Ley Orgánica de Eduacación y la División Social del Trabajo

De nuevo entro al mundo de nuestra LOE, sobre todo  por los retos que corresponde al magisterio venezolano, familias y comunidades asumir en estos momentos de transformaciones profundas, los que queremos otra sociedad.

A mi modo de ver hay varios asuntos que nos van a ocupar en los próximos años, pero quizás uno de los mas difíciles pero no imposible, es el asunto de LA DIVISION SOCIAL DEL TRABAJO (DST), asunto este por demás, que nos lleva ineludiblemente a meternos con todos los mitos construidos dentro del sistema educativo por la sociedad burguesa y que por supuesto le sirve de sustento y oxigeno permanente. La DST está íntimamente relacionada con el modo de producción, las relaciones de poder pero sobre todo con la tradición burguesa hecha conocimiento rumiante que  adquirimos a través de los estudios en las escuelas de educación y el pedagógico, también refuerzan todas las instituciones sociales a saber: la familias, las religiones entre otras. Es decir lo aparatos donde se sustenta el capital, y que, obstaculizan y se traga los avances en cualquier dirección innovadora o de cambios profundos así sea ley.

Hay división social del trabajo porque alguien se beneficia, a decir de Eduardo Galeano consiste en “que unos países pierden y otros países ganan”, y hasta ahora quienes se han beneficiado son otros y no el pueblo, la división social del trabajo se sustenta en las distancias de diversas índoles: raciales, físicas, culturales, étnicas, económicas y que de manera certera y casi cotidiana se asume como algo normal común y silvestre, la DST también ha enajenado y cosificado nuestro ser…. Diría habitamos un cuerpo ajeno… el orden, la lógica establecida forma parte de la cotidiana vida de cualquier mortal de esta república.

¿Y sabe usted que cosa es difícil y nos costará canas? Precisamente sustituir el orden establecido, mas no imposible, de hecho hemos comenzado ya en varias direcciones dentro de nuestra revolución y la ley de orgánica de educación, nos da la puerta franca para comenzar a derrumbar los  mitos del capitalismo.

Y no es para menos, son 500 y tantos años asumiendo un estilo, forma y manera de hacer las cosas sin reflexionar, sin revisar o a conveniencia de algunos, con intencionalidades de otros, y muchos menos sin proponer cosas distintas, pero si mucho de la copiadera como lo decía Simón Rodríguez…. También sabemos de maestros innovadores que hicieron y hacen esfuerzos en diversas direcciones, cimarroneando los espacios para hacer del acto de educar algo digno y no morir en el intento

Pero … ¿Qué es lo que tenemos que desmontar?

  1. La estructura escolar, la gestión escolar totalmente basada en departamentos, coordinaciones, direcciones, secretariados, aulas, comedores, patios, salas de estar, canchas y demás divisiones físicas que sustentan el poder personal que nos di-vi-den y nos desencuentran, es decir cada quien en su hacer y dueño de su “espacio” con el cual me separo del otro, tomo distancia del otro… Es así como ocurre una forma muy Taylorista de ver la vida escolar, cotidianidades paralelas se perciben en las escuelas y en todas las instancias sociales, cada quien trabajando desde su lugar reducido y apostando a lo suyo.
  2. los niveles y modalidades del sistema y las respectivas brechas generacionales dañinas por demás, cada nivel o modalidad es “superior al otro”, cuestión esta verdaderamente atroz.
  3. Las jerarquizaciones o cargos, desde las direcciones zonales, directores, supervisores, maestros, estudiantes, comunidad, jefes de seccionales, jefes de departamentos, secretarias, obreros y pare de contar, es decir la dualidad mando-obediencia, la cual establece “la superioridad” de uno por sobre el otro o la otra.
  4. La formación docente, la investigación son asumidas desde dualidad investigador-investigado. los que “producen” el conocimiento y quienes “consumen” ese conocimiento
  5. El currículo, Los horarios, timbres de recreos, los programas, las especializaciones y la fragmentación del conocimiento. Hay profesionales para todo pero menos para juntarse y pensarse integrados desde el trabajo pedagógico. Esta fragmentación desgasta esfuerzos, doblegan acciones que bien se podrían unir para acometer asuntos pertinentes.
  6. En el plano comunicacional, la dualidad entre el que habla y el que escucha, es decir sin el debido diálogo, sin el encuentro entre pares, o la construcción del consenso colectivo. El  que piensa y el que ejecuta.
  7. El lenguaje de la dominación, las formas expresivas que nos distancian y nos divide: la discriminación, la exclusión entre otros.
  8. La mentalidad cosificada y la lógica del capital.

En una escuela de paralelos e individualistas que busca en el menor tiempo posible tener mano de obra barata y esclavos para ocupar cargos en  los aparatos institucionales en la cuales se sustenta el capital, es perfectamente entendible, pero en la nueva escuela estas relaciones deben cambian, es decir, el trabajo, las relaciones de poder, entran en otra dimensión, cambio de mentalidad, cambiar de lentes, hacer el esfuerzo desde la otra mirada, implica entonces  pensarse de otra manera sin sentirse menos o mas por eso, es decir el derrumbe de los mitos de tanta separación metida para beneficio de la industria capitalista que pare sociedades inhumanas.

La escuela y nuestra educación debe ser algo parecido a un espacio donde se invite a la vida, a recrear espacios de encuentros, a pensarse, a conversarse, es decir, a hacer un transito que nos permita crear otra forma de ser maestro y de hacer escuela, una escuela que se dinamice, se mueva, que salga, que comulgue en el dialogo sincero, y tengo la convicción que en esta tercera fase de la ley es para los maestros y maestras que desde hace años están haciendo innovaciones que se atreven a derribar los muros de la escuela obsoleta de la transmisión.

Por otra parte, encontrarse para leer, estudiar, es una necesidad imperiosa, máxime cuando por siglos hemos sido instrumentos de la dominación, de la ignorancia y nuestras prácticas reflejan la mirada de los usurpadores del bien común, estudiar es necesario y urgente, pero también revisar lo que estamos haciendo y si en verdad estamos liberando o reproduciendo el sistema capitalista.

Requerimos hacer el llamado entonces de ir construyendo propuestas innovadoras que permita asumirse desde la gestión escolar y demás instancias institucionales de nuestro sistema educativo con estructuras funcionales, es decir, estructuras que en verdad funcionen para los que están a diario al frente del hecho educativo y que respondan a  las concreciones de posibilidades concretas  que por las estructuras existentes y la lógica mentales predominante impiden desarrollar.

¿Que tal si en vez de tanta compartimentación, oficinas y oficinitas, no pensamos en un equipo que esta dispuesto asumir la tarea de refundar la escuela como el espacio, es decir un colectivo que permita pensar desde otra manera la forma de esa escuela y quizás así podamos comenzar a transitar hacia una educación mas humana y a lo venezolano.?

¿Que tal si en vez de tanta jerarquización, no conformamos un equipo o colectivo que piense el método, los problemas mas evidentes que presentan nuestros jóvenes, niños, maestros y acometerlos desde el acto mas sagrado como lo es el educar?

¿Qué  tal si en vez de vernos como expertos, conjugamos colectivos donde todos asumamos el acto de educar como un escenario para producir conocimiento y teorías pedagógicas?

¿Qué tal si en vez de la burocracia, no pensamos en medios de comunicar, dialogar y construir una organización mas centrada en el bien común?

Experiencias y referentes teóricos hay muchos, los cuales han tratado de tener espacio desde lo nuestro americano, desde los excluidos.

¿Será difícil derribar los mitos? ¿Será que con la jerarquización hemos solucionado problemas elementales y cotidianos como el rendimiento, el comportamiento? ¿Será que con tanta separación entre niveles y modalidades hemos logrado una educación integral y humana? ¿Será que con tanta autoritarismo hemos construido un verdadero respeto?¿será que con tanto conocimiento teórico hemos logrado construir una convivencia social?

Desde el  Movimiento Pedagógico Revolucionario estamos dispuestos a debatir estas cosas, en cualquier ámbito, es decir la médula del asunto y donde tanto duele…

Vamos hacia el modelo educativo que nos lleve a la victoria definitiva.

Escuela Social Rodrigueana Latinoamericana y del Caribe

Movimiento Pedagógico Revolucionario


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4020 veces.



Mirna Sojo

Militante del Movimiento Pedagógico Revolucionario (MPR)- Escuela Social Rodrigueana Latinoamericana y del Caribe (ESRLC). Maestra normalista, Licenciada en Educación.

 omt991.2@gmail.com

Visite el perfil de Mirna Sojo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad