(Colombianos uníos para que vivan en paz)

Juan Manuel Santos un personaje infausto para Colombia

Con afecto al pana revolucionario: Gilberto Serna

Juan Manuel Santos, cadete de la Escuela Naval de Cartagena. Economista y administrador de empresas, formado en la universidad de Kansas City-USA, además realizó máster en economía y desarrollo económico en London School of Economics y máster en administración pública en Harvard University, gracias al test-billete-abundante de su familia –¡una guará!-, tiene además como regalo un doctorado honoris causa en leyes y generosamente recibió becas de la Fundación Fulbright (sería bueno escarbar ésta) y de la Fundación Nieman, respectivamente, para estudiar en EEUU en la Universidad de Tufts y en la Universidad de Harvard, lo que reforzó su escasa inteligencia de burgués por encima del cien por ciento, para enrumbar con base la perversa política colombiana del uribismo, donde la narcoparapolítica floreció al amparo de su frondosa complicidad familiar, inmerso en los cargos que ha ocupado en los gobiernos derechistas que han asolado esa nación, opresor y asesino de guerrilleros con orden expresa a los que determinaron llamar “bandidos y terroristas”, lo que lo engoriló después de destrozar con sus imperativas ideas al Partido Liberal. Fue amigo del jefe paramilitar Carlos Castaño. Trató de sacar del medio al presidente Samper –historia cruda, amigo lector.

Fue ministro de Industria y Comercio en el gobierno de César Gaviria y, ocupó además, el cargo de designado presidencial, desde donde ahogó a Colombia, sumiéndola en la Organización Mundial de Comercio, órgano estricto de procesos de privatización, globalización y regulación de economías, donde se favorecen los interéses de países ricos en detrimento de los pueblos más pobres de la tierra (pensando y actuando como pitiyanqui). Antes con la Ley 100, siquitrilló los logros de los derechos laborales que los asalariados colombianos habían obtenido con sus luchas de años, arrancándoselas a los patronos y, este infeliz representante de la burguesía todopoderosa se esmeró con su reforma pensional acabar con los beneficios económicos de éstos, para entregárselos a fondos privados, para que hicieran millonarios negocios contra el Estado. Ése modelo lo tomó del gobierno chileno en pleno mandato del dictador Pinochet.

Como ministro de hacienda del gobierno de Pastrana fue el gestor de la venta de la participación del Estado en el Contrato de Asociación Carbocol-Intercor en el Correjón, zona norte de la guajira, donde a raíz de esa firma estuvo involucrado en una investigación posterior de la Contraloría General por “responsabilidad fiscal por daño patrimonial en contra del Estado” y este cerdo bribón lleno de ambiciones y amante de la clase opresora de su país, será si los colombianos no reaccionan, el próximo presidente que por las múltiples desbancadas y arterías contra esa nación que ellos no quieren, debería estar preso o inhabilitado para no aspirar a cargos de trascendencia democrática que comprometan el destino de esa república, donde la burguesía en el poder se ha convertido en la mayor desgracia que como plaga política le puede caer a cualquier región y, con Juan Manuel Santos pervertirá con mayor intensidad a Colombia que hace años está sumida en la cruenta situación de desdicha y abandono que hace mella en lo patrimonial en contra del bien en orden de la justicia social que clama su pueblo, por lo que una gran porción de ellos anda en desbandada migrando como desplazados por las políticas guerreristas de ese gobierno entreguista.

Y para actuar cuentan con el apoyo de todos los órganos del monopolio mediático a su alcance dentro del rango de la familia Santos y es así que desde 1913 son amos de la Casa Editorial El Tiempo-CEET, dirigido por Luis Fernando Santos, medio que también tuvo su toque de esencia ejecutiva de Juan Manuel como subdirector. De ellos son los semanarios: “Llano 7 días”, “Boyacá 7 días” y “Tolima 7 días”, diario “HOY”, canal Cytytv, portales de Internet, entre ellos: el tiempo, eskpe, elempleo, metrocuadrado, motor, empleoeducacion, guiaacademica y terra, todos, punto com, se incluyen además; servicio informativo y de telefonía móvil-Visemóvil, las revistas: Aló, Atienda, Botiquín, Carrusel, Eskpe, Enter, Gestión, Habitar, Viajar, Motor, Portafolio, Las Empresas Círculo de Lectores, Venta Opcional, Impresiones Periódicas S.A, Inteligencia de Mercados. Son propietarios además del 48 % de la Revista Cambio y comparten la propiedad de TV Cable Bogotá con socios, nada menos que, con la familia Pastrana, el grupo Santo Domingo y la Organización Carlos Ardila Lülle.

La esplendidez del emporio Santos, ha sido la bocanada de afecto de dando y dame en la complacencia de la carrera política del incomparable Álvaro Uribe Vélez, quienes han tenido la responsabilidad oprobiosa de construirle el pedestal terrenal de popularidad del que goza ese “bandido”, razón por la cual éste mantiene en su seno presidencial como vicepresidente a Francisco Santos, primo de Juan Manuel y, antes a éste como ministro de defensa quien tuvo la cobardía como brillantez de mandar a bombardear en complicidad con los EEUU un campamento guerrillero en suelo ecuatoriano, violando la soberanía de ese país, para asesinar al grupo junto con unos estudiantes civiles mexicanos, escapando solamente dos de los presentes y, de allí se activó sobredimensionándose la computadora de Raúl Reyes que mantiene en su memoria miles de capítulos de ciencia-ficción del presente, pasado y futuro con algo de sobrenaturalidad de la persona que ellos inventen o determinen mandarlo al carajo de la mala fama del belseller mundial. Y, él afamado se halla de haber estado metido en el escándalo sobre escuchas ilegales por parte del DAS y, su complicidad comprobada en la Política de Seguridad Democrática del gobierno de Uribe Vélez y es además copartícipe de la ejecuciones extrajudiciales por parte de las fuerzas armadas bajo su mando y, en el deterioro de las relaciones entre Colombia y Venezuela.

¿Será verdad que son defensores de narcos y paramilitares? Veamos:

Juan Manuel Santos criticó a dos colaboradores de El tiempo, porque habían ofendido en vez de defender a Diego Rojas Girón, exjefe de Fiscalía de Cali, quien por estar al servicio del narcotráfico en el Valle del Cauca y al verse descubierto y con orden de captura en su contra, se había dado a la fuga. Quedó bien mal.

Como jefe de campaña a la reelección de Uribe Vélez y hasta la fecha con éste ya de presidente, ha sido defensor a ultranza de todos los “personeros” que han estado vinculados a la campaña del militarismo y del narcotráfico con el visto bueno de El Tiempo y, siempre ha sido un “opositor interesado” en tratar de involucrar a Chávez y a su gobierno con las FARC y lanzar al mundo cuanta porquería saquen de sus mentes y de la famosa computadora de Reyes y de las opiniones vertidas en El Tiempo y siempre y en grado sumo contra nuestro país. Ha sido Juan Manuel Santos un caradura endemoniado de la infelicidad y brutalidad de Colombia, por lo que si este sujeto llegara a ser presidente, vendrían años de guerra sicológica y acusaciones de toda clase para sus vecinos y, para aquellos que no estén en el eje socio-económico de pasividad con EEUU.

Este vil representante, cómplice y desleal de la ultraderecha mundial que sembrará de más bases militares el espacio territorial colombiano y entregará a los yanquis y a la perversión nacional las llaves de la “política indefinida” de la intromisión más de lo que está actualmente la amada Colombia del Libertador.

¡Oh Dios salva a Colombia de los engendros que sin placenta patriótica la dirigen!

Y que los hombres inmorales que como parásitos perturbadores del SXXI minan la América de enfermedades políticas-sociales y son, enemigos de la paz y de la convivencia mundial que jamás han practicado la cooperación entre los pueblos y sólo buscan la sumisión y la miseria de la gente con el delirio de la guerra fratricida para el bien de su emporio y, entre ellos Juan Manuel Santos, un practicante de la doble moral, pero sumisos con el imperio, siempre con la mentira entre las manos como arma de lucha.

Juan Manuel Santos, alumno y buen adulante e imitador de Tony Blair en economía, estuvo ligado íntimamente a Julio Tulio Rodríguez, exalcalde de Ibagué quien tenía conexiones con Eduardo Restrepo, alias el socio y éste bien ligado al ya no existente Wílder Varela, conocido como jabón, según acusaciones que reposan en la Fiscalía, por supuesto colombiana, por haber ellos comprado en su momento al Bloque Tolima de las Autodefensas.

Colombianos –hombres y mujeres- sublévense con su voto y no dejen que esos inmorales lleguen nuevamente a la presidencia de la república que, ellos tienen mucho trapo sucio de por medio y dignidad ustedes tienen para rato en su país, para escoger un buen representante de su patria a preferir comer ñoña, como si no tuvieran un coronel que les escriba que no esté del lado de ellos.


estebanrr2008@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3240 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad




US mp N Y ab = '0' /ddhh/a98189.htmlCd0NV CAC = Y co = US