El tamaño del problema

La revolución venezolana -como casi todas las demás de su mismo
genero-ha dejado al descubierto el gigantesco problema al que se
enfrentan las sociedades humanas contemporáneas.La existencia de todo
un sistema que va desde las mas pequeñas empresas hasta gigantescas
corporaciones que han adquirido una especie de vida eterna o de
inmortalidad al alargar su permanencia por medio de particiones y
fusiones ,ademas de toda una gama de operaciones con las que se
mantienen en el tiempo y el espacio, acumulando riqueza, en muchos
casos por mas de un siglo, les ha brindado una enorme cantidad de
poder estratégico a pequeños grupos o élites, por lo crucial que su
actividad resulta ser para el bienestar de los seres humanos : la
producción de los bienes y servicios que esa humanidad necesita
para satisfacer sus necesidades.Una gigantesca influencia sobre
nuestro bienestar que aprovechan para imponerse de forma
totalitaria al resto de la población, hasta abarcar pueblos y naciones
enteras.

De esta forma han creado una sociedad a su medida y en consonancia
con su pequeña,estrecha y particular visión del mundo.Cuando en
realidad no son los mas indicados para guiar a un planeta superpoblado
que necesita de seres humanos que tengan como vocación, otra , como
por ejemplo la de cuidar del bienestar de todos y no solo de pequeños
grupos que están mas pendientes de las ganancias que genera un
emprendimiento o una empresa,que de cualquier otra cosa.

El problema ha tomado dimensiones apocalípticas desde el instante el
en que estas élites logran desarrollar una poderosa estructura
militar y comunicacional de dimensiones planetarias,con la que
amenazan y destruyen a cualquier pueblo que se atreva a desconocer
su modelo de sociedad, o a desconocerlos como clase dominante, o a
proponer ligeros cambios en la estructura de poder.Las constantes
agresiones desestabilizadoras en contra de los actuales gobiernos
progresistas de la américa latina ,el caribe ,el norte del África y el
medio oriente, incluyendo continuos intentos desestabilizadores
contra otras potencias como Rusia y China. han dejado al
descubierto, las gigantescas proporciones de la conspiración.No es
solo una ¨particularidad ¨ manifestado con toda su crudeza en nuestro
país.

Un pequeño ejemplo de como funciona la distopia que pretenden
imponernos queda reflejado en la prepotencia con la que actúan a la
hora de sacrificar un poco de sus intereses a favor de la
preservación del medio ambiente.Cuando se le pide a alguna industria
o corporación que asuma los costos de las políticas de preservación de
nuestro ecosistema,bajo cualquier subterfugio terminan rechazándolo
.Eso ha quedado demostrado varias veces en los fallidos intentos de la
firma de tratados internacionales para tal fin.Y lo que es peor,
obligando a aquellas sociedades que podrían hacerlo,a negarse,so pena
de perder el ritmo de competencia bestial conque el mundo
capitalista neoliberal las reta ,uno que las obliga a tomar ese camino
como única forma de preservar su independencia y soberanía ante los
constantes ataques y amenazas.

Grupos capitalistas organizados desde hace mucho tiempo en
gigantescas élites monopólicas de proporciones planetarias mejor
conocidas como, transnacionales ,que actúan en consonancia con
intereses que son muy diferentes a los del resto de una población
cercana al 99% y que no pertenecen a este privilegiado grupo.Élites
económicas que mantienen bajo su control la organización de la
producción y que actúan bajo el precepto de la inmortalidad de la
corporación, que les permite la acumulación de capital, generación
tras generación,convirtiendo la actividad económica en una especie
de gigantesco monstruo que nunca muere y que se atraganta con el
sufrimiento humano,hasta llegar a su máxima expresión, como
capitalismo financiero en su fase monopólica.Bastión desde el que han
tratado de doblegar a las otras dos superpotencias del planeta.

Son economías amorfas ,deformadas y distopicas que han manipulando el
concepto de libertad y lo han confundido con el de un ¨libre estilo
de vida ¨ que ellos han creado a conveniencia de sus intereses.Cuando
en realidad los que han cambiado nuestro estilo de vida han sido en
mayor parte aquellos seres humanos que han transformado y
desarrollado las fuerzas productivas a través del tiempo y el espacio
en cada rincón de la tierra con avances técnicos y científicos y que
han salido por sobre todo , de las clases sociales que tienen muy poco
que ver con la reducida oligarquía que nos ha gobernado desde hace mas
de doscientos años,traspasándose el poder de una generación a otra.

Monstruos inmortales que han usado los avances de los medios de
comunicación para quebrar la voluntad humana, esclavizandonos y no
liberándonos,como ellos suelen afirmar.Así como el uso de casi todos
los avances de La Física ,La Química ,Las Matemáticas ,La Economía,La
Sociología y los de una especie de Filosofía heredada de los griegos
y de los romanos para completar la creación de la superestructura de
su sociedad distopica,hasta el punto de endiosarse y proponerse como
lo ultimo en la historia , el fin ultimo de la especie humana.Hasta
ahí llegan sus delirios.Unos muy parecidos a los de una ideología que
produjo mas de 50 millones de muertes y que pretendía imperar por
mas de mil años ,la ideología Nazi, impuesta por Adolfo HItler y sus
seguidores.

En un mundo en el que la población crece vertiginosamente,no se puede
dejar la responsabilidad del futuro de la especie, a aquellos que
solo velan por sus propios intereses .Ninguna otra élite humana a
excepción de la clase política , deslastrada de las imposiciones,
manipulaciones e influencias de élites económicas que se caracterizan
por estimular la corrupción en casi todos lo gobiernos del
mundo,pudiera estar mejor preparada para tomar las riendas y el
control de las sociedades de hoy y del mañana ,si es que queremos
seguir sobreviviendo como especie.

La clase política,solo y exclusivamente política ,es decir aquella que
se encarga de administrar la cosa común y no la que funge como
testaferro de los grupos económicamente mas poderosos.Una clase
política que limite las acciones de las élites capitalistas que en su
afán de acumular riqueza, están causando el efecto contrario ,es decir
causando su desaparición, al empobrecer de manera alarmante a las
inmensas mayorías y al mantener una sostenida e incontrolable
destrucción medio ambiental de la que ya estamos siendo victimas todos
y cada uno de nosotros.Una clase política que imponga su criterio a
la hora de salir en defensa del ser humano.Una clase política
humanista.Una que unida a la clase militar tome el control de la
sociedad y la transforme en una en la que el capitalismo exista con
todo derecho, pero también con las limitaciones que le permitan al
resto de los seres humanos disfrutar de los mismos niveles de
libertad que se derivan del bienestar económico y social.

Este es el tamaño del problema al que nos enfrentamos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1237 veces.



Guillermo Moreno

Economista, mención Formulación y Evaluación de Proyectos.

 guimor56@gmail.com      @guimor56

Visite el perfil de Guillermo Moreno para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: