¿Qué es el comunismo? ¿Qué tiene de comunismo nuestra Constitución Bolivariana? (IV)

IV



“La historia de todas las sociedades

que han existido hasta nuestros días

es la historia de la lucha de clases”

Carlos Marx



Este pensamiento i exteriorización de Carlos Marx, querámoslo o no, es una tautología, es una verdad que no necesita demostración. La ha vivido la humanidad desde sus inicios históricos, i posiblemente desde el Ramapitecus, el Australopitecus i el Homo Erectus hasta el hombre moderno. La condición gregaria del hombre, es una realidad indiscutible; nómada o sedentario, el hombre ha vivido agrupado, pues aislado sería incompatible con la vida. El mito religioso lo pone como inicio, en una pareja que copió del mundo oriental, como lo demostró Voltaire, lo mismo que el Paraíso, el Árbol del Bien i el Mal i todos esos cuentos que no resisten a la verdadera historia ni al Carbono 14. ¡Cómo cuesta acomodar las mentiras o los mitos, para demostrar ese aislado inicio de la humanidad en una sola pareja, con los principios morales que luego inventa la misma religión! Por eso, la historia de la Evolución darviniana i el inicio en una singularidad seguida del Big Bang, acabará por desaparecer la metafísica i los prejuicios que, una sociedad enorme i heterogénea llamada Humanidad (cuando realmente existen muchas; lo propongo en mi novela-ensayo AJEDREZ DE MUNDO) posiblemente comenzó en seres unicelulares i pluricelulares, en la sopa biótica de nuestros mares, mientras los continentes iban haciendo rompecabezas modulares. Por eso Russell, llegó a decir, que la auténtica pre-historia de la Humanidad terminará, cuando desaparezcan las religiones i el hombre deje de engañarse a sí mismo.

Sin embargo salgamos de este breve desvío biológico-filosófico que incomoda a muchos.

Esa vida gregaria del hombre que se fue conformando por millones de años, cuando nos empieza a dar nociones de ella, especialmente con los testimonios artísticos en las piedras, cuando más lo conocemos es el siglo IX del arte i la vida griega, lejanamente influida por un orto mucho más lejano en el mundo oriental (Hegel pensaba que el Orto estuvo en el Oriente; la Juventud i la Virilidad en el mundo greco-romano i la vejez o decadencia en el Imperio Germano-Prusiano, sin tener nociones de América). Lo cierto es que tuvo la creatividad de imaginar el proceso dialéctico que movía la historia hacia el Absoluto, como algo casi sobre natural, hoi diríamos una gran cinta negra de goma (como se camina en algunos aeropuertos i estaciones públicas) donde los hombres eran simples actores de paso. I es bueno aclarar que esos pasos que luego concibió en el proceso humano, tesis, antítesis i síntesis, quien los introdujo en la filosofía fue Fichte. Empero detengámonos aquí i veamos los socialismos previamente existente antes de Marx.

Los movimientos e inquietudes sociales en Europa vienen dándose desde los comienzos del siglo XIX, especialmente en Inglaterra, donde la revolución industrial, el maquinismo o el factory sistem, más las leyes inglesas, imponen “duras condiciones de existencia” mientras ya desde el siglo anterior, se vienen dando pequeñas convulsiones en las masas de trabajadores, aparecen folletos, inquietudes i hombres como Louis Reyband que publica sobre Los Socialismos Modernos, pero de todos sobresale Robert Owen, quien no solamente publica su panfleto What is Socialism, sino que ofreciendo soluciones i sintiendo inquietudes sociales, pese a ser un gran empresario, habiendo comenzado por una fábrica de tejidos, se convierte en filántropo, creen en la educación, en la formación integral física i moral de hombres i mujeres que trabajan para él, se preocupa por el trabajo de los niños, pero tiene que enfrentar tanto a la oligarquía, al Estado, i hasta otros socialista como Proudhon, promoviendo el socialismo mutualista i cooperativo, porque como empresario ilustrado como se le conoció, creía en la omnipotencia de la razón. Trató de lograr un comunismo agrario (sentía preferencia por la agricultura) o de banco de intercambio, pero todo le fracasó tal vez por aislamiento, i hasta el fracaso se le dio en los Estados Unidos, donde hizo experimentos socialistas en New Harmony. A la pregunta ¿Qué es el socialismo?, respondía “El sistema racional de sociedad fundado en la naturaleza”. ¿Por qué fracasó? Entre otras cosas, porque siendo más notable que Saint-Simón “su doctrina era –dice Touchard- fácilmente asimilable por la burguesía, en que seguía siendo en el fondo una doctrina burguesa. Era relativamente fácil dejar a un lado su comunismo agrario y retener sólo una mezcla de utilitarismo y de idealismo”

Igual que Owen, hubo socialistas franceses notables como Fourier, Saint-Simón i Proudhon por ser originales en cuanto a la organización de la sociedad, aunque destacaron también Louis Blanc i Pierre Leroux, a quien algunos atribuyen la palabra socialismo, lo que no parece ser cierto como vemos. Sería demasiado extenso dar más detalles pero puedo concluir este espacio, distinguiendo con Touchard, dos grupos de doctrinas socialistas:

1.- Las doctrinas que sitúan en el primer plano la reforma de la economía y que prescinden de la democracia política para realizar la reforma económica y social: saint-simonismo, fourierismo, proudhonismo.



2.- Las doctrinas que no separan la reforma social de la democracia política y de los recuerdos de la Revolución Francesa: Cabet, Buchez, Pierre Leroux, Louis Blanc, Blanqui.



Con esto quiero demostrar que el socialismo, no es ni doctrina ni creación marxista que, para los ignorantes de la historia, la filosofía i la ciencia política, es el término, palabra o nombre lo que los alarma, porque les lavaron los cerebros i les pusieron eso como luces de alarma infernal, sin saber qué cosa tratan. Todos estos socialistas anteriores ¿Por qué se dedicaron con pasión a estas ideas? ¿Por hacer mal o por hacer bien? ¿Querían organizar la sociedad para asentar la libertad, la igualdad i la justicia o acentuar los males de la sociedad?

I saltando a nuestro presente, esta revolución pacífica que se desarrolla a partir de un liderazgo bueno i una Constitución como nunca se había realizado otra en el mundo, ¿Será acaso para copiar o establece un castrocomunismo que, no es lo que la gente piensa, o para profundizar un proceso cuyo desarrollo va mostrando una Venezuela soberana, fuerte económicamente i éticamente superada, aboliendo paulatinamente las inmoralidades i saqueos de más de cuatro décadas de dictadura de partidos?

¿Dónde está el comunismo en nuestra Constitución Bolivariana? ¿No participaron hombres de la oposición en ella, para que se dejaran colar comunismo en sus artículos? ¿No la aprobó en referendo, todo el pueblo de Venezuela? Veamos solamente la hermosa i brillante Introducción, establecida prácticamente por concurso i ganada por el constituyente i poeta Gustavo Pereira:



“Preámbulo: el pueblo de Venezuela, en ejercicio de sus poderes creadores e invocando la protección de Dios, el ejemplo histórico de nuestro Libertador Simón Bolívar y el heroísmo y sacrificio de nuestros antepasados aborígenes y de los precursores y forjadores de la patria libre y soberna; con el fin supremo de refundar la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de justicia federal y descentralizada, que consolide los valores de la libertad, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, la integridad territorial, la convivencia y el imperio de la ley para ésta y las futuras generaciones; asegure el derecho a la vida, al trabajo, a la cultura, a la educación, a la justicia social y a la igualdad sin discriminación ni subordinación alguna; promueva la cooperación pacífica entre las naciones e impulse y consolide la integración latinoamericana de acuerdo con el principio de la no intervención y autodeterminación de los pueblos, la garantía universal e indivisible de los derechos humanos, la democratización de la sociedad internacional, el desarme nuclear, el equilibrio ecológico y los bienes jurídicos ambientales como patrimonio común e irrenunciable de la humanidad en ejercicio de su poder originario representado por la Asamblea Nacional Constituyente mediante el voto libre y en referendo democrático, decreta la siguiente, CONSTITUCIÓN”. Este bellísimo, brillante i completo preámbulo, no podía ser sino de un poeta i un hombre de elevado pensamiento libre i ético. Allí esta contenida toda esa obra sin omitir detalles i sin perder belleza, i precisamente ese ha sido el programa de gobierno que está cumpliendo íntegramente el presidente Hugo Rabel Chávez Frías En aquella Asamblea hubo pluralidad, libertad plena i estimulo creativo para una patria vigorosa i grande; hubo juristas de oposición como Brewer Carías, Combellas, Escarrá i muchos otros, hasta el más bruto i pretencioso de todos como Alberto Franceschi o traidores en potencia como Luis Miquelena o Pablo Medina. La calidad de esa Constitución de avanzada es estupenda, aunque no la consideremos perfecta i por eso se justifica en los momentos algunas reformas, entre ellas recuerdo que nuestro idioma no es el castellano sino el español; pero modificaciones que servirán para seguir la ruta a un socialismo del siglo XXI, que no se decreta, sino que surgirá de profundos estudios i debates, para acentuar patrocinios, como ya ha ido mostrando en sus logros i beneficios, con la política seguida por el actual gobierno. Ese es el reto que tenemos de ahora en adelante, todos los venezolanos que amen la patria.

(Continuará)

robertojjm@hotmail.com







Esta nota ha sido leída aproximadamente 4967 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a29553.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO