El compromiso histórico del PCV es ineludible

Si alguna organización política venezolana ha estado comprometida y trabajando de un modo disciplinado con el proceso político revolucionario que se esta viviendo en la patria de Simón Bolívar, liderado por nuestro comandante y camarada Hugo Chávez Frías ha sido el glorioso Partido Comunista de Venezuela (P.C.V.), esto ha quedado claro desde la constitución de los Comités Patrióticos con Chávez que se desplegaron a lo largo y ancho de todo el territorio nacional, una vez que el comandante Chávez asumió la vía electoral, así como con la contribución teórica y organizacional que ha establecido el PCV en aras de trabajar por la consolidación de la revolución bolivariana y por su objetivo histórico a lo largo de sus más de 76 años, el socialismo. Las páginas de Tribuna Popular que el pasado 17 de febrero cumplieron 60 años, son la prueba más fehaciente de esta aseveración. Quien esto escribe fue responsable de la organización de los Comités Patrióticos con Chávez en buena parte de la geografía del estado Sucre y además fue postulado en noviembre de 1998 como Candidato a Diputado por el PCV a la entonces Asamblea Legislativa del estado Sucre, previo a las elecciones presidenciales de aquel año.

Para los que desconocen la posición del PCV, es importante señalar que tales esfuerzos y compromisos han sido reiterados, una vez más, por su XIII Congreso celebrado durante los días 03 y 04 de marzo en el estado Miranda. En efecto, en este evento de intenso debate los delegados asistentes al XIII Congreso del PCV _ que de acuerdo con los estatutos de la organización es el órgano superior del Partido_ llegaron a varios acuerdos, entre ellos podemos citar fundamentalmente su apoyo y activa participación en la revolución bolivariana, al igual que su respaldo al presidente Chávez en la conducción de dicho proceso e igualmente, reafirman su histórica política de unidad de las fuerzas antiimperialistas y se declaran en disposición de contribuir en la consolidación de la propuesta hecha por el presidente Chávez de crear un Partido unificado. De manera que es obvio que el PCV apuesta por la consolidación de la revolución bolivariana y por el nacimiento de una Venezuela socialista.

No obstante, en mi modesta opinión, considero que lo que al PCV le preocupa, y es razonable y entendible que le preocupe, es lo relativo a los aspectos básicos que regirán la vida del nuevo Partido, tales como los fundamentos de carácter ideológico y programático, dado que no estamos hablando de cualquier tipo de organización, sino del Partido de la Revolución Bolivariana para la construcción del Socialismo en el siglo XXI. En efecto, la nueva organización que aspiramos a construir todos los revolucionarios no puede convertirse en un partido policlasista o atrápalo todo, tampoco en un partido cuya militancia y dirigencia se limite a incluir en sus filas a los profesionales y técnicos. De manera que, no se trata de un instrumento electoral, ni mucho menos tradicional cuya racionalidad avivé, simplifique y perfecciones la practica de ese tipo de estructura, por el contrario se trata de un partido que sea capaz de recoger los sentimientos , los deseos y las aspiraciones de las masas y tomando en cuenta, por supuesto, que tal solicitud sea igualmente posible de realizar.

Hacemos todas estas aclaraciones porque ahora mismo ha surgido una suerte de nuevo “teóricos”, muchos de los cuales irrespetando los principios de la democracia participativa emiten opiniones que contradicen el clamor de las bases y peor aun siguen exhibiendo y adoptando una conducta anticomunista y alérgica a todo lo que se refiere a las categorías científicas del marxismo, de este modo han llegado a plantean un “socialismo de libre mercado”, basado en aquella tesis utópica de humanizar el capital, olvidando que Capitalismo y Socialismo son dos sistemas o Formaciones Económicas Sociales antagónicas. Lamentablemente, quienes así piensan le hacen un daño terrible a nuestro proceso político al negar la existencia de la lucha de clase y al asumir por ende una interpretación teológica y positivista de la realidad social.

En tal sentido, comparto la premisa de que es necesario que se produzca un debate sin temor y en franca armonía entre los diversos sectores ideológicos y políticos que acompañan a nuestro comandante Chávez, sobre el contenido programático e ideológico de la nueva organización, al respecto es importante subrayar que socialismo no es economía estatizada, ni mucho menos un sistema mixto, como una especie de tercera vía en donde coexiste el mercado con el Estado, socialismo es lo que dialécticamente es, vale decir, la única y verdaderamente cosmovisión o sistema social alternativo a la formación económica social capitalista. Ciertamente, el Socialismo se erige como el único proyecto, verdaderamente político, social económico y cultural , que aspira a la transformación de la sociedad capitalista, hay que precisar que tal modelo no nacerá por decreto, ni mucho menos se producirá de manera fortuita, pues históricamente y también sociológicamente el Socialismo es el producto de la lucha de clases. De allí la reivindicación y el carácter marxista en su construcción.

Nuestro comandante Chávez lo ha dejado muy claro en una entrevista celebrada el 27 de julio de 2005 – un día antes de su cumpleaño-, con el Periódico Punto Final de Chile, en esta interesante entrevista el Presidente Chávez señaló lo siguiente:

“En una época, llegué a pensar en la tercera vía. Andaba en problemas para interpretar el mundo. Estaba confundido, hacía lecturas equivocadas, tenía unos asesores que me confundían todavía más. Llegué a proponer un foro en Venezuela sobre la tercera vía de Tony Blair. Hablé y escribí mucho sobre un “capitalismo humano”. Hoy estoy convencido de que es imposible…

Esto ha sido producto de seis años de dura brega y de aprender de mucha gente. Me convencí de que el socialismo es el camino y así lo dije en Porto Alegre y después aquí, ante la Asamblea Nacional.”

No hay duda en esto y por tanto es necesario subrayar que las ideas y las luchas por el socialismo científico, y su posibilidad real de asentamiento hoy, no se deben ver negadas por las vicisitudes que sufrieran las formas concretas de socialismo en los países del Este de Europa, dado que un sistema no puede decretar la existencia o no de todo un modelo histórico y social que hoy más que nunca está llamado a enterrar para siempre el capitalismo. Con esto quisiera dejar claro que el carácter ideológico del socialismo se sustenta en el marxismo y en el pensamiento emancipador marxista latinoamericano del siglo XX— Mariátegui, Mella, Sandino, Farabundo Martín, Ernesto Che Guevara, y otros—incluido por supuesto, en un sentido más amplio, la tradición antiimperialista que nos legaron nuestros libertadores: Bolívar, Sucre, y Martí. Construir, a partir de esta diversidad, el sujeto social de los cambios profundos que reclaman nuestros pueblos es el gran reto de nuestro tiempo para el Socialismo y el Partido único sobre el cual nuestro Comandante Chávez viene haciendo énfasis desde hace rato.

* Autor del Libro: Petróleo y Socialismo en el Siglo XXI, Editado por la Imprenta Municipal de Caracas-Venezuela, octubre de 2005.

eleazarmujica14@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2827 veces.



Eleazar Mujica Sánchez*


Visite el perfil de Eleazar Mujica para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a32040.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO