La canibalización del avión de Conviasa por los gringos; un acto vil y criminal:

El robo del avión de Conviasa perpetrado por Argentina, bajo los auspicios del gobierno gringo, quedará grabado en los anales de la historia como un hecho vil y deleznable. Primero el avión no cargaba armas de ningún tipo. No cumplía una misión hostil de declaración de guerra. Era una nave moderna, con una autonomía de vuelo de 16 horas y un costo de 83 millones de dólares. Cuando los puertos cerraron, producto de las sanciones y el bloqueo de la época, el gobierno adquirió el avión, lo usaron para traer las vacunas rusas, cubanas y chinas. También arribaban a través de él alimentos, medicamentos, repuestos, etc.. Se trasladó rescatistas de varias partes del país y el mundo. Había llevado ayuda humanitaria a Palestina, Cuba, Haití, Surinam, África, etc.

Este trajinar diario se convirtió en un objetivo de los gringos: Hasta que un día tan esperado por ellos, se les presentó para dar el zarpazo y en verdad que lo supieron dar. En uno de los viajes quedó varado en Buenos Aires por falta de combustible, luego de haber ido a Uruguay, donde le negaron el aterrizaje; llega a Argentina, donde es retenido a solicitud del gobierno de los EEUU; con sus 19 tripulantes. En esos momentos estaba como presidente el papanatas de Alberto Fernández, que no tuvo escrúpulos en entregárselo a los gringos en bandeja de plata, bajo la coartada que la nave era "utilizada para operaciones de inteligencia Iraní en América Latina". Meses después dejaron en libertad a los tripulantes por falta de pruebas.

Luego el archienemigo del gobierno del presidente Maduro, el señor Javier Milei, un servil e incondicional de los gringos, no tuvo escrúpulos en entregárselo a Joe Biden, y en una madrugada, como hábiles delincuentes pusieron en marcha el avión a riesgo de la seguridad y normas que regulan la aeronáutica; en el transcurso del vuelo ocultaron información apagando el transpondedor, en varios trayectos de la ruta; ocultando la nave para no ser avistada mientras sobrevolaba países vecinos; en esta deleznable y vergonzosa operación de robo.

Finalmente arribaron a Miami, donde es exhibido como un trofeo de guerra; tamaña desfachatez, para un país que se presenta a los ojos del mundo como garante de "respeto del derecho ajeno"; pero en el fondo lo que son; son violadores, expoliadores y hacedores de guerra en los pueblo del mundo amparado y generado genocidios. Al menos el delincuente común oculta sus fechorías y el rostro, esta gente el pasado 28 de febrero; empezaron, quitando tornillo a tornillo, borran las evidencias, la bandera nuestra, el nombre de Luisa Caceres de Arismendi; el nombre de la empresa Conviasa y Emtrasur, que resaltaba en la nave. Hasta dejarla totalmente canibalizada. No obstante, Conviasa seguirá adelante, como un derrotero, marcando caminos; como en sus inicios hace 20 años.

Luis Roa

Luisroa519@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1739 veces.



Luís Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad