La transculturización en el golpe continuado de Sharp

1.- A esta altura no podemos saber si cuando Gene Sharp escribió su libro "De la Dictadrura a la Democracia, realmente pensaba en proporcionar un "manual" que diera un sistema paso a paso para derrocar dictadores o si simplemente estaba proporcionando al Gobierno Norteamericano una serie de conocimientos que le permitieran cambiar gobiernos de países que consideraran incómodo, con golpes de fuerza "suaves" lo menos violentos y cruentos posibles, aunque no fueran ni de lejos dictaduras. Si esa honestamente no fue la intención el Sr. Sharp proporcionó a los gobiernos imperialistas de Estados Unidos, una herramienta que ha utilizado con regularidad para tratar y de hecho derrocar gobiernos democráticos, utilizando con disciplina los célebres 5 pasos muy bien detallados en el libro para la realización de golpes suaves y continuados.

2.- El autor no incluyó en su manual del derrocamiento de gobiernos, un punto que le ha sido de gran utilidad para el control de la nación a desestabilizar que es la transculturización y que es en definitiva un virus que desde el principio de la ejecución de los pasos recomendados o aun antes, le garantizan mayor eficiencia en la sedición programada. El control de naciones por fuerzas extrañas, se inicia con la transculturización imponiendo con habilidad y hasta con prácticas de propagandas subliminales, las ideas costumbres, música, comidas, ídolos deportivos o artísticos de los "controladores" que aumenten la eficiencia y aceptación por los sujetos de la acción transculturizadora, garantizarse su éxito en el progresivo golpe de fuerza y poder garantizarse la colaboración de parte de la población así como su permanencia en el tiempo, afianzándose cada vez más en eliminación de aquellas ideas, íconos, y costumbres que constituyan la identificación nacional, que por consiguiente enraízan profundamente en la población con el carácter de "lo nuestro" y que nos aportan un gran sentido de patria, que los ocupantes o transcultores no desean que subsista.

Si realizamos una mirada introspectiva podemos ver como los venezolanos hemos sido transculturizados y por ello observamos la proliferación de camisetas (ahora T Shirts) para nuestros jóvenes con letreros en inglés, que generalmente no saben lo que significan, la indumentaria que ahora llevan nuestros coleadores, en el llamado Deporte Nacional, con camisas a cuadros, botas texanas, correas con hebilla de cabeza de Longhorn y sombrero Stetson, gente con posibilidades económicas holgadas desde que pueden disponer de un costoso caballo de coleo y por consiguiente deben disponer de varios liquiliquis, indumentaria tradicional para las tardes de toros, como criollamente debiera ser, que tienen poco que ver nuestros liquiliquis o franelas de manga largas y el clásico sombrero "criollo" pelo de guama, criolla indumentaria que orgullosamente que se usaba en las tardes de coleo y que ahora está en desuso, porque sin darnos cuenta, queremos parecernos a los cowboys (vaqueros) de las películas del Oeste Norteamericano, algunos pretenden emular a John Wayne y con ello pierden su identidad de venezolanos como decían hace algunas décadas, "venezolano criollo y vernáculo" a carta cabal.

3.- Hago esta mención porque los valores nacionales tienen que ser el eje de nuestra memoria venezolanista, bien cimentada en la historia de aquellos personajes que conformaron nuestra identidad venezolana, atacadas sus memorias por "invasores", que saben que si abandonamos nuestros valores y comenzamos a ser como ellos, terminaremos como ellos, pero no en condición de patrones del país, que para nosotros en el futuro nos colocara en condición de semicolonos de una "metrópoli" impuesta, primero por la transculturización y luego la ocupación real del territorio, mediante la imposición de gobiernos sumisos, desaparición total de nuestras costumbres y de ahí, el vasallaje al cual nos someterían por la pérdida de los valores patrios.

Una forma de avanzar rápida y eficientemente en la transculturización con miras al vasallaje, es a través de factores del poder, imponiendo como nuestros gobernantes, personas previamente transculturizadas posiblemente por haber realizado estudios en el exterior de lo cual frecuentemente hacen alarde "yo estudie la los Estados Unidos" y son propensos a implantar programas, sistemas y costumbres que nos son ajenas y que ellos aprendieron, adoptaron y luego nos imponen incluyendo programas de estudios, adaptándolos para poder aplicarlos, como ocurrió cuando el Ministerio de Educación, organismo que debía ser 100% venezolanista, cambió programas educativos casi que seculares en nuestro devenir republicano, eliminando los estudios correspondientes a la detallada Historia y Geografía de Venezuela, más la Educación Cívica, que se estudiaba desde primaria hasta bachillerato, por ese mal sustituto que llamaron Cátedra Bolivariana, contribuyendo con la invisibilización de nuestras gestas históricas desde la conquista, con la resistencia indígena, pasando por la guerra de la Independencia, siguiendo con la Guerra Federal, que nos ha dado nuestro carácter rebelde, por cierto lo que nos hace diferente al de los otros países libertados por Simón Bolívar hacia el Sur, en los cuales las clases desposeídas no sólo carecen de bienes materiales y condiciones favorables de vida, sino algo más grave, carecen de carácter para combatir ese estado de cosas, mantienen una extrema sumisión y conformismo, mientras permanecen en un estado de pobreza calificable como miseria, sin que se note algún intento levantisco en el carácter de la población, que pueda sacarlos de la molicie en la cual viven. Hay que recordar que los estados de sumisión a otros valores culturales, no tienen que ser necesariamente internacionales, debemos recordar como las clases dominantes intentaron borrar en Latinoamérica las costumbres ancestrales de los afroamericanos e impusieron a los niveles bajos de la sociedad el trato sobre respetuoso de "Señor" como respuesta a una llamada, o su merced para dirigirse a los patrones y la afirmación o negación siempre sería "si señor o no señor" nunca si o no simplemente.

4.- En la Venezuela de nuestros días, a cada paso se nota la transculturización por Ej. Cuando queremos decir que algo está bien y que estamos de acuerdo, pocos, contestamos: está bien o de acuerdo, la locución que se nos viene a la boca es OK, (Okey) y con eso está todo dicho; pocos osarán designar los discos reproductores como "discos compactos" y hasta D. C. pero todos tenderemos decir: C. D. (cidi). Los discos de acetato siempre fueron de Larga Duración, luego empeñados en mostrarnos como más cultos, comenzamos a llamarlos Long Play. Estoy seguro que al referirnos por ejemplo, a la comprobación de "estados contables" la mayoría no diremos verificaremos, o revisaremos los resultados presentados para su estudio, diremos, vamos a "Chequear" al detalle la documentación presentada.

Esta sorprendente transculturización idiomática, no solo nos ocurre en Venezuela a pocos kilómetros del avasallador Estados Unidos; también en España cuna del Castellano que hablamos, los Témpanos Flotantes como el que hundió al Titanic lo llaman Iceberg, así mismo lo pronuncian, cuando siendo una palabra inglesa podían al menos pronunciarlo como es en realidad en ingles, (aisberg). Cuando un hombre tiene excelente educación y comportamiento en sociedad no es como debiera ser "todo un caballero", para que suene mejor dicen que, es un Gentleman y para colmo la más connotada cadena de almacenes de España es el flamante "Corte Ingles".

Cimentemos con arraigo lo nuestro, la venezolanidad que debe caracterizarnos, seamos orgullosos de nuestra incomparable historia, de nuestros héroes civiles y militares que afianzaron con su hacer nuestra Venezuela y mediante un bien enraizado nacionalismo no nos convirtamos por la transculturización en bocado fácil de los Imperios que pretendan a través de una invasión lenta y deformante de nuestra personalidad venezolana, convertirnos en dependientes culturales y económicos, que siempre prefiramos "lo importado porque es mejor" dándole la espalda a nuestras mercaderías, artistas, cine, teatro y televisión y no abonemos el camino a la intervención real planificada según el Metodo del Golpe Suave y Continuado diseñado por Gene Sharp, que nos conduzca a un gobierno impuesto sometido a potencia extranjera, como consecuencia de un pueblo fácilmente manejable por haber perdido su identidad nacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 539 veces.



Edgar Valero Díaz

Ingeniero Agrónomo.

 edgarvalerodiaz@gmail.com

Visite el perfil de Edgar Valero Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a277094.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO