Filosofía i Política

Latinoamérica, el imperio infame, el neoliberalismo i la clase media desorientada o ignara

“Los norteamericanos son ciertamente,

  grandes adoradores de los héroes, y

  siempre extraen a sus héroes de las

                clases criminales”

                    Oscar Wilde

“Una de las formas más pérfidas

de dañar a alguien es defenderla

con los peores argumentos”

                 Nietzsche

I

      Hablo de una América que, después de sangrar por sus venas abiertas, por siglos, antes de la aparición de los libertadores (¡Es que trescientos años no bastan!), i por otros más de dos siglos, después de la gesta emancipadora; pero, América semi dormida o mancillada por las botas extranjeras, que empieza a ser otra, renunciando a continuar como patio trasero del más infame de los imperios de la historia, a partir de Sumer, i otros pequeños reinados por sátrapas, cuando se hacen los primeros intentos de sobrepasar el marco de la ciudad-Estado, para en una sucesión que parecía interminable de salvajismo, se vayan sucediendo monstruos imperiales que, afortunadamente, fueron pereciendo uno a uno, hasta llegar al más terrible, salvaje,  terrorista i criminal de todos, como lo es el Imperio del Norte; feroz hijo de la Pérfida Albión que le parió, madre que  todavía tiene arrestos de su infinita maldad, malvinada. Quienes no conocen esta larga historia del mundo, son hombres de tercera clase cultural hacia abajo, porque no tienen conocimientos para ser ciudadanos del mundo. La vida de hoi, es planetaria, nunca encerrada en limitadas fronteras. Por eso en gran parte, la suerte de Venezuela, pues siendo la capitanía general, más pobre del continente sur, nació en ella quien ha llegado a ser sin duda alguna, el Primer Ciudadano del mundo: Simón Bolívar, héroe que convirtió a su patria, en pionera de la Libertad de Iberoamérica, si tomamos en cuenta la herencia o nexo con los dos países de la Península Ibérica, España i Portugal; i nos señaló que <<un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción>>.   

      I en Caracas, la pequeña aldea del valle más precioso del mundo, en tiempo de la conquista-invasión o la colonia, a principios del siglo XVIII, se inicia la rebelión contra el Imperio Español; aquel poderoso engendro de sometimiento militar, económico, racial i religioso,  en el cual, Carlos V, Carlos I de España i buen hijo de Juana la Loca, decía que nunca se ponía el sol. Es Caracas pionera de la Libertad en la América Hispana, i su ejército de venezolanos, hechos de coraje, sangre, valor i amor, sale de sus fronteras para expandir la libertad, no invadir sino formar pueblos libres, i proponer el ejemplo que Caracas dio; ejemplo ahora repetido, más de dos siglos después, inspirada en aquella gesta libertadora, de lanzas, espadas e ideas, recogidas i exaltadas actualmente, por la Revolución Bolivariana, Pacífica i Socialista que, comanda el héroe que emula al Simón de Carabobo  –sin compararse con él− i si la historia le otorgó a Bolívar, el título que más lo enalteció: Libertador, para el presidente Hugo Chávez Frías, presto a realizar el sueño inconcluso de aquel genio, una patria grande, constituida por todos los países, al sur del Rio Grande, hasta la Patagonia, le corresponde el de Comandante de honrosa lealtad en el tiempo, porque su afán sublime, es la de la libertad de todos los pueblos pobres i menospreciados del mundo, i el enfrentamiento decidido al Imperio; por eso su liderazgo es continental i empieza a ser mundial. Precisamente Bolívar, siglos atrás, fue el primero en conocer la maldad de esos anglosajones que están destinados por la providencia, para sembrar miseria en América, a nombre de la libertad, consciente como expresa en la Biografía de Bolívar, Indalecio Liévano Aguirre, que nuestros enemigos no son ya los españoles derrotados en la independencia, sino los anglosajones, porque son malos i perversos.

     Pues bien, esta América que ha cambiado en gran parte en el continente sur, ya que a Centro América le pasa a casi todos los países, lo mismo que a México, de estar tan lejos de Dios –el narcotráfico i el crimen organizado lo exiliaron− i tan cerca de los Estados Unidos (el mayor depredador del planeta Tierra); siguiendo entonces,  el ejemplo de Caracas, o de la Caracas de Chávez, se han sumado al gran sueño que empieza a realizarse, países hermanos como Ecuador, Bolivia, Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay i en el centro a Nicaragua, con un Caribe enaltecido por la Cuba digna de Fidel, i muchas islas rebeldes, llamando la atención de muchos pueblos, algunos enfermos de altivez como los de la Unión Europea, porque las recetas neoliberales del FMI, el BM i todo lo que concierne al sistema capitalista, los tiene el borde del abismo para caer en un pobreza suicida, sin remedio a la vista, ya que las únicas medicinas son para los banqueros i los ricos perennes, i las calamidades, el dolor i el hambre para los ciudadanos comunes. Quedan solamente excluidos en esta América nueva, por la que transita la espada i las ideas del Libertador, Chile, la que traicionó a Allende, presidente mártir i héroe, i a su pueblo, i que, luego de librarse de el funesto asesino de Pinochet, ha caído de nuevo en manos de los hijos i nietos del genocida; Perú, siempre queriendo distanciarse de Bolívar –tergiversando la historia− i de repetir presidentes lacayos i ladrones, oprimiendo a su pueblo; finalmente Colombia, la amada Colombia de Simón i Manuela, engendrando monstruos como Escobar Gaviria i Uribe Vélez, que con siete bases militares del Imperio en su territorio humillado, i sumida a la voluntad de las transnacionales i analfabetos culturales del gobierno nazi-fascista de Washington, la han convertido en la Israel de América, buscado sembrar cizaña i guerra, el primer negocio del Imperio.

      Cuando en Europa, hace unos dos siglos, apareció la llamada Revolución Industrial, el fenómeno del urbanismo, la migración desmedida del campesino a las ciudades, la población obrera creció de manera desmedida, junto con los males de la falta de viviendas, los bajos sueldos, el hacinamiento, el robo, la prostitución, el asesinato i cientos de factores negativos que, son resultado del sistema capitalista i el liberalismo económico, bajo la nueva pero siempre pervertida consigna del neoliberalismo, i al monstruo insaciable del mercado Quienes hayan leído, novelas de Charles Dickens, habrán visto, pintado en letras, la terrible realidad de aquellos tiempos. Por eso creo que, nuestra clase media, ni la cultura literaria, los hace conocer i reflexionar. Seguiremos viendo cómo a veces la historia, repite acontecimientos, como la gran lección de la Comuna de París. Veremos también cómo es de ignara, cuando habla de capitalismo, comunismo i socialismo.

Continuará.

robertojjm@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1946 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a145452.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO