Mándeles un action man, mister Obama

Mambrú se fue a la guerra,

Que dolor, que dolor, que pena.

Mambrú, se fue a la guerra,

No se cuando vendrá...

Así podrán esos niños libios, adoctrinarse para ustedes en la guerra, junto a Stallone y Swatzeneger. Y en esa lúdica de la muerte, también puede ser útil una Barbi de rozagante plástico malasio, rompiendo uno de esos velos que cubren el rostro de las sufridas mujeres de ese lado del mundo. Un KEN, vestido de marine, haría excitar la libido más radical, para que los niños nuestros se los imaginen cayendo del cielo y armados hasta los dientes contra los terroristas malos (un poco para diferenciarlos de Posada Carriles) Claro, todo esto, después de que sus tomahaws hayan distribuido “equitativamente” su carga estruendosa.

Que esperan en su imperio, Mr. Obama, para que estos niños, con rostros de guerra, y el espanto de ellas en sus muecas, se rindan ante internet, para pedirle bendiciones, vía email al bonachón del Tío Sam o estimularse hasta el cansancio como aquellos perritos de Pavlov ante un exquisito doble queso de Mac Donals. Porque demoran tanto en su imperio, Mr. Obama, para que los niños de Libia, aprendan a desarmar en un plástico made in usa, o made in Taiwan el rostro feo de un Oshama Bin Laden, (con tres seis en la frente) para que aparezca en su interior el rostro triunfante de un Spiderman luchando por una justicia duradera.

No pierda tiempo, Mr. Obama, enviando pasteles, ni confettis. No lo pierda, mire que más tarde lo necesitará, quizás para Colombia, para Iraq, para Venezuela o para el mismo infierno. Gane tiempo Mr. Obama, para ver si consigue, un lugar terrícola donde realizar en sana paz, sus ALCA, y sus reuniones de comercio mundial.

Ponga a funcionar su Pentagono, su CIA, ¿acaso no son muchos esos 1200 millones de musulmanes? Pero eso sí, Mr. Obama, ponga a trabajar sobretiempo a Ren y Stimpi, a Batman, a Action Man, insértelos en un plan instruccional y verá con el asombro de los hombres de la orden de la calavera y de los huesos, como eso de talibán, va quedando sólo como un rumor. No diga que no pueden Mr. Obama, séale fiel a la sangre, olvídese que sus descendientes fueron los que construyeron la Casa Blanca (vaya paradoja Casa Blanca, mano de obra negra). Acaso ustedes, que con el prozac, inventan una especie de desaguadero para el alma, se van a sentir inútiles ante tan sencilla tarea mortuaria. Sólo basta, con aporrear la ternura, Mr Obama, ¡sólo eso!, mire que no es una cosa del otro mundo y vaya que ustedes tienen toda la experiencia del mundo. Ya estos no son tiempos para temerle a Vietnam, Rusia y China andan en otra cosa. Tiene el apoyo de sus alianzas, y además el Papa ...ya no es un problema, nunca lo ha sido, más que para los crucificados de ahora. El gran garrote, recuerda, el gran garrote, que no te amilane eso que dicen del fulano antrax, pues ustedes siempre han descubierto todos los anti (antihistáminicos, anti tusigenos, anti misilisticos), tienen en la amazonia nuestra el más grande reservorio para elaborar antibioticos. Y no se diga del agua y sus reservorios.

Ya es tiempo, Barak, que veas más. No te ciegues, acaso no sabes lo útil que pueden ser los Mc. Donals, en esos desiertos de terroristas, las cajitas felices repartiendo a esos niños toda la colección de bombarderos. Muéstrales a las mujeres el ultimo galán de Holliwod, y veras que rompen el velo. Hazlo, hazlo. No demores, tienes a los Delta Force, a los cuerpo elites, recuerda que no es el bueno de Mambrú, el que va a esa guerra, son tus hombres lo que están defendiendo a la humanidad, tus hombres – con marihuana y todo -, la colombiana, la mejor marihuana del mundo, sino pregúntaselo a esos miles de consumidores que constituyen ¡el mejor mercado del mundo!, el tuyo.

Ahora que ya termino la guerra, mándeles un Actión Man. Mr. Obama. Por lo menos los niños que todavía tienen sus manos pueden jugar con el a la guerra. Los plastidedos, pueden ayudar mucho al desarrollo de una sicomotricidad del miedo: para que aprendan a tenerlo con gusto, para que se muevan para y por el miedo, para que el miedo no sea un estorbo. Mándeles, plastidedos y acompañe a estos con una especie de LOPNA tropical, para que empiecen a creer que alguien los protege. Lo mismo le hará creer la ENI (italiana), la TOTAL (francesa), la BRITISH (inglesa), la Chevron, la Exxon ahora que el petróleo es de ellas. (gracias a la OTAN por los favores recibidos)

No pierda su tiempo, enviando alimentos, recuerde que no hay mejor alimento que el ARMA, sígale vendiendo armas a quien tenga para comprarlas sin mucho papeleo. Recuérdese de CANTINFLAS, cuando cambió el texto sagrado, y escriba en el cuerpo de sus misiles “armaos los unos a los otros”, para futuro de la humanidad “armaos los unos a los otros”.

No se olvide de su Hollywood, y ponga a STALLONE, a matar terroristas. Evite que se caigan las torres, no olvide que usted y su imperio si tienen las gemelas bien puestas. Si no hay tiempo, para que Stallone, los detenga, ponga a una Sharon Stone, a evacuar en cinco minutos las dos torres, seguidas de miles de personas, que no haya, sino, SÓLO veinticinco muertos: veinticuatro terroristas y un limpiavidrios mexicano – porque no le hizo caso a la Stone a la hora de salir (lo mata su machismo).

Si el mundo del celuloide no puede hacer nada, para que no se caigan las torres. Entonces, pues, que a los dos días los inauguren otra vez, pero esta vez con una especie de papel contac anti – todo, con repelente especial para terroristas.

Mándeles un ACTION MAN, Mr. Obama, mándeles, pero ahora despierte, porque por no respetar lo diverso, ...están creando un nuevo FRANKESTEIN que pudiera estar pensando otra vez en aquel 11 de septiembre.


espanel7@gmail.com para usuari



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2205 veces.



Nelson España

Miembro del Frente Antiimperialista de la Zona Sur - Anzoátegui

 espanel7@gmail.com

Visite el perfil de Nelson España para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson España

Nelson España

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales