planetaria. Ya algunos filósofos de la liberación se han dado cuenta que la filosofía europea no es universal. Que las filosofías indígenas del Buen Vivir pueden dar sus aportes a otras formas de convivencia con nosotros mismos y con la naturaleza.

 

3.- Lo de Micro(bio), no es un invento mío. El apodo es de su compañero de viajes neoliberales Ramos Allup. Micro no los pudo acompañar en el viaje hacia la Carta Democrática de la OEA contra Venezuela. Tiene revuelta su propia casa.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1919 veces.



Saúl Rivas Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: