¡Maduro se marchó! Cómo detenemos la intervención norteamericana

¿Serán suficientes las denuncias, las propuestas políticas de restructuración de Miraflores y los llamados a abandonar el gobierno, para que Maduro renuncie al poder? O, ¿Es más probable que el pueblo espere el calendario electoral para responder con el voto a todas las desidias gubernamentales? Incluso, ¿tendrá capacidad orgánica el pueblo para destituir a Maduro?

De cualquier manera, si maduro es separado o se mantiene en el poder, lo más probable es, que los gringos invadan Venezuela.

 Si Maduro se marcha, no va a dejar nada ordenado, ni va a llegar a acuerdos con nadie de izquierda. Tampoco va a reestructurar Miraflores, antes de salir. Más bien, facilitaría la llegada de los gringos. Lo mismo sucedería o talvez aún peor para la población, si Maduro es depuesto por el pueblo.

¿Qué pasaría entonces en Venezuela?

Los rusos no harían una operación como la realizada en 45 minutos, el 27 de diciembre de 1979 en Afganistán. La operación soviética, Tormenta 333, llevada a cabo por fuerzas especiales soviéticas para derrocar a Jafizulá Amín, que antes había derrocado al pro soviético y fundador del PC de Afganistán Mohamed Taraki y colocar en el poder al aliado de ellos. O más bien, como en Libia, los rusos y los chinos, fueron los primeros en salir huyendo, previo acuerdo con la OTAN y dejaron solo a Kadafy.

Por su parte, los imperialistas, como en Libia o Siria; potenciaron con armas y asesores a las facciones opositoras. Dividieron el país en teatros de operaciones (militares), situaron a los terroristas en las zonas del petróleo y comenzó el bombardeo. El resultado, ya lo conocemos todos.

En Venezuela, con Maduro no se está preparado social e ideológicamente para enfrentar la agresión norteamericana. Más bien, se ha tomado como algo que se puede resolver dialogando o salir corriendo.

Los gringos, como lo hicieron con Moris Bishop, Manuel Noriega y Evo Morales, se cobrarían el desafío de Chávez, no los desatinos de maduro y van a imponer a quien ellos quieran, o talvez al pro cónsul de Guaidó.

Sin embargo, estos eventos todavía no han sucedido; se está a escasos momentos para decidir el presente y futuro de Venezuela. O se resuelve el problema de la gobernabilidad y su orientación o se queda Venezuela sumida en un caos de desigualdades, privatizaciones, represión y desarraigo patriótico. Que, para el soporte, aguante o resistencia de los trabajadores y pueblo pobre venezolano, esto ya llegó a su fin.

Es necesario un guion y una organización que conduzca al pueblo a su redención humana y dignificante. Que mejore la economía, la armonía social, la soberanía y el Estado de Derecho. Que fortalezca las instituciones gubernamentales y se coloque ante el mundo, como un país soberano, independiente y abierto a relaciones de respeto y no de sometimiento.

La tarea expuesta, ya no lo puede realizar Maduro, su gobierno y el actual Psuv. Esta descomunal obra solo es posible con un giro de timón, con una nueva revolución social y con un nuevo papel de las fuerzas armadas. Sino es así, seguiremos en crisis hasta que el destino nos alcance.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1915 veces.



Memo Fernández


Visite el perfil de Memo Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a287427.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO