Reflexionemos

¿Por qué hablar de “bajas” cuando se refieren a asesinatos de revolucionarios?

La expresión “dar de baja” está siendo utilizada actualmente en todas las áreas, comúnmente se oye; “si no quieres recibir esta publicación darla de baja en el siguiente ítem”; se le “dio de baja en el colegio” (Expulsión) ó en su defecto como en el caso que nos ocupa con el asesinato del legendario guerrillero colombiano conocido como el “mono jojoy”, a través del gobierno colombiano y también nuestros compatriotas lo utilizan cayendo precisamente en el terreno mediático preparado para MINIMIZAR el acto de arrancarle la vida, de asesinar fríamente con alevosía y ventaja a seres humanos contrarios a sus ideas. Otro ejemplo, “los falsos positivos” de Colombia.

Se utiliza mucho esta expresión en el argot militar para referir las pérdidas de vida en una confrontación militar o en una guerra. Resulta que en Colombia los gobiernos de turno nunca han reconocido la BELIGERANCIA de las organizaciones alzadas en armas, con ello han pretendido impedir que se aplique en el conflicto interno colombiano el DERECHO INTERNACIONAL, ya que nunca hubiesen podido realizar la gran cantidad de masacres que tantas vidas ha costado a la población pobre de Colombia durante más de 50 años; habría sido imposible efectuar los sangrientos y desproporcionados bombardeos como éste último o el que hicieron en territorio ecuatoriano, sin infringir el ESTATUTO DE ROMA y las CONVENCIONES DE GINEBRA que son instrumentos que normalizan o reglamentan la actuación de las partes en situaciones de guerra externa o interna en cualquier país del mundo, su incumplimiento acarrea ser objeto de sanciones penales individuales tanto los que ordenan como los que ejecutan los crímenes de guerra.

Así que estamos hablando llanamente de crímenes internacionales cometidos bajo el amparo del NO RECONOCIMIENTO DE UN CONFLICTO ARMADO INTERNO, pero en forma oportunista se utiliza el lenguaje militar: “dar de Baja” al enemigo.

Con esta reflexión quiero llamar la atención de nuestros compatriotas y de todos los que visitan el portal de APORREA, en todas las latitudes para que conceptualicemos claramente, en buen castellano los contenidos, manejando en forma apropiada y sin tapujos el lenguaje, decir efectivamente lo que se quiere expresar, impidiendo de esta manera hacernos receptores de las manipulaciones lingüísticas impuestas por intereses oscuros que sólo buscar encubrir sus actuaciones criminales con palabras suaves como “dar de Baja” que dan la idea de no vulnerar el DERECHO A LA VIDA.

Lamentamos la cultura de la muerte que impera en la sociedad colombiana, como dice nuestro presidente Chávez: “uno no puede alegrarse de la muerte de nadie”; y agrego: mal podemos andar felicitando porque le arranquen la vida a alguien. Nosotros consecuentes con las ideas de Paz, Amor, Fraternidad, Solidaridad y Felicidad para la humanidad, abogamos por la PAZ EN COLOMBIA y hacemos votos porque finalmente exista ecuanimidad y se ventile la propuesta de las FARC, no a la rendición vergonzosa, cuyos resultados podrán ser similares a lo ocurrido con el partido político Unión Patriótica (UP) integrado por un sector de las FARC que se pacificó, grupos paramilitares asesinaron a más de 3 mil dirigentes de la UP; al contrario, que prevalezca la negociación para que cristalice y se respete a la luz de la comunidad internacional, por el bien del sufrido pueblo, un ACUERDO DE PAZ PARA COLOMBIA.

*Abogada

Ex Defensora del Pueblo de Miranda

mirandina@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1724 veces.



Judith Hernández B.*

Abogada, ex Defensora del Pueblo del Estado Miranda

 mirandina2@gmail.com

Visite el perfil de Judith Hernández B. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a108722.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO