Impactos ambientales potenciales del arco minero del Orinoco

La exploración y extracción de minerales en el Arco Minero del Orinoco ubicado al norte del Estado Bolívar, comprende una extensión de 111.845 Km2 repartido en cuatro zonas: Área 1 de 24.717 Km2 limitada por el río Cuchivero, extracción de diamante, coltan, bauxita; Área 2 de 17.246 Km2, limitada por los ríos Cuchivero y Aro, extracción de minerales no metálicos y oro aluvional; Área 3 de 29.730 Km2, limitada por el río Aro, extracción de hierro, oro y bauxita; Área 4 de 40.152 Km2, extracción de cobre, caolín, dolomita y oro, además se contempla al sur de ese mismo estado un bloque especial de 1.754 Km2 limitada por el río Icabarú afluente del río Caroní, extracción diamante y oro (2).

La minería a gran escala remueve grandes cantidades de suelos y rocas para extraer una ínfima cantidad de minerales; ejemplo, el oro se encuentra en forma de vetas en grietas de la corteza terrestre y en los sedimentos de los ríos; para extraer un gramo de oro aproximadamente se requiere desplazar en promedio 3 toneladas de suelos y rocas, con un consumo de 1000 litros de agua (3), acción que conduce a reducir sus reservas en un periodo muy corto, y a generar graves problemas ambientales, del mismo modo va ocurrir con los otros minerales. Esos minerales van a ser imposible recuperarlos o reciclarlos por la gran dispersión que se encuentran o se encontraran en los diversos artefactos que existen o existirán en el mundo producto de su consumo exponencial, esta afirmación la hace Alicia Valero tomando en cuenta la aplicación de la segunda ley de la termodinámica (4), además recalca que por esa razón las futuras generaciones no contarán con esos minerales, y por lo costoso que sería extraerlos por las pocas reservas que van quedando, hecho que lo considera como uno de los problemas mas grave para la humanidad.

Entre los impactos ambientales potenciales que pudieran generar algunas de las actividades como el extractivismo, proceso de eliminación de impurezas de los minerales, se pudieran mencionar los siguientes:

Eliminación y alteración de ecosistemas terrestres y acuáticos; disminución de la biodiversidad.

Contribución a la contaminación de los ríos Cuchivero, Aro, Cuyuní y Orinoco.

Contaminación y gran aporte de sedimentos del río Icabarú al río Caroní y de este al embalse el Gurí reduciendo la vida útil de las turbinas generadoras de energía eléctrica.

Aumento de la retención de agua superficial que servirá de criaderos de mosquitos con la consiguiente proliferación de enfermedades especialmente la malaria.

Distorsión de valores que inducen a crear conflictos sociales sólo por el interés de ganar dinero rápido que luego conlleva a provocar otros problemas sociales como el incremento de la prostitución, consumo de drogas y otros.

Reducción de abastecimiento de agua potable a las futuras generaciones.

El deterioro ambiental continuara con la industrialización de esos minerales, dicha degradación del país va a ser tan evidente que no necesita contar con estudios de impactos ambientales de esas actividades para identificar, evaluar los impactos potenciales, además porque las medidas que se propondrían no podrán restaurar la zona ni mucho menos restituir los minerales ya que una parte de ellos se lo llevaran las 156 empresas extranjeras que participaran en esas actividades. Lo anterior implica convertir la Tierra en un Thanatia donde sus recursos estarán dispersos y degradados hasta el punto en que la composición del lecho rocoso haya alcanzado su homogeneidad y todos los combustibles fósiles existentes hayan sido quemados (1). De allí la necesidad de una mayor toma de conciencia de nosotros sobre la importancia en las decisiones hacia el desarrollo sostenible y la protección del patrimonio natural que conlleve a la preservación del país y del planeta Tierra; de esa manera se estaría cumpliendo con el artículo 1 de la ley Orgánica del Ambiente, el preámbulo de nuestra Constitución en cuanto a mantener "el equilibrio ecológico y los bienes jurídicos ambientales como patrimonio común e irrenunciable de la humanidad, por eso "es una obligación del Estado, con la activa participación de la sociedad, garantizar que la población se desenvuelva en un ambiente libre de contaminación,.." (art.127 de la Constitución).

Referencias.

1.Carmona, Luis Gabriel y Whiting, Kai (2015) Pandora y Thanatia: una visión termodinámica del agotamiento de los recursos minerales. Disponible en file:///C:/Documents%20and%20Settings/Mi%20Pc/Mis%20documentos/Downloads/42404-239155-1-PB.pdf

2.Lopéz, Manuel (2016). Se creó la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional del Arco Minero. Diario Correo del Orinoco. No. 2303, 25/02/16. Pgs 2-3

3.Salva la Selva ( 2011 ) Materias Primas no energéticas. Disponible en https://www.salvalaselva.org/temas/materias-primas/oro

4.Valero; Alicia (2014) Gaia versus Thanatia: the twilight of the Earth’s mineral resources. Disponible en https://gailtheactuary.files.wordpress.com/2014/11/alicia-valero_gaia_thanatia_barbastro_2014.pdf

joseluisrodriguez4@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 10661 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas