Azimut revolucionario

La unidad por encima de todo

LA UNIDAD POR ENCIMA DE TODO

Luis Jonás Reyes Flores





Todo sea por la unidad… preservarla es para quienes en verdad queremos el proceso y estamos dispuestos a dar la vida por él, el único y primordial objetivo. Más allá de diferencias y posiciones encontradas, de la mezquindad de quienes aún prefieren en el proceso un mecanismo para alcanzar posiciones y no para transformar sociedades. Debemos recordar que cada una de las metas a corto, mediano y largo plazo solo serán conquistadas si proseguimos en nuestra marcha, a veces forzada, por la senda de las dificultades políticas y sociales. Por la senda, muchas veces, ignorante de quienes todavía no distinguen bien que replantarnos como país significa abolir nuestros propios complejos, pero estamos definitivamente aprendiendo, lento para lo hacemos.

Tras las elecciones del PSUV, una organización que dio una lección democrática al mundo entero, no resta otra cosa que trabajar por la unidad y reafirmar el compromiso con quienes eligieron y dar la cara, poner lo que hay entre pecho y espalda en las labores que nos darán la victoria.

Quienes queremos la revolución sabemos que somos soldados, instrumentos populares que debemos someternos a la decisión de ese pueblo, con placer, con entusiasmo, con voluntad de vencer todos los obstáculos porque uno no es nada y el pueblo lo es todo… así de crudo debemos entenderlo.

Las facciones opositoras en la región, echan mano de sus principales líderes, vetustos aparatos de politiquería que han sido desde hace ya décadas execrados por nuestro soberano que ya no cree en promesas escritas en papel sanitario y que ahora exige que la calidad de las gestiones que vienen resguarden la participación y el sentido social de lo que hasta ahora hemos venido haciendo… por que hay que decirlo, la revoluciones puede registrar sus errores pero en cualquier tabulador comparativo será siempre muy superior a cualquier gestión anterior… Nada más con el nuevo sistema de salud barrio adentro, con las autopistas y carreteras terminadas, con la casi culminación del túnel Yacambú, con el satélite, con el ferrocarril, con las nuevas universidades públicas, con las misiones educativas, con las misiones sociales, con la gran cantidad de casas que han sido entregadas… mejorar todo eso es la tarea de quien llegue al poder sea revolucionario o sea escuálido.

Venezuela debe pintarse entonces roja rojita… en una demostración de unidad y disciplina que muestre al mundo entero que en este país existe norte ideológico y que además el sueño bolivariano de elevar a cada venezolano a un sitial de dignidad será completado más temprano que tarde por una organización que privilegia no los intereses personalistas sino el interés de todo un pueblo que defenderá su idea.

Dijo Allende el día de su fallecimiento en manos del fascismo: “Trabajadores de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.

¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!

Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición”…

Así se despidió nuestro Allende y así es que nace de nuevo a diario en cada rincón de nuestra latinoamèrica… falta mucho por andar pero solo se anda con disciplina y con apego a los principios revolucionarios, sol de esa forma algún día cumpliremos el sueño que por los momentos pareciera una quimera, una utopía cuyos vientos resoplan tan cerca y ala vez tan lejos. Hasta la victoria siempre.

prensagobernacion@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1894 veces.



Luis Jonás Reyes Flores


Visite el perfil de Luis Jonás Reyes Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Jonás Reyes Flores

Luis Jonás Reyes Flores

Más artículos de este autor