¡Acaso no se cansan gringos de…¡ ¿Y tu Guaido? Te llegará la hora

En 1998 cuando el presidente Hugo Chávez entra en la palestra política; se convierte en el centro de atención y en la mira del gobierno de los EEUU. La luna de miel duró poco, ya para el 2002 viene el golpe de Estado del 11 de Abril, vendría en el mismo año el saboteo de la industria petrolera e infinidad de intromisiones y agresiones al gobierno. Todo bajo el tutelaje del gobierno de turno de EEUU y la anuencia de los sectores más radicales de la derecha oposicionista; que no daban la cara abiertamente, pero sí se sabía que estaban detrás del telón.

Ahora bien, cuando sale electo Nicolás Maduro en el 2013, se arreciaron las agresiones, una tras otras, como un efecto dominó, poniendo en práctica todo un recetario de las peores penurias con la finalidad de asfixiarnos y provocar una revuelta popular. Lo único que falta es que sus marines y sus cuerpos élites de combate, veteranos de las guerras de Afganistán, Libia e Irak y mercenarios, invadan nuestro suelo sagrado. El trabajo sucio interno lo ha hecho un mequetrefe, que se auto proclamó como presidente, con la intención de ponerle mano a los recursos de Citgo; pero luego con las artimañas, argucias y trampas de todo tipo lo han utilizado para sangrar al país. Han recurrido al bloqueo como una operación financiera y de corrupción internacional, llenándose los bolsillos y sus cuentas bancarias de dinero mal habido. Enmascarando todo, como si su objetivo único fuese tumbar a Maduro.

El proyecto de la oposición apátrida, ahora abstencionista, es acabar con el país. Cuántas vidas no se han apagado por no tener una medicina a tiempo producto del bloqueo; aquí se ha degradado hasta más no poder el sistema de vida del venezolano, una hiperinflación que nada en lo impredecible; pero todo, como no hay bien que por mal no venga, este ensañamiento, es un aprendizaje, el cual se ha convertido en una lección para el pueblo que la ha sabido sobrellevar. Este señorito llamado William Brownfiel, exembajador de USA en Venezuela tuvo la cachaza de decir: "Hay que acelerar el colapso en Venezuela, aunque produzca un sufrimiento mayor en el pueblo". Más adelante sentenció: "Ya ellos sufren por falta de alimentación, seguridad, medicinas y salud pública, pero lo seguirán recibiendo por un periodo de meses o quizás de años". María Corina otra agente de la guerra, le ha pedido a Trump, por todo el cañón la intervención militar a nuestro país. Guaido no se queda atrás con su cóctel de anuncios: "Vendrán más y más sanciones". Es simplemente un monigote del imperio, detrás está el Departamento de Estado, están las corporaciones internacionales, esta la Unión Europea, está el sionismo, esta todo un entramado de países que ven a Venezuela como un botín, para partirla en pedazos.

¡Acaso no se cansan gringos de mier…¡ ¿Y tu Guaido? Te llegara tu hora. Deja para la historia, haber sido un instrumento vil para vender a su patria por "30 monedas". Acaso no te das cuenta que las consecuencias con todo ese debacle, que has contribuido a crear, no las sufre Maduro; sino el pueblo. En caso de una invasión, de quien tú obedece órdenes, caerán miles de compatriotas a manos de la bota imperial. Puede ser que te escape de la justicia terrenal; pero no de la divina.

El pueblo sabe que los gringos están detrás de nuestra riqueza petrolera, del gas, de nuestros minerales estratégicos; oro, coltan, bauxita, hierro; de las piedras preciosas como el diamante, del agua; en fin toda una gama de riquezas que la colocan como la joya de la corona ante los pueblo del mundo, como una especie de menú apetecible ante el apetito desaforado del imperio gringo. Ellos por los pitos que tocan no van a dar el brazo a torcer, para clavarnos su estocada. Que de paso no lo van a poder hacer.

Acaso no se cansa el gobierno de Trump, de ensayar tantas acciones innobles contra nuestro país; como el que realiza con la piratería desatada en alta mar, con barcos que nos traen gasolina o cualquier otro aditivo; algunos se han apoderado de las naves para luego subastar el combustible al mejor postor. Acaso es un pecado que un país pretenda elegir su propio destino y luchar por su soberanía.

La última hazaña, que intentó el gobierno gringo fue enviarnos a un miembro de sus fuerzas armadas, con un arsenal de armas y dólares en efectivo con las órdenes precisas de atentar contra la industria petrolera y la electricidad y desencadenar toda una ola de acciones terroristas; junto con militares que deshonran su uniforme y civiles apátridas. Aquí sería bueno preguntarnos: ¿Porqué no hay gasolina en el país?. Habría que hacerle esa pregunta al mequetrefe de Guaido y que se atreva a decir la verdad.

Y por último vuelvo a repetir: ¡Acaso no se cansan gringos de mier…¡



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1286 veces.



Luís Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Oposición