Un sueñio que todavía podemos rescatar

1. El Proceso Chavista-Bolivariano, a través del Socialismo Siglo XXI, es un legado del Comandante Supremo que dejó en manos de la fuerza popular: Vox populi, Vox Deus; La voz del Pueblo, es la Voz de Dios.

2. La descomunal crisis política y económica que vivimos es producto de los errores del gobierno nacional y del boicot, ahora bloqueo, económico y financiera impuesto por el gobierno imperial de EEUU.

3. La descomposición ética y moral de la burocracia gubernamental a todos los niveles contaminó la base social del proceso revolucionario: Los consejos comunales.

4. Los Consejo Comunales y las Comunas son las bases estructurales sobre las cuales descansa el Poder Popular. En los Consejos Comunales nace el poder popular, y también ahí muere. El poder popular es autónomo, incluyente y participativo y, por ende, es horizontal.

5. Solo el Poder Popular organizado a través de los Consejos Comunales y las Comunas puede superar la crisis.

6. Los Consejos Comunales junto con la fuerza Pública (GNB, Policía Municipal, burocracia comunal, etc.) podrá lograr el EMPODERAMIENTO SUFICIENTE Y NECESARIO para ORGANICAR Y SUPERVIZAR, LA OPERATIVIDAD DEL SISTEMA DE DISTRIBUCIÓN y ASIGNACIÓN de recursos de la política de SEGURIDAD ALIMENTARIA, por ahora.

7. La actividad coordinada entre la fuerza pública y el poder comunal organizado en los consejos comunales será capaz de dirigir y supervisar el sistema operativo integral de CLAPS, UBCH, etc.

8. Si no hay empoderamiento del espectro comunal no habrá democracia protagónica, participativa e incluyente. El proceso muere donde nació el sueño de Bolívar y Chávez.

Esta es una propuesta del suscrito ante el Consejo Comunal Alto Chama, Mérida, en la reunión ordinaria del 11-09-2017.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 610 veces.



Adolfo Moreno Uzcátegui

Profesor Emeritus de la ULA

 adolfomore@gmail.com

Visite el perfil de Adolfo Moreno Uzcátegui para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adolfo Moreno Uzcátegui

Adolfo Moreno Uzcátegui

Más artículos de este autor