¿Que haremos contra la mass media?

¿Alguien propone otra cosa? ¿Esto que leerán tiene lógica?

¿Vamos o no a combatir de una vez por todas a la mass media opositora?

¿O seguiremos llevando angustiosa leña terrorista que hace cuesta arriba la revolución?


¡Saludos revolucionarios, camaradas! Soy reiterativo con este tema y la propuesta que ya planteé en éste nuestro foro político abierto sobre la importancia de las comunicaciones.

En política, la falla permanente de todos los gobiernos es la mediática. Por supuesto, era menos cuando los medios eran parte conchupáncica de los gobiernos de la cuarta.

Las fuerzas dañinas a la sociedad a través de los medios, sus medios de comunicación, han venido trasculturando al venezolano. Ya no somos tan auténticos. Dirán que tiene que ser así porque estamos en la globalización. Pero hemos perdido nuestros valores tradicionales por aculturación.

Ahora, y para variar, la oposición de manera agresiva y organizada tiene una destructiva acción mediática contra la Revolución, contra Chávez.

Ojo, es contra todos nosotros, contra nuestros hijos y nietos. Contra sus futuros, que es nada menos que el de la Patria que necesitamos y que con grandes esfuerzos estamos “tratando de construir”.

Por otra parte, no es posible organizar y promover una política comunicacional coherente y efectiva. El presidente Chávez está súper consciente de ello y sumamente preocupado. Todos estamos preocupados y, además, arrechos.

Estamos inmersos hasta el cuello en una guerra de cuarta generación. Eminentemente mediática. Que es doblemente perversa: es de cuarta y de la cuarta.

La oposición apátrida, que es lo mismo, está guapa y apoyada. Grandes inversiones internacionales quieren detener y acabar con el proceso revolucionario y, por encima de todo, esforzándose en sacar a Chávez.

Hasta matándolo.

Constituye, nada más y nada menos, que estamos actuando en un propósito, un proyecto, que es la posible muerte del capitalismo.

¿Nos habremos dado cuenta todos en qué lío, mejor dicho, en qué peo estamos metidos? ¿Hemos medido las consecuencias que representa esa gran debacle para los Estados Unidos de Norteamérica y de todos su aliados comerciales, bien sean gobiernos o el universo comercial consumista que ellos representan?

El gobierno Osamista está claro de que no es un simple asunto de mejorar unas relaciones políticas con Chávez, con Venezuela.

Por vez primera están ante alguien que despertando a la América, y a todo el Tercer Mundo, está contribuyendo a la destrucción de su destructivo sistema, valga la redundancia, que nos perturba a todos y se corresponde con su manera de pensar y de vivir. Y, sobretodo, de dominar.

Ellos que han usado bombas de todas formas de destrucción para acabar con pueblos enteros. Incluso anularlos bélicamente, como hicieron con Japón. Ellos que destruyen valores humanos universales con su bombardeo mediático-consumista. Ellos que hasta quieren cambiar las costumbres del mundo árabe, totalmente opuesto al de ellos. ¿Qué no están haciendo para acabar con quien los está progresivamente minando? Para acabar con Chávez.

Por más que por nuestros canales de Tv. y las pocas emisoras de radio y periódicos que nos acompañan, y las valiosas cadenas, difundan la magnitud de la obra -que a veces no es del todo representativa ante tantos problemas acumulados por tanta desidia del pasado- ni por más didáctico e informativo que sea el Aló Presidente la acción de gobierno se diluye con la sucia acción mediática de la oposición integral. Universal. Que cumple con su tarea.

Nos están ganando la batalla mediática con su terrorismo y su desinformación masificada. Con sus mentiras.

Bien. Por mi angustia, la del Presidente, y la de todos, aunque es sólo para que analicen su viabilidad, nuevamente someto a su consideración algunas propuestas para combatirlos y esta vez apreciaría que fuese por los que tienen los mecanismos para la discusión en espacios de decisión, mecanismos de poder político. Los del ejecutivo y del PSUV, pues. Que además estimo fundamentales para liberar la marcha que debe ser acertada y acelerada, a mi manera de ver, en esta fundamental recta eleccionaria hacia noviembre.

Es más, camaradas, los ataques mediáticos para destruir a Chávez, a nuestro proceso, a nuestro futuro, conforman un delicado Asunto de Estado que requiere, a mi humilde entender, uno o varios gabinetes ministeriales ampliados para atenderlo y resolverlo.

Hay que actuar decididamente salgan sapos o salgan ranas por las supuestas violaciones a la libertad de expresión, de los DIHH, y todas esas pajas manipuladas.

Esos medios que agreden y agreden, que insultan e insultan a mansalva a un altísimo porcentaje de venezolanas y venezolanos no pueden seguir afectándonos. No someten al escarnio mundial. Por falsos y mentirosos nos irritan y van a sus propios tribunales internacionales a pedir condenas a nuestro presidente humanista porque están siendo agredidos por él. ¡Qué bolas!


Veamos nuevamente las propuestas, señores ministros y directivos del PSUV ya que debemos conquistar a 5 millones de votantes y un pelo de sus descendientes en edad de no votar. Un montón ¿No?

Debemos dejar de estar en este tira y encoge, angustioso, socavante, de estar día a día, aclarando mentiras. Mentiras tras mentiras y no hacemos nada. ¿Hasta cuando, coño?

Vamos:

1. Ordenar la transmisión de noticias.



Cada tipo de medio deberá generar sus propias noticias. No hay trabajo, no hay esfuerzo. Esto se traduce en aumentar la mano de obra periodística y complementaria a estas funciones (camarógrafos, ayudantes, etc.)

Eliminar, prohibir, la lectura de periódicos que cada mañana salen por la radio en todo el país y que de manera más agresiva inunda las pantallas de televisión, tanto en las emisoras de alcance nacional como en todas las regionales. Es más, Globoterror se ve en España, en Las Islas Canarias. No sé dónde más, pero el daño desde Venezuela (nada que ver si es de Miami) es internacionalmente terrible. Desde Europa, por desinformados, por malformados, odian a Chávez y a nosotros, sus seguidores.

Y esto para estudiarlo: pudiese permitirse la lectura de diarios internacionales, pero siempre que dicha lectura implique un equilibrio.

Imágenes cargadas de agresiva perversidad de las primeras páginas de diarios que ni se venden, atropellan cada mañana, cada día, todos los días mentes tanto escuálidas, revolucionarias como independientes. Imagínense, presentan la primera página de Tal Cual, quién lee esa vaina. O la del Nuevo País. Financiados por quién sabe para poder sobrevivir.

Las veces que algún escuálido conocido, ya con su dosis de envenenamiento, bota algún ejemplar, he estado tentado a usarlo para envolver algo, pero lo rechazo no vaya a ser que se me dañe. Ni pensar en esas emergencias intestinales de carretera cuando no tenga cómo limpiarme “el que te conté”, puede darle a uno piquita o una fuerte infección anual.

Como sólo destacan las cosas negativas del país, y del gobierno, es una manera de envenenamiento constante y progresivo para todos los habitantes.

Se permitirán programas semanales como “el kiosco veraz”, o por ese estilo,

2. Repeler las noticias e informaciones mentirosas o que confundan.



Es insoportable ver y leer cómo la oposición, locutores y sus invitados, sus articulistas, inventan cada estupidez, cada mentira atroz contra el Presidente, contra las Misiones, contra las obras, los logros agrícolas, etc., etc., que lo que hace es confundir, engañar, a los 5 millones de votantes del fallecido NO.

Estamos obstinados de escuchar y ver a tanto opositor amañado –con USA y la oligarquía- expresando estupideces, sandeces. Diciendo lo que el entrevistador opositor quiere.

Hacen mucho más daño con esa impunidad perjudicial, perniciosa, que la no investigación por acciones criminales y juicios no sentenciados.

Ante cada información falsa o tendenciosa en radio y televisión y de una manera bien monitoreada, oponer una respuesta inmediata en una mini cadena antes de que se convierta en una matriz de opinión.

Mientras todas las emisoras de alcance nacional y las cientos de regionales y locales penetran con una desinformación bien elaborada, nosotros tímidamente nos defendemos con unas cuantas emisoras. Pelea totalmente desigual y de socavación revolucionaria total.

Se deberá conformar un tremendo equipo de producción al efecto. ERI: Equipo de Respuesta Inmediata

2.1.- Todo esto mientras se Legisla para penalizar la información mentirosa, la no soportada, la tendenciosa. Prohibido infamar. Prohibido mentir.

3. Equilibrio Informativo

En vista de que el equilibrio no se logra voluntariamente por parte de los medios, exigir (también legislando, de ser necesario) que cada noticia negativa tenga una positiva. En Tv., en Radio y en los Medios Impresos: un comentario, una imagen o una foto de un local descuidado-una foto de uno reparado; una foto de un hueco-una de uno reparado. Una protesta por un problema-una declaración de una solucionada, etc., etc.

4. Propagandas.



Reducir la promoción e inversión en los medios adversos al gobierno, por dos cosas: las buenas acciones las reconoce cada comunidad -gobernadores y alcaldes a ponerse las pilas- y los lectores de oposición no le hacen caso a nada de eso. No los leen, y si lo hacen no creen y hasta se burlan. Y es un dinero perdido. Por el contrario, financiamos la guerra contra nosotros.

La mayoría, inclusive los independientes que pudiésemos captar, casi no lee periódicos.

Sin embargo, gastamos una millonada de bolívares fuertes para alimentar a esa perversa cadena nacional de prensa. Pagar armas para que nos maten.

Esta propaganda debe verse en cada instituto, CDI, consultorios de Barrio

Adentro, Seguro Social, ministerios, Oficinas de Pdvsa y filiales, en todas

partes.

5. Transmitir en minicadenas nacionales programas que desenmascaren la perversa actuación de la oposición (y se aprecie el apoyo de USA) Casos Puente Llaguno, El Caracazo, La masacre de Cantaura, por ejemplos. Y los mensajes que orienten.



6. Potenciar las emisoras comunitarias. Apoyo total con recursos económicos, asistencia comunicacional técnica y social, calidad del mensaje, ideologización, etc. Sugiero hasta comprarle a los chinos radios bien económicos para donarlos a las familias que sintonicen esos “diales” y a la vez, de ser posible, la radio nacional.




Echémosle un parao definitivo a la desinformación. Nos está dividiendo. Es la que ha generado odio en la oposición contra los chavistas. La que ha separado y los muy c. de m. se la cargan a Chávez. Ja,Ja.

Es una andanada de mentiras sumamente arrecha.

Voy con una variante de mi variante de nuestro lema de combate

¡Patria, Socialismo o muerte! Que no nos ganen la batalla, y perdamos la única opción de surgir, como lo estamos logrando. Y si nos ponemos las pilas y respondemos con efectividad a las agresiones mediáticas. ¡VENCEREMOS!

edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2819 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor