El Socialismo Bolivariano del Siglo XXI como cerebro resplandeciente

El reconocimiento del SOCIALISMO del SIGLO XXI como un "sistema vivo" lo podemos centrar en el "descubrimiento" de las necesidades de los miembros de la sociedad actual y su manifestación visible en la transformación de este mundo globalizado. Tal constatación asesta un duro golpe a los ciegos de esta época que no quieren ver que estamos ante la presencia de un SISTEMA ABIERTO con los conceptos bien conocidos de homeostasis, entropía positiva y negativa, estructura, función, diferenciación e integración, variedad obligada, equifinalidad y de evolución del sistema NERVIOSO CENTRAL de nuestra sociedad, por lo que debemos reflexionar y detenernos en los siguientes pasos:

1.- Necesidad de estudiar el fenómeno social actual como un sistema total y no considerarlo como entidad independiente.

2.- Debemos ocuparnos de los problemas de la complejidad organizada. Reflejando la existencia de un complejo conjunto de relaciones dentro del sistema social, así como una compleja jerarquía de relaciones entre los demás sistemas del entorno.

3.- Hacer énfasis en lo dinámico, en íntima relación con la actividad autónoma de los sistemas vivos circundantes.

Recordemos también que suele diferenciarse entre Sistemas abiertos y cerrados. Un sistema será abierto cuando intercambia materiales, energía o información con su medio. Sin embargo, será cerrado cuando no exista importación o exportación de energía en cualquiera de sus formas, y además no hay cambio de componentes.

Aunque los distintos sistemas abiertos son diferentes entre sí, todos poseen una serie de características comunes. Estas son:

1.- Todo sistema está sujeto a la entropía: las formas de organización, tienden hacia el máximo desorden y por tanto, a la muerte.

2.- Los sistemas abiertos deben neutralizar el proceso entrópico importando del medio más energía / información que la que pueden exportar. De este modo acumulan entropía negativa o negantropía.

3.- Este proceso auto-regulador permite al sistema mantener su estabilidad.

4.- Los sistemas abiertos se dirigen hacia una mayor diferenciación y organización. Para ello siguen el principio de "equifinalidad", según el cual idénticos resultados pueden tener orígenes diferentes. De este modo, los resultados no están determinados tanto por las condiciones iniciales, como por la naturaleza del proceso o por los parámetros del sistema.

Como consecuencia de todo lo anterior el SOCIALISMO DEL SIGLO XXI debe adaptarse al entorno al igual que los sistemas vivos lo hacen, para lograrlo debe regirse por los siguientes principios básicos:

1.- Los sistemas han de ser capaces de sentir sus entornos.

2.- Deben ser capaces de comunicar esta información.

3.- Capaces de detectar desviaciones significativas.

4.- Capaces de iniciar acciones correctoras.

Por lo que todos aquellos nuevos seres republicanos que deseamos, anhelamos y queremos que nuestra AMADA PATRIA surja como la llama de la VERDADERA LIBERTAD debemos internalizar al SOCIALISMO DEL SIGLO XXI, cuya RAÍZ fundamental es el BIEN COMÚN.


PROFESOR: IUTE


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1086 veces.



Yrne Gil Mata

Físico. Dr. en Educación. Miembro de la Milicia Bolivariana.

 yrnegil@gmail.com

Visite el perfil de Yrne Gil Mata para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Yrne Gil Mata

Yrne Gil Mata

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a81544.htmlCd0NV CAC = Y co = US