Cultivos y crías de guerra, decreto presidencial I

I.

Es lógico y políticamente correcto que el gobierno de un país asediado por el imperialismo, dicte medidas mínimas para garantizar la disponibilidad de hierbas y plantas con gran potencial nutritivo y medicinal.

En el caso de nuestra Patria Venezuela, el presidente Nicolás Maduro dictó medidas mínimas para el manejo de vegetales y animales, a fin de mantener las operaciones defensivas y ofensivas que amerita la situación de guerra que sufrimos en este momento.

Se trata del Decreto 3.824 del 17 de abril de 2019 (Gaceta Oficial Extraordinaria 6.450), mediante el cual se declaran como cultivos y crías de guerra: cientos de plantas medicinales y otros 17 productos pertenecientes, tanto al reino vegetal como al animal.

Los productos objeto del decreto son: 1) los cultivos: a) 3 leguminosas (frijol, caraota, quinchoncho), b) 1 cereal (maíz); c) 2 frutas (topocho, plátano); d) 6 hortalizas (auyama y 5 tubérculos papa, yuca, ocumo, ñame, apio); e) mas de 100 plantas medicinales (ya que al no señalar las familias de las mismas, estos productos pueden abarcar como mínimo las 120 plantas medicinales de mayor uso en Venezuela) y 2) la cría de 5 especies animales a) caprino, b) cunícola, c) avícola, d) ovino y f) porcinos.

En esta primera parte vamos a tocar aspectos relacionados con los cultivos de guerra.

II.

Como puede observarse, el decreto tiene todos los elementos para elaborar un menú de guerra y poder resistir un período especial de especulación, saboteo, embargos, bloqueos y otras agresiones.

Resaltan los criterios de salud nutricional en la selección de los cultivos-bandera. Por una parte las leguminosas, el cereal, las frutas y las hortalizas tienen doble propósito: nutren y sanan. Mientras que las plantas medicinales quedan sujetas a su desarrollo silvestre y prácticas ancestrales comunitarias.

Si se logra masivamente el objetivo planteado en el Artículo 2 del Decreto, los hogares venezolanos deben pasar a una situación de Hogar Saludable a salvo de las agresiones imperialistas.

Para complementar la fuerza del Decreto nos toca investigar, divulgar, estudiar, promover y comprobar los efectos nutricionales, profilácticos y terapeúticos de cada uno de los cultivos de guerra. Hay que profundizar mas allá del plato tradicional para promover las propiedades nutricionales; el uso profiláctico y terapeútico; así como la forma de preparación, todo muy necesario para generar un patrón de consumo de guerra mientras dure la agresión imperial.

Para esta tarea tenemos la memoria histórica de nuestros pueblos indígenas, afrodescendientes y campesinos; así como las ciencias, artes y oficios del naturismo.

Sabemos que los tubérculos, entre sus características destacan que contienen nutrientes para el sostenimiento y funcionamientos de los órganos; no tienen grasas ni colesterol; son la mejor fuente de fibra dietética y contienen vitaminas C y B, antioxidantes y minerales como hierro, magnesio y potasio. Por lo tanto su consumo diario sirve para prevenir el estreñimiento, la hipertensión, la anemia, la diabetes y los radicales libres.

En el informe especial de la FAO: "Beneficios Nutricionales de la Legumbres" (http://www.fao.org/3/a-i5384s.pdf), a propósito de su decreto "2016: Año Internacional de las Legumbres", se señala que: "Son ideales para las personas que tienen diabetes (...). Pueden disminuir el riesgo de cardiopatías coronarias. Son buenas fuentes de vitaminas como el folato (...). Por su alto contenido en hierro (...) para prevenirla anemia ferropénica en mujeres y niños (...).Están exentas de glutén. Son ricas en compuestos bioactivos (...). Promueven la salud osea y pueden reducir los síntomas menopáusicos."

III.

En esta etapa de la agresión imperialista estamos obligados a:

1. Adquirir un buen tratado de hierbas y plantas medicinales. Por ejemplo, Herbolario Tropical de Keshava Bhat.

2. Preparar un jardín de salud en cada patio; un conuco medicinal en escuelas, liceos y centros de salud; una botica verde en cada cuartel y universidad.

3. Implementar los cultivos de guerra con los CLAP para desarrollar la "P" de producción estratégica.

4. Elaborar Manuales de Usos Medicinales de los cultivos de guerra.

5. Desarrollar una campaña de promoción del consumo consciente de los cultivos de guerra.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 540 veces.



Alexis Adarfio Marín


Visite el perfil de Alexis Adarfio Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Adarfio Marín

Alexis Adarfio Marín

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tecno/a280469.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO