Gaitán y Ruiz Pineda

1.948 y 1.952 marcan dos años luctuosos para los Abogados de América Latina, y para quienes amamos la Libertad, la Democracia, y la Justicia, “Reina de las virtudes republicanas, pues de ella se sostienen la IGUALDAD y la LIBERTAD”, así la definía Simón Bolívar.

Abogados y Justicia Social

Fueron coetáneos, nacido en la primera década del Siglo XX, Abogados muy jóvenes, de extracción humilde, el primero, en las cercanías de Bogota, el segundo en las montañas tachirenses, sus padres les inculcaron amor al trabajo creador, a la paz como fruto de la justicia, admirando a los hombres de bien, firmeza defendiendo a los débiles, templanza para enfrentar la dureza de la vida, integridad y viril coraje oligárquico de rechazar sus halagos y sinuosidades para comprarles la conciencia como lo hicieron antes y así continuar detentando el poder político.

Con formación universitaria nutrida de inclusión social, necesario y urgente, cambiando las estructuras sociales de pecado, en las que los campesinos y obreros sometidos por un salario vil, sin viviendas dignas, y con escasas posibilidades a una educación como vía para mejorar la vida y esperanzas de futuro mejor para la prole.

Jorge Eliécer Gaitán marcó a una Colombia, aparentemente pacifica e ilustrada, pero espantosamente dividida entre liberales y conservadores, antagonizados grupos oligárquicos dominante de ambos partidos, pugnando por la sustitución cíclica del gobierno, pues el poder siempre era compartido entre ellos.

Leonardo Ruiz Pineda es púber en una Venezuela sometida al poder omnímodo de un tachirense, Juan Vicente Gómez, acompañado de una elite ilustrada, celestina de las barbaries que cometía contra sus adversarios, y decía servirle al país como José Gil Fortoul, jurista e historiador tocuyano, pues el país debía ser unificado, con mano férrea e inclemente, a sangre, tortura, y prisión eterna al adversario, para superar la honda fractura del siglo anterior de la guerra de independencia y las posteriores guerras civiles intermitentes, y el Benemérito en el poder, como un César implacable alcanzará después un democracia civilizadora, en idea de Laureano Vallenilla Lanz en su “Cesarismo Democrático”.

Ambos litigaron defendiendo a humildes, y oprimidos de los rábulas servidores de siempre de los poderosos frente a débiles sociales, económicos y jurídicos.
Siempre defendieron causas populares, en corrientes políticas progresistas, adversos al vasallaje que desde 1.910 dictaba el State Departament, hasta que Chávez llego al poder.
Abogados en la Politica

Fueron Ministros, e irreductibles a mantenerse en el cargo pactando con las oligarquías que para no perder sus privilegios y expoliaciones, chantajeaban con el golpe de estado militar incruento, presagiado en el futuro inmediato.

El día fatal de su muerte, en el fatídico 1.948 colombiano, Gaitán cansado de esperar la visita de dos jóvenes cubanos, Fidel Castro Ruz y José Del Pino, de la Universidad de La Habana, salió acompañado de dos colabores, pensaba su asesinato era imposible, pues causaría una de guerra civil de cincuenta años.

Craso su error, han pasado sesenta años de guerra civil, y poco le ha importado a la oligarquía colombiana haber abierto las compuestas tormentosas al rió de sangre que los ahoga.

Ruiz Pineda, desde el Gabinete Ministerial del Presidente Don Rómulo Gallegos vio a la oligarquía caraqueña, domesticar a Carlos Delgado Chalbaud dando el golpe militar incruento apenas a ocho meses de haber ganado en limpias elecciones con más del ochenta por ciento del electorado.

Se queda en Venezuela con Jorge Dáger dirigiendo a su partido desde la clandestinidad, con el Partido Comunista también declarado ilegal, y en ese también fatídico 1.952 Venezolano, casi al concluir la tarde, es detenido, en el Pasaje La Cocinera de San Agustín del Sur, y acribillado a balazos por los esbirros de la Seguridad Nacional.

Ambos Abogados mártires, son Esclarecidos Héroes de la dos Repúblicas. Con su entrega desinteresado y noble por los mejores ideales cristianos de igualdad, fraternidad, inclusión social y progreso colectivo, es decir, por La Justicia, entregaron sus afanes al servicio de las grandes mayorías preteridas y excluidas.

En los juicios representaron con hidalguía, sapiencia y honradez a los débiles oprimidos frente a los poderosos opresores. En sus carteras ministeriales no hubo asomo de peculado o latrocinio contra las arcas públicas, y al momento de decidir unir su sacrificio para salvar la Patria Amada, expusieron sus vidas encontrando la muerte, y dejando a la Viuda joven y las criaturas huérfanas.

Colombia de Uribe. Venezuela de Chávez

Después de transcurridas casi siete décadas, Colombia sigue fractura por una cruenta guerra civil, con sufrimientos sin cuento en una violencia fraticida que los ahoga; mientras que Venezuela, transformándose rápidamente en Bolivariana escala posiciones cimeras en el concierto de las naciones latinoamericanas, consolidando un tejido social y político interno que puede impulsarnos a la conquista del estadio social del desarrollo.

Morosidad Judicial e Impunidad

Sin embargo, nosotros, los Abogados. Operarios del Sistema de Justicia, antes y ahora en la V República no hemos estado a la altura de nuestras responsabilidades.
Para nadie es un secreto las carencias que presenta todo el andamiaje judicial frente a una inseguridad acelerada y creciente, con numerosos secuestros haciendo la esperanza cierta de crear con Chávez, una nueva, justa y pacifica sociedad socialista, nueva y cristina del Siglo XXI.

La impunidad galopante y creciente golpea nuestras conciencias, y pensar que el único sacrificio que nos exige la vida actual es honradez a toda prueba frente al delito y coraje para enjuiciar a los corruptos que traicionan, desde el desempeño de funciones públicas, o el empresario privado que soborna al funcionario, para acompañar el esfuerzo titánico e ímprobo del Presidente Hugo R. Chávez de llevar a la realidad los sueños y las enseñanzas de Bolívar El Libertador y los Héroes que lo acompañaron en sus gestas libertarias.
Abogados Bolivarianos

Mientras que nuestros colegas Jorge Eliécer Gaitán y Leonardo Ruiz Pineda, en el Siglo XX, entregaron sus vidas frente a las balas asesinas; a nosotros Abogados del Siglo XXI, cualquiera que sea el rol que desempeñamos en el sistema de justicia, bien como Abogados en ejercicio, jueces, secretarios, fiscales, defensores públicos, sólo se nos pide que unamos nuestras actividad profesional para, ejerciendo lealmente nuestro respectivo rol en la administración de justicia, viabilicemos la fluidez de la marcha de los procesos, apoyemos a la justicia y posibilitemos el castigo a los delincuentes, sobre todo a los poderosos que medrando de los fondos públicos han acumulado fortunas que los han hecho propietarios de medios masivos de comunicación social que sólo la capacidad personal comunicacional del Presidente Chávez les ha impedido sus propósitos de dar al traste junto con los corruptos del régimen, al buen éxito del proceso revolucionario y a la continuación del Presidente Chávez en la Presidencia.

Los frutos de esa mala praxis dentro del Sistema de Justicia, vienen a ser la morosidad judicial, sólo eficazmente solucionada en la jurisdicción laboral y en la de menores, que debe irradiar modificaciones trascendentes en la normar procesales actuales que traban la jurisdicción penal, civil, mercantil, contenciosa administrativa y tributaria, haciendo interminables los procesos de esas materias y asegurando la impunidad de los autores de los ilícitos desencadenantes de esos procesos judiciales.
Por su ejemplo de vidas, son guías para salvar la Revolución Bolivariana. En el Sistema de Justicia, los paradigmas deben ser Gaitán y Ruiz Pineda.

RUIDOS de PIEDRAS:

·En Palavecino: Las comunidades campesinas fueron informadas, por los profesores de la U.C.V, colaboradores de la U. YACAMBÚ, sobre el proyecto de Ventana Agro-Tecnológica aprobado por el FIDES.

·Muy Activa la Campaña Conspirativa: En todo el país los sectores más recalcitrantes, derrotados por Chávez desde 1.998, despliegan campañas de desinformación con presunta escasez de gasolina y de alimentos, para frustrar el SI mayoritario en el Referéndum del 02-12-2.007.

·Embestida Brutal de la Banca contra los deudores hipotecarios: Están ejecutando cientos de hipotecas por créditos lineales para viviendas, a quienes les cobraron con Caldera II hasta el 106% anual. TRINO ALCIDES DIAZ desde SUDEBAN mira complacido la expoliación y se abstiene de recalcularlos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5369 veces.



Dr. Gastón Saldivia Dáger


Visite el perfil de Gastón Saldivia Dáger para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gastón Saldivia Dáger

Gastón Saldivia Dáger

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a43276.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO