La agricultura Indo Cumbe Campesina

Dia 07 de Noviembre de 2015, Plaza Diego Ibarra, Caracas, Municipio

Bolivariano Libertador…. Experiencias del Maestro Pueblo. Asiste.

Movimiento Social Ecológico Bolívar en Martí

Movimiento Revolucionario por la Agricultura Indo cumbe campesina.

Soberanía Nacional con enfoque Ecosocialista.

Contra el Golpe Económico, Ecológico y Alimentario

 

Desde tiempos históricos, con la llegada del dominio eurocéntrico el cual consideró la naturaleza como fuente de recursos sometida a un proceso de devastación causado por el modelo de producción imperante, corporativa, transnacional, capitalista y extractivista; su fin es asegurar el funcionamiento del sistema opresor mediante la apropiación de los recursos, de la renta de la tierra, generando pobreza, explotación del hombre y la mujer, deterioro ambiental, erosión cultural y desequilibrio socio-económico, plan denominado como teoría de la crisis, sistema de escasez y desabastecimiento programado.

Es importante señalar antecedentes en nuestro país de infiltración transnacional de sectores científicos-técnicos con el fin de reproducir sus tecnologías para influir en las políticas públicas, favoreciendo sus intereses como es el caso de la Fundación Rockefeller en el sector salud y agricultura desde la década de 1940. Setenta y tres años después persiste la dominación de este modelo a través de la estructura o del andamiaje científico-técnico del grupo consultivo para la investigación internacional de la agricultura (CGIAR), con planes como el proyecto "Svalbard" ubicado en Noruega, que conserva en bóvedas del Polo Ártico las semillas robadas a las culturas originarias, embriones de animales de todo el Mundo para ponerlo al servicio de las empresas del sector farmacéutico y el agronegocio o los transgénicos que propician Golpes de Estado en Paraguay, así como el uso de esta tecnología para vulnerar la alimentación en el mundo generando cáncer, diabetes, entre otros casos, como estrategia de "Guerra Biológica".

El sistema de producción transnacional capitalista no sólo se apropia de la biodiversidad, modifica las formas de intervención alterando el orden y equilibrio en la naturaleza y las comunidades bióticas y abióticas, además de impactar las poblaciones de seres humanos que coexisten en ella. El Agronegocio con su propuesta de la "Revolución Verde" no logró satisfacer los inmensos recursos financieros; del subsidio energético fósil y las cuantiosas inversiones científico-técnicas; por el contrario, han generado el crecimiento de la pobreza, el hambre, exterminio cultural y la depredación de los bosques. Grandes cantidades de hectáreas de bosques y selvas húmedas son utilizadas para la expansión de la frontera agrícola, a través del monocultivo con semillas transgénicas y el uso intensivo de agrotóxicos.

Se trata de implementar el agronegocio para fortalecer las Élites Transnacionales en su ambición de obtener grandes capitales, para aumentar la dominación del hombre sobre la naturaleza para obtener grandes capitales, desplazando la Agricultura Ancestral Campesina. Estas acciones de genocidio socioambiental y cultural han sido posibles gracias a la complicidad de las Élites Políticas, que actúan como facilitadoras de concesiones y a la vez encubren la enorme deuda ambiental, abandonando su deber de defender la Soberanía y Seguridad Alimentaria de la Patria. El modelo de Producción Capitalista se aferra a mantener la insustentable tecnología de la "Revolución Verde" utilizando como punta de lanza el dominio científico técnico positivista en un binomio investigación – desarrollo, lo que permite que el destino de los pueblos permanezcan a todo modelo desarrollista capitalista; necesariamente para apuntar la Soberanía Política Alimentaria debemos retomar los principios, haceres, saberes y relacionamiento de la Agricultura Originaria y Campesina. En el fondo estamos en una guerra cultural, que atenta y pretende exterminar a través del capitalismo, la Pluriculturalidad del Pueblo. Como referencia histórica del sistema socioproductivo diversificado y altamente eficiente se deriva de la agricultura originaria, la cría y la pesca artesanal tal como se define desde ámbito legal el artículo 1 de la Ley de Tierras a través de la historia demuestra que las técnicas diversificadas de cultivo como El Conuco, es el sistema o unidad fundamental en la producción de alimentos y justicia social, en armonía con la Madre Tierra, un ejemplo de ello se denota: el equilibrio ecológico del sistema de producción de proteínas animal y vegetal. Cierre del ciclo de nutrientes que mantiene la fertilidad en los suelos. Mayor diversidad de alimentos por unidad de superficie. La pluriculturalidad y la Sabiduría Campesina; la Cultura Conuquera es un ejercicio ecosocialista, visto en tradiciones originarias de la Cosmogonía Campesina cuyos códigos son difícilmente aceptado por la academia positivista, reduccionista y conductista al servicio de la lógica del capital, que en lo concreto aun en tiempos de nuestra Revolución observamos la invisibilización y negación de estos importantes sistemas de Producción de Resistencia Cultural; los hechos demuestran que en lugares donde se cultivan grandes extensiones de transgénicos, las familias se alimentan menos y en los sistemas de cultivos diversificados como lo es El Conuco las comunidades se alimentan mejor y no sufren enfermedades.

Un ejemplo de ello es que América Latina posee el 23% de las tierras cultivables del mundo, de las cuales los Campesinos ocupan aproximadamente un 10%, en la región se encuentra el 25% de la superficie total de la Agricultura Sustentable del Mundo. En países como Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala, Ecuador, México y Paraguay, la agricultura campesina es responsable por la seguridad alimentaria de sus regiones y generan entre el 60% y 80% del empleo. En la actualidad los movimientos sociales en contra de la globalización, alzan su voz por una forma justa y distinta de producir alimentos sanos y además valores agregados en equilibrio con la Madre Tierra. La globalización a través del Agronegocio trata de imponerse ante los pueblos, esto significa eliminar el derecho a la "palabra sencilla" y a la autonomía de las mayorías, desconocer el saber ancestral del Maestro Pueblo.

El Agronegocio causante de la devastación socio-ambiental de los pueblos, la escasez y el desabastecimiento alimentario programado.

Las empresas transnacionales fundamentan sus acciones en el saqueo de los elementos naturales y la sucesiva destrucción de la socio-biodiversidad, convirtiéndose en la fuente principal de conflictos socio-ambientales en América Latina y el Caribe. La expansión de operaciones económicas es favorecedora por planes que fomentan las exportaciones, expresamente en materias primas, con el objetivo de fortalecer el modelo de producción capitalista de una región con vastas riquezas minerales, con la mayor reserva de biodiversidad del planeta, con un tercio del agua dulce y cerca de un tercio de los bosques del planeta; se trata de la vulneración de la Soberanía y Seguridad de la Nación al entregar el territorio, concesiones de aguas y explotaciones mineras, desprotección de la fuerza de trabajo, la salud y el modo de vida campesina.

Muchas de las estrategias del Agronegocio es la incrementación de métodos expansivos y extractivos los cuales tienen como método la ocupación de grandes extensiones de territorio, utilización de grandes cantidades de agua pura y el empleo de sustancias tóxicas de modo intensivo. La satisfacción combinada de estas necesidades implica la destrucción de vastos ecosistemas acompañado del deterioro progresivo de las condiciones de vida de las comunidades afectadas, que incluso pueden verse privadas al acceso de recursos vitales tales como: el agua, acceso a la tierra, al trabajo, alimentos, etc. Es importante revisar los argumentos de acuerdo a las superficies ocupadas por el modelo de agricultura intensivo, entre 1990 y en el 2000 se deforestaron 467.000 km2 en América Latina para ser destinados a la agroindustria y la explotación minera

La deforestación de la Amazonia Brasilera había llegado en 2005 a unos 680.000 km2, de acuerdo con un informe gubernamental que identifica con imágenes satelitales de bosques devastados para procesar celulosa y siembras de soya, actividades mineras y otras depredaciones. En 2002 las plantaciones de eucaliptos en Brasil sobrepasan los 30.000 km2 y ahora se discute una ley que permite la devastación forestal prácticamente ilimitada. Se estima que Argentina perdió casi dos tercios de sus bosques originarios durante el siglo veinte. Gran parte de ese territorio esta ahora ocupado por cultivos de soya, algodón y maíz transgénicos (140.000 km2) y plantaciones de pinos.

"Solo la Insurgencia nos otorga la Independencia y Dignidad Alimentaria"

Somos una referencia de lucha histórica, trinchera de acción, reflexión y resistencia al modelo de producción capitalista. Desde nuestros orígenes compartimos escenarios con diversas organizaciones campesinas y agroecológicas en Venezuela, así como el espíritu de la resistencia indígena frente a la invasión europea de 1492 y la dominación esclavista impuesta a nuestra sangre originaria para que abandonara las prácticas ancestrales de cultivo, creencias, lenguaje y cultura. Actualmente el sistema agrícola impone por medio de otros mecanismos, las mismas dependencias. Por ello tenemos como objeto fundamental el de impulsar la agroecología como una práctica cada vez más necesaria para la preservación del Agua, la Tierra y la Semilla Ancestral en defensa de la identidad, la biodiversidad, la justicia social y la soberanía alimentaria.

Estamos claros en que la devastación ambiental existente en nuestros países es consecuencia del modelo de producción capitalista impuesto por el poder transnacional en el campo de la agricultura, este modelo es denominado la "Revolución Verde" y ha propiciado el desplazamiento de la Cultura Ancestral Campesina por el paradigma productivista de la industria, con el consecuente aumento de la escala de producción orientada a la exportación y la generación de capital. Uno de sus valores fundamentales para su funcionamiento ha sido la especialización y fragmentación del trabajo de campo como un proceso socio productivo de unidades distintas, un elevado consumo de energía no renovable, uso intenso de tecnología de producción agraria, implantación de los monocultivos intensivos y la consecuente pérdida de la diversidad biológica.

Aunque la aplicación de tóxicos, innovación y la implementación de tecnologías convencionales propias de la "Revolución Verde" incrementan a corto plazo la producción agraria, los hechos han demostrado que a mediano y largo plazo, estás prácticas inciden drásticamente en el deterioro ambiental y de salud del pueblo. Esto es porque su objetivo principal es la rentabilidad y no la responsabilidad en el cuidado ambiental, ni el mejoramiento de las condiciones justas y sanas de los alimentos. Por ello, el AGRONEGOCIO puede definirse como un instrumento de generación de capitales a través de la explotación de la naturaleza y de los hombres y mujeres del campo.

Adicionalmente, se trata de aplicar métodos de exterminio de seres vivos con el uso intensivo de tóxicos que no fueron originalmente diseñados para la agricultura, sino como armas de guerra utilizadas para combatir a los ejércitos antiamericanos durante las décadas de los 40, 50 y 60 del siglo pasado. Hoy día, y a pesar de la de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) establece que la tasa de intoxicaciones en los países del sur podría ser unas 13 veces mayor que en los países industrializados, por lo cual la ONU declaró a los Agrotóxicos como uno de los mayores problemas en el ámbito mundial. Para 1991 se calculaba que 25 millones de trabajadores agrícolas sufrirían un episodio de intoxicación por plaguicidas y que estos serían responsables de 437.000 casos de cáncer y 400.000 muertes involuntarias" (disponible en: www.rel-uita.org – 3 de diciembre, Día del no uso de plaguicidas).

Es obvio que estos químicos son capaces entonces de mermar la salud de quienes conviven con ellos, así como de destruir ecosistemas capaces de proveer alimentos a los ejércitos populares y pueblos en resistencia. Sin embargo, la lógica del modelo de producción capitalista goza del aprecio mediático y académico positivista, por lo que esta legitima socialmente al cultivo transgénico y tóxico como garante de la soberanía alimentaria y única alternativa posible. (Acto que significa como un alto grado de traición a la Patria).

Contradiciendo esta idea de "bondad corporativa" existen los datos contundentes de muertes e intoxicaciones por uso de tóxicos en los cultivos. El tema es tan ampliamente conocido en diversos organismos, que incluso, ha sido comparado con el holocausto. Por nombrar algunos de estos datos, hoy día sabemos que:

25 PERSONAS MUEREN CADA HORA EN EL MUNDO POR USO DE QUÍMICOS Y TRANSGÉNICOS EN LA AGRICULTURA.

Más de 500.000 toneladas de estos plaguicidas prohibidos, se acumulan en casi todos los países Latinoamericanos Centroamericanos y Caribeños, representando una grave amenaza para salud de millones de personas y el ambiente.

La Organización Internacional del Trabajo (OTI) señala que de un total de 3 y 5 millones de casos anuales de agricultores afectados, 40.000 mueren por intoxicaciones agudas.

Las muertes causadas por el herbicida Paraquat de Syngenta (Gramoxone) en el mundo se calculan por miles. Paraquat ha sido responsabilizado por numerosos problemas de salud en los países en los que es utilizando. Malasia es uno de 13 países que lo han prohibido, pero 120 países lo seguimos utilizando. En cambio, la Unión Europea lo ha eliminado.

Aunque se sabe que la mayoría de los casos por intoxicaciones no se registran y se subestiman, hoy día se han recogido datos emblemáticos en diversos países de América Latina.

Algunos de ellos son:

  • Argentina: En la Provincia de Misiones se encuentra una de las agencias más grandes de Monsanto en América Latina. Se invierten 30 mil millones de dólares en agrotóxicos para la riqueza de pocos y la discapacidad de muchos. Hoy día se estima que cerca del 13% de la población de misiones tiene alguna discapacidad producida por estos químicos.

  • Paraguay: El 85% de las semillas de soja plantadas pertenecen a Monsanto. Actualmente se registran 430 casos de muerte por envenenamiento a causa de los agroquímicos.

  • Colombia: Se cuentan por miles las intoxicaciones por las fumigaciones aéreas de Roundup (Glifosato) en zonas de cultivos de uso ilícito en Colombia, en concentraciones mucho más altas que las autorizadas para el uso agrícola, en 1967, en Chiquinquirá (Boyacá), que involucró a más de 500 personas, de las cuales 165 requirieron tratamiento hospitalario y 63 murieron. Se intoxicaron y murieron decenas de niños cuando desayunaron con pan elaborado con harina de trigo contaminada con folidol (Parathion).

  • Perú: La tragedia de Tauccamarca, ocurrida en octubre de 1999, en la cual 24 niños murieron envenenados luego de ingerir un alimento contaminado con Parathión, plaguicida producido por la multinacional Bayer. La muerte fue casi instantánea, en medio de los más atroces dolores. Otros 22 niños sobrevivieron, pero es posible que sus sistemas nerviosos hayan quedado seriamente dañados.

  • Venezuela: La tragedia de Villa de Cura, Estado Aragua, el 14 de junio del año 2010, más de 400 intoxicados por el escape de un reactor donde se formulaba el producto Rayo con el principio activo Metamidofós, el cual se encontraba sin licencia por ser un agrotóxico de alta peligrosidad para los seres humanos y el ambiente.

Proclamamos el derecho a un modo de producción de alimentos sanos, libres de agrotóxicos y transgénicos. Esta tarea no es sencilla porque implica resistir contra grandes grupos nacionales y transnacionales en su afán de alimentar y nutrir cada vez mejor a los grandes capitales, a cuesta del daño creciente a nuestra Madre Tierra, a la salud de las familias campesinas y de quienes consumimos estos alimentos.

Poder Popular luchando por la Consolidación de la Patria Ecosocialista Libre de Agrotóxicos y Transgénicos.

Nuestro Presidente y Comandante Supremo fue contundente en acabar con estos monopolios de agrotóxicos creadores de enfermedades. Sin embargo, desde hace 14 años existen "actores reformistas" que presionan al Estado, para que autorice los Transgénicos "SADIA" del Brasil, dirigido al proyecto MERCAL, debilitando el concepto de Soberanía Alimentaria.

Se sospecha que una planta inaugurada en el Estado Anzoátegui, en el 2007, procesa Soya Transgénica de Argentina, Brasil y Bolivia. Pero en el 2004 el Comandante Chávez atendiendo al llamado de los Movimientos Campesinos, los cuales muestran resistencia ante los Transgénicos y los Agrotóxicos, expresó rechazo a esta tecnología y anuló todos los contratos. Seguidamente en el discurso pronunciado en el año 2005, nuestro Comandante Supremo Hugo Chávez denunciaba la relación ALCA – Transnacional – Transgénicos y alertó sobre sus consecuencias para América Central y del Sur. Al año siguiente, en el 2006 se pronuncia contundentemente en el mismo sentido e hizo hincapié en el peligro del uso de los AGROTOXICOS. Posteriormente, en el 2007, reafirmó y reiteró contundentemente un rechazo al uso de Agrotóxicos y Transgénicos. De la misma manera, en entrevistas concedidas a periodistas de TELESUR y reforzando su negativa, nuestro Comandante Supremo lanzó el "Plan Cosecha Segura" en el año 2008, que contemplaba el aumento de subsidio y la condonación de la deuda a veinte mil (20.000) medianos y pequeños productores de maíz blanco, arroz, sorgo, soya, girasol y café.

 

 

A propósito es oportuno citar algunos fragmentos del discurso pronunciado por el Comandante Supremo y Eterno Hugo Chávez Frías al finalizar la marcha en apoyo a la Política Latinoamericana y Caribeña y contra el imperialismo, en el Palacio de Miraflores, el sábado 19 de noviembre de 2005:

"Los productores de Centroamérica y Suramérica están denunciando que ellos no van a poder competir, y como van a poder competir con el maíz de los Estados Unidos, que es subsidiado y es transgénico {...} pero dañino para la salud, daña la salud de los seres humanos, eso es un veneno que todavía los científicos – incluso – no se atreven a decir cuáles son los resultados a largo plazo, de consumir estos peligrosos transgénicos {...}. Aquí en Venezuela hemos prohibido los transgénicos, porque son dañinos al ser humano, son dañinos a la ecología; además de que producen la quiebra de los pequeños y medianos Productores Campesinos. Porque ¿Quién puede comprar las semillas transgénicas?, ¿Cómo se compran?, ¿Cómo los productores pequeños de Portuguesa, de Barinas, de Apure, de Guárico, pueden comprar transgénicos?".

Presidente y Comandante Supremo Hugo Rafael Chávez Frías 2005.

Entre otros datos y argumentos científicos que podemos aportar está el estudio realizado por el Comité de Investigación e Información Independiente de Ingeniería Genética Oficina del CRIIGEN, publicado el 16 de diciembre del 2011, cuyas conclusiones determinan que:

La combinación de Organismos Genéticamente Manipulados (Transgénicos) más Roundup mejor conocido como Glifosato produce un aumento del 600% en la muerte de las ratas sometidas al experimento a través de la ingesta de maíz, incidiendo sobre el metabolismo, causando tumores y malformaciones en cada uno de los tejidos vivos. Esto indica que los riesgos son definitivamente trasladables a los seres humanos que consumen alimentos de origen Transgénico.

Numerosas familias campesinas de América Latina y el Caribe están sucumbiendo a la expansión de los Transgénicos, ya sea de forma clandestina o regulada, pero bajo las presiones de las transnacionales, amparadas por el estatus neoliberal y capitalista imperante. Éstas han logrado neutralizar las alertas, protestas y denuncias de los Movimientos Campesinos e Indígenas, y además organizaciones sociales que en la actualidad protegen a ciudadanos y consumidores. Los pueblos están siendo obligados a aceptar los transgénicos y los agrotóxicos transformando al pueblo indocampesino es un sistema de esclavitud moderna. La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y demás leyes manifiestan el valor multicéntrico y pluricultural del pueblo, y refuerza su accionar en la Ley de la Patria en su Gran 5to. Objetivo Histórico como guía referencial que transita al pueblo hacia el ideal fundamental del Ecosocialismo.

Luchamos por generar un cambio desde lo intercultural, dando cabida a la ancestralidad y a la lucha histórica del pueblo Indo-Campesino, Clase Obrera y demás organizaciones sociales.

Manifestamos:

  • Promover la Agricultura Originaria y Campesina de la Vida como manifestación cosmogónica de la resistencia campesina e indígena ante la imposición del modelo agrícola, tóxico y transgénico de la muerte.

  • Por el derecho a un Sistema Nacional de Alimentos Sanos, de acuerdo con la cultura y necesidades locales de un consumo justo, se promueve la Agricultura Comunal como la unidad básica de Producción Agroecológica que permite asegurar el autoconsumo en cada localidad.

  • Solicitar a través de la Ley Orgánica de la Agricultura Originaria y Campesina (Agroecología) el lanzamiento de la Misión Revolucionaria y Ecosocialista "Gran 5to. Objetivo de La Patria", la cual permitirá transferir la red de laboratorios para la producción de insumos biológicos, análisis de semilla y demás servicios de instituciones adscritas al Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras, los cuales hoy enfrentan un proceso de privatización sistemática, alejando la posibilidad a los agricultores pobres a la transición hacia la agroecología, sometiendo al conuquero originario al oscuro y denso pantano del agronegocio en medio de un golpe económico y alimentario. Solo el Pueblo salva al Pueblo, las instancias mencionadas deben de estar en manos del Poder Popular formado con la emancipación y transferencia tecnológica para cumplir de forma eficiente la misión.

  • Impulsar los "Centros de Encuentro para el Intercambio del Alimento y la Medicina Originaria Ecosocialista" trinchera de resistencia ante el golpe alimentario para enfrentar la mercantilización de los alimentos, la escasez y el desabastecimiento programado.

  • Impulsar el reconocimiento de los alimentos derivados de la agricultura originaria, la pesca y la cría como rubros estratégicos de las reservas alimentarias del Estado.

  • Consideramos la necesidad de promover en las comunidades urbanas y rurales la formación integral sobre los Patrones de Consumo Justo y Sistemas de Producción Agroecológica de Alimentos, motorizar la movilización permanente contra la Harina Pan y demás venenos producidos por las empresas genocidas POLAR, Mac Donalds y Coca Cola, entre otras, solicitando la expulsión de estas peligrosas transnacionales de la muerte, empresas que en la actualidad financian el golpe económico y las guerras contra los pueblos en el mundo.

 

Por la transición del modelo agrícola agrotóxico y transgénico de la muerte al modo de la agricultura originaria y campesina por la vida y por la paz.

Viva el Comandante Supremo y Eterno Hugo Rafael Chávez Frías

Viva el Presidente Obrero y Chavista Nicolás Maduro Moros.

Hacia la consolidación del Plan Nacional de Agricultura Sustentable Por el Gran 5to. Objetivo Histórico de la Patria y el Conuco Libertario.....

guerrillaconuquera@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6513 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas