El 13 de abril: un grito libertario de los pueblos del mundo

El 13 de abril de 2002 constituye en nuestra historia un momento estelar de la participación protagónica de la mayoría de los venezolanos.

Ese día rasgamos el velo del engaño al que fuimos sometidos por los medios de comunicación. La noche del 11 de abril de 2002 y la mañana del 12 los venezolanos estábamos estupefactos por las imágenes que mostraban como el Presidente de la República era secuestrado por los golpistas en el Ministerio de la Defensa.

La mismas imágenes proyectadas por Radio Caracas Televisión, Venevisión, Televen y Globovisión; reforzadas por la mayoría de las radios del país señalaban, con regocijo, que el Presidente Chávez había renunciado. La sensación que nos embargó ese día fue una mezcla de profunda tristeza, de sorpresa paralizante y de impotencia. Era imposible aceptar que la esperanza que habíamos depositado en este Gobierno, liderizado por el Comandante Hugo Chávez, no las arrancaran de las manos unos cuantos políticos de segunda (venidos a menos ya en la cuarta república), un grupos de generales acomodados sin tropas, cuatro televisoras y un grupo minoritario de venezolanos profundamente disociados por la manipulación mediática.

El espectáculo a que nos sometieron la burguesía y los poderes de la cuarta república, con la asunción a la Presidencia de la República de Pedro Carmona Estanga, fue oprobioso. Se reían de nosotros. Disolvieron a la Asamblea Nacional, al Tribunal Supremo de Justicia y en general todo el poder Bolivariano constituido. Tanto nos subestimaron que resultó ser su desgracia.

Sin embargo, nuestro pueblo se venía recuperando de la mentira. Venía asimilando los hechos y comprendiendo su papel. Desde un principio muchos se negaron a aceptar el argumento de la renuncia Presidencial y salieron a las calles; pero, el grueso de la población salió de su estupor cuando el Fiscal General de la República el día 12 de abril del 2002, a las 11 p.m., nos informó que en Venezuela lo que había era un golpe de Estado.

A partir de ese momento las fuerzas del pueblo (civiles y militares) se recomponen y como si fueran dirigidas por un comando unificado se agrupan y se concentran para el ataque. Esta masa estaba dispuesta a dar su vida por su esperanza, por su libertad. El Presidente Chávez en este momento no era un hombre, era una consigna, un grito, que salía del alma del pueblo con capacidad de arrasar literalmente con toda la traición de los que venden día a día nuestro intereses, nuestra patria: nuestra libertad.

Hoy como todos los 13 de abril nuestro pueblo necesita cada vez más de ese grito libertario. De ese canto de amor que nos permita romper definitivamente las cadenas que nos impiden ser libres. Ya basta de traición, de corrupción, de doble discurso, de inseguridad, de irrespeto a la ley y al gobierno, de terrorismo mediático, de atentar contra el pueblo a través del desabastecimiento o acaparamiento de alimentos; ya basta de ineficiencias, de burocratismo, en fin, ya basta de esa ignorancia y prepotencia que nos distancia del socialismo y nos acercan a la socialdemocracia corrupta de la Cuarta República.

Hoy más que nunca se hace imprescindible la lealtad con el pueblo, el respeto a la Constitución y las leyes, la seguridad ciudadana, la transparencia y la eficacia gubernamental y la información veraz. Estos son los tiempos de profundizar en el poder popular, en la verdadera participación protagónica de los de a pie, en la producción de alimentos en manos del pueblo. Estos son momentos, para poner presos a quienes atenten contra la alimentación de los venezolanos, para los que hacen terrorismo mediático, para los corruptos y quienes los protegen, estén o no con el proceso bolivariano. Y finalmente, estos son momentos para profundizar en la conciencia y en la ideología del Pueblo. Ideología que le muestre el camino de sus intereses y lo preparen para lucha por la conquista de los mismos.

Habrá miles de 13 de abril heroicos para los venezolanos, sólo esperan por nuestra conciencia, el único fusil para construir el socialismo que pide Venezuela, Latinoamericana y todos los países del mal llamado tercer mundo.

chernan@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1419 veces.



Néstor Aponte


Visite el perfil de Néstor Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: