Papanazi rechazado por universidad de Roma

El Gran Pontífice de la religión del Imperio Romano y militante nazi en su juventud Joseph Ratzinger, alias Benedicto XVI, fue vetado por 68 profesores e innumerables estudiantes que se negaron a dejarlo impartir la Lección Inaugural del año 2008 en “La Sapiencia” o Università degli Studi di Roma, en Italia. Tan vergonzoso e infamante rechazo académico se debe a unas declaraciones del Papanazi en 1990 en las que justificaba la persecución de Galileo Galilei hace 300 años.

El gran sabio y astrónomo Galileo fue juzgado por la Inquisición y amenazado de tortura y muerte por dar a conocer su descubrimiento de que la tierra giraba alrededor del sol. Tuvo que retractarse y decir que la tierra era fija y el sol giraba a su alrededor, como sostenía tercamente la Iglesia Católica. Según la tradición al salir del tribunal Galileo dijo su famoso “Epur si muove” (y sin embargo se mueve…).

Unos 300 años después y bien entrado el Siglo 20, cuando hasta los cochinos de Paraguaná y los perros de Chacopata sabían que la tierra giraba alrededor del sol, la Iglesia finalmente reconoció que Galileo tenía razón. Por eso en 1990 resultaron tan escandalosas las palabras del actual Papanazi que van incluso contra lo manifestado por otros Papas: “En tiempos de Galileo la Iglesia fue mucho más fiel a la razón que el mismo Galileo. El proceso contra Galileo fue razonable y justo”. Los profesores se sintieron entonces ofendidos porque, evidentemente, el cardenal estaba faltando a la verdad.

El Vaticano anunció que la visita papal a la universidad quedaba aplazada por tiempo indefinido, para evitar otro escándalo como cuando el Papanazi declaró que al Islam una religión asociada a la violencia y tuvo que dar marcha atrás, o cuando negó el genocidio indígena en América y el Presidente Hugo Chávez lo obligó a retractarse.

La Sapiencia no quiere al Papa miércoles, enero 16, 2008

La Sapiencia no quiere al Papa "Tuberosun (tu ver culo) solanacea"

Una polémica iniciada el pasado 14 de noviembre ha “vetado” la entrada del Papa Benedicto XVI a la Università degli Studi di Roma La Sapienza, una situación generada a raíz del rechazo mostrado mediante carta por un profesor de esta institución. Al parecer, el Papa debía visitar la universidad para ofrecer una Lección Magistral que inauguraría el año académico de La Sapienza. La queja del profesor fue secundada por otros 67 profesores que escribieron otra carta apoyando el escrito inicial.

Parece ser que hace casi 20 años, cuando el Papa era entonces Cardenal, realizó unas declaraciones que indignaron al colectivo de profesores, “en tiempos de Galileo la Iglesia fue mucho más fiel a la razón que el mismo Galileo. El proceso contra Galileo fue razonable y justo”. La historia nos muestra que Galileo Galilei fue un científico muy implicado en su trabajo y vinculado a la revolución científica sufrida en la época, rompió antiguas ideas, creencias o conceptos como puede ser el geocentrismo. El considerado padre de la física moderna, la astronomía o la ciencia, sufrió una fuerte oposición por miembros de la Iglesia, numerosos partidarios del geocentrismo e incluso científicos de la época.

Con el paso de los años se aceptaron sus ideas y trabajos e incluso la iglesia aceptó el heliocentrismo a pesar de que ello, dejaba en evidencia las traducciones que se habían realizado de los textos bíblicos, la más polémica era la que indicaba que la Tierra era el centro del Universo. La Iglesia rindió en el siglo XX un homenaje a Galileo reconociendo públicamente actuaciones indebidas en la ciencia.

Por eso sorprende tanto que en 1990, el entonces Cardenal Joseph Ratzinger realizara tales declaraciones que van incluso contra lo manifestado por otros Papas. Los profesores se sintieron entonces ofendidos y humillados, evidentemente el cardenal estaba faltando a la verdad. La tensión aumenta y la crispación científica provoca diversas acciones, como la protagonizada por los estudiantes de la Facultad de Física que decidieron cubrir una estatua de la diosa de la sabiduría romana (Minerva) con una pancarta en la que se decía “El saber no necesita ni de padres ni de curas”. Acciones de este tipo se han sucedido y han dado su fruto, el aplazamiento de la vista papal.

Inoportunas fueron las declaraciones del actual Papa hace 20 años, hoy todavía provocan crispación. De momento el aplazamiento de la visita papal ha provocado el júbilo de estudiantes y profesores, aunque hay quien dice que este proceder es una acción intolerante que va en contra de la democracia, discrepamos de estas declaraciones.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2092 veces.



Eduardo Rothe


Visite el perfil de Eduardo Rothe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Rothe

Eduardo Rothe

Más artículos de este autor