Credo de Chávez

El Cristo que fue Chávez fue hecho

prisionero de una extrañísima enfermedad

tras concluir su sermón en la empinada montaña de las naciones



Unos dicen que condenó los hedores del infierno y las fetideces del purgatorio

otros, que habló maravillas del infierno y el purgatorio,

comparadas con las

pestilencias letales del capitalismo y el imperialismo



Por estos pecados fue juzgado por escribas y fariseos

y entregado por Pilatos

revisionistas y contra-revolucionarios



Y se le condenó a morir crucificado bajo los cargos de

falso profeta del humanismo

del eco-socialismo

y cómplice de la teología de la liberación



En la plaza sombría de los medios fue tildado de loco, megalómano y farsante

por mercaderes que comerciaban sobre la sacristía de los países



Su corona de espinas fue hecha de

infamias, amenazas, morbo

y sabotaje político, mercantil y cultural



Cristo Chávez fue forzado así a cargar su cruz sobre los dolores de su absceso

siempre a condición de reír para que los capitalistas

no absorbiesen más lucro



Y a manera de lanza en el costado lo forzaron a

afrontar cuatro cirugías mayores



Y fue tanto el amor dolor de Cristo Chávez

y la angustia infinita de dejar a su Pueblo indefenso en manos de

mercenarios, arteros y caifases

que entonó

casi arrullándose a sí mismo y

como última arenga

aquel himno perpetuo que hoy empina Patrias e ilumina Patriotas :



¡Al rumor de clarines, guerrero,

ocurre el blindado, ocurre veloz,

con celosos dragones de acero

que guardan la Patria que el cielo nos dio…

Patria, Patria, Patria querida,

tuyo es mi cielo, tuyo es mi sol,

Patria, tuya es mi vida,

tuya es mi alma, tuyo es mi amor!



Y fue tanta la tirria y la ferocidad de los usureros y verdugos del mundo

que Chávez Cristo tuvo a juro que resucitar al tercer día

y ahora vive a la izquierda de todos los hombres y las mujeres patriotas del mundo

y de los Pueblos montaraces de Nuestramérica



Y muchos cuentan que desde tempranito se le escucha afinando su diana

y recordándonos militantemente ―con el Che―

que… al capitalismo no se puede confiar pero ni un tantito así, ¡Nada!



Y que si luchamos unidos, creativos y conscientes

los Pueblos viviremos y venceremos

por los siglos de los siglos



Por ello va rogando y va regando hoy Cristo Chávez estas semillas hechas nuevo verbo:

En el nombre del Padre y de todos los padres y los abuelos amorosos

En el nombre de la Santísima Virgen y de todas las madres y abuelas amorosas

En el nombre de todos los mansos de corazón

En el nombre de los dignos

En el nombre de los líderes

En el nombre de todos los trabajadores y excluidos, privados de justicia y trabajo, ayunos de salud, educación o cultura

En el nombre de todos los revolucionarios, los perseguidos y los vapuleados del mundo

Amén





delgadoluiss@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2409 veces.



Luis Delgado Arria


Visite el perfil de Luis Delgado Arria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas