Hoy más que nunca irreductibles

"¡Patria si, colonia no!". Hugo Chávez. (*)

Otra barbaridad que acaban de decidir autoridades norteamericanas, a través del Secretario de Justicia William Barr al "acusar de narcotráfico, terrorismo y corrupción y ofrecer, al estilo del viejo oeste, recompensas millonarias por información que lleve a la captura de los acusados". Por supuesto que en primer lugar se menciona al presidente constitucional Nicolas Maduro, a Diosdado Cabello y al presidente del TSJ Maikel Moreno, junto a otros ministros y, como siempre lo hacen los gringos, incorporar a otras personas con falsedades y medias verdades para hacer creíble ante la opinión pública este tipo de acusaciones que justifiquen luego cualquier tropelía como las realizadas en Panamá, Grenada, Cuba, o más recientemente en Irak, Libia y Afganistán. Con ello se pretende desmantelar al estado venezolano, puesto que ellos representan actualmente al Poder ejecutivo, legislativo y judicial en nuestra Patria.

Inconcebible que haya personas que se plieguen ante cualquier medida que tomen los gringos contra Venezuela y nuestros gobernantes. De vez en cuando salen a relucir los deseos frustrados de los oposicionistas por no poder desde dentro contra el chavismo y el apoyo popular que en medio de una cruel guerra contra nuestro pueblo, mantienen desde otras instancias del poder internacional. Por ello deben recurrir de manera rastrera al poder imperial. Es como los cobardes hermanitos que buscan apoyo en el hermano mayor (o en otro que los pueda ayudar) cuando les están dando una pela en la escuela. Aún así no podrán con el bravo y noble pueblo venezolano.

Creen ingenuamente que los gringos persiguen a Maduro y otros dirigentes de la Revolución Bolivariana, como hicieron en Panamá contra Noriega, o como si fuese un asunto contra algunas personas. No, compatriotas. Estados Unidos está desde hace 20 años tratando de derrocar al gobierno bolivariano de múltiples formas y no han podido, pues se han encontrado de frente a un pueblo consciente, formado y con dignidad y a una Fuerza Armada leal. Esos escollos no los han podido superar y han invertido millones de dólares en una dirigencia opositora que va de fracaso en fracaso (el Zascandil y ladrón de Guaidó es su última expresión). Por ello recurren a esta nueva estratagema ya probada en otros países, pero en Venezuela seguirán fracasando. Eso es lo que los tiene desesperados. Incluso lo hacen hoy, cuando Estados Unidos se ha convertido en la primera nación del mundo en contagiados con el Corona Virus, superando a China. Otro fracaso más de Trump y del imperio gringo.

Tampoco podemos obviar la geopolítica norteamericana que se debate entre las elecciones presidenciales donde el racista, misógino, supremacista y segregacionista de Trump pretende reelegirse para un nuevo mandato y para ello quiere tener como trofeo a Venezuela, pero también la debacle económica frente a China y la enfermedad del Corona Virus que azota a ese pueblo.

Ante esta nueva arremetida imperial, hoy, más que nunca somos ese pueblo irreductible, resteado antes con Chávez y el proceso bolivariano, hoy con Maduro, sin ninguna duda. Y, reiteramos, como dijo el Comandante Chávez en su alocución profética del 8 de diciembre del 2012: "No faltarán los que traten de aprovechar coyunturas difíciles para mantener ese empeño de la restauración del capitalismo, del neoliberalismo, para acabar con la Patria. No, no podrán, ante esta circunstancia de nuevas dificultades -del tamaño que fueren- la respuesta de todos y de todas los patriotas, los revolucionarios, los que sentimos a la Patria hasta en las vísceras como diría Augusto Mijares, es UNIDAD, LUCHA, BATALLA Y VICTORIA".

(*) Hugo Chávez. Discurso en Universidad de Córdoba. Argentina. 31 de julio de 2006.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 749 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: