Hacia una visión geo-estratégica, descolonizadora eco-política de la educación intercultural de la revolución bolivariana

Anti-conquista y Descolonización como requisitos del Anti-imperialismo para la construcción del Socialismo del Siglo XXI por otros Mundos Posibles.

SAÚL RIVAS-RIVAS - Coordinador de la Cátedra Libre-Intercultural César Rengifo

Hay que tener mucho cuidado con las formas de violencia horizontal, agudizadas por los enemigos de los cambios y transformaciones históricas para dividir los movimientos populares. Advertencia oportuna de Paulo Freire, en la década de los sesenta.

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Aclaremos de una vez por todas que la interculturalidad, desde esta perspectiva indianista, revolucionaria y bolivariana hoy, la entendemos de una manera radicalmente distinta a la supuesta "interculturalidad" de la Nestlé, de las religiones made in USA, de algunas "ONG" y los "derechos humanos" del gobierno imperialista, gobiernos pro-imperialistas e imperiales del mundo Occidental, así como de algunos organismos internaciones que todavía confunden adrede las formas de violencia vertical (de clases, castas y estamentos) y la violencia horizontal, de pueblo contra pueblo para dividir los movimientos populares. Por ejemplo, algunos voceros de la ONU y de la misma UNESCO, todavía creen, que toda forma de distinción, es necesariamente discriminatoria. Pero no es así. Veamos:

- Los asientos azules del metro, son una distinción, pero no un privilegio para embarazadas o abuelos y abuelas de la tercera edad u otras personas con discapacidad, con la finalidad de garantizar su integridad física, psíquica y espiritual durante el viaje. Los derechos originarios, históricos y específicos de los pueblos indígenas, no son un privilegio o una condición de superioridad frente al resto de la venezolanidad y como indo-descendientes somos parte de la ancestralidad originaria de la venezolanidad. Son mecanismos constituyentes y constitucionales para garantizar el derecho a la justicia y la equidad y sobre todo, buscando saldar una deuda histórica de una postergación de más de medio milenio de dominación colonialista, bajo pretexto de minoría de edad social y cultural y política. De este modo los manipuladores de la conquista meten en un mismo saco las divisiones verticales de clase, castas y estamentos sociales, con las diferencias horizontales de carácter antropofísico (diferencias raciales), diferencias de género, diferencias lingüísticas, nacionales, diferencias religiosas e interreligiosas, diferencias locales e inter locales, comunales e inter comunales, inter-nacionales (entre naciones fronterizas), interregionales (desestabilizar por ejemplo toda una región, Medio Oriente, Sudamérica o el Norte de África como estrategia imperialista).

Entonces ¿qué hacer? ¿Tratamos de borrar de nuestras realidades históricas estas auténticas y legítimas diferencias horizontales que forman parte de nuestras fecundas potencialidades creativas e innovadoras y sobre todo de nuestras identidades culturales y en sentido más inclusivo, de nuestra identidad nacional y continental? ¿las metemos en el mismo saco de las odiosas diferencias verticales de clases, castas y estamentos para desconocer el derecho a la existencia de los pueblos indígenas actuales, de los sectores afrovenezolanos, las diferencias de idiomas y culturas para que nos impongan el inglés como idioma uno y único que –supuestamente- expresa los actuales avances científicos? ¿hacemos una cruzada agnóstica o atea para eliminar de cuajo todas las religiones y espiritualidades de la humanidad? ¿continuamos con la cruzada cristiana o islámica de erigirse ambas como religión única y si la mía es la verdadera, entonces la tuya es falsa? ¿seguimos por más de 500 años imponiendo una "cultura única mestiza" o una "cultura única", ayer la española o portuguesa, hoy la anglosajona? ¿o una "raza cósmica" a lo José Vasconcelos, el mexicano desindianizado, colindando con Hitler? ¿Seguimos –como dice Galeano- el proceso de 500 años de desmontar la comunidad y el comunalismo como una instancia irremplazable – junto con los distintos modelos de familia- de la organización social y política de todo proceso civilizatorio? Sin comunidad, no hay organización social y política, no hay instancia primera de respuesta a los problemas concretos y más sentidos de la gente. En síntesis: la violencia horizontal se incrementa con la mano peluda de los sectores dominantes para crear hegemonías y enfrentamientos de pueblo contra pueblo, de familias entre las comunidades, de comunidades entre sí, violencia escolar de un salón con otro, de una escuela con otra, de un pueblo indígena con otros pobladores de la frontera, de competencia entre indígenas y afrodescendientes, entre indígenas y otros descendientes de indígenas, entre hombres y mujeres dentro del Estado patriarcal, de mujeres entre sí, inducidas por un machismo al revés, de obreros contra obreros. Cuando la violencia horizontal avanza se forma una gran cadena de todos contra mí y yo contra todos, en una de "sálvese quien pueda". Las formas de violencia horizontal son contrarias a la unidad del movimiento popular, de la conciencia etnohistórica y entorpece la conciencia de clase.

CONSTRUIR LA UNIDAD DINÁMICA DE LOS PUEBLOS Y MOVIMIENTOS POPULARES

Todas estas formas de violencia horizontal conspiran de manera abierta o encubierta, contra la unidad de los movimientos populares, contra la solidaridad internacional y por supuesto, con el propósito de afianzar la dominación del imperialismo norteamericano y los imperios de Europa Occidental. Son claves para imponer el caos, la ingobernabilidad y abrirle el camino al fascismo. Se manipula la identidad nacional para imponer la xenofobia (odio al extranjero) y cuando no, se niega radicalmente la identidad nacional y cultural con propósitos colonialistas para imponer el malinchismo (la adoración ciega de todo lo extranjero y el rechazo y vergüenza étnica frente al nativo y ante todo lo que es nuestro): se genera la matriz de que en cualquier otro país "todo está mejor" y lo de aquí "siempre es lo peor". Hasta el extremo de demonizar la venezolanidad tanto hacia adentro para infundir vergüenza étnica, como hacia el exterior para volcar contra el venezolano la violencia fascista y el desprecio en cualquier país, incluso entre países hermanos, los mismos países bolivarianos. Esto pasa particularmente en países –como el nuestro- vistos de nuevo como un botín, donde la nueva conquista del Occidente capitalista globalizado, piensa, como en el siglo XVI, haber "descubierto" de nuevo El Dorado, induciendo con la crisis creada por ellos mismos a las nuevas diásporas del siglo XXI. Veámonos en el espejo del Mediterráneo, de Centro América hacia México, hacia el Paraíso Terrenal del Tío Sam, de Tarzán, de Supermán, El Hombre Araña y el Capitán América, éste último El Libertador de la oligarquía uribista-santanderista.

LA CRUZ DE LAS CONTRADICCIONES ENTRE LA VIOLENCIA VERTICAL Y EL MANEJO DE LAS CONTRADICCIONES HORIZONTALES

La violencia horizontal alude enfrentamiento de pueblo contra pueblo (bachaquerismo, por ejemplo), maltrato al pueblo por los trabajadores del transporte, armar y comprar a los muchachos de los barrios para una guarimba ajena y contraria a los intereses populares, infiltrarlos desde Colombia con unos mercenarios paramilitares adiestrados desde allá y con una experiencia mundial en escarceos injerencistas del imperialismo. Esto significa, que la violencia horizontal es usada en primer lugar como arma de las clases y sectores dominantes para dividir y enfrentar a los sectores populares. Esto permite enturbiar y disimular hasta invisibilizar el carácter de la lucha de clases, la dominación imperialista, el dominio colonial y la continuidad de la conquista.

Esto significa, que la violencia horizontal, el racismo, el eurocentrismo, el colonialismo cultural, siempre están, de una o de otra manera entramados con la lucha de clases, el imperialismo y el Estado patriarcal racista-clasista.

Por todo esto, todo revolucionario está obligado a saber manejarse contra las formas de violencia horizontal y su entramado con la lucha de clases. Pongamos un ejemplo:

-Si yo estoy en una asamblea comunal, debo ser muy cuidadoso del lenguaje y del tono de la voz para no hacerle el juego a conflictos inter-religiosos y prejuicios de un anticomunismo visceral y enfermizo. La palabra lucha de clases –para las derechas- huele a marxismo, como si las clases sociales y la lucha de clases fueran un invento del socialismo y no el resultado de formaciones históricas y sociales con la aparición del Estado y la apropiación privada de los medios de producción. Debemos, en este caso, saber rehuir el tema religioso en una discusión estéril, señalando que respetamos todas las manifestaciones espirituales, pero no es el tema de esta asamblea. El socialismo del siglo XXI debe enseñarnos a nosotros a convivir agnósticos, ateos y creyentes, en una misma comunidad y en un mismo país. Pero en nada contribuimos –tácticamente- en declararnos socialistas o comunistas en una asamblea comunal, si por la palabra vamos a cerrar o a rearmar el puercoespín de las actitudes más reaccionarias y anticomunistas de algunos de los presentes. Y por una palabra, perdemos la brújula, la asamblea toma otro rumbo, la gente se nos divide. Y se nos enfrenta pueblo con pueblo. Aquí juega un papel importante la pedagogía política intercultural.

Entendamos que la palabra no es la realidad. Que el socialismo no es una palabra sino una actitud ante la vida, un compromiso ante la comunidad y ante el universo. El socialista debe conocerse en su modo de vida, en su actitud solidaria y eficiente ante la comunidad, que resuelve y reorienta. Que ejecuta. Pero todo lo que ejecuta, no responde a una acción ciega. Responde a un proyecto de largo alcance histórico y social. Como dice Lenin: sin teoría revolucionaria no hay práctica revolucionaria y sin práctica revolucionaria no hay posibilidad de construcción de teorías revolucionarias, en constante confrontación con la práctica social y política.

De paso, tampoco podemos olvidar que en la actual coyuntura hay en Venezuela la invasión de un hormiguero de sectas religiosas descontextualizadas geográficamente, cultural y espiritualmente, que vienen a predicarnos un evangelio o cualquier otra espiritualidad orientalista que a veces responde a una universalidad vacía, falsa, que encubre los intereses materiales y espirituales del occidente racista y colonial, poniendo el énfasis apocalíptico en el fin del mundo y en la tragedia o alimentando una fe y una esperanza en un "más allá", para que nos desentendamos del aquí y ahora de la política. De facturas Made In Usa. Algunas de ellas predican el supuesto apoliticismo y la abstención electoral en el seno del pueblo. Sin embargo, los mormones, la nueva religión del "pueblo escogido", no predica la abstención electoral en la clase media. ¿Por qué será? .. En la última elección presidencial amañada de Brasil y con Lula preso, hubo una abstención electoral de unos 47 millones, lo que significa que este trabajo y el triunfo de Bolsonaro no es sólo o exclusivo de las redes. Sin embargo, los mormones si predican distinciones racista- clasistas en los sectores medios de la población con la finalidad de desclasarlas y des-nacionalizarlas. El "triunfo" o "éxito" en la vida está o se define por el mayor acercamiento o parentesco artificial con el gran empresariado y el mundo de los negocios, como lo predica también la orden Rosacruz y otras logias esotéricas. En cambio en Haití se persigue el vudú porque éste operó como un instrumento de liberación en las rebeliones antiesclavistas para formar una república independiente y antiesclavista. Esta espiritualidad, me dice el dirigente haitiano Luis XVI, hizo alianza complementaria con la espiritualidad de los indígenas taínos, de raíz lingüística arawaca. Estas manifestaciones de los pueblos indígenas y afroamericanos, pasando por el Culto a María Lionza, son presentados por Occidente como cultos "sincréticos", sin coherencia interna y como manifestaciones de infrarreligiosidad. Pero no así la Inquisición, las Cruzadas y otras aberraciones de las teologías de la dominación.

En todo caso, la revolución también cuenta con católicos o protestantes y gente de otras religiosidades que son de espíritu ecuménico, vale decir, de espíritu confraterno, que se entienden con gente de otros credos religiosos o de otras filosofías de vida, que no son fanáticos, ni fundamentalistas. Son por lo general estos militantes de iglesias de base y de las teologías de la liberación los personajes más apropiados para enseñarnos a no caer en el juego de conflictos interreligiosos en una comunidad, un sindicato o un colectivo de cualquier naturaleza. Pero todo revolucionario debe tener una formación humana, filosófica, ideológica y política intercultural, que le vaya preparando para actuar en cualquier escenario. En muchas circunstancias históricas, se ha ahondado muy poco en el problema colonial, en lo cultural, lo nacional y lo religioso.

También existen contradicciones entre el pueblo y el Estado Nacional en proceso de cambio, transformaciones y contradicciones a lo interno de toda revolución. Que son contradicciones de una naturaleza distinta.. Más en el caso de que el primer proceso de Independencia política, aparte de la traición de los Páez y los Santander, de los Sarmiento y Alberdi, en el Cono Sur, tampoco fue acompañado de una descolonización de fondo. Veamos:

CONQUISTA, COLONIZACIÓN, INDEPENDENCIA POLÍTICA FORMAL, FUERON ANTAGÓNICOS A LA EXISTENCIA DE LOS PUEBLOS Y CULTURAS ORIGINARIAS HASTA LA CONSTITUCIÓN BOLIVARIANA Y LOS ESTADOS PLURINACIONALES DE BOLIVIA Y ECUADOR

La esclavitud se viene a racializar es aquí en América, porque los primeros esclavos de la antigüedad occidental eran blancos, eran eslavos, de allí el nombre de esclavos, como lo han visto Germán Arciniegas y Francisca Gargallo Celentani. Del renacimiento para acá, siglo XV y XVI Occidente racializó las ciencias naturales y las ciencias sociales, poniendo a los pueblos indígenas de América, raza roja, raza de bronce -en la escala del filósofo Enmanuel Kant- a ocupar el último escalón de la evolución humana. Kant pasó 40 años en Europa dando conferencias de antropología racista. En el primer diseño de la escala de la evolución humana, los pueblos originarios de América no aparecían. Estaban más emparentados con el mundo animal, con el agravante de que en América todo estaba degenerado: los animales y las plantas. Lo único no degenerado eran el oro, las ostras y otras piedras preciosas del reluciente Dorado que olfateó por Guayana el pirata Walter Raleigh. En el siglo XXI se "descubre" el botín, que está en Guayana.

Recordemos también que en la época de la Independencia política, Hégel, el filósofo alemán, llamó a Bolívar y otros Libertadores, "monos sin rabo" y "pueblos sin historia". Los pueblos con historia eran los que tenían un Estado, pero un Estado fuerte. Claro, no se podía acusar a Miranda, Bolívar, San Martín de que no conocían la escritura. Miranda era el archivólogo más connotado de la Ilustración. El pretexto de animalización entonces era el Estado fuerte, símbolo de racionalidad y de acceso a la modernidad que es la cumbre del racismo racializante de nuestros pueblos y culturas. De allí que la lucha de clases no pueda desarrollarse sin el pretexto de la "moni-ficación" de los pueblos y culturas colonizadas. Para decirlo en términos humorísticos: De mono, de-monios o los-indios, los sin-Dios, los salvajes, sin-salvación, salvo que sean esclavizados, salvajes in-civilizados, sin-civitas, sin ciudades, del monte y culebra. Paganos. La Civitas Dei, la Ciudad de Dios de San Agustín ya se planteaba que si aparecía gente fuera de las tres grandes islas (Europa, África y Asia), ya no serían humanos. De allí una de las primeras fundamentaciones "teológicas" de los "indios-sin alma". De allí el invento de "descubrimiento" (no había gente en las tierras que nos encontramos). De allí el herrelonse gebiette de los juristas del racismo alemán (lo que encontremos a nuestro paso es nuestro). En el decir de Galeano, los indígenas desaparecieron antes de aparecer, fueron invisibilizados para la limpieza étnica. Nunca han existido, como los palestinos hoy frente al sionismo político europeo.

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

La conquista y la colonia antagonizó con los pueblos originarios y sus descendientes en tanto que dueños del territorio. La esclavitud indígena del siglo XVI, la realimentó la esclavización de los africanos secuestrados. Se racializa la esclavitud en América, con piel de bronce y luego piel negra, como se racializan con el renacimiento y la ilustración, la filosofía y las ciencias naturales y humanas de Europa Occidental (hasta hoy). En síntesis, a esta racialización no escapa el proceso de urbanización y de industrialización y la misma formación del proletariado industrial (el proletari), despojado de sus ancestralidades comunales, atrapadas y reducidas a la historia anterior inmediata de lo feudal y de las trabas feudales, que se anteponían al desarrollo de las nuevas fuerzas productivas. A esta dinámica interna de las formaciones histórico-sociales hispánicas y europeas, no podía escapar nuestro proceso de Independencia. La ciudad se había convertido en un centro de dominación colonial en toda nuestra América Indígena, reforzada desde los Virreynatos (México, Lima, Bogotá). Nuestra Universidad era Real y Pontificia, secuestrando y colonizando las vías del conocimiento de los pueblos, culturas y clases dominadas (filosofías, ciencias, tecnologías propias, artes espiritualidades y cosmovivencias). Algo que no deja de tener profundas repercusiones en el mundo político actual y particularmente en la situación de Venezuela (Bogotá, por encargo del Imperialismo, queriendo monitorear Caracas, incluso a nuestras Fuerzas Armadas; el artificial y espúreo Grupo de Lima y a lo que no tardaron en manifestarse los tentáculos de México, anterior al gobierno de López Obrador, quien rescató –ahora muy reciente- la no injerencia en los asuntos internos de otros países).

El nuevo antagonismo ciudad-campo, campo-ciudad operó como un eco lejano del antagonismo Metrópoli/colonia, bajo el vendaje de Metrópoli/Provincia. (1) Esta última versión usada por el hispanocentrismo para asegurar que España no formó colonias en América sino "pueblos y provincias" (Ricardo Levene, en Argentina, aquí Guillermo Morón ). Lo cual sirve hoy de pretexto a Europa Occidental y al imperialismo para negar nuestra Independencia (2 siglos después). De modo que si esto es así, Bolívar, San Martín, O´Higgins, Hidalgo, Morazán, no fueron ni Libertadores, ni Independentistas: fueron "separatistas", fueron "divisionistas", "traidores" a la supuesta "Madre Patria", la desnaturalizada madrastra, la llamó Bolívar. No fueron unionistas, fueron desintegradores de la supuesta unidad del imperio. De la misma manera hoy López Rivera no es un Independentista de Puerto Rico. Puerto Rico no es una colonia. Es, supuestamente un "Estado Libre Asociado". O lo que es lo mismo, una "Provincia" , que es parte de los Estados Unidos porque le dio la gana. No hay anexión, no hay colonia, ni colonialismo. De allí el derecho de Trump de lanzarles papel tualé, en evangélica hermandad norteamericana después de haber sido devastada la isla-colonia con un fenómeno socio-natural que azotó a todo el Caribe.

LA CLASE DIRIGENTE MANTUANA Y PSEUDOMANTUANA IMPERIAL E IMPERIALISTA SIGUE CONTRARIA A NUESTRA INDPENDENCIA, PASANDO POR EL PACTO DE PUNTO FIJO HASTA HOY

No es nuevo tener que caer en la cuenta de que la clase dirigente política venezolana, empresarial, la vieja cúpula militar y eclesiástica, sus reales y pontificias universidades, privadas y públicas pseudoprivatizadas con presupuesto del Estado por la elitización progresiva; sus academias de la historia, de la lengua y de las ciencias, carecen por completo de proyecto nacional y se adhieren a los destinos imperiales de Occidente y particularmente del imperialismo norteamericano, negando de cuajo nuestras Independencias y a nuestros Libertadores. La llamada "autonomía universitaria" hoy no atiende a un desarrollo endógeno independentista del país y del continente. Están al servicio del Tío Sam y de la destrucción de la venezolanidad.

Después del caracazo, el Pacto de Nueva York (o de Punto Fijo) cayó en decadencia irreversible. El Presidente Carlos Andrés Pérez, no pudo asistir personalmente a la Cumbre Iberoamericana en Madrid del V Centenario para avalar la conquista y el colonialismo desde 1492. Pero escribió al Rey Juan Carlos I el 22 de julio de 1992:

…"no resisto la tentación de reflexionar sobre el hecho de que a 500 años de 1492, se reencuentren España y Portugal con sus antiguas provincias de ultramar"… (Economía Hoy. Caracas. 23 de julio 1992) . Traición de traiciones al país, al continente y a sus libertadores.

Ante esta super aberración opina el mismo Germán Carrera Damas: "Sólo que en estricta lógica, si se admite que fue "provincia" lo que hasta ahora ha sido "colonia", tendría que ser separatismo lo que hasta ahora ha sido independencia, y si lo primero demanda un gran esfuerzo lo segundo será seguramente una gran proeza, pues también en pura lógica del lenguaje ya Simón Bolívar no sería "El Libertador", o peor aún "El Separador", pues con su acción y su pensamiento no habría libertado ni emancipado sino separado". (Aviso a los Historiadores Críticos. Germán Carrera Damas. Ediciones Ge. Caracas. 1995. p.282). Sin embargo, el historiador Carrera Damas, en su frialdad y supuesta objetividad positivista, nunca tuvo una actitud clara frente a esta dualidad metrópoli/colonia. Hizo muchas observaciones algunas acertadas sobre el culto a Bolívar, pero nunca enfrentó el culto a Colón que hoy desmontan los pueblos del mundo, a los Francisco Fajardo, los Diego de Losada, los Pizarro y los Hernán Cortés. Cuando Chávez bajó a Bolívar de la frialdad de las estatuas y los discursos oficiales, nunca aceptó al Bolívar de Pablo Neruda, que despierta cada 100 años cuando despierta el pueblo. Tampoco toleró ni un día a la revolución bolivariana y muy pronto comenzó a conspirar contra Chávez desde el Palacio de Las Academias. En una oportunidad, en sus famosas conferencias de la Sala E de la UCV, planteó que las izquierdas nunca podrían hacer cambios profundos mientras no rompieran contra el Estado Liberal Democrático. Pero insurgió contra la Constituyente y la Constitución Bolivariana en defensa del Estado Liberal/Democrático. Terminó desde el Palacio de las Academias dictando conferencias sobre Rómulo Betancourt como el "Padre de la democracia". Aquel que dijo, ¡disparen primero y averigüen después!. En su conducta política se alió con el santo y la limosna, con Dios y con el Diablo pretendiendo ser Rector de la UCV. Durante el gobierno de Lusinchi se destacó como cocinero de Lusinchi y de Blanquita Ibañez y como Presidente de la COPRE (la comisión presidencial para la reforma del Estado, elogiando el ocaso del Pacto de Punto Fijo desde la descomunal actualización histórica del gobierno ebrio de Lusinchi, el cual se dejó engañar con la banca como niño mimosito, en el decir del mismo Presidente Herrera Campins). Del mismo modo, Carrera Damas, siempre primitivizó a los pueblos indígenas, los que pasaban a ser semi-humanos, sacándose de la animalidad sólo y únicamente, después de alguna dosis de mestizaje hispánico e hispanocéntrico, condición previa para ser ahora, semi-venezolanos. ("salvar" o "mejorar la raza" mediante el blanqueamiento y la europeización compulsiva y unilateral mediante el aparato educativo).

CARRERA DAMAS CONTRA EL DÍA DE LA RESISTENCIA INDÍGENA Y LA INCORPORACIÓN DE GUAICAIPURO AL PANTEÓN NACIONAL

De allí que reaccionara en forma violenta y grosera ante una periodista de El Nacional cuando se supo que por Decreto Presidencial, Hugo Chávez en alianza con los pueblos indígenas y amplios sectores del país, cambiara el nombre de "Día de la Raza" por el de "Día de la Resistencia Indígena", con lo cual se buscaba la reindianización y la descolonización del país y del continente, bajo una nueva concepción del independentismo y de la unidad continental bolivariana, inter-cultural y pluri-civilizatoria, así como hemos tratado también de superar las deudas y el retardo de La Gran Colombia con la Causa de Haití, todavía asediada por la llamada comunidad internacional. Sometido a un brutal y continuo desprecio histórico, sociocultural y humano. Bajo un racismo radical que encuentra su primera caja de resonancia en el conflicto con sus vecinos de República Dominicana, auspiciado por su clase dominante en el seno del pueblo. Como ahora se convierte el gobierno dominicano en puente del Caribe para conspirar y alentar magnicidios en la República Bolivariana de Venezuela. Unos meses atrás, era puente para el diálogo y la paz. Volvamos al tema de la periodista que trató de entrevistar al historiador :

Se había incorporado Guaicaipuro al Panteón Nacional y los actos nacionales pasaban de la Plaza Colón al Panteón Nacional y a la Resistencia Indígena.

-Dr Carrera, buenos días, -dice la periodista vía telefónica- quiero entrevistarlo a usted sobre el cambio del "Día de la Raza" por Día de la Resistencia Indígena, después de haberse incorporado a Guaicaipuro al Panteón Nacional.-

-Mire joven. Sepa y entienda – responde el historiador- que cuando a mí se me llame, se me llama para vainas serias, no para tantas pendejadas (y pumm… le tiró de inmediato el teléfono. Oyéndose por último un fulminante ¡carajo!).

Inmediatamente, la atropellada periodista, me llamó para solicitar mi opinión al respecto. La atendí muy respetuosamente, también por teléfono. Le dije entre otras cosas, que los derechos históricos de los pueblos indígenas, la incorporación de Guaicaipuro al Panteón Nacional y el cambio del "Día de la Raza" por Día de la Resistencia Indígena era parte esencial del nuevo bolivarianismo del gobierno revolucionario del Comandante Hugo Chávez en Alianza Estratégica con los pueblos y movimientos indígenas (Esto se acordó abiertamente en un Aló Presidente interrogando a la diputada Noelí Pocaterra: Así nació el Día de la Resistencia Indígena.. Es parte esencial de la refundación de la República en un país ahora constitucionalmente multiétnico y pluricultural y de vocación hacia la interculturalidad.

Tampoco recuerdo si El Nacional registró después la opinión que ella me solicitó. Le dije además que esa era la actitud típica de la clase política y académica dominante y su culto empedernido a la conquista y a los viejos y nuevos conquistadores. Así como el Dr Uslar Pietri me salió también con cuatro pachotadas en la redacción de El Nacional para decirme que no se nos ocurriera llevar a Guaicaipuro al Panteón Nacional, porque Guaicaipuro no era un venezolano (entre otras cosas, no era venezolano porque no era "mestizo". Esto significaba ,que no tenía nada de sangre y cultura de blancos). Hasta la llegada de la revolución bolivariana nuestro Panteón Nacional estaba concebido como un Panteón mantuano y patriarcal, apto para blancos y algunos semi-mestizos. El zambo José Leonardo Chirino, entró en la cuarta república al Panteón Nacional, casi en forma clandestina, por la puerta de atrás, bajo el amparo de Pompeyo Márquez bajo el segundo gobierno Caldera/Chiripero, ya en el apocalipsis del Pacto de Punto Fijo y después de la masacre del 27 de febrero. El puntofijismo había perdido toda popularidad, el pueblo el 27 de febrero del 89 había derrotado las recetas antipopulares del FMI y necesitaba de nuevos camuflajes en el seno del pueblo. El proyecto Guaicaipuro al Panteón Nacional fue aprobado por Diputados, después de 3 meses de discusión y luego por el Senado. En Diputados fue presentado por Gustavo Márquez, en el Senado por Lolyta Aniyar de Castro. Pero debió esperar el Ejecútese en el Gobierno Revolucionario de Hugo Chávez, como me lo había pronosticado de antemano, unos años antes el Dr Miguel Acosta Saignes. Él me decía:

- Saúl yo voy a apoyar este Proyecto. Pero tu y tus equipos de trabajo están locos… Tendrán que esperar un gobierno socialista para hacerlo posible. Y su profecía se cumplió con el Gobierno de Hugo Chávez, cuyo proyecto se lo presentamos a través de la ministra de Ambiente Ana Elisa Osorio (2001). Un año después el gobierno de Uruguay repatrió desde Francia los restos del patriota independentista charrúa Vaimaca Perú, restos que hoy reposan en el Panteón Nacional de Montevideo. Aparte de la trascendencia mundial que tuvo la incorporación simbólica de Guaicaipuro al Panteón Nacional, ligada durante 27 años a los derechos históricos y específicos de los pueblos indígenas y las luchas contra las misiones norteamericanas Nuevas Tribus, esta decisión del gobierno boliovariano cambió radicalmente la configuración del máximo monumento de la nacionalidad, abriendo las puertas a otros niveles de inclusividades superando limitaciones racistas-clasistas, étnicas, patriarcalistas, además de algunas limitaciones políticas de la contemporaneidad actual: no cabían socialistas, menos comunistas. Por nada del mundo cabían indios, ni mujeres indígenas sin mestizaje indohispánico, haciendo gala de un purismo racista vasconceliano en la cara oculta de su hiper-mestización desmestizante (ideología de "la raza cósmica" en provecho del blanco). No cabían negros ni negras. Tampoco cabían artistas calificados de "locos" como Armando Reverón. Así, entró Negro Primero, la india Apacuana, las Negras Hipólita y Matea, Juana La Avanzadora, el dramaturgo, pintor indianista y ñangara César Rengifo, hoy sembrado al pie de Guaicaipuro y Apacuana. El insobornable anti pacto de Nueva York o de Punto Fijo como el mártir Fabricio Ojeda, Presidente de la Junta Patriótica contra la dictadura de Pérez Jimenez. Comunistas y patriotas guerrilleros como Argimiro Gabaldón. Presentando de esta manera el pizarrón de un país mucho más inclusivo e inter-cultural, en su pasado y en su presente histórico. Presentando un abanico abierto de todas las líneas maestras de nuestra historia Patria/Matria. Para entender que la conquista no ha terminado, ni ha terminado la colonia y la independencia. Que todo ese abanico abierto nos presenta sus pliegues a la luz del Sol, en sus múltiples vertientes, con todos sus arcoiris culturales en el abrazo cósmico de todos los tiempos de nuestra historia. Que esas distintas líneas son como múltiples espirales, entrelazadas en sus distintas configuraciones socioculturales y humanas, con sus afinidades y contradicciones sociales en las sociedades de clases, castas y estamentos. En las complejas dialécticas de sus rupturas parciales y continuidades dentro de los procesos aculturativos, coloniales y de los procesos neocoloniales, de modernización unilateral.

HOY COMO AYER, BOLIVAR Y CHÁVEZ SABÍAN QUE EL PROBLEMA CARDINAL NUESTRO ES LA INDEPENDENCIA, COMO ANTESALA DE NUESTRA LIBERACIÓN DEFINITIVA. AHORA ES LA INDEPENDENCIA Y LA DESCOLONIZACIÓN ANTI-IMPERIALISTA ANTE LA NUEVA CONQUISTA GLOBAL

Bolívar y Chávez, ayer y hoy sabían que el problema central frente a los imperios occidentales es la Independencia. Fidel y Chávez entendieron que el problema cardinal es la diplomacia de paz y la diplomacia de los pueblos frente a la amenaza de exterminio de las guerras imperialistas y la desestabilización generalizada como castigo para todo aquel que se atreva a ser in-dependiente. De allí la sabia combinación de lo geoestratégico con lo ecopolítico frente al peligro de destrucción del planeta. Por esta y otras razones a Fidel y a Chávez le interesaba mucho la paz en Colombia. Y sirve la Habana como sede de las conversaciones de la FARC con el Gobierno de Santos. Y por ser "tan Santo" recibe como Obama el Premio Nobel de la Paz (antes de que se conocieran los resultados y como dice el Evangelio ¡por sus frutos los conoceréis!). Aún así, a ambos se le firmó un cheque en blanco para bautizarlos de "pacificistas"… Los frutos de Obama, se perciben cuando éste recibe el Nobel para auto reconocerse en el espejo mediático de "la Justa Guerra" en el Medio Oriente y Norte de África y en declarar luego a Venezuela como "un peligro inusual y extraordinario para la seguridad interna de los Estados Unidos" (basándose ¿en la ley del contagio? porque la nuestra es una revolución pacífica, pero no desarmada, en unidad cívico-militar; no exportamos a ningún país ninguna revolución armada pero somos una revolución pacífica combinando la geo- estrategia con la ecopolítica o política de la vida para el buen vivir). El Nobel de Santos es para sumar la CIA y el Mozart a las intervenciones armadas de USA a la OTAN, rearmar el paramilitarismo uribista y el narcotráfico en las zonas despejadas por la pacificación de la FARC, dejando todavía más en desventaja a indígenas, campesinos y afrodescendientes. Como a otros dirigentes sociales y políticos de izquierda. Luego para desconocer en redondo los acuerdos de paz por el nuevo gobierno uribista. A USA no le interesa –para nada- ni la paz en Colombia, ni en la región, mucho menos en Venezuela.

MANDEMOS AL ALCA ALCARAJO LOS PREMIOS NOBEL DE LA PAZ, LOS PRINCIPES DE ASTURIAS Y LOS CERVANTES DESQUIJOTADOS

Por estas y muchas otras razones, la Cátedra Libre Intercultural Guaicaipuro ha venido planteando la necesidad de desconocer y rechazar todos esos premios y distinciones europeas: Nobel de la Paz, Príncipe de Asturias, El Cervantes Desquijotado, el Condón del Rey Fernando para la Reina Isabel, el Cordón de Oro del Opus Dei para el cabrón de Franco y el Cordón de Diamante Walter Raleigh para los nuevos buscadores de El Dorado en Guayana y Amazonas. Todos estos premios y distinciones viciados desde sus orígenes, en sus intenciones imperiales e imperialistas. Debemos revalorizar desde nuestros espacios geográficos y socioculturales, nuestros premios y distinciones verdaderamente dignificantes frente a las nuevas conquistas y humillaciones del Occidente capitalista, racista y colonialista. ¡No más Nobel de la Paz, que encubren a los carajetes que auspician y dirigen las guerras imperialistas! Sin hipocresías, que se lo den ahora a los Trump, a los Uribe y a los Bolsonaro…

APRENDAMOS A DIFERENCIAR EL INJERENCISMO IMPERIALISTA Y LA DOMINACIÓN EXTRANJERA DE UNA POLÍTICA DE ALIANZAS LIBERTARIAS E INDEPENDENTISTAS CON EL MUNDO EMERGENTE CONTRA EL MUNDO DECADENTE ATADO A LA COLA DE WÁSHINGTON

El arsenal mediático del imperio siempre ha buscado que los pueblos confundan lo que es una injerencia imperial o imperialista con un sistema dinámico de alianzas libertarias e independentistas con el mundo emergente frente al mundo en decadencia atado al consenso de Wáshington. En este año hemos visto lo nunca visto. Un "Presidente" de la República, designado a dedo por Donald Trump, luego avalado por una Asamblea Nacional golpista desde el primer día de su elección y declarada en desacato por el Tribunal Supremo de Justicia al desconocer todas las demás instituciones del Estado, ha pretendido usurpar el poder con el apoyo del imperialismo norteamericano, el llamado Grupo de Lima y las más destacadas potencias occidentales. El Guaidó Presidente a dedo, mediático y de papel, no llegó a mandar ni en su casa. Se prestó con el imperialismo para desconocer y robar la República. Hoy su grupo es acusado por sectores de la misma oposición como el combo de Guaidó y sus 40 ladrones y 40 cifra mágica de la transición, son los aspirantes a Miraflores, lo cual significa que 39 están en competencia con Guaidó, encontrando en Baduel e Hijos la vanguardia de los asaltantes del poder, visto como un botín para ponerlo al servicio del imperialismo norteamericano y de las potencias europeas, las transnacionales y las mafias del capitalismo financiero global, el FMI Y EL BANCO MUNDIAL. Como "El Botín" fuimos visto desde 1964 por el agente nazifascista de la diplomacia británica el historiador Arnold Toynbee. En aquel tiempo decía: Y si la Alianza para el Progreso fracasa ¿a quién le quedará ese botín? Allí proponía agarrar las estatuas de nuestros Libertadores, Bolívar, San Martín O´Higgins y tirarlas al mar, exponiendo a la pena de muerte a quienes osaran restaurar la estatuaria independentista. ()

De allí la importancia de diferenciar desde nuestros pueblos, lo que es una alianza estratégica en algunos campos, táctica en otros, con el mundo emergente (China, Rusia, Irán, India, Turquía, Sudáfrica, entre otros). Y así, la alianza natural con aquellos países con los que tenemos problemas comunes y enemigos comunes. En líneas generales, los No Alineados, la OPEP, el Caribe, África, teniendo a lo interno del continente el Alba como avanzada ideológica y política frente a la arremetida desintegradora de la CELAC, Unasur, Petro-Caribe y la guerra interna al mismo Mercosur.

Francisco de Miranda, por ejemplo, fue el primero en establecer en aquellos tiempos una alianza con Rusia a través de Catalina. Situó sus otras alianzas entre Inglaterra, Francia y los Estados Unidos, moviéndose todas ellas en un terreno muy movedizo. Es increíble como a estas alturas todavía conseguimos voceros que pretenden presentar al Generalísimo como si fuera un agente inglés. Se escribía por todo el Caribe después de su gesta libertaria por Ocumare y Coro:

"Y aquel vendido al inglés, con su peluca de vieja y su zarcillo en la oreja, todo le sale al revés". Su gesta libertaria se presentaba como invasión, injerencia. Viene a quitarnos el catolicismo para imponernos el protestantismo. Viene a imponernos el ateísmo y la masonería.

Las alianzas son la esencia de lo político. Nadie puede sostenerse sin alianzas tanto a lo interno como a lo externo. Así lo hicieron los patriotas. Miranda tal vez fue el primer vocero del Sur ante el Norte. Muchas derechas en el mundo, sin ser mayorías, se están imponiendo por fallas en el espíritu de alianzas que son esenciales para los aciertos políticos en el seno del pueblo. Cuando a las derechas las alianzas no le dan para tomar el poder, impulsan el nini-ismo. Los ni-ni juegan a la supuesta neutralidad e indiferencia, lo cual es una postura política si esta actitud beneficia al enemigo común. ¨Por eso, la clave ideológica está en jugar a que los pueblos no puedan identificar el enemigo común, el enemigo principal. La indiferencia de los ni-ni, inclina la balanza hacia la derecha, hacia el fascismo, hacia la guerra, hacia la destrucción de la infraestructura y de la integridad territorial de nuestros países y regiones, como pasa hoy en Libia, Irak, Yemen, donde no hay ni siquiera información diaria de lo que realmente está ocurriendo desde que empezó la guerra y la invasión imperialista.

Los sistemas de alianzas externos, no pueden confundirse con injerencia extranjera imperial o imperialista. Tenemos que re-educarnos con nuestros pueblos en estas diferencias. Para las alianzas se necesitan brújulas, grandes líneas rectoras del proceso histórico específicamente venezolano y americano. Grandes líneas de los pueblos, culturas y clases dominadas. Además de identificar las grandes líneas rectoras del enemigo histórico. De lo contrario no sabemos con quiénes son las alianzas y para quienes son las alianzas.

Es bastante triste escuchar en boca del pueblo estas matrices formadas por la guerra mediática: -Yo no estoy de acuerdo con una injerencia norteamericana, pero ya tenemos aquí al imperialismo chino y ruso y hasta –más risible todavía- al imperialismo cubano. Los cubanos mandan en todo. Este tipo de arroz con mango, no llega a ser ni mango ni arroz. No es alimento sino un veneno mediático, una desconexión de la realidad política y social inmediata vedando nuestro acceso a la perspectiva futura. Sin alianzas no hay salida política. Otro brazo de las alianzas es el diálogo para encontrar y consolidar la relación permanente con nuestros afines. Los pueblos indígenas en resistencia hicieron alianzas con casi todos los levantamientos de cimarrones. Francisco de Miranda sabía de antemano que Inglaterra, Francia y Holanda eran las potencias emergentes frente a España. Sabía que su sistema de alianzas con Inglaterra, Francia, Estados Unidos se movía siempre sobre un terreno movedizo y un mundo cambiante de intereses, donde casi siempre lo dejaban con los crespos hechos, según la coyuntura. Por ejemplo con la invasión napoleónica a España, las piedras del ajedrez político colocan de inmediato a España de aliada de Inglaterra, entonces Inglaterra no puede apoyar abiertamente la expedición de Miranda a la América. Los Estados Unidos, de alguna forma, aunque ideológicamente no identificados con España, tenían como lazo el que España había sido su aliada en su Independencia frente a Inglaterra, pero lo más importante está, en que a Estados Unidos no le interesaba una Independencia Mirandina-Bolivariana y Grancolombiana, mucho menos el Congreso de Panamá de 1826. El primer ministro inglés decía, por allí por 1823-24: La América española es libre, si nos manejamos bien en sus propios asuntos, pronto será británica. De manera, que las políticas de alianzas tácticas y estratégicas en el plano internacional se mueven siempre en un mundo de intereses materiales y espirituales concretos. Muchas veces las empresas mirandinas de Independencia y Emancipación, se movieron en Inglaterra y Estados Unidos en el plano de lo privado, más que en el marco del gobierno o del Estado. De allí sus eternos endeudamientos personales. Pit, el primer Ministro Inglés decía: si el problema de Miranda fuera de dinero ya lo tendríamos resuelto, pero ese es un hombre solo enamorado de la Independencia de América.

En el año 1815, por ejemplo, cuando aparece el peligro de la Santa Alianza, Bolívar busca más el acercamiento con Inglaterra, que con los Estados Unidos por razones geoestratégicas y de supervivencia, si bien toda alianza con las grandes potencias condiciona de alguna forma la Independencia, pero de una forma u otra le permite mantenerse con repliegues tácticos para avanzar luego, cuando encuentre condiciones favorables. La Santa Alianza amenazaba a los países liberados de España de ser re-conquistados. Se aliaban con España las monarquías europeas y ofrecían apoyo a España para retomar los territorios independizados. Esta situación y la doctrina de Monroe de 1823, planteó nuevos retos a los Libertadores y particularmente al gobierno de La Gran Colombia, que fue una realidad histórica concreta y no simplemente una utopía. Los ejércitos libertadores de la Gran Colombia eran presentados como un peligro para la supuesta seguridad interna de los Estados Unidos. Miranda no fue un agente ruso. Tampoco puede presentarse como un agente inglés. Bolívar aceptó en su Ejército Libertador, igual que Miranda a hombres de nacionalidades europeas. Lo cual no puede confundirse con simple injerencia extranjera. Es parte de un sistema de alianzas que se plantean en cada coyuntura histórica. Tal vez la alianza de Miranda con Rusia a través de Catalina fue bastante sólida y eficaz para los propósitos mirandinos de emancipación por Europa, huyendo de España y de la Inquisición. Aunque en un momento dado se resquebraja por su acercamiento a Francia. De esta manera, podemos observar que las alianzas siempre se mueven en un tablero muy dialéctico, muy dinámico. Lo esencial está en no renunciar a los principios fundamentales que sustentan un programa de Independencia y Emancipación. Pero todo sistema de alianzas de gran alcance histórico, nos llevan a nuevos retos, nuevos desafíos. No podemos ser un pueblo endorracista (avergonzados de nuestra configuración física); no podemos ser un pueblo con vergüenza étnica (avergonzados de ser indios o indígenas o descendientes de indígenas o afrodescendientes); no podemos ser un pueblo sin conciencia histórica y sin conciencia de clase. No podemos ser un pueblo sin identidad cultural, sin identidad nacional, sin identidad continental y caribeña y pleno sentido de nuestra unidad y de la identidad bolivariana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 499 veces.



Saúl Rivas Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a281343.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO