Julio Gambina, de ATTAC-Argentina en el CADTM-AYNA

(AUDIOS) Default parcial de la deuda externa de Argentina, se va a tener que transformar en default completo, opina miembro de ATTAC

Julio Gambina

Julio Gambina

Credito: RedH Argentina

Ante la decisión del presidente de la República Argentina de posponer pagos de deuda denominada en dólares con jurisdicción nacional, por casi 10 mil millones de dólares, hasta el 2021, debido a la coyuntura de la pandemia de Covid-19 y los problemas económicos del país, hay quienes señalan que esta medida es parcial e insuficiente, por cuanto no afecta a la mayor parte de la deuda de esa nación suramericana y no ayuda significativamente a liberar recursos para atender la emergencia en salud.

Entre quienes así opinan, Julio Gambina, además visualiza que el default parcial se puede transformar en completo, porque "Argentina no puede pagar" en medio de un cuadro de recesión y golpeada por la pandemia del coronavirus.

Nos lo explica Julio Gambina, quien es integrante de ATTAC Argentina en el CADTM-AYNA y dirigente laboral de del Instituto de Formación de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA Autónoma).

ATTAC es una organización internacional que propugna la aplicación de la llamada Tasa Tobin a los grandes capitales y activa en las causas alter-mundialistas, antineoliberales y antiimperialistas, con el reclamo de no pago de las deudas ilegítimas y la propuesta de auditorías ciudadanas. El CADTM-AYNA es el Comite para la Abolición de las Deudas Ilegítimas, antes Comité para la Abolición de la Deuda del Tercer Mundo, de donde vienen sus siglas. Es una organización mundial presente en todos los continentes y en numerosos países, en el América Latina adosa el nombre de Abia Yala Nuestra América (AYNA).

Expone Gambina que el gobierno argentino tenía 9.800 millones a pagar en 2020 por deuda en dólares bajo legislación nacional, lo que para no tener que utilizar reservas internacionales y atender exigencias de la pandemia, quedó diferido para el 2021 con el decreto gubernamental de Fernández.

Pero todavía, aclara  el miembro de ATTAC-A y CADTM-AYNA, "el gobierno no se mete con la deuda contraída bajo legislación internacional, para evitar posibles demandas de acreedores externos".

Los sectores que cuestionan el pago de la deuda, especialmente bajo las actuales circunstancias, exigen la suspensión de pagos y Gambina hace parte de ellos muy activamente en la Argentina.

Opina Gambina que esta decisión de Alberto Fernández "no es una sorpresa", porque "el propio Fondo Monetario Internacional (FMI) había señalado en un informe público oficial que la deuda era insostenible", que es lo que vienen comentando quienes se oponen al pago. Considera que este “default parcial” se va a tener que transformar en un “default completo”, porque la "Argentina no puede pagar". Y afirma: “fue una irresponsabilidad asumir la nueva deuda, no solo con el FMI sino toda la deuda que se asumió en los últimos cuatro años”.

Asegura que “la responsabilidad del default no es tanto y sólo de quien la asume públicamente, sino de quién asumió ese endeudamiento irresponsable de la Argentina, que no puede pagar”, porque “fue una fiesta irreal, más allá de cualquier política relativa al gasto público; mucho más en crisis de crisis, de emergencia por la pandemia del coronavirus”.

A lo que agrega: “en realidad, este default parcial debería ser inmediatamente seguido por una auditoría urgente sobre la deuda, no sólo la de los últimos cuatro años sino toda la deuda, para ver cuánto hay de deuda legítima e ilegítima y de deuda odiosa”. Recalca el término “deuda odiosa”, que “no es sólo aquella tomada por la dictadura militar, sino que es ‘deuda odiosa’ aquella que tanto el acreedor como el deudor saben que no se puede pagar y además no sirve para el interés de los habitantes” (de la Argentina). “La deuda fue asumida para pagar deuda, entre otras cosas, relativa a la fuga de capital, porque la fuga que es relativa a cancelación de deuda anterior, a remesas de utilidades al exterior o a constitución de activos en el extranjero, por lo cual hay que investigar urgentemente la deuda”.

Admite que la postergación del pago es adecuada, pero objeta sus límites y corto alcance en la actual situación, así como las implicaciones de la deuda para la soberanía: “Creo que el camino de la postergación es adecuado, e incluso el 2021 tampoco se va a poder pagar esta deuda, ni la deuda dolarizada de legislación extranjera; claro que eso va a significar que los prestamistas demanden ante los tribunales externos y habrá que ver si la Argentina tiene que seguir resignando soberanía jurídica sobre la plaza de Nueva York, de Londres, de Tokio o de cualquiera".

Para él, "es un tema estructural, y vamos a decirlo de nuevo, no es un tema de los últimos cuatro años, sino que esta disposición de cesión de soberanía jurídica viene desde tiempos de la dictadura militar, casi medio siglo que la Argentina viene cediendo soberanía". Toca los antecedentes de lo califica como "un tema de fondo", que la Argentina tiene que resolver. "No lo ha resuelto ninguna gestión constitucional en nuestro país. Todas renegociaron la deuda  y el tema se reitera y no está resuelto de fondo , que es el modelo productivo y de desarrollo que se ha generado desde 1975-76 en adelante".

Gambina se refiere a las características de dicho modelo: "tiene eje en la apertura económica, la liberalización de la economía, el cambio de relaciones sociales... la relación entre los trabajadores y los empresarios; el cambio de la función del Estado y el cambio de la inserción internacional de la Argentina para subordinarla a la lógica de la liberalización".

Tiene que ver con "la lógica que impuso lo que hoy llamamos neoliberalismo", que "son las políticas hegemónicas que se han ido construyendo desde 1973 con el golpe de Estado en Chile… los llamados Chicago Boys en la política económica de Chile, y obviamente, luego en la dictadura militar de la Argentina... que se generalizó con Reagan y Tatcher, el capitalismo desarrollado, y de ahí con la caída del muro de Berlín ya no tuvo restricción ni límites y se amplió a Europa del Este y por todo el mundo".

Recuerda que “la crisis actual, viene de antes, y se desarrolla mucho más con esta pandemia, que genera una recesión gigantesca a escala mundial. En estas condiciones de gigantesca recesión y de agudización del cuadro social, no corresponde pagar deudas ilegítimas, deudas odiosas y corresponde ser muy responsable y cuidadoso con las escasas reservas internacionales que tiene la Argentina y aplicarlas para resolver problemas estructurales, sociales, de la mayoría de la población”.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4551 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas