Mirando hacia adelante

El mayor desafío que se impone al primer presidente chavista de Venezuela, electo el 14 de abril, es lograr tomar las riendas de la gobernabilidad en el marco del concepto bolivariano sin abandonar los preceptos contenidos en el Primer Plan Nacional 2007-2013 y continuados en el Plan de la Patria 2013-2019, ambos programas concebidos por el Líder Supremo.

No es tarea fácil mantener los rasgos de poder que supo Hugo Chávez desempeñar con pasmosa habilidad- Es un reto que cual escollo enfrenta Nicolás Maduro, y que requiere el apoyo solidario y automático del PSUV en primera instancia, del Gran Polo Patriótico y de las agrupaciones sociales que representan los colectivos organizados que hacen vida en el territorio nacional. Sin el concurso de estas fuerzas populares y de las FANB todo el andamiaje construido por el Líder Supremo corre el riesgo de fragilizarse.

La primera tarea que se impone al tejido social existente es explicarle que el Presidente Maduro representa la herencia de Chávez. No es Chávez porque Chávez somos todos, pero fue designado por Hugo Chávez Frías como depositario y responsable de la obra magnífica que adelantó el Líder Supremo a favor de los pobres de nuestra Patria y del mundo entero. Que esto esté claro. Decirle de manera muy franca a las compañeras y compañeros que se abstuvieron o participaron de manera equívoca en la reciente elección presidencial que la lucha contra la desigualdad, contra la pobreza, la lucha por elevar la dignidad y la calidad de vida pasa por el chavismo, no por las fuerzas de la oligarquía. Que tengan claro que ningún rico se va a ocupar de la mayoría de nuestros compatriotas. Ellos beneficiarán siempre a un puñado de privilegiados. Así lo demuestra nuestra historia.

El rescate y el reintegro de estos compañeros y compañeras al seno del chavismo es imprescindible para consolidar las tareas de gobernabilidad a la cual se enfrenta el compañero Nicolás Maduro. Es una Gran Misión que todos debemos asumir. Recordemos que el éxito de la Misión Robinson fue la devoción y el empeño a prueba de cualquiera dificultad que se tradujo en que pudimos borrar de nuestra Patria el oprobioso analfabetismo. Así nuestro objetivo de hoy en adelante es lograr que confundidos y militantes seamos un todo. Unidos. Que sepamos reconocer en Nicolás Maduro no solo al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela sino al líder de la revolución, heredero y responsable del legado del Comandante Supremo Hugo Chávez Frías.

Ya el compañero Maduro anunció los puntos focales básicos para iniciar el ejercicio de gobierno, entre los que destaca la lucha contra la inseguridad, contra la corrupción y la ineficiencia, la activación del sector económico y la funcionalidad itinerante del gabinete ministerial para alcanzar el dominio territorial.

Si algo temen las oligarquías locales de nuestro hemisferio y sus aliados foráneos es una buena gestión de gobierno. Es muy difícil pelear contra un gobierno eficiente y que además logre contener la corrupción. Los ejemplos de Ecuador, Bolivia, Argentina y Brasil son aleccionadores. Pasaron de estar atrapadas en economías tambaleantes neoliberales a lograr mediante el concurso de fuerzas populares, sectores medios, fuerzas armadas nacionalistas y empresarios con sentido de patria a lograr un nivel de vida digno para sus connacionales. En ese sendero debemos encauzar y apoyar de manera solidaria y efectiva las obras que emprenda el compañero Nicolás Maduro en su empeño en llevar a buen puerto la Revolución Bolivarian


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1067 veces.



Héctor Agüero


Visite el perfil de Héctor Agüero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Héctor Agüero

Héctor Agüero

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a164696.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO